x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

Un año para construir un nuevo "sentido común"

Publicada el 31/12/2018 a las 06:00
A estas alturas están ya las páginas llenas de recopilaciones de las noticias más relevantes del año, análisis de lo que han supuesto y visiones retrospectivas subjetivas que nos producen tanta nostalgia como pesimismo —salvo esta divertida mirada aquí mismo hace unos días de Raquel Martos—.  Pero mañana es 1 de enero, y aunque recelo sistemáticamente del pensamiento mágico, cada vez me parece mejor cualquier excusa para construir un hito, reinventarse, renacer o sentir que se inicia algo nuevo.

Hace ahora un año escribía en esta misma columna esperando que el ciclo que empezaba fuera protagonizado por una nueva guerrera Jedi. Desde luego, ha sido un año de guerreras, pero la “república” sigue en busca de sentido, y mientras tanto el lado oscuro aprovecha para ganar posiciones. El 2019, que solo es un segundo más viejo que el 2018, será una continuidad irremediable de lo que conocemos. Pero el solsticio de invierno nos brinda una oportunidad para hacer un alto, aprender y tomar impulso con nuevas conclusiones.

Desde el 2008 estamos acostumbrados a ver cómo las crisis se superponen. Diez años después comprobamos cómo la caída de Lehman Brothers se ha traducido en un nuevo orden en Occidente, en el que el pacto social creado por la socialdemocracia languidece al ver crecer la desigualdad y erosionarse gravemente la cohesión social, la solidaridad y el ascensor social que suponía la educación. Junto a ello, la crisis ecológica se deja sentir ya no sólo en el aumento de fenómenos meteorológicos extremos y en el comportamiento extraño de las temperaturas, sino también en el incremento de migraciones forzadas, empujadas por problemas derivados del cambio climático. ¡Cómo de grave será el desafío ambiental que la palabra del año para la Fundéu BBVA es “microplástico”! Y no hacía falta que saltara el #MeToo para evidenciar que las mujeres seguimos siendo objeto de trato discriminatario, abusos, diferencias salariales, y que el techo de cristal sigue blindado en demasiados ámbitos.

El párrafo anterior les sonará a sabido y repetido, pero este año hemos confirmado, por si alguien lo dudaba, que todas estas crisis –y otras– están relacionadas entre sí y forman parte de una mayor, de un cuestionamiento del mundo tal como lo conocemos. Coincido en este punto con Nancy Fraser, que en el prefacio de Un feminismo del 99% afirma: “Tenemos la tarea de construir un nuevo “sentido común” (…). Pero para ser exitoso y sumar gente a sus filas, este bloque que debemos construir, a partir de una diversidad de luchas, necesita funcionar como una identidad que aglutine”.

La diversidad de las crisis que nos rodean nos obliga a construir no sólo respuestas parciales y fragmentadas, sino alternativas globales que además de dar soluciones a lo concreto sean inclusivas. Es decir: el feminismo no podrá avanzar si no continúa ampliando su perímetro hasta abarcar al conjunto de la sociedad, la crisis ambiental no se podrá abordar si no es con una transición justa para evitar que los cambios los paguen los que menos posibilidad tienen —los chalecos amarillos nos han advertido bien—, y el sistema democrático que hemos conocido en los últimos años en Europa, acompañado de un confortable bienestar, no podrá sobrevivir si no consigue dar respuestas a todo esto, en un mundo cada vez más globalizado, con buena parte de la población temerosa de los cambios que ya están aquí.

Para todo esto es imprescindible construir un nuevo “sentido común” que sea capaz de lanzar una ofensiva. ¿Cómo? Tomando como arma las ventajas que tendrá el nuevo rumbo para lanzar un ataque sin paliativos a los miedos que genera todo cambio. De esa forma podremos construir una identidad capaz de generar adhesiones en torno a los valores que han dado lugar a la recientemente celebrada Declaración de los Derechos Humanos o a la nuevamente revolucionaria Revolución Francesa. Disculpad el lenguaje bélico, que no suelo utilizar y que detesto, pero lo que se está librando en estos momentos es toda una batalla. Y esta vez, en el Planeta Tierra.
Más contenidos sobre este tema




11 Comentarios
  • MASEGOSO MASEGOSO 28/01/19 13:13

    No es esa la cuestión.
    La realidad, vista desde un paseo por cualquier ciudad española, es muy distinta.
    En 2007 se inicia una crisis ficticia. Solo existe en la mente de los sucesores de Thacher y Reagan que ven el poder del dinero escalar hasta llegar a sus poltronas presidenciales. El dinero los elimina, es más fuerte que su poder político, ya que comprar su voluntad es solo cuestión de precio y, el nivel adquisitivo del capital es, hasta ahora inconmensurable y, siempre dispuesto a satisfacer la petición, venga de donde y de quien venga, sin miramiento alguno por la población que, a su criterio, y conocedores de lo que el futuro tecnológico avanzará hasta hacer casi innecesaria la mano de obra y, por tanto la clase trabajadora.
    Solo en su visión globlal entra el procedimiento manual y el lugar donde la producción intervenida por la mano humana es más barata. El claro ejemplo es China donde las empresas más importantes del mundo tecnológico obtienen mano de obra barata con el consiguiente riesgo de que sus elementos sean estudiados, patentados y fabricados por las propias empresas que les hacen el trabajo manual. Desde este punto de vista no hay futuro para nadie que no lea en su cuenta cifra de ocho dígitos.
    Los logros sociales del siglo XX ganados con esfuerzo sobrehumanos por los trabajadores están desapareciendo con una velocidad inusitada. La IV Revolución Industrial trae más pobreza y trastorno social. No estamos preparados para ese avance cuya vertiginosa velocidad no permite apreciar los detalles.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Cristana Cristana 04/01/19 18:24

    Tal vez una forma de despertar conciencias sea dar las noticias sobre violencia de género con el género cambiado. Me explico: seguro que impacta más leer en los titulares que una mujer ha matado a su marido delante de sus hijos. Eso sí, al final explicas que no, que ha sido como siempre. Y lo haría durante un año, para que sea patente que a veces ésto se parece a una guerra, hay demasiadas bajas. Un saludo y gracias por estar aquí

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Jordi Casales Jordi Casales 02/01/19 16:44

    Es imposible que exista el sentido común ya que la escala de valores no es compartida y menos lo es por muchos de aquellos que tienen el poder real y no una papeleta cada cierto tiempo para votar. La violencia de las instituciones es atroz.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • unlector unlector 31/12/18 12:54

    yo empezaría por analizar el mundo menos en clave global, geopolítica, macro-económica... y más en clave personal, psicológica, casi íntima.
    Siendo unos pocos y pocas quienes manejan los hilos, escarbemos a conciencia en sus motivaciones personales para hacer lo que hacen y del modo que lo hacen.
    Esto es lo que más echo de menos en cualquier análisis histórico. Se analizan invasiones, guerras, conflictos, todo a nivel macro. Pero poco se dice de qué ambiciones, debilidades, inseguridades y carencias personales motivaron que alguien ordenara o impulsara dichas barbaridades.
    Que una persona necesite hundir un país con el triste afán de obtener todavía más poder y todavía más riqueza, es una actitud digna de ser tratada por psicólogos. ¡Con la persona encerrada!

    Creo que toca mirar al ser humano a la cara de una vez y dejarse de solemnidades. Sabemos que como humanos tenemos multitud de defectos como avaricia, envidia, el poder nos corrompe y todo eso... pero pocas medidas tomamos para evitar que todo esto destroce nuestra convivencia pacífica como especie.

    Un maltratador, tanto a nivel doméstico como global, mirado a nivel íntimo y existencial no es más que alguien acomplejado, con miedo, con inseguridad, con vacíos existenciales por llenar y que intenta llenarlos demostrando fuerza, poder y dominación. "Como no sé hablar, te pego". "Como no entiendo tu felicidad, ni la encuentro para mí, te arruino y te utilizo para creerme yo superior".

    Sí, sólo me falta decir "el amor os hará libres" para que esto suene a libro barato. Pero los problemas del mundo, o generalizando aún más, las motivaciones de cualquier ser humano en todo lo que hace, arrancan en la intimidad, quizá ante el espejo, quizá mordiendo la almohada, prometiéndose uno a sí mismo ser el mejor en algo. Si ese 'algo' es obtener poder y dinero a toda costa y caiga quien caiga, el resto tenemos un problema.
    Los tiranos del futuro van hoy a la escuela. ¿Qué fallará en breve en su psique que hará que terminen siéndolo?

    Creo sinceramente que como especie nos toca mirarnos al espejo sin tapujos y comprender qué está fallando, qué estamos pasando por alto para que todo vaya como va.
    ¿Es que no nos conocemos?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    2

    4

    • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 02/01/19 18:07

      O sea,, que usted cree que el nazismo se debió a la psicología de Hitler. Que Santa Lucía le conserve la vista.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      1

      • unlector unlector 07/01/19 13:28

        Además no he inventado ni descubierto nada. Por la guillotina se pasaba de a uno.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • unlector unlector 07/01/19 13:07

        no sé mucho, casi nada de Hitler. Y no me avergüenza decirlo.
        Pero sí que me pregunto a menudo qué hace que una persona como, por decir, Christine Lagarde 'aconseje'/amenace a medio mundo con recortes, apenas mencione la corrupción política que hunde países enteros, y ella misma el día uno en su nuevo cargo se suba su ya seguramente obsceno sueldo? ¿Qué ocurre en la cabeza de esa persona para que opere, al menos aparentemente, con tan pocos escrúpulos?
        Venderán que toooodo es muy complicado, y que el mundo necesita profesionales de su categoría. Claro. Pero ella, esa persona, con su psique retorcida o no, escalando puestos seguramente, se lleva el dinero calentito a su casa cada mes.
        Y como ella, tantos más.

        No me interesa demasiado la historia porque trata de personas al fin y al cabo. Los defectos y vicios humanos de hace 1000 o 70 años los podemos reconocer todavía 'fresquísimos' entre nosotros hoy, sólo con escarbar un poco.
        Parafraseando el dicho: mirar tanto el bosque no nos ayuda a apreciar el detalle de los árboles.
        Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Orlinda Orlinda 31/12/18 10:31

    “Tenemos la tarea de construir un nuevo “sentido común” (…). Pero para ser exitoso y sumar gente a sus filas, este bloque que debemos construir, a partir de una diversidad de luchas, necesita funcionar como una identidad que aglutine”.
    Para Nancy Fraser lo que nos debe aglutinar es la batalla común contra la desigualdad social y de clase. Menos pretensiones por romper techos de cristal que solo beneficia a mujeres de élite privilegiadas, menos “malas feministas” neoliberales como Clinton y más Bernie Sanders con políticas que beneficien a todas las mujeres entre otros.

    Para entender el pensamiento de Nancy Fraser, que esa escueta frase que ha puesto Cristina resulta muy vacía y no se sabe a qué se refiere:

    http://www.laizquierdadiario.com/Nancy-Fraser-el-feminismo-del-99-y-la-era-Trump

    Sobre Hilary Clinton y su techo de cristal:

    http://www.laizquierdadiario.com/ideasdeizquierda/hillary-clinton-y-su-techo-de-cristal/

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    4

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 31/12/18 07:38

    No nos engañemos. Todo depende del mal reparto de la riqueza. El Presidente del BBVA recibe 79.700.000 € por dejar de ser Presidente. El Salario Miniomo Interprofesional son 12.600 €, eso significa que cobrará el dinero de 150 personas trabajando durante 40 años. Mientras esto se admita este latrocinio como parte del mercado libre no hay nada que hacer. Es imprscindible una reduccion de la jornda laboral para que desaprezca el paro - eso es algo que permite el desarrollo tecnológico pero que impide el latrocinio del mercado del que este caso, el de los pisos de la obotella es otro, es un ejemplo. Así, al menos, todos los españoles podrían cobrar 12,600 €/año, algo que en estos momentos no hacen varios millones de trabajadores que ni eso cobran.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • platanito platanito 31/12/18 07:19

    Querrás decir una GUERRA PLANETARIA.
    LA DE SOROS.
    Y LA VAMOS PERDIENDO SI NO REACCIONAMOS.
    ¡A ver si 2019 es el año del vuelco, y surgen chalecos amarillos por todos los puntos del planeta, y nuevos 8M. Y tsunamis con aviso que nos hagan reaccionar!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Independiente Libre Alaia Independiente Libre Alaia 30/12/18 22:22

    Dejemos la persona vieja en el 2018 y empecemos una nueva en el 2019.
    Realmente la clave es por las buenas o por las malas, un Despertar de Nuestra Naturaleza Esencial y pensar, hablar y actuar desde ese Consciencia que todo lo abarca. Zorionak eta Urte Berri On.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

 
Opinión