x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

La obligación de todo gobierno

Publicada el 19/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 19/11/2018 a las 09:28
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Hay muchas formas de entender la política y la acción de gobierno. Una de ellas es la del poder por el poder, desde el inicio de los tiempos. La otra consiste en marcar prioridades de transformación social y trabajar para hacerlas realidad. Dicho en forma poética, ensanchar el margen de lo posible para maximizar la felicidad de las personas, las que estamos y las que llegarán.

Hace unos días la ministra de Educación y portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, me sorprendió con estas declaraciones: "La obligación de todo Gobierno es mantenerse y sacar su acción de Gobierno adelante, sobre todo cuando cree en ella". Pocas veces una conjunción es tan significativa: o es un error fruto del momento de confusión en que vivimos o un lapsus freudiano que dice cuanto esconde. Si la portavoz hubiera cambiado el "y" por un "para", la expresión hubiera sido irreprochable: una manifestación de que el Gobierno tiene un plan, unas propuestas que hacer realidad, y para ello debe seguir gobernando. Ahora bien, si mantenemos la conjunción copulativa la cosa cambia, porque sitúa en el mismo nivel de importancia mantenerse en el Gobierno que sacar su política adelante.

Más allá de las declaraciones, que bien pudieron ser fruto del acaloramiento al contestar por enésima vez sobre las intenciones del Gobierno de convocar elecciones o agotar la legislatura, el asunto reviste trascendental importancia en un momento como el que estamos viviendo. Lo que está en juego es el propio relato del Ejecutivo.

Con un parlamento fragmentado, un gobierno en minoría e intereses cruzados de los diferentes grupos políticos, el ciclo electoral que se ha iniciado con la convocatoria andaluza y que se extenderá, al menos hasta mayo, con autonómicas, municipales y europeas, a expensas de la convocatoria de elecciones generales, tiene unas reglas de juego poco exploradas en España, y que deberán ser aprendidas y ejercitadas por cada una de las fuerzas políticas.

Con mucha probabilidad vamos a asistir en el Congreso de los Diputados a eso que se llama la geometría variable. Es decir, un Gobierno en minoría que, para sacar adelante sus iniciativas, debe ser capaz de llegar a acuerdos con otros. Hasta aquí la cosa es sencilla, pero se empieza a complicar cuando se toman en consideración algunas reglas del juego:

En primer lugar, el acuerdo con los otros puede ser global o puntual. Es decir, el Gobierno de Sánchez puede mantener su línea de colaboración y pacto global con Unidos Podemos, o puede optar por acordar unas cuestiones con Podemos y otras con otros grupos.

En segundo lugar, estos acuerdos -tanto globales como puntuales- puede articularlos el Gobierno, pero también otros grupos de la oposición. Es cierto que en el panorama político español actual esto parece una posibilidad remota, pero hay asuntos clave como la reforma de la ley electoral que puede unir a grupos aparentemente incompatibles. No descubro nada nuevo si digo que la política hace extraños compañeros de cama.

Estas reglas implican tener siempre presentes los intereses propios y los de los demás. Y esto es aplicable tanto al Gobierno como al resto de grupos de la oposición. Sería complicado para Podemos, por ejemplo, desvincularse de las medidas ambientales recogidas en la propuesta de Ley de Cambio Climático. Podrán pedir más ambición y negociar requisitos para la Transición Justa, pero tendrían muy difícil justificar a sus electores la oposición a una norma así. De la misma manera que los grupos independentistas catalanes están teniendo más dificultades para argumentar sus desencuentros con un Gobierno que continuamente lanza emplazamientos para reforzar los escenarios de diálogo.

Esta dinámica, aparentemente sencilla, cambia de forma radical la manera de hacer política en el Parlamento, y exige que cada grupo parlamentario disponga de los mejores equipos de negociación de que sea capaz.

Por otro lado, y aunque parezca lo contrario, el Gobierno puede obtener un margen amplio de acción si cambia el "y" por el "para". Es decir, si el Ejecutivo de Sánchez tiene claro el para qué de su acción de gobierno y es capaz de concretarlo en no más de cinco asuntos clave -con independencia de lo que ocurra con el nuevo presupuesto-, podrá negociar con unos y otros para hacerlo realidad. Si lo consigue, habrá alcanzado la acción de todo gobierno, formular los objetivos que identifican su propuesta y ensanchar el margen de lo posible, inmejorable carta de presentación para una campaña electoral.

Y si no, podrá convocar elecciones, cuando más le interese, con el argumento de que la aritmética parlamentaria no le ha permitido iniciar una reforma fiscal más justa, dignificar las pensiones, subir el salario mínimo, sacar adelante la Ley de Cambio Climático, incrementar las partidas sociales o echar abajo los aspectos más duros de la reforma laboral, por ejemplo. Todo un relato para un ciclo electoral si se abandona el "y" y se define de forma clara y pública el "para qué". Claro que esto, que vale para el Gobierno, también vale para el resto de grupos de la oposición. Es la hora de recuperar el parlamentarismo entendido como cámara de deliberación y negociación permanente.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • Ataio Ataio 19/11/18 22:46

    Huy, huy, huy sra Monje. Ha osado criticar al gobierno!. Andese con ojo, cuando menos lo espere apareceran las pSSoe con el gran apuntador y le abriran expediente. Tendrá suerte sino les acompañan los "moderados" y le someten a una descarga de talante. O peor aún......le hacen el vacío. Tienen tantos recursos!. Hay más, pero mejor no mencionarlos; ssshhhhh.
    PD: gracias y suerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    4

  • mcjaramillo mcjaramillo 19/11/18 15:40

    Quizá la ministra no fue muy explícita, pero sí que lo ha sido -y en más de una ocasión-, el Presidente de gobierno. Si se quiere agotar la legislatura es con el propósito de sacar adelante, aunque sea a través del Decreto ley, de los asuntos sociales destrozados por los gobiernos del PP.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 19/11/18 12:40

    La dualidad Pdr Snchz y el presidente del gobierno.Cal y arena, el PSOE en estado puro.Tiene sus obligaciones.compromisos y ataduras.Hay que votar,elegir a quien no les deba nada a la banca. El reino ,sus fuerzas políticas,han de actualizarse y pactar,como hacen los vecinos.Es la realidad y hay que afrontarla. con el CGPJ,lo han conseguido.mírales !....sí se puede.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • MASEGOSO MASEGOSO 19/11/18 11:25

    La obligación de todo Gobierno es mantenerse y sacar su acción de Gobierno adelante, sobre todo cuando cree en ella".
    Le significo, en primer lugar, la frase que Ud. indica pronunciada por la Portavoz del Gobierno y estoy de acuerdo con el cambio de conjunción copulativa por preposición. Ahora es el momento de mirar, con detenimiento, a nuestros políticos.
    Muy pocos de ellos se consideran lo que en verdad son: servidores públicos. Su partido es lo primero y la procura de que en todos los casos y/o confrontaciones quede por encima del resto. Esta labor des de unos pocos, el resto sólo está en el hemiciclo para aplaudiré y/o en diversos casos berrear. Para eso son puestos en las listas electorales. Cuando comparecen en alguna Comisión lo hacen para, en muchas ocasiones, insultar, al contrario. Caso que se da, sobre todo en parlamentarios de derecha. De esta situación no puedo darle ejemplos, Ud. misma los ve como todo el que está atento a la circunstancia política de España.
    Denominan de ilegal una Moción de Censura, cuando la pierden, ponen en la picota a quien opina de modo diferente y lo llevan a los pies de los caballos. Sus mentiras son dogmas de fe e incluso son intocables cuando se indaga sobre sus currículos.
    ¿Espera acaso que esta situación cambie con esos talantes y se abra un dialogo que beneficie a la ciudadanía? Eso sería como tocar la luna con los dedos; resulta de momento, increíble. No hablo de supuestos hablo, sin ir más lejos, de la Campaña Electoral en Andalucía y, de sus actuaciones, concluyo lo que podrían ser la Generales. Contando con la población aguante tanta basura. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • Atea Atea 19/11/18 12:14

      Los partidos políticos no dejan de ser "candidatos que compiten", como un concurso más. Un concurso donde cada uno utiliza las armas que puede y que legalmente le permiten para alzarse con el premio.
      Acaso se pretende que todos hagan "juego limpio"? Pues unos más que otros aunque todos muy parecidos, no hay más que ver el adjetivo de "ratas" que los del banquillo del PP han utilizado para hacer una campaña en contra de la Susi y sus compinches.
      L@s polític@s no dejan de ser un fiel reflejo de la sociedad, no salen de un planeta exterior, no hay más que ver la manipulación generalizada en medios de comunicación, en justicia, incluso aquí vemos a meros comentaristas incendiarios que piden poco menos que la instauración de la guillotina en cualquier debate.
      Que ellos se peleen como gallos de corral no sé si puede evitarse, y que el electorado sepa castigar o premiar esas conductas, parece cosa poco probable.

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      3

  • COLOJ. COLOJ. 19/11/18 04:43

    No es demasiado tiempo lo que el actual Gobierno está en ejercicio, por lo que no son muchos los logros que se le puedan exigir. Pero, en mi opinión, si que hay algo exigible. Compromisos, coherencia y prioridades IRRENUNCIABLES e INAPLAZABLES. En este sentido creo, con respeto a cualquier otra opinión, que para un Gobierno de izquierda hay DOS cuestiones que, sinó ya en el Boletín Oficial del Estado, debieran estar en debate en el Pleno del Congreso de los Diputados: La actualización/revalorización de las PENSIONES y su anclaje en la Constitución, así como la cuantificación del SALARIO MÍNIMO. Y al menos otras TRES cuestiones, en la Mesa del Congreso: La DEROGACIÓN de la Ley de Relaciones Laborales, la Ley "MORDAZA", y la Ley de Educación.
    Esos temas son urgentes prioritariamente por aquello de que primero vivir y luego filosofar, y porque se supone que, cuando el PSOE accedió al Gobierno, eran problemas muy sentidos por la sociedad y debatidos, de los que como Partido, independientemente de si su llegada al Poder iba a ser más o menos inminente, debería tener posicionamientos ya elaborados, fuera para ponerlos en ejecución si gobernaban, fuera como primer grupo de la oposición para presentarlos al resto del arco parlamentario proclive a ellas para su presentación, debate y aprobación frente al Gobierno PP.
    Es evidente que no son estos los únicos problemas urgentes e irrenunciable, pero quizä otros como el tema del cambio climático, etc.(no quiero poner aquí toda la ristra), aunque urgentes seguramente exigen un mayor estudio y mas compleja articulación.
    Lo que no es de recibo es que en los meses pasados, fuera de declaraciones retóricas o proclamas electorales, NADA OPERATIVO, ADMINISTRATIVO O LEGISLATIVO/PARLAMENTARIO SE HA HECHO.
    Se han gastado los meses pasados y me temo que se gasten los que queden de legislatura en juegos florales (unos a la vista y otros más opacos), broncas por ver quien es el más "guapo", o quien se lleva el "gato al agua". Pero ¿al agua de que?. Gobierno, por favor ¡¡EJECUTIVIDAD!! (vaya palabro)

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.