x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Nosotros y las ideologías

Publicada el 19/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 18/12/2018 a las 21:12
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Cada mañana, veo en la puerta de la escuela a un hombre con el que salí hace quince años durante un tiempo breve que no llego a recordar cuánto fue. Nos encontramos casi a diario llegando tarde cuando vamos a llevar a nuestros hijos y, a veces, charlamos un rato a través de las bufandas, con las puertas de los coches abiertas, con un pie dentro y otro fuera, queriéndonos marchar cuanto antes y, a la vez, buscando reconocer en el otro a aquellos que durante unos días imprecisos intentaron quererse de alguna manera.

La semana pasada tocaron elecciones al consejo escolar. Y votamos a la vez. Cuando doblé la hoja con los nombres de los candidatos por la mitad, bromeó: no votes a la extrema derecha. Le miré, me hizo gracia, dicho así, bajo copos de nieve de cartulina y villancicos de fondo. Pero la charla que comenzó ahí, giró, y sobre la acera quedó la misma advertencia pero en sentido contrario, y ya no hablamos de la guardería. La conversación estuvo llena de clichés y descarga de idearios por ambas partes. Discursos muy rancios, balas perdidas sin apuntar que ni siquiera nosotros disparábamos. De qué estábamos hablando. Cuánto nos importaba. Varios días después, intento resolver esta pregunta: ¿quiero ser esa persona que juzga al otro a partir del voto que dejará en una urna?

La vida del hombre que hoy es aquel chico que conocí, en realidad, podría ser intercambiable por la mía en muchos sentidos. Los dos recorremos trayectos parecidos por la mañana, regresamos a nuestras casas u oficinas donde, durante unas horas, estamos solos, trabajamos con materiales extraños como la palabra o la imagen a golpe de pantalla, vamos a nadar, sujetamos las facturas, vivimos adentro de la misma niebla, amueblamos los silencios con las mismas canciones y llegamos a la noche lo suficientemente destruidos como para no padecer insomnio. Creo, apuesto, que reaccionaríamos de forma muy parecida en todo lo que tenga que ver con lo privado, incluido lo referente a la familia o a la vida, esas dos hermosas palabras expropiadas para defender los esquemas más conservadores. Mirados por un telescopio, somos prácticamente el mismo sujeto y predicado.

Supongo que la diferencia debe estribar en lo que deseamos que pase con la vida de los demás, si es lo mismo o no que lo que deseamos para nosotros y hasta dónde queremos extender la autoridad. Quién cruza qué fronteras. Quién paga qué impuestos. A quién podemos curar si enferma. Quién puede casarse con quién. Quién puede informar y de qué. Quién nos defiende y de quiénes. Cómo nos ordenamos. Quién define el país y su centro.

Quiénes serán recordados.

Y eso, lo que pensamos de lo público, respondamos o no a ello de forma consciente o irresponsable, se llama ideología, y mide cómo le pedimos al Estado que se ocupe de nuestro miedo, y se vuelve real cada ciertos años en forma de voto.

Escribo esta anécdota trufada o no de ficción porque mi vida no es ningún hemiciclo, aunque algunas mañanas se vuelvan igual de grises. Nadie me va aplaudir cuando concluya que, más allá de su perfil político, el otro, puede ser una buena persona. Así sucedió hace unos días en el Congreso para revuelo de la Cámara cuando dos diputados de fuerzas contrarias se reconocieron como hombres. Y fue, sorprendentemente, revelador para el resto. Mis días tampoco son televisados en ninguna tertulia, no necesito que mi voz quede por encima de la de nadie en ninguna esquina a la intemperie. Nadie me va a exigir que defienda mi pensamiento adhiriéndome al pack ideológico que sostiene a la política y sus representantes.

La sorpresa de la irrupción de la extrema derecha hace dos semanas, aunque subrayemos sin descanso el futuro que desean abolir, pues es injusto con lo diferente y es zafio con el pasado, no viene de un lugar tan lejano. En realidad, el dinosaurio ya estaba aquí. Es la legitimización de las emociones frente a la razón política, y a esto hemos estado jugando todos desde hace tiempo. Las premisas que traen ahondan en la zanja del nosotros y el ellos, en el repliegue que devuelva una identidad supuestamente en peligro, cuando es imposible e indeseable regresar a una sociedad homogénea. Homofobia, islamofobia, misoginia, paranoia, pensamiento único, regreso a las confesiones, son la cristalización de discursos calificados de urgentes para evitar la pérdida del statu quo. Reivindican la libertad de expresión para soltar sus idearios, pero censuran lo ajeno. Lo último que quisiera alguien que no milita en ninguna fila es acabar devolviéndoles los mismos términos, disparar contra la libertad, recogerles el guante.

¿Creen que es posible que algún día podamos hablarnos sin uniformes? ¿Seríamos capaces ahora de aquel desprejuiciado cuerpo a cuerpo de la juventud? Reencontrarnos como dos personas que ya no se conocen pero están dispuestas a intentar comprenderse. No somos solo política que camina. No lo sé, yo ya no tengo fuerzas para el odio a estas alturas del año, será que las fiestas ya están bajando por mi chimenea.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

36 Comentarios
  • micanuto micanuto 19/12/18 15:19

    Srs......Ursus y Luzin: " ¿que hora es¿. Manzanas traigo"

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Coronel Dax Coronel Dax 19/12/18 11:34

    Este pasado fin de semana estuve alojado en un hotel con mujer. Éramos un grupo grande de personas, y la mayor parte de ellas eran desconocidas para mí. La extracción social (y cultural) del grupo podemos decir que era baja, en valor promedio, aunque hubiera excepciones. Las mesas de desayuno eran grandes, por lo que el domingo coincidimos en una de ellas con unos desconocidos. Al fondo, la TV mostraba el canal 24h de TVE, sin sonido. Por el letrero se veía que se estaba buscando a la chica cuyo cadáver apareció al día siguiente.

    Nuestros compañeros de mesa comenzaron a hablar del asunto. Lo relacionaron con otros casos también muy conocidos. Pronto comenzaron a comentar de forma poco discreta. Tuve que oir eso tan manido de que si las penas que se aplcan a los delincuentes eran demasiado leves, y alguno llegó a decir que si la policía hubiera tenido las manos libres el asesino de Marta del Castillo habría confesado el lugar donde estaba el cuerpo, opinión rebatida por otra persona, pienso que su mujer, quien no aceptaba que se torturara.

    Evidentemente no pude callar y les contesté con toda educación aportándoles algunas estadísticas. Les dije que España era el tercer país con menor número de asesinatos por habitante del mundo, y que posiblemente ésta era la época de sus historia con menor número de ellos. Que, por el contrario, la población reclusa de España era de las mayores de Europa, lo que indicaba que las penas que se aplicaban en España eran más bien duras. Que el Estado no debía aplicar penas salvajes, porque eso nos equiparaba en salvajismo con los criminales. Terminé diciéndoles que si el Estado se comportaba salvajemente tendríamos como reflejo una sociedad que también se comportaría salvajemente. No sé si les convencí de algo, pero me dio la impresión de que no recordaban ya que nadie les hubiera hablado en esos términos.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 12 Respuestas

    2

    9

    • Coronel Dax Coronel Dax 19/12/18 13:55

      Quería decir con mi mujer, se me olvidó el mi, aunque los inteligentes lectores de InfoLibre ya lo habrían entendido.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      4

      • Proscrito Proscrito 19/12/18 21:21

        La aclaración ha sido muy oportuna. Me había quedado un poco descolocado: no pegaba la expresión con el resto del comentario. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

    • Coronel Dax Coronel Dax 19/12/18 11:36

      De otro de los compañeros de hotel supe que era extremeño hijo de gente humilde del campo. Me imaginé a sus padres como Régula y Paco, los personajes de “Los Santos Inocentes”. Alguien me contó de él que había confesado que era simpatizante de Vox, si bien no sé si lo había dicho en serio. Dados los perfiles de otros de los participantes,no descarto ni mucho menos que fuera en serio.

      Me pregunto muchas veces si esas gentes son culpables de pensar así. Yo creo que son manejados y que hay verdaderos expertos en psicología que saben cómo hacerlo. Es extremadamente difícil que yo, que interactúo con ellos unos pocos minutos, pueda cambiarles una forma de pensar, cuando ellos reciben todos los días su ración de adoctrinamiento de unos medios de comunicación (medios de persuasión, en acertada apleación de Vicenç Navarro) que les dicen a quién amar y a quién odiar, a quién hacer caso y a quién no.

      No creo que sea casualidad que más de una vez que he hablado con algún amigo de derechas y le he argumentado mencionando la wikipedia me haya contestado que la wikipedia no es de fiar. En esos medios les enseñan de quién tienen que fiarse y de quién no. Así es muy difícil que cambien y eso les disculpa. Pero en estos momentos sé que pueden aprobar que se comentan verdaderas atrocidades. Este es el drama.

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 9 Respuestas

      3

      5

      • luzin luzin 19/12/18 15:46

        Pues soy extremeño ... hijo de gente de campo y humilde ... pero digna y trabajadora ... y para ser de Vox no hace falta tener padres de los "Santos Inocentes" ... de hecho el Presidente de Vox es vasco, y no hijo de gente de campo ... y el fascista supremacista y racista Torra es catalán ... y Franco, Fraga y Rajoy gallegos ... y Hitler austriaco ... lo que hay que leer ...

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 8 Respuestas

        7

        4

        • Orlinda Orlinda 19/12/18 16:42

          Muy bien, Luzin. Me ha dejado alucinada hoy el coronel con esos aires de superioridad y desprecio a la gente campesina, a la clase baja. Como si ser “izquierdoso” fuese de clase alta!

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 7 Respuestas

          6

          2

          • Coronel Dax Coronel Dax 19/12/18 17:32

            Señores, sólo describo. No elevo a nadie a categoría. Deducir que estoy diciendo que los extremeños son cazurros o que desprecio a los de clases bajas, implica o escasos conocimientos de lógica o mala intención. Como a ustedes los considero inteligentes me tengo que inclinar por lo segundo. Por cierto, si a mí me dedica esa perla, no sé cómo debió tratar a Delibes o a Mario Camus, Luzin.

            En mi comentario sí que quería significar un hecho que tiene su importancia. La izquierda moderna fue una invención de intelectuales burgueses, pero sus ideas calaron en las clases a las que querían liberar de la explotación. Si califico así a esas personas, con quienes, por cierto, pasé un estupendo fin de semana mezclado con ellos, es porque ahora parece que ya no funciona esa química. La izquierda va reduciendo cada vez más su capacidad de penetración precisamente en las clases más populares.

            Y serénense, no sea que la ponzoña y mala fe que destilan habitualmente en sus comentarios les acabe estropeando la digestión.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 6 Respuestas

            3

            7

            • Orlinda Orlinda 19/12/18 23:18

              Identificar un comportamiento con una clase social o con un lugar de nacimiento es clasismo, un prejuicio por creer en estereotipos. A su escrito le sobran esas alusiones a la gente humilde del campo, “esas gentes” con las que no obstante se ha “mezclado”. Y esa blandura que pretende con “me pregunto... si son culpables de pensar así” -claro, pobres- no es más que desprecio.
              Se lo digo porque su escrito sí que es bastante ponzoñoso, hace daño.

              Responder

              Denunciar comentario

              2

              2

            • Proscrito Proscrito 19/12/18 21:36

              Es curioso. Da la impresión que aquí esta funcionando lo de los dos bandos excluyentes y que no estar de acuerdo en los comentarios que se hacen con un artículo -que curiosamente ha gustado a ambos- lleva consigo rígidas descalificaciones personales. Será que con la edad me voy haciendo demasiado tolerante. ¡Salud!, como deseo sincero para todos.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              3

            • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 19/12/18 21:19

              "Tranquilo no sufra Coronel Dax: supongo que los 'platos hondos' son lo mas profundo de las sobremesas de sus'paternaires' de este 'foro'."Nada vuelve mas insipida a la gente, que cuando la cordura adopta el rostro de la ordinarez. "No hay malas hierbas ni hombres malos. solo hay malos cultivadores en estos 'foros', aunque ciertamente el sol brilla excelentemente, aunque algunos no ven mas que sus sombras."Para lograr todoel valor de una alegria, hay que tener con quien compartirla...'perdone si en alguna ocasiòn no hemos estado su ltura`'...Un cordial saludo ....Lunilla y El DIablo Cojuelo

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 3 Respuestas

              4

              1

              • Coronel Dax Coronel Dax 19/12/18 22:49

                Bienvenidas son, Diablo Cojuelo y Proscrito, sus apelaciones a la contención, pero es que hay por aquí quienes acabarían sacando de sus casillas al mismo Santo Job. ¡Parece mentira que sean ustedes, con esos sobrenombres que se han asignado, los que intenten poner paz!

                Siempre procuro respetar a los que piensan de forma diferente y entiendo todas las posturas, siempre que estén enunciadas desde la honestidad y el respeto. Cuando funciona así este foro es muy útil. Aprecio más a quien no coincide conmigo y razona su postura que a quien, aun coincidiendo, se muestra intolerante o emplea palabras denigrantes hacia los demás.

                Al final, la democracia es más un conjunto de actitudes positivas de la sociedad, mucho más que un conjunto de leyes. De nada sirven las segundas sin lo primero.

                Un saludo.

                Responder

                Denunciar comentario

                3

                3

              • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 19/12/18 22:03

                OtrosìDigo: 'partenaires' [....] corregido queda!!!

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                2

                1

                • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 19/12/18 22:11

                  "Uno de los peores errores es arruinar el presente, recordando un pasado que ya no tiene futuro, el silencio puede ser la mejeorrespuesta, la mejor burla y la mejor puñalada....Lunilla y el Diablo Cojuelo...Saludos.....

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  4

                  1

  • Copito Copito 19/12/18 11:21

    El primer adoctrinamiento que sufrimos es la educación, concebida más como un amestramiento de niños y seres humanos que como una posibilidad de desarrollo lúdico e individual de cada individuo en su socialización. Hablo de esto porque de esa semilla nace el carácter, la impronta de los individuos y de la sociedad. Miremos el sistema educativo de Finlandia y el de Suecia, donde por cierto la tasa de suicidios ha disminuido notablemente gracias al cambio del sistema educativo desde la infancia. De muchos es conocido que La Pedagogía Negra, fue el caldo de cultivo de una sociedad proclive al autoritarismo, el maltrato y en consecuencia al fascjsmo, todo en aras de una esmerada educación donde privaba la obediencia y la castración emocional del individuo. Hagamos un repaso somero a la etapa franquista y su "maravillosa "pedagogía . Con eso está dicho todo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    6

    • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 19/12/18 21:35

      Perdona Copito: 'Docencia y Discencia: El objetivo de la Educaciòn es adquirir conocimientos", lo otro es adoctrinamiento...Noam Chomsky...´-dixit- saludos El DIablo Cojuelo.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      1

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 19/12/18 10:25

    "-Existen ideas de mero sentido comùn que necesian excasa demostraciòn pero que por alguna razòn son olvidadas" ej.: "La Democracia no es algo que se pued decretar por medio de una Camara Legislativa: "Ella sale de las ideas de la gente La Democracia sòlida y estable no puede depender su origen de eun Dictado de Gobierno, tiene esu origen en las ideas que predominan en la mente de la gente...de la Sociedad..... -Un art. adoraable ; ....-AroaMoreno- ..Un Cordial saludo ... "A todos" ...El DIablo Cojuelo.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    3

  • micanuto micanuto 19/12/18 08:13

    No se puede ser una buena persona y de derechas, salvo, como dicen que decía Séneca, que no es que seas malo, sino ignorante. Felices fiestas a los hombres de buena voluntad

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    2

    4

    • ArktosUrsus ArktosUrsus 19/12/18 10:30

      Yo no estoy tan seguro. Conozco magníficas personas de derechas y perfectos canallas en la izquierda. Uno de los primeros maltratadores de su compañera que conocí militaba en el PC. Incluso pasó brevemente por la cárcel a finales de la dictadura y principio de la democracia. Y otra persona querida dejó de sufrir a su maltratador gracias a que su vecina, religiosa y conservadora pese a lo cual denunció en la comisaría los gritos que oía en la casa de al lado con bastante frecuencia. Digo dos casos de violencia machista porque puede ser el ámbito más claro de "actuación conservadora" (lo que ocurre en la familia se queda en al familia). Por lo general en la vida he recibido más puñaladas de "amigos" de izquierda que de derecha, o quizá simplemente es que de los de derecha no esperaba otra cosa: no estoy libre de prejuicios. Hace mucho que comprendí que al mirar el carnet del partido quitas los ojos de la cara de la persona. Pierdes la perspectiva. Las ideologías conservadoras me repugnan. Pero le gustan a buenas personas. Es separable la persona de su ideología si es capaz de actuar por el bien objetivo de sus conciudadanos. El diseño social a veces nos pierde. Y dificulta la conversación, el diálogo y los acuerdos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      8

      • luzin luzin 19/12/18 10:46

        Completamente de acuerdo ... la experiencia nos dicta las mismas conclusiones

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        3

        1

        • luzin luzin 19/12/18 10:54

          Tal vez el caso más paradójico posible fue el famoso filósofo marxista Louis Althusser que asesinó a su esposa estrangulándola mientras le daba un masaje. Fue juzgado y liberado tras considerar el juez que fue un acto de locura .. pero si uno lee su autobiografia "L'avenir dure longtemps", observará como la propia ideología puede llegar a nublar absolutamente todo y lo que es más grave, hacer que uno pueda resultar inocente de todas sus actuaciones, dado que siempre es lo externo lo que motiva y justifica la peor de las acciones. Creo que el trabajo de Guillermo Rendueles en este sentido es muy interesante, interpreto su tesis como hoy los individuos somos absueltos de todo tipo de responsabilidad mediante dudosas psicopatologías. Acaba de publicar "Egolatría", un texto que tengo pendiente de leer ...

          Responder

          Denunciar comentario

          5

          1

    • luzin luzin 19/12/18 10:04

      ¿Séneca o Sócrates? Y Sócrates ¿era de derechas o de izquierdas?

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      1

  • paco arbillaga paco arbillaga 19/12/18 07:55


    «… el otro, puede ser una buena persona. Así sucedió hace unos días en el Congreso para revuelo de la Cámara cuando dos diputados de fuerzas contrarias se reconocieron como hombres. …» Por supuesto que el otro PUEDE ser una «buena» persona, pero aun reconociendo que en esta vida más que de ser muy buenos se trataría de que por lo menos no seamos malos, un cargo político que está en un partido que roba, que aprueba leyes que van contra la mayoría ciudadana y a favor de quienes no saben qué hacer con tanto dinero como tienen, que además sabe que muchos dirigentes de su partido cuando dejen su actividad política van a recoger con puestos que tienen unas retribuciones escandalosas todo lo que han favorecido a las grandes empresas, al cargo político que acepta esa realidad ¿cómo lo calificamos?

    Por supuesto que no todos los políticos serán iguales pero el comportamiento ejemplar de Alberto Rodríguez y Alfonso Candón para mí son un grano que no hace granero; ¡ojalá sí lo hiciera! Quizás además de ideología también se está hablando de ética, ¿de diferentes éticas?

    En el plano personal no me parece que el no estar de acuerdo con alguien signifique que se le odia; sencillamente, a veces ocurre que porque nos comprendemos no nos gustamos en ciertos aspectos. Y tampoco es para comerse el coco por ello: en el mundo somos unos 7550 millones de personas; ¡con algunas no llevaremos bien! Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    1

    6

    • HEREJE HEREJE 19/12/18 20:56

      Hace años hablaba con un cura en Córdoba (Argentina) sobre la teología de la liberación que entonces estaba desmantelando el papa polaco tras humillar a un Ernesto Cardenal que se dejó humillar en el aeropuerto en aras a esa obediencia humilde que exigen los que nunca fueron humildes como el polaco que el diablo tenga en su seno. El cura en cuestión era una bellísima persona y trabajaba constantemente por mejorar las condiciones de vida de los pobres pero para mí le faltaba solo una cosa: la valentía que no tuvo Ernesto Cardenal de escupir en la cara del polaco quien, tras dar alas al Opus y los Legionarios de cristo en Sudamérica, se llevó por delante las esperanzas y las vidas de muchas personas inocentes que habían cometido el pecado de ser pobres. Sin duda hay gente de derechas honrada y buena, pero las ideas que defienden y votan, acaban con los derechos, la salud, las posibilidades de vida y las esperanzas de muchos, porque socialmente son tóxicas y peligrosas. Con gente de derechas solamente mantengo relaciones superficiales y siempre procuro establecer un cordón sanitario. ¿Se puede llamar buena persona a quien defiende la privatización de la salud? ¿A quien defiende el rescate a los bancos a costa de nuestra vida? ¿La venta de viviendas de protección oficial a fondos buitre?..... demasiados ejemplos y demasiada amnesia de las buenas personas que, llegadas a un determinado punto, no quieren pensar más porque no les viene bien y desconectan.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      3

      4

      • Birth 3 Birth 3 20/12/18 00:48

        Hereje, el comentario de Paco Arbillaga y tu cordón sanitario me ha hecho revivir otras experiencias. El mío es un cordón sanitario más amplio. Me explico. Cuando la persona es de izquierdas, o se las da de izquierdas, se presenta con t-shirts de figuras legendarias, va a las manis en las que se avanzan los derechos y las libertades, lleva los libros o los periódicos que uno lee, es aún más dificil digerir que pueden ser embaucadores, egoistas, arrogantes, malpensantes, mentiros@s, clasistas, manipuladores ladrones. seres miserables. En mi caso, el ser más ruín que me he tropezado, era o se decía, poeta. Por eso entiendo a Alberto Rodriguez, que con su "cordón sanitario", haya necesitado reconocer que de esos cuyas políticas rechaza, se puedan encontrar calidades humanas. Eso no supone más que humanidad compartida. Saludos para ambos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        3

        2

        • paco arbillaga paco arbillaga 20/12/18 07:44


          Birth 3: «… o se las da de izquierdas, …» ¡Buen matiz! Opino como tú en que también entre personas que lucen izquierdismo por la vida las hay que dejan bastante que desear. Por mi edad y por situaciones que he vivido he conocido bastantes personas como esas y opino que son el mayor descrédito que puede tener la ideología de izquierdas y más si esas personas alcanzan puestos de dirección o de representación o aspiran a tenerlos, y en esta última situación pueden organizar unos buenos líos para conseguir sus objetivos o también liarla por no haberlos alcanzado.

          Una persona fanática, una persona que va por la vida mirando a las demás por encima del hombro, ¿puede considerarse de izquierdas? Sí, en todas partes cuecen habas, y en la izquierda también, aunque creo que aquí no a calderadas como ocurre en los grupos de derechas. Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          2

          1

          • Birth 3 Birth 3 21/12/18 18:02

            Entro tarde pero he disfrutado de la ronda. Gracias por ella a tí y a Hereje.A ver si pasan unos días y tengo más tiempo libre. Saludos!

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

          • HEREJE HEREJE 20/12/18 10:20

            El terreno de los autoproclamados izquierdosos está sembrado de caraduras y de tramposos que han vivido muy bien a costa de su impostura. Sin pretender hacer más hogueras, nuestro nunca suficientemente bien analizado partido ¿socialista? nos ha dado un buen ramillete de casos que harían enrojecer a los protagonistas de las novelas de Dickens. El librito sobre "La superioridad moral de la Izquierda" de S. Cuenca agrupa bastante bien las obligaciones que comporta el ser de izquierdas y la vergüenza que sentimos ante los comportamientos de los jetas que se han subido a ese carro por medrar o, simplemente, por figurar (ser "un poquito" de izquierdas y votar al P++E, mola que te cagas, pero de pagar impuestos o no trabajar en negro no hay que hablar, que es de mala educación). Siempre he sostenido que hace más daño a la izquierda un canalla de esos que cien mil pablos casados La cuestión con la derecha es que sus propios fines son condenables, aunque los disfracen de una religión torticera que les aporta una pátina falsa de honorabilidad.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            4

            2

            • paco arbillaga paco arbillaga 20/12/18 14:31


              HEREJE: Coincido contigo hasta en la herejía. Pero al Casado lo veo muuuuuuuuuucho malaje. Osasuna2 salu2.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 1 Respuestas

              0

              1

              • HEREJE HEREJE 20/12/18 16:39

                Vale, reconozco que me he venido un poco arriba, pero el espectáculo es el espectáculo, sobre todo en estas fechas tan señaladas. ¡¡Osadunadísonos salu2!!

                Responder

                Denunciar comentario

                4

                2

  • platanito platanito 19/12/18 07:31

    Nadie me va a exigir... que escriba este comentario y
    Nadie me va aplaudir... por detenerme en esta minucia pero cada vez con más frecuencia constato que se comen esta "a" y lo achaco a la cacafonía que se forma con tres "aes" seguidas (me vA A Aplaudir). A ver si Maite me lo aclara.
    Lo mío, sin llegar a odiar, (creo que se queda solo en tirria), me sospecho que proviene de aquellos odios paternos, hechos explícitos con una gran frecuencia a diario, contra aquellos "pancistas" del azul y los correajes,, que tanto dolor habían provocado en aquellos oscuros y trágicos tiempos del silencio y del terror.
    Pienso que lo que más distancia son las ideas religiosas y las políticas. No me gustan los meapilas que votan al tridente derechón y no pienso asistir a la comida homenaje que mi alcalde del PP ofrece cada fin de año a los jubilados del pueblo.
    ¿Será pecadillo, doctora Aroa? Este mi odio lo recuerdo muy antiguo y rancio aunque no lo confesara a capaairosa para mi primera comunión o cuando no insulté de pensamiento al obispo de la confirmación, algún año después.
    Odios casi genéticos de los desheredados de la tierra.
    Os deseo a todos que no sean muy empachosas estas fiestas del solsticio de invierno y que nos traigan un 19 venturoso.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    8

    • M.T M.T 19/12/18 07:43

      Claro que voy a aplaudirte, Platanito, sin cacofonías, porque en esa peŕifrasis, gramaticalmente válida de ir a hacer algo, también aplaudo que no vayas a asistir a esa comida que mencionas. Cosas del lenguaje y de las Lenguas y oportunidad fantástica de reencuentro contigo en estis foros.
      Buen día y un abrazo, Platanito.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      3

      • platanito platanito 19/12/18 08:15

        Todo se lo debemos a Aroa que nos mima y nos sabe emocionar.
        Felices vacaciones.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        5

  • M.T M.T 19/12/18 07:07

    ¡ Uy, qué de cosas y de ideas expresáis, Aroa y contertulios! ¡ qué certeras y cómo me reconozco en ellas, cuando habláis de ideología, vivencias, razón, pasión, cordura...! Y la vida sigue conviviendo con diferentes ideas, con nuestras contradicciones, encuentros y desencuentros!
    También coincido, Frida, en fondo y forma con escrito hoy por Aroa : la vida misma.
    Feliz día. Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • frida56 frida56 19/12/18 01:27

     Como me pasa siempre,Aroa,la forma de decirlo me encanta! En este caso,también el fondo. Y también me ocure,a veces,con sus artículos (más que con los de otros articulistas) que me hablan de mi,que me recuerdan algo de mi vida. En mi caso,sucedió al revés. Muy joven tuve una poética,y algo más,efímera relación,que corté porque él quería ser militar,cuando ser militar era muy feo...o no. Pudieron mis prejuicios ideológicos!  Hoy,en cambio,la última palabra la tendría la poesía...o,al menos,le daría la oportunidad que toda poesía merece. Las personas somos más que ideologías;el feeling puede darse con alguien que no tiene las mismas ideas exactamente,pero con quien conectas a un nivel más interno. Una pequeña prueba,aquí mismo,en Infolibre,no siempre te sientes cercano al que vota lo mismo que tú; a veces,incluso, llegas a pensar que ni siquiera habitamos el mismo planeta.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 18/12/18 23:40

    Excelente invitacion a la cordura con la que solo estaremos de acuerdo los que, más allá de la divergencia de nuestras opiniones, por encima de todo intentamos comportarnos cuerdamente. Es decir, utilizando la razón sin dejarse dominar por la pasión.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.