x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Corinna y las cloacas del Estado

Publicada el 13/07/2018 a las 06:00 Actualizada el 12/07/2018 a las 20:00
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Deberíamos haber aprendido algo. Como pueblo. Despreciar por completo el llamado régimen del 78 es injusto y prepotente. Negar los miedos, presiones, condicionantes, agujeros negros e intereses concretos que marcaron la transición de la dictadura a la democracia es tan falaz como empeñarse en que esa transición fue modélica y pacífica (repasen aquí la violencia soportada). Mirar con los ojos de hoy las decisiones de hace cuarenta años es también garantía de distorsión de la realidad. Nuestro problema no es tanto lo que se hizo (lo que se pudo hacer) en la transición sino lo que no se hizo después: los problemas enquistados, los silencios cómplices, las adulaciones bien pagadas, la desmemoria por decreto, el poder concebido como cortijo particular. Todo ese mirar para otro lado es lo que fue socavando el crédito democrático e institucional desde el 23-F, hasta que en un momento dado (que podría situarse en el 15-M) explosionó el hartazgo colectivo. Y ahora corremos riesgos similares cuando escuchamos el sonoro y patético silencio institucional ante el escándalo de las grabaciones a Corinna zu Sayn-Wittgenstein publicadas por El Español y OKdiario, las acusaciones explícitas al rey emérito y la evidencia de que las cloacas del Estado han funcionado a pleno rendimiento desde el franquismo hasta hoy.

Leer y escuchar a una “amiga entrañable” del padre del rey de España el relato detallado de cómo el entonces jefe del Estado habría exigido comisiones millonarias por los contratos de empresas españolas para la construcción del AVE a La Meca; o de cómo habría utilizado a testaferros para efectuar ingresos millonarios en Suiza; o de cómo el mismísimo jefe de los servicios de inteligencia españoles habría amenazado de muerte a Corinna si desvelaba lo que sabía de Juan Carlos de Borbón… es sumergirse en el alcantarillado de un sistema corrupto. No se trata sólo de quienes extraían recursos públicos para sus bolsillos o los de sus amigos y cómplices, sino de todos aquellos que conocían los negocios en torno a la Corona y preferían desviar la mirada y silbar con la excusa de no perjudicar a la Marca España.

No se trata sólo de justicia, que también. “De haber tenido la información que tenemos hoy, habría llamado a Corinna como testigo”, ha reconocido a infoLibre José Castro, el juez instructor del caso Nóos, al saber que la aristócrata alemana dice haber sido testigo de cómo el exmonarca pedía contratos para la sociedad dirigida por su yerno, hoy en prisión. Se trata sobre todo de credibilidad democrática. Para fortalecer el sistema no basta con sustituir el bipartidismo por el cuatripartidismo. Un parlamento fraccionado es una consecuencia más del citado descrédito institucional, que no afecta sólo a la política sino al sistema judicial, a los oligopolios de las grandes empresas o al ecosistema mediático, contaminado hasta el cuello por la pestilencia de esas mismas cloacas.

Es un enorme ejercicio de hipocresía escandalizarse ahora por unas grabaciones que ven la luz cuando un excomisario de Policía encarcelado decide que le interesa soltar unas cuantas miguitas (incluso hogazas enteras) para poner de los nervios a supuestos guardianes del sistema. Ante unas filtraciones evidentemente interesadas cabe hacerse (o hacernos) algunas preguntas:
 
  • ¿Cómo es posible que no cayera fulminado el gobierno de Rajoy cuando se descubrió que su ministro del Interior Jorge Fernández Díaz impulsó una operación de seguimiento y espionaje de rivales políticos en Cataluña? En las grabaciones desveladas entonces por el diario Público llegaba a escucharse al ministro incluso decir que Rajoy estaba “informado”.
 
  • ¿Cómo es posible que ese mismo Gobierno consintiera (y utilizara) una guerra encarnizada entre responsables policiales que llegó incluso a los juzgados y en la que asomaba el uso de recursos públicos para resolver vendettas particulares y disputas de poder?
 
  • ¿Cómo es posible que el hoy excomisario José Manuel Villarejo campara a sus anchas durante décadas, con gobiernos del PSOE y del PP, con Rubalcaba y con Fernández Díaz, al mando de todo tipo de operaciones secretas al tiempo que acumulaba un patrimonio empresarial incomprensible en un funcionario público?
 
  • ¿Cómo es posible que durante treinta años funcionara una puerta giratoria que comunicaba directamente el ministerio del Interior con grandes empresas españolas, de modo que ilustres comisarios muy condecorados pasaban a dirigir la seguridad de esas grandes empresas con emolumentos disparatados?
 
  • ¿Cuántas grabaciones, dosieres personales, operaciones de espionaje realizadas con recursos públicos han servido o aún están pendientes de ser utilizadas para chantajear o condicionar decisiones políticas, económicas, financieras o periodísticas?

Se puede (y se debe) encarcelar a Villarejo, al Gordo y al flaco a la luz de tantos indicios de que han delinquido precisamente los encargados de hacer cumplir la ley. Pero no es sostenible el espeso silencio institucional de quienes pretenden seguir dando largas o esquivando acusaciones tan graves como si fueran simples cotilleos de alcoba. Todavía seguimos esperando una explicación transparente de la Casa del Rey sobre aquella cuenta millonaria que Juan Carlos I heredó de su padre en Suiza. Y a partir de ahí, continuamos a la espera de detalles sobre la cuenta Soleado, la Obispado y otras tramas que conectan la Gürtel con el caso Corinna como cañerías de un mismo sistema corrupto. La inviolabilidad absoluta del Jefe del Estado fue uno de esos errores flagrantes de nuestra “modélica” transición. La “chapuza” jurídica que envolvió la abdicación del rey emérito (en palabras del entonces presidente del Congreso Jesús Posada) no debería desembocar en otra amnesia colectiva. Es imposible dar credibilidad a una segunda transición si se mantiene el alcantarillado de la primera y el hedor que aún despide.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

62 Comentarios
  • DUPAIN DUPAIN 17/07/18 09:17

    Bravo Jesús. Debe acabar ya tanta impunidad a tanta delincuencia. Delincuencia estatal. Los mismos que hablan de Venezuela son los mismos que delinquen. Y lo peor de todo es que el ciudadano ignorante va y le vota. Menudo país. Vergonzoso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • svara svara 15/07/18 22:45

    La República es nuestro gen para vivir una democracia pura. A toda esta panda de mangantes que históricamente han parasitado nuestra economía debiera de aplicárseles la medicina que los franceses hace tiempo les administraron. Sin ninguna duda nuestra Democracia hoy estaría menos podrida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    18

  • Javier Delgado Javier Delgado 15/07/18 16:49

    Acertado artículo, como nos tiene acostumbrados. Echo en falta, sin embargo, una referencia a otra consecuencia de todo este escándalo: la necesidad de decidir, de una vez por todas, y sin complejos, sobre Monarquía o República. En artículo de Cristina Fallarás en Público, se puede leer como en una entrevista que le hicieron en su momento a Adolfo Suárez confesó que "colaron" la figura del Rey en La Constitución a pesar de que en las encuestas secretas "perdían". ¡Ya perdían desde entonces! Desde el comienzo mismo de La Transición. ¿Hacen falta más pruebas de las torticerías cometidas entonces y de las que vienen estos lodos? Ni modélica, ni ejemplar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    33

  • Dver Dver 15/07/18 13:15

    Error en mi enlace anterior sobre laa inviolabilidad del Rey. El bueno:http://blogs.infolibre.es/alrevesyalderecho/?p=5529

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Dver Dver 15/07/18 13:13

    Sobre la inviolabilidad del Rey: https://mail.google.com/mail/u/0/#inbox/1649d3f5e3af533a

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JacktheRipper JacktheRipper 14/07/18 18:44

    Que este bribón y putero era un corrupto ya lo sabía todo el mundo, pero nadie se atrevía a publicarlo, salvo alguna honrosa excepción como la de Jesús Cacho, que lleva años denunciando las corruptelas y tropelías de este descendiente de una estirpe de ladrones. Lo mismo que ahora se ha conocido una parte de su modus vivendi, en el que instruyó a su querido yerno, el duque empalmado, en su momento se conocerá su implicación en el golpe de Estado del 23F. La responsabilidad de los servicios secretos del Estado y de los gobiernos de turno es innegable y más que evidente. Mantener una institución intrínsecamente corrupta como la monarquía es propio de pueblos incultos y sumisos. La inmunidad e inviolabilidad del jefe del Estado es algo inaceptable que sólo puede explicarse por la imposición de la voluntad de una oligarquía dominante sobrerepresentada en las Cortes constituyentes. El rey ha sido el capo di capi de la mafia que ha dirigido este país durante generaciones, la garantía de que todo quedaba atado y bien atado obedeciendo la voluntad del dictador. Es urgente reformar la Constitución y ofrecerle al pueblo la posibilidad de elegir la forma política del Estado. No dentro de un paquete junto con derechos y libertades, como en el 78, sino de forma singular y diferenciada de cualquier otra opción.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    62

  • Pinolere Pinolere 14/07/18 15:59

    ¿Que como es posible? Porque está todo podrido y no hay manera que se limpie a fondo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    12

  • El chipionero El chipionero 14/07/18 12:39

    Si toda la porqueria, que usted menciona y se queda corto, señor Maraña, se ha ido tolerando, ha sido porque el PSOE la ha venido admitiendo y mirando hacia otro lado cuando UP les ha pedido, por activa y por pasiva, unidad para combatirla. Ahora que ha vuelto a salir con fuerza, el PSOE está "tirando balones fuera" y tomándonos por tontos, al decirnos que la ley no permite que se publiquen los papeles de los evasores fiscales. Lleva usted razón al decir que es impresentable que no se haya hecho nada con las cloacas del Estado en tiempos del ministro Fernández. Ahora está el PSOE gobernando, señor Maraña, y, por lo que veo, silbando. Así es que las cloacas, y lo que es peor, las ratas de cloacas, seguirán existiendo y chuleándose en las tertulias hasta que un partido, o una coalición, de verdad llegue a la Moncloa.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    49

  • platanito platanito 14/07/18 10:16

    La Casa Real llevaba un tiempo intentando rehabilitar al Emérito.


    Con las 3000 publicaciones de Felipe González, (que yo no he visto en el inicio de Infolibre del día 13 de julio), parece que pretendieran hacer lo mismo. A ver si aparece pronto la verdadera historia del señor X y la del indio que hablaba con lengua de serpiente. Que en justicia ambos personajes deberían terminar en chirona por fulleros y sinverguenzas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    32

    • platanito platanito 14/07/18 10:20

      El artículo al que me refiero se puede consultar en la sección de Política pero ha desaparecido del general. O almenos yo no lo localizao.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      11

  • "Maga" "Maga" 13/07/18 23:46

    Lo cierto es que el asunto es tan vergonzoso que sonroja.
    Veremos cómo se desarrolla"el culebrón" estival, ya que Hacienda ha reconocido que hay pruebas suficientes para iniciar la investigación.....
    Gracias y saludos cordiales

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    31



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.