x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muy fan de...

La semana máster, tesis, Turnitin y Sinceritin

Publicada el 15/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 15/09/2018 a las 18:47
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

¿Saben ustedes qué es el Turnitin? No es un nuevo deporte urbano, ni una práctica sexual de los millenials, tampoco es el ejercicio agotador de esperar turno en una ventanilla de la Administración. El Turnitin es la prueba del algodón contemporaneo. Muy fan.

Se trata de un software antiplagio, una herramienta que utilizan algunas universidades y otros organismos, para pillar a los que copian. Moncloa pasó la tesis del presidente por el Turnitin y el Plagscan –otro programa similar– y con los porcentajes resultantes concluyó que no tienen razón los que acusaron a Sánchez de sacarse la tesis de la manga… ajena, pero el asunto sigue en ebullición.

¡Quién nos iba a decir a nosotros que algún día el temazo nacional no sería un gol de la selección, sino una tesis doctoral! ¿Qué somos, suecos?

El detonante fue Rivera, que sorprendió con una pregunta parlamentaria para regresar al mapa político, del que estaba desaparecido después de la moción, y se montó la gorda.

La tesis de Sánchez es ahora mucho más famosa que la de Amenábar y quizás el presidente se acordó de Ángela, el personaje de Ana Torrent: "Me llamo Pedro y me van a matar", cuando acusó a PP y Ciudadanos de hacer una pinza para dejarle colgado en la cuerda de tender. Aunque puede que, en el fondo, pensara: "Como no me clavéis una estaca en el corazón, vais listos, que yo ya he vuelto a la vida una vez, chavalotes…"

Tras la romería de periodistas a la universidad Camilo José Cela, nunca antes se vio tanta pasión por entrar en una biblioteca, llegó la autorización del autor –le costó lo suyo– para que digitalizaran la tesis y la colgaran. Y viendo la expectación creada, se diría que el paisanaje se va a pasar el finde leyéndola, tiembla Ken Follet. Yo igual me espero a que saquen la peli: Operación Turnitin.

Aunque, hasta la llegada del Turnitin, yo estaba convencidísima de que el estreno de la semana sería: "No todos somos iguales", la máxima de la exministra Montón que se suma al almanaque de otras conocidas frases lapidarias, que tiran del término "todos" para cargarse de razón: "La justicia es igual para todos", "Hacienda somos todos"…

De nuevo, un máster –antes sinónimo de prestigio académico, ahora convertido en algo tan molesto para los políticos como una fístula anorrectal– irrumpió en la actualidad como un tifón, en este caso fulminante –no todos los tifones son iguales–, porque en la noche del martes Montón ya era pasado y una nueva ministra, Carcedo, tenía el cuaderno y el boli dentro de la cartera de Sanidad.

El movidón de Montón, eclipsado por la tesis de Sánchez, antes había difuminado otros acontecimientos de gran calado. El abandono de la política de la exvicetodo y extodopoderosa Soraya Sáenz de Santamaría, por ejemplo, pasó sin pena ni gloria…

Es un hecho relevante –en todos los sentidos– pero no sorprendente, no hay que ser Aramis Fuster para intuir que, cuando la exlideresa se fumó la reunión del grupo parlamentario y les dijo a los periodistas: "Primero tengo que hablar con Casado", nos estaba colocando un spoiler en los morros.

El lunes del incendio ministerial, Soraya entró al despacho de Pablo y le dijo: "Hasta luego Mari Carmen", a lo que Casado respondió en tono pausado, tranquilo y sin gritar: "Viva el Rey". Les hicimos poco caso porque estábamos comiendo palomitas frente al master chef del Gobierno.

Pero, claro, llegó la tesis y arrasó con el máster del montón y con todo lo demás. Incluso la votación histórica del decreto en el Congreso para que Franco se vaya del Valle, quedó muy deslucida.

Tranquilos, no me sufran, el generalisísimo volverá a tener protagonismo el día menos pensado, la abstención del PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias y los votos en contra de dos diputados populares, Posada y Llorens –por error, según su grupo parlamentario–, dejaron claro que nos quedan restos de Franco para rato…

También pasó a segundo o tercer plano el bombazo de los contratos con Arabia Saudí que provocó la quemazón de los trabajadores de Navantia. El eterno dilema moral, hace daño al enfrentar dos zonas altamente sensibles, la paz o el trabajo, ambos con el nexo común de la supervivencia. Mi amigo Juan Herrera lo define como "el efecto llamada", el efecto llamada de los saudíes… Ese es el auténtico teléfono rojo que nos tiene en vilo.

Y las palabras de Borrell en Onda Cero, que explicó que al Gobierno saudí le vendemos "armamento de precisión, eso quiere decir que no produce efectos colaterales, da en el blanco que se quiere con una precisión extraordinaria de menos de un metro", o las de la portavoz Celaá cuando dijo que "el Gobierno sabe que lo que está vendiendo son láseres de alta precisión, por lo tanto, si son de alta precisión no se van a equivocar matando a yemeníes", ponen los pelos de punta y el punto de mira en la tremenda realidad en la que vivimos.

Todos sabemos que a "los malos" no solo les vendemos bombas, les vendemos todo, les vendemos nuestros principios y lo hacemos a diario. Nuestra vida navega entre lo que quisiéramos y lo que podemos. Y ser consciente de ello, duele, es muy amargo asumir lo difícil que es alcanzar la plena libertad y lo caro que nos sale intentarlo.

Por cierto, los expertos en crear programas molones, podrían generar un software llamado "SINCERITIN", que detectara cuántas veces a lo largo de la vida elegimos lo que queremos y cuántas nos comemos lo que toca, por interés o por miedo. En esos porcentajes sí estaría la respuesta del nivel de autenticidad de cada ser humano, aunque yo no sé si me atrevería a someterme a la prueba…
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • cexar cexar 18/09/18 15:26

    Creo que ni al inigualable Gila se le habría ocurrido algo tan gracioso como las explicaciones de la portavoz y del Ministro de Exteriores. Para troncharse de risa . . . si no fuera por las víctimas yemeníes, claro, que les hará puta gracia.
    Salud y República,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Pinolere Pinolere 17/09/18 00:57

    Uf, eso de que matan con precisión....... me deja descolocada . Claro , matan lo que deben no?Alucinante todo lo que leo y oigo. Seguimos chupándonos todos los dedos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • frida56 frida56 16/09/18 23:30

    Ya sabes eso de que “el que esté libre de culpa,que tire la primera piedra”. Por el sinceritin no pasaría ni Dios,pero ya que existe el Turnitin,que se lo curren un poquito más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Jooheras Jooheras 16/09/18 16:37

    Me da igual que los trabajadores de Navantia se queden en paro. Que peleen por captar otros proyectos,militares o no, pero que nunca el que reclamen sirva para ejecutar genocidios. Y les recuerdo, Arabia Saudí es quien financia al terrorismo. Luego vienen 4 locos y atropellan a compatriotas, y sólo se escucha que bombardeen sus países. Alguien tiene que dar el primer paso en detener esta locura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • borjiniano borjiniano 16/09/18 00:48

    Bueno el de hoy, pal gasto, como decímos en Asturias. Se ve que tenías prisa.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • platanito platanito 15/09/18 08:20

    Creo que podrías haber añadido el "vaselin" para que nos resulte menos doloroso de tragar este retablo de Maese Pedro que bien podría servir a los titiriteros que disfrutaron de una semanita de hotel con gastos pagados. ¡Ojalá apareciera por la lontananza manchega un nuevo caballero andante que derribe todo este teatrillo de vanidades que lo es la reforma de Bolonia!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • paco arbillaga paco arbillaga 15/09/18 08:08


    Leyéndote, Raquel, vaya lo que dan de sí en este país los políticos, y las políticas, que no saben copiar ¡o que les dejan copiar!, aunque tampoco me parece para tanto lo que está pasando ya que al final lo que ha ocurrido SOLO es que se ha descubierto que a alguien le han regalado un título porque copia, porque alguien le ha hecho de negro, ¡o de negra! (¿acaso las mujeres no hacen ese trabajo?), y porque en alguna universidad ciertos profesorxs tienen un corazón, ¡o una cartera!, que no les cabe en el cuerpo.

    No sé a qué viene tanto escándalo, si DURANTE TODA la VIDA la GENTE lo que HACEMOS ES COPIARNOS UNXS a OTRXS. Lo que deberíamos hacer es elegir bien a quién copiamos, hacerlo con inteligencia y además tener luego la humildad y sensatez de no atribuirnos algo que han hecho los demás, o que hemos hecho con los demás.

    Pero qué decir de una sociedad donde una buena parte de ella cree que un presidente del país o aspirante a serlo, por tener un master más o un master menos nos va a llevar al paraíso terrenal.

    ¿Sobrarán vares y bares en este país y faltarán más turnitines y sinceritines? Muy fan. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.