x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Telepolítica

Pablo y Albert olvidaron que los viejos partidos veían la tele

Publicada el 22/06/2018 a las 06:00 Actualizada el 21/06/2018 a las 21:06
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La observación es muy buena, aunque no es mía. Está en el magnífico libro de Yuval Noah Harari Homo Deus. En una de sus páginas, analiza la encomiable labor de predicción que desarrolló Karl Marx. Consiguió ver como nadie la evolución del proceso de creciente industrialización que iban a vivir las sociedades emergentes. Anunció la tremenda división social que iba a imponer el capitalismo. Intuyó la aparición de una lucha de clases desnivelada. El poder económico de la clase empresarial se iba a cimentar en la explotación de las clases trabajadoras. Su ambición no iba a tener límite y sólo la articulación de un movimiento obrero organizado y mentalizado podía frenarles. Su análisis concluía con la convicción de que el proletariado podía, apoyado en la fuerza que le daría la movilización colectiva, hacerse con el control de los medios de producción y rebelarse ante la amenaza de explotación esclavista que se divisaba.

La conclusión de Harari, con evidente tono bienhumorado, es que al final todo el análisis de la doctrina marxista no pudo ser más certero, pero cometió un pequeño error. Olvidó que los capitalistas también sabían leer. Se dieron cuenta de la amenaza que suponía para sus boyantes negocios la articulación del movimiento obrero. Leyeron los textos de la doctrina marxista y decidieron poner los medios que fueran necesarios para evitar que la dictadura del proletariado jamás llegara a consumarse. La jugada parece que no les ha salido mal a la vista de lo vivido en las décadas posteriores.

Inevitablemente, al leer esta alegoría histórica me vino a la cabeza la imagen de Pablo Iglesias y Albert Rivera sentados junto a Jordi Évole en la mesa del bar Tío Cuco del Nou Barris en Barcelona, en octubre de 2015. En aquella mítica emisión de Salvados, los dos representantes de la llamada nueva política escenificaron la consolidación de un movimiento que tuvo en la televisión su principal plataforma de lanzamiento. Pablo Iglesias, desde 13TV, empezó meses antes de las elecciones europeas de 2014 a fraguarse una imagen de luchador, de azote del obsoleto régimen político que esa cadena simbolizaba a la perfección. Sus apariciones mostraban un lenguaje, unas formas y unos argumentos que conectaban de inmediato con buena parte de la ciudadanía, deseosa de ver la plasmación de los cambios que el 15-M empezó a esbozar en 2011.

El éxito televisivo de Pablo Iglesias se extendió hasta convertirle en un auténtico fenómeno mediático. Sus apariciones significaban la garantía de un extraordinario dato de audiencia y del reconocimiento de importantes sectores de la población. Albert Rivera tuvo en paralelo la acertada visión de darse cuenta de la corriente favorable que arrastraba Podemos y decidió unirse a su estela. Aunque su base ideológica era radicalmente diferente, podía apoyarse en el soporte transversal que significaba la necesidad de cambiar el trasnochado modelo político español representado por el PP y el PSOE de aquellos tiempos.

La celeridad de los acontecimientos vividos en los últimos años ha precipitado todo tipo de consecuencias. El tablero entero se ha movido y las piezas que en él se apoyaban han cambiado de posición. Tanto Podemos como Ciudadanos han evolucionado significativamente en este período. Sus respectivos líderes, Pablo Iglesias y Albert Rivera, son hoy célebres figuras políticas sometidas a juicio constante y conocedores en sus propias carnes de lo que significa la conflagración a gran escala. Pero si la vida de los nuevos partidos ha evolucionado, qué decir de lo ocurrido con las formaciones tradicionales.

Nadie podía suponer que, a fecha de hoy, el presidente del Gobierno iba a ser Pedro Sánchez, como líder del PSOE, después de una travesía digna de una fulgurante road movie. El actual Gobierno socialista, aupado como primera fuerza de apoyo por Podemos, ha planteado una atractiva propuesta asentada en las principales reivindicaciones de su posición ideológica que van desde las políticas de igualdad a, por ejemplo, la sanidad universal. A la vez, han asumido como propios el estilo y las iniciativas impulsadas estos años atrás por las llamadas fuerzas emergentes. Las formas son evidentemente más modernas y las principales reformas previstas son reivindicaciones proclamadas hasta no hace mucho tiempo por los movimientos sociales más activos. La meritocracia parece haberse impuesto. Aunque suene a contradicción aparente, se puede afirmar que Pedro Sánchez, líder del PSOE con 135 años de historia, es el primer presidente de Gobierno representativo de la nueva política española.

Para Podemos, la actual coyuntura tiene su complicación. Se encuentra en una posición no buscada de antemano. Ha decidido aceptar lo que tanto se resistió a asumir, el servir de lanzadera de la renovación de los socialistas. Nadie puede hurtarles el reconocimiento de ser una significativa fuente de inspiración del actual gobierno y, sobre todo, de lo que representa. Sin embargo, esta constatación es tan evidente como el hecho de haberse quedado fuera del ejercicio directo del poder.

Siguiendo la alegoría de Harari sobre la evolución histórica del marxismo, podríamos reconvertir el esquema aplicado al caso español. Pablo Iglesias y Albert Rivera coparon durante un importante período los platós de televisión vaticinando el fin de la política tradicional. Atisbaron un cambio en las formas y en los argumentos de una democracia reinventada, más asimilable a la realidad del pueblo español. Lo explicaron mañana, tarde y noche a través de todo tipo de programas. Lo hicieron tan bien que convencieron a la mayor parte de los ciudadanos de la necesidad de llevar adelante el cambio. Su único error, quizá, fue olvidar que los viejos partidos también veían la televisión y acabaron por convencerse de que había llegado el momento de renovarse o morir.

Estos días asistimos a un nuevo evento: el PP hace primarias. Se ve que les falta pericia y que dan claras muestras de bisoñez en su puesta en escena, pero no deja de ser llamativo que veamos a los candidatos populares perseguir a las cámaras de televisión para que den cobertura a sus declaraciones.  Todos ellos luchan por apropiarse de quién simboliza mejor la regeneración de un partido agotado en su periplo histórico. Y Rajoy, tomando café en Santa Pola.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

31 Comentarios
  • vibado vibado 25/06/18 09:31

    Gracias Podemos

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    11

  • vibado vibado 25/06/18 09:28

    Contreras q no te enteras , entre Ribera e Iglesias ,nuevos partidos ,hay una diferencia absoluta , Iglesias es el resultado de la disconformidad social de la izquierda con autenticidad ,Ribera es el producto inventado por el Ibex y de inetencionalidad espurea , de social demócrata a derchista, lo cual me indica la manipulación de este contreras por respaldar al soldado Sánchez , gracias a Podemos al PSOE no le ha quedado mas posibilidad q la reacción por la izquierda ,al observar q sus ciento y pico años de historia de sombras oscuras y luces de escasa intensidad q reaccionar ,CONTRERAS opinador de escasa intelectualidad y mucho acomodo , dejo claro q no me gustan sus opiniones manipuladoras hacia el oficialismo oficial

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    17

  • taxista y rojo taxista y rojo 23/06/18 07:08

    Buenísimo artículo

    Responder

    Denunciar comentario

    22

    5

  • TOTOFREDO TOTOFREDO 22/06/18 16:34

    Marx "lo intuyó hace muchos años", y muchos años después el P$O€ de Felipe Gonzalez, por imperativo a sus bases, "renunció al marxismo", por lo que la clase trabajadora de éste país deberá estar agradecida de por vida.

    Adios marxismo, bienvenida socialdemocracia. No obstante, si Pedro Sanchez es presidente, es, y lo sabe hasta Contreras, porqué Podemos le prestó su apoyo. Que el tiempo corre en contra de la clase trabajadora, está claro, además porqué desgraciadamente somos "un poco desmemoriados" y se nos pasa más o menos rápido el calentón, pero ojo, que estamos en proceso de cambio, y si la única lectura que hacen desde el P$O€ "es que ya está todo hecho" se estarán equivocando, una vez más. "Todos vemos la televisión, y lo que es mejor para nuestra sociedad, estamos más concienciados que hace 10 años", así que ya veremos en las futuras elecciones si los que administran el podeiar han sabido cambiar o terminan de naufragar.




    Responder

    Denunciar comentario

    12

    35

  • Sua Sua 22/06/18 13:15

    Entiendo de forma diferente al autor del artículo la posición de Podemos. Para mi es un logro que el PSOE lleve adelante algunas reformas propuestas por Podemos; no se trata tanto de quien gobierne sino de que se avance en medidas sociales. En esta situación la generosidad de Podemos es encomiable; de otra forma los que quieren criticar a este partido, argumentarían que solo piensan en las sillas.
    Espero que sigan apoyando las propuestas válidas para la izquierda, sin preocuparse de los ladridos que quieran desunir o desestabilizar el acuerdo conseguido.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    5

    57

    • Jooheras Jooheras 22/06/18 18:04

      Estoy de acuerdo. Sinceramente me da igual quien lleve adelante las medidas, lo que me importa es que se lleven.

      Realmente los políticos dicen meterse en política para arreglar los problemas de los ciudadanos. Este es especialmente cierto en los de podemos. Así que si al final el país avanza, mejora, y se moderniza, bienvenido sea. Demos gracias a la situación, y apoyemos al que la trae bajo el brazo.

      Jamás pensé que mis ojos volverían a ver con buen criterio al PSOE. Pero me alegro de que la vieja guardia, también vea la tele.

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      13

  • Grever Grever 22/06/18 13:07

    "El tablero entero se ha movido" o más bien: El tablero se ha puesto en movimiento a modo de balancín con el PSOE en el medio, de momento, que es donde hay menos oscilaciones ; C´s buscando su equilibrio tras unos primeros días de sacudidas a la vista que el IBEX no castigaba al nuevo gobierno y el cambio en la dirección de El País; UP tomándoselo con calma para no meter la pata y el PP auto-administrándose a un electroshock buscando reiniciarse. Tras el verano y con el inicio de las pre-campañas para las europeas - autonómicas - locales veremos hasta cuándo dura el embeleso por el consejo de ministras, qué ofertas plantea Rivera a su electorado, cómo se reconfigura y qué antivirus instala el PP y, finalmente, cómo se plantea UP eso de ser "amigo sin derecho a roce" del gobierno de Sánchez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    15

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/06/18 12:37

    Parece que el hombre con mâs posibilidad en las "primarias" del PP es Pablo Casado. Consciente de que una gran mayoría de los votantes del PP son bastante mayores este valiéndose de su edad y su espíritu defiende que puede encarnar una aproximación a la juventud...
    Veo un poco raro que hace dos dîas se reactivó el caso de su master con no sé qué. Me pregunté si esta "reactivación " tenîa que ver con una jugada desde dentro del partido. Me parece que a la gente izquierdista también le debería interesar lo que pasa dentro del PP.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    44

    16

    • TOTOFREDO TOTOFREDO 22/06/18 17:43

      Si como dicen, el PP es el partido de la "gente mayor, de los pensionistas......, yo incluiría a los nostálgicos de Franco", dudo mucho que apuesten por éste Crispín de Jarvar.

      Poco importa, que se despellejen entre ellos.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      21

    • Bellum Bellum 22/06/18 16:37

      Desde luego que interesa...y que gane el peor.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      6

  • Ataio Ataio 22/06/18 12:27

    GRACIAS PODEMOS.

    Responder

    Denunciar comentario

    31

    50

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/06/18 11:53

    Excelente columna. Pase lo que pase la aparición de Podemos y de Ciudadanos ha sido positiva ya que ha removido los PP y Psoe que se iban quedando obsoletos.

    Responder

    Denunciar comentario

    20

    15

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 22/06/18 10:58

    La clamorosa falta de honradez sî que no es de broma.

    Responder

    Denunciar comentario

    16

    29



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.