x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Escalas de la corrupción

Publicada el 26/09/2018 a las 06:00 Actualizada el 25/09/2018 a las 18:39
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Hace casi 30 años que mi padre nos trajo a este lugar. Vivíamos entonces en las afueras de lo que no tenía centro, después de un camino de tierra del que puede que ame todavía cada bache que le provocaron las lluvias de los noventa. Cuánto se desgastó escribiendo cartas al alcalde para conseguir que nos pusieran unas farolas que alumbraran la vuelta a casa de su hija adolescente. Aquí fuimos felices: la bicicleta, la hojas pegajosas de las jaras en las yemas de los dedos, las primeras lecturas, el corazón que se rompe. Me gusta echar la vista atrás ahora que he regresado después de otros techos y vivo en esta casa roja. Desde aquí, quiero decir, desde el ahora, pienso en todo aquello que pudo pasar entonces por delante de mis ojos, la mirada limpia de la primera adolescencia y de estar solo a lo importante, como diría Beatriz Navas en su libro, sin enterarme de lo demás.

Y en este momento de revisionismo forzado por el regreso al paisaje, estoy encontrando algunos hallazgos, también escalofriantes. Por ejemplo, algo reciente: hace unos días leí que el cura que daba religión en mi instituto fue el mismo que estuvo presente en el asesinato de tres de los últimos fusilados del franquismo en Hoyo de Manzanares. Al alba. Que algunos años después dijo que aquello le robó el sueño para siempre. Que no sabía a lo que iba y que ninguno requirió auxilios espirituales. Mañana se cumplen 43 años de aquello. Y de aquello no nos contó nada. Lo que viví y he tenido que preguntar a mis entonces compañeros por el recuerdo para comprobar que es compartido, es que una mañana vino a clase con una bolsa de deportes, la abrió, y sacó varios objetos de mortificación corporal. Un cilicio recorrió las mesas de los estudiantes.

Otro recuerdo difuso que reencuentro, y al que he vuelto sin poder escaparme después de lo que sucedió la semana pasada, es acerca de la política local, más allá de la guerra epistolar sin respuesta de mi padre, y es aquella sensación de que, en realidad, daba igual a quien votases, daba igual lo que aquí pasase, en este pueblo siempre iban a ganar los mismos. Mi primer voto fue, con dieciocho años recientes, en unas elecciones municipales. Pero de todo aquello, en realidad, hace mucho tiempo. Lo que pasa es que los feudos son un poco irreverentes con lo nuevo. Y a nadie le gusta que vengan a poner orden de fuera en su propio agujero de corrupción. Aquí, a los alcaldes que padecimos los veíamos pasar en sus coches de cristales negros. Quiero decir, no los veías.

Y entonces regreso y me encuentro que este pueblo, porque para mí sigue siendo un pueblo aunque haya triplicado su población desde entonces, tiene en el Gobierno municipal un grupo de gente que se hartó de todo aquello y le plantó cara a la prevaricación. Vecinos hartos del caciquismo. En realidad, nos suena porque nos hemos visto después hartos de casi todo. Que, de momento, este sitio tiene ahora para mí como una alegría diferente los domingos. Y que esto no es poco, créanme. Y en parte tiene que ver con políticas locales de puertas hacia afuera de ese Consistorio que, hasta hace unos años, fue una trinchera de favores. Un ayuntamiento, diría mi recuerdo, oscuro y sordo a las demandas de sus habitantes. Y ha sido aquí donde un tipo, un concejal, ha chantajeado a la alcaldesa actual. Quien haya escuchado la conversación, además de la vergüenza profunda y ajena que produce lo mafioso del asunto, habrá sentido el escalofrío de ese tono en la voz de estar sonriendo mientras la amenaza, de cuello apretado por la corbata, de no estar despeinándose en absoluto, de saber muy bien el monto que se juega.

El cinturón que aprieta el noroeste de esta región ha tardado en romperse (aquí pueden leer la información acerca de este caso). Pero deberían asumirlo pronto los que sin pudor dicen: “Lo que queremos es la silla en la que estás sentada”. Esto es solo un indicio de una forma de estar en el poder, la escala pequeña de un gran mapa de corrupción. Es lo que nos dejan, la pregunta: ¿y qué no harán? Pocos municipios de la zona se salvaron en tiempos de la burbuja. Comisiones, especulación, recalificaciones: Boadilla, cuartel de la Gürtel; Majadahonda, tarjetas black; Villalba, Púnica. Negocios sucios y fáciles. Pero no era solo aquello, no era solo y nada más, fue la espalda que nos dieron a los ciudadanos, ese síndrome que contagiaba el poder, pequeño o grande, el libertinaje en el uso de lo que era de todos. Creo que hay ciertos asuntos que ningún partido político que participe en la democracia debería dejar sin señalar.

Es este un sitio extraño y, a veces, contradictorio. De sobra sé que le echo un romanticismo que igual no tiene. Pero uno guarda adentro el lugar donde se convierte en adulto. Uno pertenece en gran parte a las coordenadas de las que un día sale a andar por la vida. Por eso, supongo que he regresado a este lugar partido por una autopista muy ancha, en un valle que se dispone entre una extraña atalaya árabe y el Canto del Pico, que fuera casa de veraneo de Franco, hoy en abandono. Con una renta per cápita alta, con sus hippies nuevos y sus niños vestidos de Barbour. Con su caño antiguo y sus historias recientes. Perdón por la nostalgia, no me aguanto ni yo misma. Solo quisiera intentar que mi hijo permanezca igual de ajeno que yo estuve y no tenga que escuchar conversaciones como la que mantuvo Ángel Viñas con la alcaldesa. Aunque, tal vez, sea tarde.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Ataio Ataio 27/09/18 12:00

    Me gusta tu artículo Aroa. Intensa etapa la adolescencia.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Valldigna Valldigna 26/09/18 19:32

    Valldigna.De donde soy yo, tenemos un monasterio que pertenecia a la orden de Cister, y, en la en la dictafura de Franco se expolió el claustro del monasterio y se lo regalaron a Franco para su casa de campo en Torredolones.Despues hubo otra historia bastante oscura para volverla a su sitio inicial.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • HEREJE HEREJE 26/09/18 11:46

    El noroeste de Madrid, la llamada "Sierra Rica" por haber sido el polo de crecimiento preferido por las gentes "de bien" del franquismo, tal vez porque allí decidió el dictador erigir su "guarida del lobo" y su mausoleo, ha sido siempre un hervidero ultra. De hecho, un pueblo tan aparentemente inocuo como Alpedrete, que conozco bien desde hace 30 años, ha tenido el dudoso honor de ser el villorrio con más neonazis de la Comunidad. Afortunadamente ahora la alcaldía la detenta Podemos porque, aunque el porcentaje de fachas es muy alto, la carestía del alquiler en la capital ha llevado mucha savia nueva al pueblo y ya no es una sucursal del barrio de Salamanca. También la Parca está haciendo su trabajo y envía a muchos padres de la patria a su reposo definitivo. Muchos años de poder y mangoneo son difíciles de enterrar, y muchos de los jóvenes cachorros del fascio (clones de Casado) quieren mantener sus privilegios y sus mamandurrias. Queda mucho trabajo por hacer, pero las nubes se van abriendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 26/09/18 10:43

    Me gusta tu arl Aroa.

    Del contenido, mucho que hablar, especialmente, inmersos en estas formas tan rechazables de 'hacer política'. Pero, y mi objección es de principios, los ciudadanos de todo el Estado, hemos avanzado en conocimiento; dicen que vivimos en una sociedad democrática ¿seguimos ignorando el principio: LIBERTAD?

    El fín, no justifica los medios, decimos, y a veces, hasta nos lo creemos:

    El principio jurídico de que todo el mundo es inocente, hasta que la carga de la prueba demuestre lo contrario...

    Pero, a mas a mas, CONCULCAMOS, SOCIALMENTE, EL DERECHO A LA INTIMIDAD DE TODAS LAS PERSONAS...Y, ADMITIMOS PRUEBAS 'GRABADAS' APORTADAS POR LOS MEDIOS, SIN CONOCIMIENTO DE LOS ACTORES...Y DECLARAMOS "CULPABLES"... ¿Quien sentencia? ¿Quien valora esas pruebas? ¿Quien las acepta o las rechaza?

    No refiero exclusivamente, los hechos del Ayto de Torrelodones...

    La oposición que estan desarrollando ppc's...ES UNA VERGÜENZA, Pero, además, no se les ha ocurrido ahora, al perder el poder, no. TIENEN GRABACIONES, VIDEOS, ETC...DE HACE MAS DE 10 AÑOS... las cloacas del poder, están en ello...desde siempre; y hay para todos...

    ¿Por qué admitimos estas 'pruebas'?

    Sólo una sociedad ignorante, desconocedora, por rechazo, de la democracia, puede aceptar caer tan bajo. NO PROCEDE, NO SE PUEDEN ACEPTAR ESAS PRUEBAS Y ADEMAS...COMO DIRÍA UN JUEZ A CUALQUIER JURADO, BORRENLO DE LAS DECLARACIONES Y LOS JURADOS, OLVIDENLO. NO PUEDEN SER TENIDAS EN CUENTA.
    (Por favor, disculpa las mayúsculas, no hay otro tipo de letra para señalar lo importante. No son gritos.)

    Miles de rios de tinta, destrozando a las personas en su intimidad...a ver quién recoge las migajas de dignidad, después de los "juicios populares" basados en pruebas confeccionadas de parte. ¿Dónde queda el 'ser humano'? ¿Somos iguales? Me niego.

    Pero, mi preocupación, transciende...¿A VER COMO SALE ESTA SOCIEDAD, DEL FANGO EN QUE ESTÁ INSTALADA ?

    Saludos y gracias,

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    6

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 26/09/18 13:16

      Error: los rios de tinta no se miden en miles... cuanto menos cm3... *caudales de rios de tinta*... Disculpas.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      0

  • platanito platanito 26/09/18 07:25

    Torrelodones me trae recuerdos cariñosos de mi madre.
    Nos contaba con alegría lo mucho que disfrutaba los veranos, cuando sus señoritos burgueses se desplazaban con armas y bagages a la Sierra. Las salidas matinales al mercado, las excursiones bañistas al Manzanares y los bailes dominicales en la plaza.
    Eran tiempos anteriores a los fusilamientos. Tiempos de excursionistas domingueros con el tren a Cercedilla, buenas piernas y tartera.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    3

    • platanito platanito 26/09/18 08:15

      Leo que el fusilamiento de los tres del frap tuvieron lugar al alba del 27/9/75 y por tanto mañana cumplen 43 años. Los familiares de los tres fusilados te agradecerán su recuerdo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.