x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Regenerar es no mentir

Publicada el 15/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 14/06/2018 a las 21:51
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La historia política de Màxim Huerta daría para el guion de una singular serie televisiva o cortometraje. Podría resumirse en la historia de un individuo al que la mejor oferta de trabajo que sueña recibir se convierte en la mayor putada de su vida, por méritos propios y ajenos. La tocata y fuga (obligada) de Huerta es la metáfora de los tiempos que vivimos, en los que parece costarnos tres vidas asumir que la tan necesaria y cacareada regeneración política consiste sobre todo y por encima de todo en cumplir un solo mandamiento: no mentirás. Dicho de otra forma, decidan ustedes las estrategias o tácticas colectivas e individuales que consideren oportunas, pero no insistan desde el servicio público en tomar por imbécil a la ciudadanía. Me explico:

1.- Miente Huerta cuando dice que él ha hecho exactamente lo mismo que tantos otros presentadores de televisión, escritores, periodistas, tertulianos y artistas que han sufrido un “cambio de criterio” de Hacienda que ha servido para perseguir a quienes osaban ser críticos con el Partido Popular. Con tal argumento (repetido hasta la saciedad por no pocos comunicadores) está por cierto aplicando el ventilador y esparciendo el descrédito a diestra y siniestra con tanta alegría como si llevara años practicando la técnica que más ha desprestigiado la política y el periodismo. Deberían responderle unos cuantos músicos, periodistas, escritores o artistas que SÍ han sufrido la persecución anunciada sin complejos por el propio Cristóbal Montoro en sede parlamentaria. Huerta fue descubierto en su fraude en tiempos del último gobierno de Zapatero, y su problema no es una discusión sobre si tiene o no derecho a facturar como persona o como sociedad, desgravando los gastos que sean pertinentes. Su problema, por el que fue condenado en dos sentencias judiciales, consiste en que montó una empresa para autocontratarse por un sueldo ficticio, muy inferior al precio de mercado y a los ingresos reales que tenía, con el fin de tributar al 20% en lugar del 48% que le habría correspondido por IRPF. Hizo lo que se denomina “operaciones vinculadas” al margen del precio real de mercado, lo que en cristiano se llama fraude, y si no ha recibido sanción penal es porque su monto total no llegaba anualmente a los 120.000 euros que estipula la legislación vigente.

2.- Pueden ustedes borrar de la memoria (si lo prefieren) el punto anterior, puesto que a pesar del reproche moral y legal evidente que debe tener esa actitud de esquivar al fisco, lo cierto es que un trabajador de una empresa privada (sea presentador de televisión o sexador de pollos) está en su derecho de hacer con su vida y sus cuentas lo que le venga en gana. Será su problema, el de Hacienda o el de los tribunales que topen con el caso en cuestión. Lo sorprendente es que alguien condenado por engañar al fisco acepte alegremente la oferta de ser ministro y ni siquiera se le pase por la cabeza comentar el “incidente”.

3.- Pese a que hubo unas horas de dudas, en las que Sánchez cayó en la tentación de sostener a su flamante ministro contra las evidencias, habrá que reconocer que no ha habido en la historia democrática reacción más fulminante a la hora de liquidar un mandato. Alguien que llega al Gobierno gracias al pegamento que une a fuerzas diversas para echar del poder a un partido condenado por beneficiarse de “un sistema de corrupción institucional” no puede permitirse el menor agujero en la ejemplaridad que debe presidir todas y cada una de sus actuaciones. A Màxim Huerta no lo echa “una jauría” con ansias de cobrarse pieza, sino la contundencia de unos datos que indican que ha mentido y que su disposición al servicio público no supera una sencilla prueba del algodón: para defender los intereses comunes hay que empezar por cumplir las obligaciones tributarias comunes.

4.- Pueden ustedes borrar también de la memoria (si lo prefieren) el punto anterior, porque produce vergüenza ajena leer y escuchar análisis sobre el caso de Màxim Huerta que vienen a compararlo prácticamente con Bárcenas, Luis Roldán o Urdangarin. La exageración intencionada es una forma de falsedad. Que este jueves, a la misma hora en que Huerta era relevado al frente de Cultura por Guirao, portavoces del PP reclamaran la dimisión de Pedro Sánchez por el error (urgentemente corregido) resultaba grotesco. Que se empeñen en justificar que Ana Mato siga cobrando un sueldo público pese a su condena (que también niegan) como beneficiaria a título lucrativo de la Gürtel, ofende a la inteligencia. Que pretendan forzar la dimisión del ministro de Agricultura, Luis Planas, sin esperar a que la Fiscalía confirme o archive su imputación por “consentir” como consejero de Agricultura en Andalucía que algunos agricultores excavaran pozos ilegales buscando agua en Doñana… suena al Club de la Comedia más que a una Tv movie. Que Ciudadanos se apunte también a la exigencia urgente de dimisiones cuando en dos años han sido incapaces de hacer dimitir siquiera a los ministros reprobados por el Parlamento resulta casi patético.

5.- Que no haya sido “una jauría” la que ha finiquitado la improbable carrera política de Huerta no quiere decir que el ruido generado no sirva para ocultar una realidad mucho más sangrante y menos anecdótica: lo que clama al cielo es que España siga sufriendo un nivel de fraude fiscal que casi duplica la media europea. Mientras tanta gente se dé golpes de pecho con el caso Huerta por haber osado ser ministro, pero no tanto por intentar tributar sólo por uno de cada cuatro euros que ingresa, este país tiene difícil arreglo. Mientras se mantenga la brecha que sigue colocando la mayor carga fiscal en los asalariados y autónomos al tiempo que disminuye la aportación de las empresas, este país tiene un futuro complicado. Mientras el mismísimo Banco de España reconozca que desde que se inició la “recuperación” en 2014 han crecido 16 veces más los beneficios empresariales que los salarios y ese dato no abra portadas y telediarios, este país seguirá viendo dispararse la desigualdad. Mientras las empresas y bancos del Ibex-35 sigan ampliando su presencia en paraísos fiscales, como este mismo jueves advertía el último informe del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, y ese dato merezca menos líneas escritas o minutos de televisión y radio que el ya exministro y de nuevo novelista Màxim Huerta, este país tiene complicado progresar como merece.

De modo que, una vez corregido el error Huerta, lo que procede es que el nuevo gobierno vaya demostrando que se preocupa por poner los focos en lo importante, moleste a quien moleste. Acoger a los migrantes del Aquarius es, además de una obligación legal y moral, el gesto más valiente y positivo para la Marca España en muchos años, y debería servir para abrir un debate europeo sobre las políticas conjuntas de inmigración. Afrontar el próximo debate parlamentario sobre el techo de gasto para los siguientes Presupuestos negociando con Unidos Podemos (y quien haga falta) medidas que sitúen como prioridad la agenda social y una reforma fiscal enfocada claramente a combatir el gran fraude y a eliminar los trucos que utilizan quienes más ganan para contribuir menos sería el mayor avance contra la desigualdad. Si no se lograra una mayoría parlamentaria suficiente, al menos serviría para retratar a quienes siguen empeñados en negar la realidad: nuestro gran agujero no está en el gasto público, sino en que el Estado ingresa entre seis y ocho puntos menos de PIB que la media de la eurozona (según datos de Eurostat). ¿Regeneración? Empecemos por no engañarnos a nosotros mismos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

52 Comentarios
  • Ataio Ataio 21/06/18 12:29

    GRACIAS PODEMOS.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Esdaquit Esdaquit 16/06/18 22:54

    Vuelve aquí Jesús Maraña a poner el dedo sobre la gran llaga que se impone en nuestra sociedad.Un buen artículo donde destacaría dos puntos: el dato que de momento nos está revelando la denominada crisis que apunta sobre los beneficios empresariales, que han sido 16 veces superiores a las subidas salariales. Otro de los aspectos destacables es el incremento de la presencia del Ibex-35 en el meollo de los paraísos fiscales. Ambos asuntos tienen que ver con el avance del "Capitalismo del desastre", que diría Naomi Klein y el tremendo retroceso de los derechos sociales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    17

  • Javier Delgado Javier Delgado 16/06/18 20:33

    El bosque de Máxim Huerta, feo y lúgubre como es, nos ha impedido ver los árboles de la ausencia de una política fiscal ecuánime. Esperemos que el gobierno de Sánchez tenga cierto margen de maniobra para cambiar ese rumbo. Tendrá que vérselas con la UE, la gran protectora de los paraísos fiscales, que no logra ver, por lo lejos que están. ¡Ah! Bueno. Todos no. Algunos los tiene bastante a mano.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 16/06/18 19:57

    Lo verdaderamente "lamentable" es que, una persona a la que se le supone una formación moral y cercana a la ciudadanía a la que debe servir, le parezca normal crear una sociedad y autoemplearse "para pagar menos", lo hagan muchos, pocos o nadie.....

    A pesar de todo, si comparamos con el hostigamiento del que fue objeto JC Monedero, ésto es una jauja primaveral.....

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    18

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 16/06/18 19:57

    Lo verdaderamente "lamentable" es que, una persona a la que se le supone una formación moral y cercana a la ciudadanía a la que debe servir, le parezca normal crear una sociedad y autoemplearse "para pagar menos", lo hagan muchos, pocos o nadie.....

    A pesar de todo, si comparamos con el hostigamiento del que fue objeto JC Monedero, ésto es una jauja primaveral.....

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • geuk geuk 15/06/18 22:19

    SI HACIENDA PUDIERA CONTROLAR A LAS EMPRESAS COMO A LOS AUTÓNOMOS,HABRÍA MUCHÍSIMO MENOS DINERO EN LOS PARAÍSOS FISCALES,PAGARÍAN EL TANTO POR CIENTO QUE LES TOCARÍA SOBRE LOS BENEFICIOS REALES Y NO NECESITARÍAN TANTO EXINSPECTORES DE HACIENDA PARA HACER VERDADEROS DESFALCOS. POBRES SÍ PERO NO......

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • MBT MBT 15/06/18 17:31

    Estando totalmente de acuerdo con el artículo, un sólo matiz, la mayor carga fiscal no recae sobre asalariados y autónomos. Estos segundos tienen tantas posibilidades de elusión fiscal como las sociedades. En esta literatura periodística se confunde con bastante frecuencia "empresa" con "sociedad mercantil". Empresa es tanto la de un empresario individual o autónomo como la de una sociedad mercantil, y es aquí, en la empresa donde se residencian las mayores posibilidades de elusión fiscal, en clarísimo contraste con el trabajador asalariado, cuyos ingresos están totalmente controlados, vía retenciones, y no hay margen alguno para la deducción de gastos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    30

  • Jesus Cecilio Jesus Cecilio 15/06/18 17:18

    Clarividente, reflexivo y con más “razón que un santo”

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • enterprise enterprise 15/06/18 17:11

    Me voy a repetir cuando aprecio (muy a menudo) la síntesis del tal Sr. Maraña.
    ¿Pero que hacen los votantes, los días de las elecciones?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14

  • Coronel Dax Coronel Dax 15/06/18 16:34

    Aprovecho su columna, Sr Maraña, para una pequeña queja. He contestado ya más de 200 veces “No, gracias”a la pregunta de “Nos gustaría enviarte notificaciones”. Soluciónenlo, por favor.

    Quien solo posee su salario como fuente de ingresos no participa de este juego, ni acaba de comprenderlo, aunque le puede valer el símil del respeto de los límites de velocidad. A él la declaración de la renta le viene predeterminada.

    Los que se dedican a actividades profesionales y mercantiles tienen el privilegio de que son ellos los que se auto-confeccionan la declaración. Y cuando, como en el caso de Màxim Huerta, se nos muestra su realidad desnuda en una sentencia de un tribunal, podemos apreciar con absoluta claridad su grado de compromiso con el deber cívico. Y es que, cuando es uno mismo el que se tiene que poner el deber de calcular cuáles son los impuestos que debe pagar, la tentación (comprensible y humana) de escamotear “alguna cosilla” es inevitable. Ahora bien, de que aparezca “alguna cosilla” a que el escamoteo sea la práctica totalidad de lo que debes pagar va un largo trecho, que el Sr Huerta recorrió con total alegría. Repito, esto es toda una fotografía de su alma social. Los delitos y faltas hay que jerarquizarlos. No es lo mismo que te pillen circulando a 125 km/h en autopista que a más de 200 km/h en ciudad.

    Contra ese criterio personal de cada uno, la solución no es otra sino que Hacienda ejerza con eficacia su trabajo de control. Creo que ese control fue muy laxo en los días de vino y rosas, cuando la recaudación era más que suficiente aun y con el despilfarro general, pero, a partir de la crisis y la caída en picado de la recaudación la cosa ha cambiado. Hacienda se ha puesto las pilas y, al que no le ha alcanzado la bomba de la inspección, ha sentido el estruendo de la que le ha caído a algún amigo o conocido. Y a mí me parece muy bien, el miedo es un buen corrector de conductas que en otros casos serían más laxas, sea no pasarse en la declaración fiscal, o sea en lo que respecta a los límites de velocidad (comparemos las situaciones antes y después de la entrada en vigor del carné por puntos). Y en este caso es de justicia para con los asalariados.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    21

    • platanito platanito 16/06/18 15:56

      Yo tampoco quiero las notificaciones.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • Birth 3 Birth 3 15/06/18 17:12

      Coronel Dax, buen comentario que comparto. . Permítame añadirme a su "pequeña queja". Hace como una semana o más que envié una nota a la oficina de infoLibre sobre el citado recuadro. En primer lugar porque quería tener la certeza que no era algo manipulado por un tercero. Insistí en que en mi subscripción ya indicaba mi negativa. La contestación fue burocrática: que debía contestar. Opté por no hacerlo. Así que me choca que no le haya funcionado. El no haberme pronunciado tampoco lo ha hecho desaparecer. Y mientras escribo lo tengo literalmente encabezando mi texto.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 15/06/18 19:00

        Hola Birth 3. Padezco la misma circunstancia que tu y el Coronel Dax. Igual me da, dejar el dedo fijo en el "No, gracias" ...desaparece cuando quieren. Pero, entrar y tenerlo de frontispicio, es la característica, tantas veces comience la sesion; lleva ocurriendo esta semana.

        Saludos a ambos,

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.