x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Verso Libre

Instrucciones para escaparse del Valle de los Caídos

Publicada el 16/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 15/09/2018 a las 19:24
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Abomino sanamente de Cuelgamuros, confesó en sus memorias Nicolás Sánchez-Albornoz, un buen libro titulado Cárceles y exilios (Anagrama, 2012). Prisionero en las celdas de la dictadura, exiliado durante muchos años, profesor de historia en Argentina y Estados Unidos, responsable con otros amigos de la fundación de la mítica editorial antifranquista Ruedo ibérico y, ya con la democracia, primer responsable del Instituto Cervantes, Sánchez-Albornoz amaneció en su juventud muchos días frente a las montañas azuladas del Guadarrama.

Su experiencia de vida le invitó a escapar del rencor, sintiéndose muy lejos éticamente de sus captores y custodios. Pero comprendió la necesidad de dejar testimonio humano de sus recuerdos, iluminar desde la verdad de sus propios sentimientos la historia reciente de España, igual que lo hizo su amigo Manuel Lamana, compañero en fuga del Valle de los Caídos, en una novela aconsejable: Otros hombres (1956).

El lector vivirá en sus palabras la realidad de unos muchachos que habían conocido la democracia con la proclamación de la República, habían soportado un golpe de Estado y una durísima guerra civil, habían intentado rehacer su vida y se habían encontrado en una Universidad sin decencia, con los grandes maestros en el exilio y con profesores improvisados entre los vasallos belicosos del Régimen. Cuando intentaron organizarse para luchar por otro tipo de Universidad y de país, cayeron en manos de la policía en 1947.

Después de pasar por comisarías y cárceles, Sánchez-Albornoz fue destinado a uno de los batallones de castigo que trabajaban en la edificación del Valle de los Caídos. Sería conveniente que las personas que discuten sobre la exhumación de los restos de Franco y los políticos que deciden abstenerse, leyesen las memorias de Sánchez-Albornoz y la novela de Lamana. Leer no está de moda entre los parlanchines, pero es una costumbre que ayuda a saber de qué hablamos cuando hablamos de algo.

El Valle de los Caídos no sólo sirvió para convertir los restos de un dictador en un disparatado monumento nacional en el interior de una democracia. Ese monumento resume bien lo que significó el Régimen, el entramado empresarial, religioso y militar que humilló durante 40 años la dignidad española.

En 1943 se situaron tres destacamentos de castigo en el valle de Cuelgamuros. Uno se dedicó a edificar el Monasterio, otro a horadar la roca para construir el panteón del Caudillo y otro para hacer las carreteras que permitiesen una comunicación rápida con el imperio funeral del elegido por la gracia de Dios para gobernar España.

El régimen se había inventado un sistema cercano a la esclavitud capaz de hacer negocio con sus numerosos presos políticos. Fue un invento necesario, porque había tantos presos que ni una economía más saneada que la española hubiera podido sostener tanta población penitenciaria. Se trataba de redimir penas por el trabajo, es decir, rebajar días de condena por servicios laborales a la patria. Recomiendo también la novela de Ana María Matute Los hijos muertos (1958) a quien quiera conocer por dentro el estado de ánimo de aquellos batallones.

El Monasterio de Cuelgamuros se construyó con presos políticos a los que se les pagaba una miseria. De esos trabajadores forzosos se valieron allí, como en otros lugares, unos empresarios desalmados que hicieron su fortuna gracias a una mano de obra sin derechos y humillada. El dinero destinado a los esqueléticos salarios desaparecía en una cantidad casi invisible porque los gestores militares y civiles se encargaban de llevarse a sus bolsillos la cuota de corrupción que les tocaba. Además, los presos debían invertir lo poco que les quedaba en el economato o la cantina para no morir de desnutrición. Los patriotas encargados de alimentar a los presos también tenían derecho a rebajar el dinero del presupuesto para poder dedicarlo a sus propios asuntos familiares. Y todo eso en un laborar condenado a los accidentes, las enfermedades y la muertes.

Esta es la historia del Valle de los Caídos. Sánchez-Albornoz y Lamana consiguieron huir en una fuga espectacular que les llevó al otro lado de los Pirineos. Ellos se escaparon de la ignominia en 1948. La democracia española está a punto de conseguirlo 70 años después. Basta con abominar sanamente del significado histórico de Cuelgamuros, como hizo a lo largo de su vida Nicolás Sánchez-Albornoz. ¿Instrucciones? Pues dignidad humana, educación, lecturas, decencia democrática y orgullo de sentirse español, con pasaporte o sin pasaporte, pero sin tener nunca que confundirse o sentirse equidistante ante la barbarie.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

43 Comentarios
  • losdel38 losdel38 18/09/18 23:53

    .... Luis eres magnifico.
    Y los crimenes de Lesa Humanidad nunca prescribe pero si debe permanecer en la Historia.
    El Papa condecoró a Franco con la Orden de Cristo por haber asesinado agarrado de la mano de Obispo/curas a 5.000,000 de Personas, mas tarde el Papa y los Obispo/curas de España piensan que a Franco hay que darle los Honores del Santisimo Caliz y ordenan que Franco tambien camine bajo Palio y desde ese dia la Santisima Madre Iglesia que ayudó a Franco al exterminio de 5.000,000 fué Santisimo Franco.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • El chipionero El chipionero 17/09/18 18:34

    Gracias, Maestro. Es un gran placer leerte, aunque yo no estoy tan seguro de que nos podamos escapar de la ignominia de lo que significa El Valle después de 70 años. Sobre todo, cuando escucho al presidente Pedro decir que ese edificio ignominioso y monstruoso continuará siendo un cementerio que, por lógica, lo seguirá gerenciando la Iglesia Católica, tan culpable ella como el golpista Franco, después de haberlo construido.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Andrew Andrew 17/09/18 12:19

    Una punto mas de iluminación a tantos desvarios, cuanta luz le falta a la historia de este pueblo para ser conscientes de su pasado. Leerte aparte de un placer se convierte en bálsamo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Retigosa Retigosa 17/09/18 01:53

    Gracias Luis, otro magnífico artículo, oportuno y lleno de contenido. Destacaría el párrafo en el que dice:
    Leer no está de moda entre los parlanchines, pero es una costumbre que ayuda a saber de qué hablamos cuando hablamos de algo.
    Estoy a punto de recibir el libro de Nicolás Sánchez Albornoz “Cárceles y Exilios”
    Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Bastagoya Bastagoya 16/09/18 23:56

    Lo acabo de imprimir. Ya opinaré cuando lea las novelas de Lamana y Ana Mª. Matute.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 16/09/18 16:46




    Ayer por casualidad he visto la entrevista de García Montero en La hora Cervantes del 13/09/18. Dura unos 34 minutos y es verdaderamente interesante. Preguntado por Antonio Gárate, Luis hace pasar unos mensajes muy atinados, de los que hacen falta.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • Alvaro13 Alvaro13 16/09/18 13:13

    Vibrante reflexión y evocaciones necesarias e imprescindibles. Sánchez Albornoz y algunos otros siguen siendo referentes para sentir el orgullo de poder ser sus conciudadanos y con ellos, orgullosos de ser españoles sin equidistancias.

    Como aquí la dictadura franquista se asentó y sobrevivió tantos años apropiándose y excluyendo del ser español, tendrán que pasar muchas generaciones para tener un "ser españoles" apropiado. Y desde luego, ahora es el momento en que se ven posibilidades con la memoria histórica y cosas como cuelgamuros y no el relativismo pragmático de los gobiernos de Gonzalez o Zapatero.

    Mientras sea leer el único camino para seguir el débil hilo de conocer, será imprescindible continuar afirmando "no olvidamos", "no pasarán".

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Republicano1944 Republicano1944 16/09/18 11:47

    El problema es que mafia criminal de militares, empresarios, políticos y curas sigue viva. Recuerden al criminal José Banús, miembro de esa mafia y cuyo apellido sigue coronando el Puerto Banús en Marbella, refugio de narcos, criminales y estafadores huidos de medio mundo de medio desde hace más de medio siglo. Y nadie hace nada para borrar el nombre de este tratante de esclavos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    13

  • bidebi bidebi 16/09/18 10:54

    De verdad que no pretendo hacer sangre, ni menospreciar ni insultar a nadie, pero si uno no escribe lo que piensa, si no se contesta con sinceridad a una forma de entender las cosas a través de un artículo, mejor no escribir. Y como no me apetece reprimirme digo lo que pienso. Si el sentirse español es un concepto metafísico, una creencia de pertenencia sin más, supongo que uno se puede sentir orgulloso, hay gente pa to.
    Sobre todo cuando uno no tiene opción para otra pertenencia pues hay la que hay.
    Ahora, si el sentirse español es una cosa real, con su historia y su realidad actual, parece cuando menos voluntarista sentir orgullo de pertenecer a tanto desastre. Parece cuando menos gracioso que no sabiendo que hacer, setenta años después, con el mayor monumento de ensalzamiento del fascismo español, concluyamos que debemos sentirnos orgullosos del no saber que hacer. Porque el no saber que hacer con semejante ofensa que ha presidido todas nuestras vidas también define el ser español y no es para sentirse orgulloso, precisamente.
    En España siempre se ha entendido malamente lo que significa el orgullo de ser. Y así nos va. Generalmente se ha entendido como el ser sobre el ser de otros. Generalmente se ha entendido como una forma totalitaria de interpretar el mundo. El orgullo de ser español tendría justificación en todos aquellos que lucharon por la democracia y perdieron. Pero los que asumieron la pérdida de la democracia y la normalizaron hasta nuestros días, no parece que tengan demasiados motivos de sentirse orgullosos. A mi me parece que todo lo contrario. La España actual y la de los últimos años no parece que llame al orgullo. El verdadero orgullo estaría en democratizarla, en modernalizarla, en separarla de la putativa romana, en reconocer a las naciones que la integran y en recuperar el último régimen legítimo republicano. En el mientras tanto es muy complicado sentir orgullo de lo actual. Es muy complicado sentirse parte de ella. Y el que sienta orgullo de esto, de este devenir, es que habla de metafísicas y creencias. Y ahí mejor no entrar. Pero entrando, decirle a ese orgulloso que está haciendo un mal servicio a su orgullo.


    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    10

    16

    • losdel38 losdel38 19/09/18 00:02

      ... Y perdona que te diga, que yo no se de que cojones escribes, no olvides que tienes que escribir para que lo entienda todo el mundo.......Y no solamente los que tienen un Master tipo politico

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • Ayla Ayla 16/09/18 09:33

    Me temo que lo que pides en el último párrafo es imposible con la caverna española. Lectura?, Decencia democrática?.
    Eso sí, orgullosos de ser españoles y muy españoles y viva el rey y la santa madre iglesia y el susumcorda

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.