x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Hecatombe

Publicada el 12/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 11/09/2018 a las 19:49
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Cada mañana, entre cinco y diez mujeres se reúnen en un predio para buscar a sus hijos. Los buscan tierra adentro. Con una vara de metal que acaba en forma de cruz, clavan sus esperanzas en la hierba y van sumergiéndola a golpe de martillo hasta dos y tres metros para después sacarla y averiguar qué respuesta les trae. El lóbrego palo puede regresar con olor a humedad, pero puede devolverles también el hedor de los cuerpos de sus desaparecidos. Ninguna quiere encontrarlos bajo tierra, póngase en su piel y trate de escuchar cómo van golpeando su palo sin saber contra qué, enfrentando una posibilidad que mate la incertidumbre. Ellas forman el colectivo Solecito y están escarbando por su cuenta en la fosa clandestina más grande de México, en Colinas de Santa Fe, el narcocementerio más grande de América Latina, un terreno que abarca dos campos de fútbol. Las madres de Solecito llevan más de dos años escuchando la respuesta de la tierra: más de 300 cráneos y miles de restos óseos. En México hay 34.270 personas desaparecidas, son solo los casos denunciados. La semana pasada, aparecieron los huesos de, al menos, 170 personas muy cerca de allí.

No hay guion que supere esto. Comenzaron a excavar cuando, en un Día de la Madre, dos motoristas pararon junto a ellas, reunidas en una protesta callejera en el Puerto de Veracruz, y les entregaron un mapa preciso del cementerio ilegal. Los asesinos también tienen madre, dicen las mujeres.

Existe otro grupo de mujeres reunidas bajo el nombre Por amor a ellxs. “¿Dónde están?” es su lema. Buscan a desaparecidos en el estado de Jalisco. Visitan habitualmente la morgue para recabar información sobre los cuerpos rescatados de las fosas que no han sido reclamados. Anotan en cuadernillos escolares datos que puedan ayudar a las familias, fotografían las páginas y difunden la información: “pantalón negro de mezclilla, ropa interior roja, complexión robusta, ojos azules, tatuaje ilegible en tórax junto a brazo derecho”.

Es oscura la palabra “hecatombe”. Entre sus significados aparece “mortandad de personas”, “desgracia” y también “sacrificio solemne en que es grande el número de víctimas”. He leído un poema de Patti Smith que se titula así y que escribió al terminar el libro 2666 de Roberto Bolaño. Lo ha recitado en México estos días. Esto me ha hecho reabrir la inmensa novela del autor chileno en la que narra los crímenes contra las mujeres de Santa Teresa, trasunto de Ciudad Juárez, y en su primera página he encontrado un verso que escribe lo que pensé cuando apareció la noticia sobre la nueva fosa. Se trata de una cita de Charles Baudalaire, de su libro Las flores del mal: “Un oasis de horror en medio de un desierto de aburrimiento”. Y como quien recibe un golpe desde dentro del estómago en este final de verano, he vuelto a recordar que la incertidumbre es el peor de los destinos de un cuerpo.

Veracruz es una tierra estrecha que da cobijo a las aguas del Golfo, plataneras y cafetales a los pies del volcán, sones percutidos en la quijada de la res. Seré honesta si digo que esto atrae mi atención porque son amigos, podría ser yo misma, los que me dicen que debajo de su pequeña ciudad hay también fosas con muertos. Que todo el estado está cimentado sobre huesos. Que todos y cada uno de ellos conoce a alguien que tiene un familiar desaparecido. No acabo de comprender por qué la desatención internacional hacia un país que alcanza esas cifras.

La primero que pienso es que el propio Gobierno mexicano no es claro con la información que exporta sobre la violencia en el país porque toca lugares profundos y no interesa que nadie de fuera venga a señalar con el dedo los espacios podridos. El propio ex Gobernador de Veracruz, Javier Duarte, está en prisión acusado de asociación delictiva y lavado de dinero. En la cárcel también está el que fuera su jefe de Policía, Arturo Bermúdez, acusado de detener, torturar y hacer desaparecer a quince personas, entre otros delitos. Que a su vecino del norte, tan acostumbrado a marcarnos la senda informativa, tampoco le interesa informar sobre la consecuencia y muerte que provoca la demanda voraz del consumo de drogas porque ahí no habrá muro que lo tape. O porque los que ven de cerca la terrible situación del país y, en concreto, de este territorio, los periodistas de a pie, también son amenazados, mutilados y asesinados. En México existen ya zonas “silenciadas” donde los diarios han dejado de informar. No se habla de narcotráfico, pero tampoco de migrantes, corrupción aduanera, prostitución o extorsión.

Hecatombe es que hayan muerto 200.000 personas en diez años en un país en supuesta paz. Son los 70 asesinatos por día relacionados con el crimen organizado. Son los 3.760 cuerpos exhumados de las 1.306 fosas clandestinas. Son los 5.400 niños desaparecidos desde 2008. Son los 120 políticos muertos durante la pasada campaña electoral. Son las más de 400 mujeres asesinadas en lo que va de año. Hecatombe tienen que ser esas madres buscando los cráneos rotos de sus hijos. Hecatombe es la oscuridad. Hecatombe es la amenaza. Y también que, desde este lado, del narco solo nos interesen sus ficciones.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • I:O:I:O:I I:O:I:O:I 13/09/18 13:24

    Ante estos hechos irrefutables poco más se puede decir. Se debería volver, y posiblemente esté en camino, a las antigüas sociedades matriarcales, donde las mujeres entre otras cosas organizaban y distribuían los bienes de todos. Con toda certeza nadie pasaría hambre y la vida en sociedad se dulcificaría un poco. Es terrible lo que está pasando en México y no sólo en México, solo hay que echar un vistazo a Guatemala, Nicaragua y demás países del Cono Sur incluidos Argentina, Chile y Uruguay. La humanidad en general está involucionando, no se sabe el motivo pero la realidad está ahí, en todos los sitios, en unos más en otros menos, posiblemente sean muchos los factores que influyen en ello, pero sea lo que sea todos lo llevemos en la sangre. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 12/09/18 18:41

    Felicidades por un arl magnífico, Aroa.

    Tengo muy buenos amigos en la UNAM, que desde la Universidad Mexicana, participan con el Instituto de Estudios Parlamentarios, en la Facultad de Derecho de la UCM; coincidimos en Diciembre, generalmente, cada año. Ellos me informan de muchos de los sucesos y el comportamiento de esas madres, expuesto por tí en Hecatombe.

    La UNAM debate, desde la autonomía universitaria frente la inseguridad nacional.

    Hoy, Moises Garduño, publica un arl al respecto en Rebelion.org.

    El futuro será, desde el feminismo, en todo el mundo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    2

    2

    • Coronel Dax Coronel Dax 14/09/18 08:48

      Me sumo a tus felicitaciones por la sobresaliente prosa de Aroa (¿o no será acaso por su poesía?), Irreli.

      Y me sumo también a las felicitaciones de Birth3 por tus citas y en especial por la de Szymborska. Lo quise apuntar en tu conversación con Arkiloco, pero tengo poco tiempo para escribir comentarios. Y es que la nueva burbuja inmobiliaria está tomando mucha efervescencia y me ocupa muchas horas.

      Un cordial saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

    • Birth 3 Birth 3 13/09/18 13:45

      Hola Irreligionproletaria, interesante tu comentario. Coincido en tu aprecio por Aroa Moreno. Por cierto, a veces deseo volver a ciertos foros y no tengo tiempo. Hace poco transcribiste el poema de Wislawa Szymborska "Aquí" "Tutaj". Era la primera vez que lo leía en español. No me pareció que tenía que ver mucho con el arl. y aún así me gustó mucho. Disfruté la interrupción. Gracias por ello.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 13/09/18 16:10

        Lo expuse; como bien dices, poco respondía al arl. Mi opción era provocar una parada para la reflexión.

        Me alegra que lo disfrutases.

        Cordiales salu2, Birth

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

  • platanito platanito 12/09/18 08:17

    Esperemos que este drama que nos traes, y que nos golpea la boca del estómago, lo sepa encarrilar el nuevo equipo de gobierno.
    Y para aliviar ese dolor en la entraña que provoca tu lamento quiero evocar a Brasens y su Hecatombe: Una pelea de verduleras en el mercado de una pequeña ciudad francesa que al llegar los gendarmes para apaciguar se encontraron con unas furias que les atacaron y no los emascularon porque se habían dejado los atributos en el cuartel. ¡Siempre tan irreverente con la autoridad el gran cantautor de Sète!

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.