x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muy fan de...

Lo más brillante que se dijo en la tribuna

Publicada el 15/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 14/12/2018 a las 21:12
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Vivir es la tarea más complicada y arriesgada que desempeña un ser humano. Ni puenting, ni escalada solo integral, ni wingsuit, ni rafting extremo, lo más peligroso de la vida es vivir. De esto no solemos ser conscientes hasta que empezamos a cumplir años como si no hubiera un mañana, como si solo hubiera un ayer…

La vida te abraza y también te destroza, te brinda sorpresas maravillosas o venenosas, te arrebata lo fundamental sin piedad, con la misma tranquilidad con la que te hace regalos de incalculable valor, esos que no se pueden medir en euros. Todos estos ingredientes de la existencia no los eliges, te llegan solos, sin pedirlos, como en aquel chiste de la niña a la que le dicen: “¡Qué ojos tan bonitos tienes!” y responde: “Venían con la cabeza”.

De lo que llega a nosotros sin pedirlo, poco más podemos hacer que tratar de exprimir lo bueno y pelear contra lo malo o, en el peor de los casos, asumirlo. Todos sabemos que, a veces, no tenemos a nuestro alcance las herramientas necesarias para ganar ciertas batallas

Sin embargo, hay algo de lo que somos responsables absolutos, se trata de nuestro ser, de nuestro estar en la vida. Ser una buena persona es una elección libre, voluntaria y, a veces, jodida.

Reconozcámoslo, hay que currárselo mucho para ser buena persona. No resulta nada fácil meterte por donde te quepan esas ganas locas de liarte a bofetadas con el mundo, cuando algo te irrita o te hiere y además es muy tentador entregarte a las bajezas que vienen de fábrica en el pack de imperfecciones del ser humano.

La semana que estamos a punto de cerrar ha estado muy marcada por la última de Torra, lo de la vía eslovena. La torrada marcó el pleno del Congreso del pasado miércoles y también las tertulias, los espacios de análisis políticos serios, los humorísticos –a veces difícilmente distinguibles los unos de los otros–.

Y, oigan, será que en estos días tengo enormes preocupaciones que ocupan el 99,9% de mi cabeza y de mi corazón, o que tengo exceso de sesiones de control en la sangre, porque confieso que ya ni siento, ni padezco, al presenciar lo que se dice en ese semicírculo con influencia directa en nuestras vidas.

Y eso que sus señorías se lo curraron: el presidente se calzó las mallas de monitor de sesión de relajación ¡Ommmmm! al anunciar con tono sosegado “la respuesta firme pero serena, proporcional y contundente del Estado social y democrático de derecho”; Casado se puso cultureta y nombró a Machado y a Esopo; Aitor Esteban sacó el niño que todos llevamos dentro para describir la emoción que provocan las montañas rusas, como metáfora de las dos últimas legislaturas; Iglesias dejó ver su morriña de la etapa mariana –alabando el discurso de Pastor frente al del resucitado Aznar–; Carles Campuzano, en plan Cruella de Vil, le mentó a la bicha a Sánchez, comparando su discurso con el de Susana Díaz, Rodríguez Ibarra o Leguina; y Tardá exhumó a Alfonso XIII y citó con tal ímpetu aquella frase Real, “Olé tus cojones”, que al Dios Neptuno, vecino de la Carrera de San Jerónimo, se le debió de poner el tridente de corbata… Pero nada, oye, yo me quedé fría, no sentí nada especial viéndolos desfilar por la tribuna.

Horas después, sin embargo, descubrí en un tweet de un diputado de Ciudadanos, Fernando Navarro, un momento que valió por todo lo oído aquel día en el hemiciclo. Una dedicatoria tan breve como intensa, una frase para enmarcar a pesar de su sencillez. La que le dedicó Alberto Rodríguez, diputado de Podemos, a Alfonso Candón, diputado del PP, que abandona las Cortes generales para pasarse a la política autonómica en Andalucía:

“ Voy a decir algo que creo que es de las cosas más bonitas que se le pueden decir a alguien, es usted una buena persona y le pone calidad humana a este sitio”.



Ser buena persona y aportar calidad humana a aquello a lo que te dedicas, no debería ser excepcional, sin embargo demasiadas veces brilla por su ausencia, en el Congreso, en un hospital, en una escuela, en una residencia, en una empresa del tipo que sea, en la comunidad de vecinos.

Ser buena persona no cotiza como valor en Bolsa ni se declara en un curriculum y, sin embargo, es lo mejor que uno puede llegar a ser en la vida.

Por eso el gesto de Alberto Rodríguez fue un soplo de aire puro en esta atmósfera tan cargada de malas vibraciones, pero también el del diputado Candón sonriendo y agradeciéndolo y el del diputado Navarro compartiéndolo en una red social.

Será de tanto escuchar el dicho popular “de bueno es tonto”, que hemos devaluado uno de los rasgos más valiosos del ser humano. Será eso, que hay que reírse del buenismo como si el malismo nos llevara a algún sitio interesante… No, no se den tanta importancia los malvados, es mucho más difícil ejercer de buena persona que reírse de ellos a carcajada limpia… o sucia.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

16 Comentarios
  • eldeantes eldeantes 17/12/18 20:28

    Gracias Raquel por este amable y balsámico artículo.

    Hace falta ser muy noble y buena persona, para reconocer la bondad de un adversario político en público.
    Honradez intelectual. Primer requisito de la política ... decía José Mujica

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • eldeantes eldeantes 17/12/18 23:02

      Me faltó decir su nombre: Alberto Rodriguez, de Unidos Podemos. Muy Grande

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • mituca mituca 16/12/18 13:26

    Raquel, fenomenal. Cuánto echo de menos oir y leer cosas como las que tu dices en este artículo. Pero ésto no está de moda, no vende, no da dividendos. Sin duda, es maravilloso ver "detalles" como el que nos muestras en el video. Muchas gracias, Raquel, por insuflar un poco de "frescura" en este ambiente irrespirable.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    4

    • eldeantes eldeantes 17/12/18 20:11

      Suscribo lo que dice, mituca

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • anagg anagg 15/12/18 22:34

    Gran artículo, Raquel. A mí también me removió la intervención de este diputado. Es muy difícil ser buena persona, cada vez más.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • cexar cexar 17/12/18 15:44

      Ahora a las buenas personas se les llama "buenistas". Lejos de cuando se decía "espero que mi hijo sea una buena persona" ahora es más normal escuchar "espero que mi hijo sea CEO de una empresa".

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Isasi Isasi 15/12/18 17:17

    Alberto Rodríguez Gracias, Alfonso Candón Gracias y Gracias Raquel Martos por describir magníficamente, para mí, que las distancias humanas, pueden, un buen día, ser cercanas.Es humilde, complicado, pero gracias a eso, extraordinario, Un abrazo Raquel

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • cexar cexar 15/12/18 15:47

    Un placer leerte cada semana Raquel. Me has recordado una frase atribuida a Gandhi :"Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena."
    Ojalá hubiera más Rodríguez, Candones y Navarros en la política de este cainita país.
    Salud,

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • AMP AMP 15/12/18 12:33

    ¿Qué dirá y pensará sobre lo acontecido esa a la que le horripiló los piojos y que lleva toda la vida viviendo del momio?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • Isleña Isleña 15/12/18 11:12

    Vaya por delante mi felicitación y agradecimiento por el artículo de Raquel Martos.............Me ha sorprendido el cariz de dicho artículo al tenernos acostumbrados a leer dichos artículos en clave de humor,pero tan profundos como este..........Espero que los motivos de un artúculo tan serio sean del momento que estamos inmersos todos los españoles y no un motivo personal.....Salud y suerte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • canor canor 15/12/18 11:04

    Una vez mas, gracias Raquel, leer tus artìculos una reconfortante forma de empezar el dia-

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • jositochema jositochema 15/12/18 09:48

    Hola Raquel, Ayla y Paco.
    Magnífica la idea de rescatar ese momento sincero y bonito del diputado al despedirse de su compañero de trabajo,
    Paco, Ayla, creo que somos los tres comentaristas que hemos leído el artículo, me parecen muy acertadas vuestras exposiciones, un beso para el gato,
    ¿Sería posible crear una sección cuyo contenido fuese, si las hubiera, las cosas coherentes, no ya bonitas, que se dijeran entre sus señorías, que cobran con el dinero de todas?
    Chema.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • paco arbillaga paco arbillaga 15/12/18 07:31


    Manda huevarios que quien para muchos será la persona «peor» vestida y peinada del Congreso les dé una lección de ciudadanía, de saber comportarse, a tanto tieso y tiesa que se creen que por lucir ropas y bolsos de marca eso les hace personas importantes.

    Alberto Rodríguez, siento no poder peinarme como tú, mi pelada cabeza me lo impide, pero creo que nos vestimos en la misma sastrería y quizás hasta también compartamos bastantes ideales.

    «Lo más brillante que se dijo en la tribuna»: eso tampoco es tan difícil tras la de chorradas que sueltan desde ella sus señorías y sus señoríos.

    Muy fan. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    19

    • Grobledam Grobledam 15/12/18 11:40

      Excelente comentario Paco Arbillaga, digno del excelente artículo de Raquel Martos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      7



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.