x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




@cibermonfi

Rivera, muy de derechas

Publicada el 11/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 10/07/2018 a las 19:38
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

A Albert Rivera también se le nota que es muy de derechas en su tendencia al griterío, el tremendismo, la sobreactuación. El pasado lunes, aún no había salido de Moncloa el coche de Quim Torra y Rivera ya estaba profetizando que Pedro Sánchez se había rendido al independentismo catalán. No era esa la percepción de la gente tranquila y sensata. Más bien daba la impresión de que Sánchez y Torra solo habían conversado educadamente, y de que tan solo esto confirmaba el inicio del deshielo en un conflicto que nunca tendría que haber alcanzado el calentamiento que alcanzó.

¿No les recuerda Rivera cuando suelta sus despropósitos al PP que acusaba a Zapatero de destruir la familia por proponer el matrimonio homosexual, de romper España por apoyar una reforma del Estatuto de Cataluña y de traicionar a las víctimas del terrorismo por querer acelerar el fin de ETA? Ese PP de argumentos tabernarios para hooligans proclives a la exaltación que incluso sugería que Zapatero estaba medio compinchado con ETA en los atentados del 11-M.

Es normal que se lo recuerde. Rivera tiene el mismo fondo de comercio que el PP –el derechismo nacionalista español–, solo que ha empezado a ganárselo a partir de su sector más joven y urbano. Ya dije aquí que lo considero el hijo político de Aznar, y me reitero en la afirmación. Tan solo Casado le disputa hoy la herencia, pero les confieso que a mí me cuesta distinguir, incluso físicamente, entre uno y otro.

Nos habríamos ahorrado meses de zozobra y crispación si Rajoy no hubiera sido tan vago, tan previsible y tan inmovilista, si se hubiera sentado a hablar con Mas y Puigdemont. Hablar no es conceder, ni mucho menos rendirse. Hablar es, como escribía ayer Benjamin Prado, lo propio de la especie humana. Yo hablo y tú escuchas, tú hablas y yo escucho. Igual encontramos algún terreno intermedio entre lo tuyo y lo mío. Y si no lo encontramos, aquí paz y allá gloria.

Pero Rivera, como el PP cuando está fuera del Gobierno, vive de la crispación. Nació del choque de nacionalismos en Cataluña y creció en los últimos dos años cuando la extraordinaria estupidez del Procés le permitió extender ese choque al conjunto de la piel de toro. Ahora, tras la conversación de Sánchez y Torra, vamos a tener que escucharle nuevas majaderías. ¡Sánchez le ha concedido a Torra una comisión bilateral! ¡El PSOE ha escrito un tuit en catalán? ¡Hasta han nombrado seleccionador a Luis Enrique, que viene del Barça! ¿Qué será lo próximo? ¿Hacer obligatorio en todo el territorio patrio el pa amb tomàquet?

Llevo tres años esperando atemorizado la llegada a Madrid de esos soviets que, según profetizó Esperanza Aguirre, iban a adueñarse de la capital tras la victoria de Manuela Carmena en las municipales. Pero no los veo por ninguna parte. Como tampoco veo a los piquetes de batasunos que iban a tomar el poder en Euskadi, Navarra y toda España como consecuencia de la política de Zapatero. Aunque igual lo que ocurre es que esos augurios ya se han cumplido pero yo no los percibo, cegado como estoy de complicidad con los eternos enemigos de España: el independentismo catalán, los piratas informáticos de Putin, el bolivarismo venezolano y los ayatolás iraníes.

En 2017, algunos –pocos, muy pocos– dijimos que el toro del independentismo catalán quizá no fuera tan fiero si el Gobierno central bajaba al ruedo a lidiarlo. A lidiarlo políticamente, aquello de ya sabes que tu mayor pretensión –la independencia– no te la voy a conceder ni de coña, pero quizá podamos reformar esto y aquello. Y quizá también pueda darte algo de cariñito. ¿Hablamos? ¿Parlem?

A los que sugeríamos esta vía se nos llamó de todo, incluso por parte de mucha gente del PSOE. Pero, en fin, pelillos a la mar. Sánchez ha sido inteligente al adoptarla, y, fíjense, el cielo no se ha derrumbado sobre nuestras cabezas. Parece incluso que, como era fácil de intuir, una parte sustancial del independentismo reduce sus exigencias.

¿Tengo que repetir que el independentismo va contra mi deseo no ya solo de mantener la unidad de España –aunque no como la entendía Felipe V, ni tan siquiera con el caduco modelo autonómico–, sino de construir una República Federal Ibérica insertada en unos Estados Unidos de Europa? ¿Debo reiterar que el Procés me pareció desde el principio de una inoportunidad absoluta? ¿Que lamento mucho que el Procés y la reacción que suscitó en el nacionalismo más grande y  fuerte –el españolista, el que cuenta con un Estado– nos llevara a una guerra de banderas cuando a la gente, a uno y otro lado del Ebro, lo que le amarga la vida son las pensiones y salarios de mierda, los recortes en sanidad y educación, la corrupción política y empresarial?

Bueno, si es menester repetirlo, lo hago. Pero permítanme que concluya añadiendo que siento vergüenza ajena por aquellos amigos socialistas que hace apenas dos años intentaban presentar a Albert Rivera como una figura clave para el progreso y la regeneración de España. Es, recuerden, lo que hizo el mismo Sánchez en su fallido intento de investidura de 2016. Me alegro, eso sí, de que muchos ya no lo hagan, sitúen ahora a Rivera donde siempre estuvo: en la derecha de toda la vida por mucho maquillaje superfashion que se ponga.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

39 Comentarios
  • Javier Delgado Javier Delgado 15/07/18 17:10

    De acuerdo en todo. Lo que todavía me apena es ver cómo, tanto desde sectores rancios de la sociedad hasta amistades personales, se sigue defendiendo la idea de que "la diferencia entre izquierda y derecha está desfasada" o que ya "no representa el mundo de hoy". Algunos lo llaman transversalidad, aplicando una acepción del término más que interesada, por supuesto.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Isabelle0651 Isabelle0651 12/07/18 21:34

    Rivera se infla y desinfla como un globo de feria, no tardará mucho el Cis en venir a inflarlo un poco pero poco, porque don Ánsar tiene puestos sus ojillos de rata almizclera en Casado sonrisa profiden que lo tiene todo tan clarito este masterizado en Jarvar (Alcobendas) que se ha despachado hoy con esta frase: "El 15M es una revolución capitalista por una ausencia de expectativas de una mejor vida, protestaban porque no iban a tener esa segunda residencia que tenían sus padres." Buenísimo su artículo, don Javier.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    11

  • svara svara 12/07/18 18:42

    Suena bien lo de República Federal Ibérica. Entiendo el sentir de Portugal y me inclino a pensar que no esté por la labor a la vista de la mala uva que arrastra la sociedad española por las heridas aún sin cerrar, creadas por el franquismo y mantenidas por la derecha mas reaccionaria y fascista de este país. Pero suena bien la República.
    Lejos de enmendar estas tropelías cometidas por el viejo régimen, tenemos a los flechas de la derecha en liza por el mantenimiento de las heridas, las diferencias sociales y el pensamiento nacionalcatólico, de derechas y muy, pero que muy de derechas, Rivera y Casado. No merecen, en mi criterio ni el mas mínimo aprecio.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • Pepita Pepita 12/07/18 18:36

    El Sr.Ribera, es no de derechas, es MAS, es un ultra una pena y una verguenza que engañen a las personas con sus mentiras y sobre todo ideologias

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    8

  • Ángel S.B. Ángel S.B. 12/07/18 18:04

    Para que estos demagogos vacios y sin argumentaciones sólidas y constructivas tengan éxito, tiene que haber gentes que le apoyen y les de su confianza o voto y desgraciadamente esto ocurre....Lo que nos lleva a una posible conclusión que algo está fallando.....Una de las causas está en la propia llamada izquierda que ha dejado de hacer políticas para el bienestar general y de los más desfavorecidos y es ésta una de las causas que estos ciudadanos sin información y sin un criterio fundamentado se creen las promesas y buenísimos de estos demagogos neoliberales....Véase lo que está pasando en buena parte de Europa aflorando la llamada extrema derecha.....El statu Quo con los políticos de derechas e izquierdas está muy a gusto con todos los medios de desinformación a sus pies....y las gentes,como siempre ha ocurrido, mal informadas y sin criterios pues votan al bufón.....Amigo tenemos Rivera pa rato.....!!!Mucha pedagogía y más filosofía!!!!!Salud y República!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • canor canor 12/07/18 10:17

    Totalmente de acuerdo. Gracias Javier

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • DrNick DrNick 12/07/18 07:40

    Del tema de las estadísticas, sólo decir, que unas cuanta veces han fallado con relación a C's para peor. Con todo, han seguido pronosticando triunfo tras triunfo sin caer en el desaliento por tanto fracaso. Cabe preguntarse quien financia este proyecto para darse cuenta de donde vienen tanto interés en llevar en volandas a estos incompetentes. La respuesta siempre está detras el dinero. Moito obrigado Sr. Valenzuela.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    17

  • arrossinat arrossinat 11/07/18 21:08

    Un placer leer su excelente artículo, Sr. Valenzuela. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 11/07/18 20:19

    Sancho. No hace falta que digas que no odias al papanatas de Rivera. No odio un tiempo largo pero seguro que odio un poco mâs que tu. Un amigo me llamaba cabroncete, era por algo. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • José Luis53 José Luis53 11/07/18 19:03

    No, no estoy de acuerdo con lo de la República Ibérica. Y no por nosotros, los españoles, sino por ellos, los portugueses. Hace 15 días tuve la oportunidad de volver a Lisboa. En el contacto con los portugueses hay algo que uno nota inmediatamente: la falta de una cierta amargura combinada con una buena dosis de mala leche, tan típica de España. Se puede achacar a múltiples razones pero yo creo que hay una fundamental: los portugueses se libraron de la guerra civil. Así se lo hice saber a un colega,Que se quedó muy perplejo ante mi reflexión y le pareció bastante certera. Cuando uno va a Portugal, a poco que esté habituado con los sentimientos ,nota esa ausencia de rencor que la no resolución de la guerra civil sigue proporcionando el ambiente en España.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.