x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Esto no era una leyenda maya

Publicada el 22/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 21/11/2018 a las 19:28
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Greenpeace avisó hace ya 10 años: ese edificio que se había construido a pie de playa, en la zona de Mesa del Mar, en Tenerife, mirando al mar y con unas vistas increíbles al Atlántico desde los pisos más altos, no cumplía con la ley de costas, y con el cambio climático y el aumento del nivel del mar, ese edificio corría peligro de ser engullido por las olas. Nadie les hizo caso, como tantos otros que avisaron que lo que estábamos haciendo a golpe de ladrillo lo pagaríamos después muy caro. Nadie les hizo caso, hasta ahora, cuando hemos visto atónitos cómo efectivamente el mar llegaba hasta los pisos más altos y barría de un plumazo balcones y forjados.

En uno de mis primeros reportajes como periodista en un canal nacional, en Telecinco, me tocó hablar de la tragedia del cámping de Biescas. Un torrente en pleno verano se llevó por delante aquel camping, dejando 87 muertos. El camping se levantó en el torrente seco de un río. Como tantas y tantas otras construcciones que en aquellas semanas grabamos y denunciamos en varios reportajes. Construcciones ilegales, construidas sin ningún tipo de licencia, en los caudales secos de los ríos. Estamos hablando del año 96, y 22 años después, seguimos contando lo mismo en los informativos. Urbanizaciones que se han levantado en medio de la fiebre del ladrillo en caudales secos, en torrentes naturales que el hombre desvió para poder levantar más casas pero que la naturaleza, cuando muestra su peor cara, se empeña en demostrarnos, una vez más, que somos muy tercos y muy testarudos. El problema es que sólo nos lamentamos y admitimos que nos hemos vuelto a equivocar cuando el agua se lleva por delante también vidas.

Llevamos un otoño especialmente lluvioso, con borrascas que se suceden unas tras otras. Dicen los meteorólogos que la culpa la tiene un anticiclón que se ha anclado sobre la península escandinava: eso, al parecer, hace de barrera para que las borrascas suban hacia el norte de Europa. Se han quedado dando vueltas sobre nosotros y llevamos semanas soportando demasiada agua, sobre todo en la zona del Mediterráneo. Pero lo peor es de lo que avisan esos mismos expertos: a esto vamos a tener que acostumbrarnos porque cada vez se repetirá con más frecuencia. Esto aquí porque al otro lado del Atlántico, la nueva normalidad se traduce en poca agua, mucha sequía, y riesgo alto de incendios. ¿Pero estamos preparados para esta nueva normalidad?

La frase se la he cogido prestada al gobernador del Estado de California, el Estado donde más de mil personas han desparecido tras los peores incendios de su historia. En una de sus múltiples comparecencias de estos días pedía a los vecinos que tomaran sus propias precauciones porque esto es la nueva normalidad, a esto hay que acostumbrarse. Que su clima seco y soleado es un caldo de cultivo para incendios devastadores. Aquí tenemos la otra cara de la moneda. Pero con el mismo origen: el cambio climático, ése que tantos y tantos dijeron en su día que era un invento de cuatro locos o una leyenda maya. Los mayas deben de estar sonriendo desde donde estén.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 30/11/18 07:03

    "-Alli està el fastuoso escenario de la vida ara los que saben mirar un poco: advertir la vida mientras se vive, alcanzaar a vislumbrar su implacable graandeza "Disfrutar ele tiempo de ls personas que lo habitan . Amo el sonido del agua, trae el recuerdo de lo fria,dulce , amable y hùmeda que fue; Un dia despiertas y notas que tu corazòn està ttraanquilo, nada duele, nada angustia nada quita: es entonces cuando te das cuenta de que todo aquelllo que parftia tu alma en dos finalmente acabò."El silencio invade corazones que palpitan como un sikencio que desgarra bajo los jos del fuego y la tormenta, un desastre que repite y se repite, año tras año....¡hasta cuando!....El DIablo Cojuelo....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • whipple whipple 24/11/18 09:19

    Querida Helena, por algún rincón dices que no aprendemos de nuestros errores hasta ver nuestros fiascos; pero ¿cómo vamos a aprender de nuestros errores si no reconocemos que nos hemos equivocado?, y lo que es peor, equivocado a sabiendas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • SUA SUA 23/11/18 15:53

    Sobre los fenómenos naturales no previstos, recuerdo haber oído a los labradores "lo que le quites al río este lo recobrará". Siempre guardaron respeto y distancia con el río.
    Hace doce o quince años a raíz de unas inundaciones ocurridas en Alemania, un nativo contaba que en su país canalizaron un gran río que tenía muchos meandros para reducir su longitud a la mitad y el año de esas inundaciones hubo más desastres materiales que durante la 2ª guerra mundial; la canalización no previno el caudal que podía alcanzar en determinados casos.
    Hoy en algunos lugares de nuestro país el cauce de los ríos, no se acorta pero si se estrecha de forma natural, poniendo en riesgo zonas de cultivo, corrales de ganado, naves industriales etc.
    Al igual que reclamamos la limpieza de montes para evitar incendios, Medio Ambiente también debiera proteger los cauces; en las zonas rurales de montaña es un peligro los tapones de ramas que se pueden producir en los puentes, originando inundaciones de carreteas y elementos mencionados anteriormente.
    En estos casos el responsable no es el dinero que todo lo compra, más bien es el dinero que no se gasta.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • canor canor 23/11/18 12:03

    Totalmente de acuerdo, pero por desgracia es lo que hay.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Janubio Janubio 22/11/18 20:57

    Lamentablemente cada día tenemos algún ejemplo de los desmanes urbanísticos sobre los que se han cimentado grandes fortunas y grandes cuentas bancarias para una gran cantidad de sinvergüenzas. Estos desmanes han sido y siguen siendo de dos tipos:
    a) Los ilegales, se hacen por la cara, se tapan tantas bocas como sea necesario y pasa el tiempo sin que las autoridades competentes se den por enteradas. El dinero lo compra todo.
    b) Los legales, se hacen dentro de los límites de una ley que ha sido creada o modificada para dar cobertura a un desmán que se ha proyectado cometer. El dinero lo compra todo.
    El común denominador de ambos es : El dinero lo compra todo. No hay barranco, promontorio, marisma, torrentera, parque, reserva natural, ribera, muralla, barrio monumental que se libre de esta plaga. Las consecuencias desastrosas, más que previsibles, por cierto, no les importa. Pero la función de la corrupción tiene que continuar. Los que podían pararla están al servicio de los que se benefician y los que desean acabar con semejantes desmanes no tienen el respaldo suficiente por parte de los ciudadanos. No hay un número suficiente de personas interesadas en estos asuntos que tienen que ver con el respeto a la naturaleza, por eso los especuladores ven una oportunidad de negocio irresistible en cada metro cuadrado de esos terrenos que deberíamos considerar intocables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • jorgeplaza jorgeplaza 22/11/18 18:54

    Sobre el asunto de California hay algo que no se entiende de ninguna manera. ¿Qué hicieron los servicios de protección civil --que digo yo que tendrán en California-- que no alertaron a los vecinos a tiempo de escapar, obligándoles si hubiera sido necesario? Es perfectamente posible que un fuego esté fuera de control, pero al menos se lo puede vigilar y seguir su avance de manera que, con un mínimo de pericia y profesionalidad, se pueden evitar todas o casi todas las víctimas humanas ya que no los daños materiales. El "laissez faire" funciona muy mal en esos casos. Repito que no lo entiendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Orlinda Orlinda 22/11/18 21:37

      Seguro que has leído informaciones pero con esta me parece que podemos hacernos bastante idea.

      https://elpais.com/internacional/2018/11/18/actualidad/1542536591_015171.html

      Zonas de difícil acceso, un avance rapidísimo del fuego por la sequía y un viento cálido del desierto a 80 km/h que ya los indios le llamaban el viento del diablo. Hace unos días había otro artículo en El País explicando cómo todas esas casas de ricachones de Malibú que han ardido no debían haber estado ahí. Y sin embargo las volverán a construir.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • JMHuertas JMHuertas 22/11/18 13:13

    Lo que es seguro es que al promotor el edificio engullido por el mar, a los de las construcciones similares y a los de las innumerables construcciones paradisíacas en cauces de ríos, les importa UN PEPINO las consecuencias de sus desmanes urbanísticos. Ídem de lo mismo a los concejales que lo permitieron y los que lo permitirán. Según ellos, esto es el progreso , especialmente de sus cuentas bancarias. Nadie les pide responsabilidades. El chantaje de los puestos de trabajo está siempre presente. Los que protestamos y nos oponemos somos calificados, a modo de insulto, de comunistas, antisistemas, de que solo queremos la pobreza de la zona, etc,etc, y mas etc de estupideces. Con el tiempo la naturaleza y el devenir normal de la vida, suele darnos la razón, a ellos “la pasta” y las responsabilidades quedan en el limbo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 22/11/18 10:55

    Los marineros tienen una frase fruto de la evidencia experimental: "el mar siempre vuelve por lo que es suyo"
    Pero estos especualdores se creen que basta con comprar a los concejales para hacer lo que les da la gana. Algunas veces ni siquiera los compran. Construyen sin licencia. ¿No deberían ahora pagar una indemnizacion por todo el despilfarro de dinero invertido, que mejor hubiera sido haberlo invertido en sanidad y en la enseñanza. Sobe todo en ésta, para que aprendan que la ley está para cumplirse. Eso es algo que parece ser que nadie les ha enseñado o que se han empeñado en no aprender.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • christopher lee christopher lee 22/11/18 08:02

    Helena, los mayas siguen habitando el sur de Mexico, Guatemala, y parte de Honduras y Salvador. Los iroqueses son los que no habitan los estados USA de Nueva Inglaterra ¿porqué será?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Republicano1944 Republicano1944 22/11/18 06:51

    Nunca mejor se aplica lo de llueve sobre mojado. Aquí nadie utiliza la memoria para algo práctico. Idiotas manifiestos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.