x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos

Publicada el 11/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 10/12/2018 a las 21:25
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El negocio inmobiliario consiste en que dentro de las casas de los pobres llueva más que fuera”.

Los cantos de las sirenas enloquecen a los marineros, y los del FMI también: cada vez que esa gente abre la boca, sube el pan, así que no bajemos la guardia; si vienen a salvarnos, mejor ponerse cuerpo a tierra. La última advertencia a España de esa institución, de la que lo inaudito no es que sus tres últimos jefes hayan sido Strauss-Kahn, Rodrigo Rato y Christine Lagarde, sino que sólo uno de ellos esté en la cárcel, exige al Gobierno que no se duerma en los laureles y no le quite ojo a la evolución de los precios en el mercado inmobiliario, porque ya sabemos que las burbujas del ladrillo no las inventó Einstein, pero también son bombas atómicas que cuando estallan se lo llevan todo por delante, incluidos el presente y una parte del futuro. Las salidas de las crisis siempre son cuesta arriba, y todo el que la quiera subir y dejar atrás el abismo debe hacerlo con un pedazo de entidad financiera a las espaldas. Este mundo es así, a veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.


El mismo FMI que no vio venir la última explosión –tal vez estaban ocupados en contar su dinero– ahora dice haber detectado en nuestro país "señales de una ligera sobrevaloración" en la venta de casas, unos movimientos que aún no son peligrosos, pero sí alarmantes. Hay que estar atentos, dicen, y tener preparados sistemas de prevención que eviten que la sangre llegue al río, lo que suena a que no confían mucho en las medidas preventivas que preparan el Ministerio de Economía y el Banco de España, al que se ha culpado por tierra, mar y aire de su ineficacia a la hora de prever, intuir y luego atajar el último naufragio. En realidad, sí que se dieron cuenta de  lo que se avecinaba, porque mientras a nosotros aún nos animaban a tirarnos a la piscina, ellos ya tenían puestos los chalecos salvavidas.


Pero, claro, lo que le preocupa al FMI es que los bancos vuelvan a dar créditos al primero que se los pida, no que aquí y ahora las familias no puedan comprarse una vivienda digna y con ello estar en disposición de ejercer otro de esos derechos fundamentales que recoge nuestra Constitución, aunque sea uno de los artículos de los que sus abanderados, guardaespaldas y pregoneros no se acuerdan nunca, o les hacen sonreír cuando otros los citan, porque en el fondo creen que esa parte de la mal llamada Carta Magna es pura retórica y que hace falta ser inocentes para tomársela en serio. Son así, y cuando pintan bastos, son peor todavía.


El FMI se pregunta en su informe, titulado La evolución del mercado de la vivienda, ¿un motivo ya para la preocupación?, si los sueldos que cobramos de media, la situación económica, la evolución de la Bolsa y nuestro actual nivel de crecimiento y deuda justifican el alza de los precios en el sector, y sus especialistas no parecen muy convencidos de que así sea. Y dejan caer una reflexión clásica que tiene como fin el habitual, lograr que el peso del error, si llega a producirse, lo soporten los ciudadanos de a pie: si el valor de los inmuebles se multiplica, la gente se cree más rica y deja de ahorrar. O sea, eso de que lo que nos ocurrió fue culpa nuestra, por vivir por encima de nuestras posibilidades. Ya lo saben, nada de atar los perros con longaniza y cuidado con darse un capricho o aspirar a más de lo que está especificado en su clase social, no sea que los pobres vuelvan a liarla y los poderosos tengan que tomar las medidas habituales, que consisten en aplicar la ley del embudo y que las hormigas lleven a hombros a los elefantes.

El Gobierno quiere darle más poder al Banco de España en este terreno, a ver si esta vez, al ser más fuerte, se enterase de algo y encontrase las herramientas que hacen falta para detener la ola. Con sus nuevas atribuciones el regulador podrá estudiar si una hipoteca debe o no concederse, a la luz de la solvencia del aspirante a lograrla. Pero la pregunta es la de siempre, y me temo que la respuesta, tan obvia como siempre: ¿qué intereses son los que va a defender, los del cliente o los de la entidad? Igual, para empezar, estaría bien que los miles de edificios enteros y apartamentos sueltos que tienen en sus célebres activos tóxicos esas mismas entidades, se saldasen. Al fin y al cabo, en la mayoría de los casos, ya los han cobrado de sobra: alguien les pidió cien, pongamos por ejemplo, y cuando les había devuelto ochenta no pudo más, así que el banco les quitó su hogar, se quedó con lo ya abonado, lo desahució y quien se fue a la calle siguió debiendo los veinte que quedaban. Todo para unos, nada para el resto. Cuando esa fórmula de hierro que lo maneja todo desde las alturas cambie, será cuando las cosas hayan mejorado. Mientras, no hay nada que hacer. Y esta historia es la de siempre: el cuento acabará mal, porque quien lo cuenta es el lobo. A veces ganan unos y a veces otros, pero siempre pierden los mismos.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

29 Comentarios
  • Argaru Argaru 13/12/18 21:29

    A veces ganan unos, por ejemplo, el PSOE, y a veces, ganan otros, por ejemplo, el PP, pero siempre perdemos los mismos, nosotros los ciudadanos. Y perdemos siempre los mismos en beneficio de LOS DE SIEMPRE, porque sus intereses son defendidos por LOS UNOS y otras veces por LOS OTROS. ¡A buen entendedor, pocas palabras bastan! A pesar de todo ¿quiénes encabezan las encuestas? Los UNOS y los OTROS. ¿No me digan que no tenemos lo que merecemos?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • Ataio Ataio 13/12/18 20:46

    Si existiese un premio al mejor artículo del mes en este medio ( sugerencia?, aunque no sé en que consistiría dicho premio, aparte de la elección en sí ), mi voto sería para ti Benjamín. No por el artículo en sí ( que también ), sino por el tema. Hay algo más importante ( material ) que la vivienda ?. Hay algo con lo que el neo-liberalismo feroz especule más y haga más daño??. Para cuando una banca pública??. Podría el gobierno limitar la subida de la vivienda, es decir, poner un tope anual???. Se podrían gravar con un impuesto especialmente "duro" las viviendas no habitadas para contrarrestar la especulación con las mismas?? Es correcto que lo urbanizable de un suelo lo pueda decidir solo un ayuntamiento??.En fin, gracias Benjamín por no sucumbir a Vox o Cataluña .
    PD: la vivienda es uno de esos temas que demandan la unidad de acción de izquierdas y progresismo. ES CLAVE, acometerlo y explicitarlo. De paso nos hacemos la mejor de las propagandas, unión y efectividad.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Isasi Isasi 12/12/18 23:30

    Siempre pierden los mismos., Benjamín, así es. Pero, hipotecarse, para qué? ser propietario, de qué? si queremos mantenernos en esta dimensión terrícola, habrá que plantearse seriamente en desarrollar economías de bien común.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Hammurabi Hammurabi 12/12/18 22:25

    A tenor de lo que se vota en la piel de toro, es una pena que lo que en este foro se expone tenga tan poca representatividad. S2

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • fotovoltaico fotovoltaico 12/12/18 20:36

    gracias Benjamin por ser de nuevo valiente clarificador.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Queso Tierno Queso Tierno 12/12/18 00:37

    Que el FMI esté preocupado por los precios de la vivienda en España me suena a chiste. La crisis inmobiliaria sirvió para lo que es de todos sabido, hacer más pobre a la parte baja de la pirámide y más rica a la alta y el FMI está en la alta, es decir, los que van a ganar siempre porque tienen el control, los medios y no se han quitado nunca los chalecos salvavidas. En cuanto vean un poco de recuperación en la parte baja, crearán otra crisis para seguir robando bienes y salarios, porque no van a matar de golpe y porrazo a la gallina de los huevos de oro. Con controlarla y que cague cuando ellos quieran es suficiente.
    Por otra parte, que el Gobierno quiera darle más poder al Banco de España, me suena a poner en la garita principal de vigilancia al soldado con narcolepsia. Intencionada, en este caso, porque tontos no son.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • CinicoRadical CinicoRadical 11/12/18 16:59

    Hay que elegir a partidos sin deuda con la banca. El PSOE,no está entre ellos,y se nota,claro que se nota,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • micanuto micanuto 11/12/18 14:25

    ¡Ya¡, pero aquí lo importante es que los independentistas no se salgan con las suya y que los emigrantes pobres no vengan más, que son los que tienen la culpa de todo.¡Coño¡. ¡Que bien se lo monta la derecha ¡ los de aquí y los de allí. ¡Son cojonudos ¡

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    12

  • AMP AMP 11/12/18 13:17

    Me has prestado dinero para adquirir una casa, ahora si no puedo seguir pagándote me quitas la casa y tengo que seguir pagando. ¿Cómo se le puede llamar a esto que no sea crimen? ¡Y los gobiernos permitiéndolo y defendiendo este proceder!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    12

    • paco arbillaga paco arbillaga 12/12/18 06:53


      AMP: ¿Que cómo se llama a eso?: ¡que hay que ponerse chalecos amarillos y no tolerar que nos traten como gilipollas! Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • unlector unlector 11/12/18 12:33

    me pregunto si ese concepto "salir de la crisis" no es como la zanahoria en el palo.
    Qué conveniente es que la sociedad pensemos que lo bueno está a punto de llegar y que pronto, siempre "pronto", siempre "mañana", nunca "ya", nunca "ayer", todo volverá a ser como antes. Así nos mantenemos todos calladitos y expectantes.
    Si es por ellos, esto no ocurrirá. Han cambiado el mundo y harán lo indecible porque así quede, y porque el estado actual de ¡crisis!, se convierta en el nuevo "estado normal" de todo el mundo.

    Ya lo he dicho alguna vez, si una tarea tiene un político, u hoy día quienes manejan el mundo, es definir para la sociedad qué significa "normal".
    (puede ser "normal" que te atiendan gratuitamente en un hospital, o puede ser "normal" que NO te atiendan, y así con todo)

    Gracias por este artículo que contribuye a abrirnos los ojos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.