x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muy fan de...

Colgar luces en la oscuridad

Publicada el 22/12/2018 a las 06:00 Actualizada el 21/12/2018 a las 20:58
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

La Navidad va más allá de un sentimiento religioso. Su lado mágico está vinculado a la infancia, al tiempo en el que todo lo que soñábamos parecía posible, a esa etapa de nuestra vida en la que nos creíamos los cuentos más hermosos, a esos años en los que teníamos la capacidad, casi sobrenatural, de percibir como verosímil la fantasía y nos provocaba una enorme fascinación ver luces en la oscuridad. Muy fan.

Tonino Guerra, guionista de Fellini, Antonioni, Tarkovsky, De Sica, Rosi… uno de los grandes descubrimientos de mi vida, gracias a mi maestro Juan Herrera que lo conoció y me completó el retrato humano de un genio del que yo solo conocía parte de su obra –y eso ya decía mucho de él–, escribía a partir de una imagen.

Me fascinó la explicación de Herrera sobre ese modo de hacer del sublime Guerra, el brillante creador que, lejos de perder la capacidad de crear belleza tras su paso por un campo de concentración, dio vida a poemas como este, que encierra un mundo en seis versos:
 

Contento, lo que se dice contento,


he estado muchas veces en la vida
pero más que ninguna cuando
me liberaron en Alemania
que me quedé mirando una mariposa
sin ganas de comérmela.


Ese modo de tirar del hilo, a partir de una imagen, para construir un relato, un poema, un guión, una canción, una reflexión, o incluso un bastón en el que apoyarnos cuando la vida nos pilla desprevenidos al doblar una esquina, nos obliga a rendirnos e intenta robarnos las fuerzas.

Hace un par de tardes, paseaba, haciendo tiempo para una cita, por el centro de Madrid. Deambulaba por un entramado de calles llenas de gente, plagadas de cabezas, algunas cubiertas con gorros, de gargantas, algunas arropadas con bufandas, de pequeñas manos, algunas enfundadas en manoplas, que se agarraban con fuerza a otras manos adultas que les paseaban por un mundo temporalmente iluminado.

La calle mostraba una coreografía improvisada de seres humanos que entrecruzaban sus vidas, aparentemente felices y despreocupados porque, entre el gentío, el dolor, el más solitario de los sentimientos, suele pasar inadvertido…

A causa de la manifestación de uno de mis defectos recurrentes, estar tan ocupada en lo inmediato que olvido prepararme para lo que vendrá después y confiar tanto en mi capacidad de improvisación que no invierto un minuto en trazar un plan, una vez más llevaba el móvil con la batería justa para poder comunicarme con mi cita en caso de emergencia. Así que, aunque la ciudad estaba bastante pintona como para inmortalizarla en diversas poses, invertí las últimas energías de mi móvil en hacer una foto, una sola foto.

Disparé sin gran entusiasmo y guardé el móvil inmediatamente en el bolso, con la clara sensación de que aquella sería una de tantas, una de esas fotos que atiborran la memoria del teléfono pero no ocupan espacio alguno en el álbum de la memoria, porque no tienen nada de especial. Una de esas fotos intrascendentes, una mera prueba gráfica de que es Navidad, otra vez, porque el año ha dado la vuelta al calendario. Lo de siempre.

Fue después, en casa, en el sofá, tonteando con el móvil, un poco antes de sumergirme en la serie que es la antesala de mi sueño breve, antesala a su vez de mi insomnio de los últimos meses, cuando al ir a borrarla descubrí que aquella fotografía no era tan anodina. Que podía encerrar un pensamiento, una idea, un concepto, que podía transformarse en uno de esos bastones en los que apoyarnos cuando la vida nos pilla desprevenidos al doblar la esquina, nos obliga a rendirnos y trata de robarnos las fuerzas.

La instantánea de una de las calles más céntricas de Madrid, la pequeña arteria que une la puerta del Sol con la plaza de Isabel II, donde vive la ópera, mostraba un cielo completamente negro, en perspectiva frontal, en cuyo vértice del triángulo, que formaban los edificios que flanqueaban la calle y que se abrían como dos alas, brillaban luces que iluminaban el punto de fuga mostrando una luz más intensa a medida que se aproximaban al suelo, donde estaba la gente, desaparecida de la fotografía por exigencias del encuadre. En el centro, seis hileras de luces que, con el efecto nocturno, parecían luciérnagas suspendidas en el aire.

Hoy, al ir a escribir esta columna en la que suelo volcar el humor para criticar lo que no me gusta del mundo, para elevar mis quejas, para jugar a que juntar palabras es mi diminuta contribución a buscar otro modo de escribir la historia, más justa, más empática, menos canalla –como si todavía permaneciera yo en esa etapa fantasiosa de la infancia–, confieso que me apetecía tocar los asuntos de política y aledaños, casi tanto como bañarme en hielo. En realidad, lo único que me pedía el cuerpo era mostrar esa foto:
 

Para decir, para deciros, para decirme, que es necesario flanquear la negritud con alas. Y, sin perder la perspectiva frontal, buscar un punto de fuga iluminado y, en ocasiones, eliminar del encuadre el tumulto para poder respirar. Y, por encima de todo, colgar luces de la oscuridad –no solo en las ocasiones especiales, todos los días– para poder seguir, para poder vivir.

Queridos lectores, os deseo felices fiestas y que, aunque haga frío, además de las manoplas, tengáis cerca manos cálidas a las que agarraros para que os acompañen a pasear por un mundo iluminado, aunque sea temporalmente. En realidad, la propia vida lo es.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Acratador Acratador 24/12/18 14:18

    Excelente artículo (a pesar o incluso del mensaje tan profundo), gracias y feliz navidad y próspero año 2019 lleno de luces y con manos amigas para sortearlo. Y gracias por compartir ese hermoso poema.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Isasi Isasi 22/12/18 23:29

    Profunda, mágica y de la mano, muy bello Raquel. Gracias, me subo al carrito de los deseos de todos para enviarte los mismos a ti, si, era y es una enorme fascinación ver luces en la oscuridad ;)

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Damas Damas 22/12/18 19:45

    Raquel, bonito poema y conmovedor y sugerente artículo. Le he dado unas cuantas vueltas a tu mención al "dolor, el más solitario de los sentimientos"; a ese "cuando la vida nos pilla desprevenidos al doblar la esquina, nos obliga a rendirnos y trata de robarnos las fuerzas."; a esas alas y luces salvadoras o mitigadoras de la oscuridad; a esa necesidad de poder "respirar" de calidez; a .......... y todo ello en un artículo que comienza con "La Navidad ....." y acaba con una felicitación cariñosa a tus lectores.

    Raquel como he comentado he estado pensando, he mirado tus artículos del año pasado por estas fechas, brujuleando en Google, incluso he redactado un comentario que no envío, posiblemente me he hecho una idea equivocada de tu estado de ánimo al escribir el de hoy.

    En cualquier caso, vaya yo descaminada o no, lo precises o no, me gustaría contribuir por este medio con pequeñas lucecillas que se unan a otras para paliar esa "negritud" "oscuridad" de la que hablas, y como tú, os deseo tanto a tí como al resto de la comunidad infolibrera unas felices fiestas, un estupendo 2019 y sobre todo que no nos falten esas "manos cálidas".

    Nota: En clave de humor o sin ella, es un gusto contar con tus artículos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Soy yo Soy yo 22/12/18 19:14

    Gracias Raquel, igualmente, que pases unas felices fiestas y que tengas unas manos cálidas a las que asirte.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • platanito platanito 22/12/18 08:22

    Tu visión de la calle del Arenal con luciérnagas que ascienden a iluminar la oscuridad llevan entre sus coloridas filigranas los sueños y fantasías de esos niños que se adivinan, de la mano de sus mayores, extasiándose delante de tanto escaparate iluminado y soñando con mundos donde todo es posible.

    De muy chico, cuando los reyes me traían una pelota de colores y a la semana desaparecía para volver al año siguiente, aprendí que la vida no era un camino de rosas y empecé a preguntar insistentemente cuanto valían las cosas. Y a la vez recogía las "perras chicas" producto de mi venta de leche al jarreo entre el vecindario. Luego en la escuela, el maestro nos hablaba de Jauja, donde los arroyos llevaban leche con miel.

    Feliz tránsito del solsticio de invierno a todos y venturas para el 19.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • paco arbillaga paco arbillaga 22/12/18 07:34


    Raquel: hoy me parece que no he captado todo lo que cuentas; mi capacidad de entendimiento por lo visto funciona mejor con tus escritos cuando en broma comentas cosas muy serias.

    «Además de las manoplas, tengáis cerca manos cálidas a las que agarraros para que os acompañen a pasear por un mundo iluminado, aunque sea temporalmente», eso puede ayudarnos a hacer más llevadero el viaje por este mundo, y también puede hacerlo más agradable el procurar tener nuestra conciencia lo más serena posible, y el vivir de acuerdo lo más que podamos con nuestra forma de pensar.

    Muy fan. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 21/12/18 23:43

    Gracias, Raquel, los mejores deseos para ti.

    Lo único que te 'pedia el cuerpo era mostrar esa foto' y, avisarnos de que es necesario "flanquear la negritud con alas"...buscar un punto de fuga y eliminar el encuadre para poder respirar...

    Otra vez gracias, Raquel, por tu disposición en esta temporalidad,

    ¿Cómo encuadrar la sensación de pánico paralizante, al buscar esas manos cálidas y asir manoplas vacias?

    Feliz solsticio de invierno, Raquel.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.