x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

El alma no existe, salvo cuando es para vendérsela al diablo

Publicada el 27/11/2018 a las 06:00 Actualizada el 26/11/2018 a las 21:31
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

“El neoliberalismo es una palabra compuesta cuyas dos partes son mentira: ni es nuevo, ni es liberal”.

Érase una vez una idea. La llamaban Estado del Bienestar y era la misma de siempre: un plan trazado para que el sueño de conseguir un mundo más justo se hiciera realidad. Un mundo más equitativo y caritativo, sin cajas fuertes llenas y neveras vacías, en el que no pudieran existir a la vez personas que mueren de hambre y gente en cuyas cocinas los grifos son de oro, mujeres y hombres que no pueden encender la luz y presidentes de la compañía hidroeléctrica que cobran cuarenta y cinco mil euros al día. Un mundo sin tercer mundo. Pero quienes defendían esa idea, renunciaron a ella, se pusieron un precio y sucedió lo de siempre: el poder se lo pagó. El alma no existe, salvo cuando es para vendérsela al diablo.


El neoliberalismo y las novelas de Dickens se parecen en que los dos están llenos de niños pobres, seres de carne y hueso que se parecen como dos gotas de agua a los personajes de Oliver Twist, La pequeña Dorrit, Cuento de Navidad o David Copperfield. Por desgracia, España es el tercer país de Europa donde eso ocurre más a menudo y a más personas, dado que el incremento de pobreza infantil que se ha producido en nuestro país a lo largo de la última década lo sitúa en el 28,3%, la tercera tasa más alta de toda Europa, sólo por debajo de Rumanía y Bulgaria. Así que seguimos como en tiempos de Galdós, aquí se es o Fortunata o Jacinta, te sobra o no tienes nada. Unos ponemos árboles de Navidad y otros viven a oscuras. Unos celebramos banquetes y otros hacen cola en los comedores de la beneficencia. Unos sacamos dinero para comprar regalos y otros duermen en el suelo de un cajero automático.


La desigualdad es el gran fracaso de nuestra civilización, sin duda, pero ¿es inevitable? No lo es, porque con lo que derrochan unos cuantos nos podría sobrar a todos. El problema no es la escasez, es la avaricia. Y el cinismo, porque en esto, igual que en casi todo lo demás, las promesas mueren en los discursos, y a la hora de la verdad se las lleva el viento: en 2017, en el pacto de investidura de PP y Ciudadanos, se hablaba de destinar mil millones de euros a reducir la pobreza infantil, pero en el borrador de los Presupuestos Generales se quedaron en 342. Y así todo. Ahora, el Grupo Parlamentario Socialista acaba de presentar en el Registro del Congreso, junto al resto de grupos parlamentarios –excepto el PP–, una Proposición no de Ley, impulsada por la Plataforma de Infancia, que propicie un Pacto de Estado en este terreno. Si consiguen, para empezar, poner este asunto en la agenda política, ya habremos avanzado un poco en este camino, porque lo que es invisible no hace que se avergüencen los que cierran los ojos o miran para otro lado, por eso hay que ponérselo delante y hacer que se convierta en un espejo. Yo lo mandaría a la calle Génova, ya que ahí es donde no se ha apoyado esta iniciativa. Tal vez es que sean más partidarios de la caridad que de la justicia, de las limosnas que de los derechos.


Mientras tanto, en la secretaría de Estado de Servicios Sociales se analizan en estos momentos las propuestas hechas durante el pleno del Observatorio de la Infancia para combatir la violencia contra las niñas y niños. En las reuniones de este organismo, participaron comunidades autónomas, ministerios con competencias en ese ámbito y ONG’s como Aldeas Infantiles, Unicef o Cáritas. Las intenciones son buenas, queda ponerlas negro sobre blanco y poner sobre la mesa una dotación económica suficiente. Veremos si ese obstáculo se salta o todo se queda, una vez más, en un anuncio publicitario. Hay que defender a la infancia del horror de este mundo en el que cada uno tiene los derechos que pueda pagarse y donde el único pasaporte que abre todas las fronteras es la tarjeta de crédito. Si la tienes, pasas; si no, te quedas al otro lado de la valla.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

29 Comentarios
  • Maria Jose Maria Jose 30/11/18 18:37

    Como siempre : lo borda maestro. Gracias por su sensibilidad, es terrible lo que esta consiguiendo el Neo liberalismo y que hacemos? Que solución hay? me gustaría saber . Cada vez que se intenta revertir la situación todo son amenazas y miedo. IPC pensiones, dinero para lo publico (sanidad, educación, servicios sociales) Impuestos, salario base... el pais se va a la ruina, el fracaso total. No soy economista pero no logro entender siendo la cuarta economía del euro como nuestras cifras son siempre las ultimas detras de Gracia ??????

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Sgonza Sgonza 29/11/18 02:13

    Muy bueno!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Aserejé Aserejé 28/11/18 11:26

    MAravilloso articulo. Saludos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Cascarrabias Cascarrabias 28/11/18 10:32

    Magnífico artículo. Encaja perfectamente con lo que scabo de leer, con cabreo incluido, en
    www.publico.es/tremending/2018/11/27/twitter-cuentatupobreza-el-bofeton-de-realidad-de-las-redes-originado-por-un-tuit-de-cristina-fallaras/
    Un saludo a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Nicolás R. Nicolás R. 28/11/18 09:32

    Inteligencia, Honradez intelectual, empatía, valentía sin perder la cortesía. Gracias Benjamín por su ejemplo y su trabajo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • svara svara 27/11/18 21:22

    Brillante pensamiento que nos transmite Benjamin, en un momento en el que los instintos mas arcaicos del ser humano retoman el lado mas ultra del capitalismo, incrementando las diferencias entre los ricos y el resto de parias. Solo espero consciencia de la gente para erradicar estas diferencias con las urnas, porque no es sostenible que en un país como éste mucha gente pase hambre y miseria. Esto no puede ni seguir, ni acabar bien y no estamos para obras de caridad mediocres. El momento en que la gente tome conciencia de la situación y asuma que la vida de miseria y esclavitud no debe de beneficiar a nadie, puede ser explosivo. Tal vez una guillotina gigante, como ya hablado, puede formar parte de la solución, mas que meterlos en la cárcel y sacarlos de ella sin devolver ni un solo céntimo....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Argaru Argaru 27/11/18 16:40

    Acabada la Segunda Guerra Mundial se hizo un nuevo reparto de las zonas de influencias, directamente proporcional al reparto victorioso de los integrantes del bloque aliado. Evidentemente, las fuerzas hegemónicas que dominaban, hasta ese momento, todo el planeta debían buscar “un nuevo orden social” que calara en la ciudadanía para combatir el modelo de pleno empleo soviètico. Ese modelo, para que funcionase, necesitaba hacerse mucho más atractivo para el personal y, “los que mueven los hilos”, se vieron “obligados” a hacer concesiones en toda clase de materias, como son las libertades formales, como es la sanidad o la educación, permitiendo el ascenso social y configurando una fuerte clase media, base fundamental del “nuevo y bonito” edificio social, llamado desde entonces, Estado del Bienestar. Para construir este nuevo edificio, los AMOS invitaron a “su” mesa, a la SOCIALDEMOCRACIA en pleno, para que hiciera de capataz y muro de contención de cualquier contestación a su izquierda, trabajo que hicieron  con gran eficacia hasta dejar el espacio de la izquierda como un solar. Décadas después, derrumbado el Muro y muerto “el Perro Soviètico”, se acabó la rabia y, también, SE ACABÓ LO QUE SE DABA. La socialdemocracia se guardó en el baúl de los recuerdos y, señores, como Manuel Valls, tiraron la llave. Ahora vivimos en una sociedad, dónde se está desmantelando poco a poco el Estado del Bienestar, demostrando que solo era un gran escaparate para lavar la cara, mejor dicho, la careta del sistema capitalista. Ahora se la han quitado y podemos ver el auténtico rostro, un rostro dónde no tiene cabida ninguna de las atribuciones que la hicieron tan atractivas cuando competía con el “perverso” sistema soviético. Hoy en día, estamos dominados por una élite que ya no necesita esconderse, porque no tiene enemigos que le hagan frente, una élite que no le preocupa que exista el paro ni que aumente la población, una población muy envejecida, por cierto; tampoco les preocupa que no haya consumidores, ya que mayoritariamente se dedican a la ingeniería financiera. En definitiva, una élite encantada con este capitalismo salvaje, con este neoliberalismo afascistado.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    7

    • salvafer salvafer 27/11/18 19:35

      La caída del muro de Berlín fue lo más nefasto que le pudo ocurrir al "estado de bienestar": Al no existir contrapeso, la balanza pierde el equilibrio y solo se puede inclinar hacia el otro lado.
      Al caer el muro lo que pudimos ver es lo que se ocultaba detrás: Como el ultra-liberalismo y su codicia sin límites mandaba al carajo el "estado del bienestar".
      Aquí estamos. Yo tal vez no lo veré, pero vamos sin remedio hacia otra gran guerra. Tal vez la especie humana necesite periódicamente este sistema para regular su crecimiento. O que una vez destruido todo, o casi todo, una nueva reconstrucción solucione temporalmente el problema. Solo eso, porque la historia no cambiará. Eso de que no se repite es un mito: Cambiarán los colores, pero el cuadro será el mismo. Lampedusa ( o el abate a quien copió) lo resumió muy bien con lo de : "Para que todo siga igual, todo debe cambiar" ( o sea, los colores).
      Felicitaciones por su comentario y perdone si he reiterado.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • Ambón Ambón 27/11/18 17:22

      Ese Estado del Bienestar de la postguerra lo dirigieron la socialdemocracia y la democracia cristiana basada en la doctrina social de la iglesia.

      ¿Cuanto se echa de menos a unos y otros!

      Pero si ya sabemos que el poder solo afloja el nudo por miedo, ¡metámosles miedo!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

  • gualdo gualdo 27/11/18 15:47

    Que los ricos prefieren la limosna a la justicia viene de lejos; de hecho, hace no mucho tiempo, los pobres los había puesto dios en la tierra para que los ricos se ganaran el cielo -a través de la limosna, lo que pone el tema en relación con ese elemento fundamental que es la religión. Hasta ese punto puede llegar y llega la hipocresía de los manos. Esto lo explicó en su día muy bien Sánchez Ferlosio.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 27/11/18 13:21

    "Los grandes talentos son los mas encantadores y con frecuencia los frutos mas peligrosos en el arbol de la humanidad.Cuelgan de las tamas mas delgadas y fàciles dequebrar". "El talento nace en ran medida dedle esuerzo, pero ha de tenerse cuidado y mesurapara alcanzarlo.Genetralmente ademàs el talento ha de cultivarse y cuidarase,o delo contrario podria desvaneceerse." Hasta que lo inconsciente, se hga consciente; el subsconcienteseuiura dirigiendo tu vida,y tu lllamaràs destino." -Todos nacemos oriinalesy morimos copias." Cuandola Revoluciòn Industrialdel Siglo XIX, trajo un ràpido aaumento dels riqueza "La demandda de los trabajadores de una parte euitativa de laariqueza que creban, fue concedido solo despues de los disturbios y las huelgas" John Boy Orr -dixit- " Una coss sobre todo, le dàencanto a los pensamaientosde los hombres, y estos distrubios, una mente que no es incomoda ittita y me abuerre. " Anatole Fraance -dixit ":..-Elconocimiento descansa nosolo sobre la verdad,sino tambien sobre el error. "Toda grandeza es inconsciente; "O es todo o no es nada" ThomasCarlyle-dixit-"Pensar es dificil ,es por eso quela mayoria de la gente prefiere juzgar." ....-"La idea de un ser divino y omnipotente,estàen todas partes, si nò con feconocimiento conaciente, entonces con aceptsaciòn inconssciente...."POr eso,considero que es mss sabio reconocer conscientemente la idea de >Dios, dd lo contrario, yta cosa llega a aser Dios, generalmente algo,muy impropio y estùpido...Carl Gustav Jung - diixit- / Aprendecomo si ueramos a vivir toda la vida y vive como su ueras a morir mañana Charless Chaplin - dixit- " Laspersdonaas podrismod aprender de enuestros errores si no estuviersmos, tan ocupados negandoles. El DIablo Cojuelo, Saludos Cordiales.......

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    0

  • Ambón Ambón 27/11/18 13:19

    Benjamín, como siempre, brillante. ¡Muchas gracias!

    ¿Y alguien se cree que los poderosos soltarán algo?

    La historia es tozuda y nos demuestra que las clases populares, ahora diríamos medias y populares, no obtendremos nada regalado, hay que quitárselo a estos buitres llenos de avaricia insaciale, hay que derrotarlos y aplastarlos en las urnas, pero si la democracia no sirve porque ya se encargan ellos de manipular y hacer las leyes, todas las leyes se resumen en la del embudo, entonces hay que quitarles el poder como sea.

    Los padres de la Iglesia ya decían que la rebelión no solo es legítima, es moralmente necesaria para que los pueblos se libren de la tiranía y la historia no conoce una tiranía mayor que la de nuestros días, jamás había existido tanta desigualdad, jamás tan pocos habían tenido tanto y jamás tantos habían tenido tan poco. Hablamos del fracaso del comunismo, que fué capaz, al menos, de alimentar a sus ciudadanos y no somos capaces de ver el enorme fracaso del capitalismo que deja morir de hambre a millones de seres humanos, entre ellos a los niños. Un régimen que no es capaz de alimentar y dar cobijo a los suyos debe ser derrocado.

    Todos tenemos un voto y todos somos responsables de lo que hacemos con el.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    8



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.