x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Frío de vivir

Publicada el 06/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 05/02/2019 a las 22:58
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Uno de los libros de relatos más hermosos que he leído lleva ese título, Frío de vivir, y es de Carlos Castán. Recuerdo su lectura en mitad de este invierno. No tanto llevada a él por su contenido ahora sino por la selección de las tres palabras, frío-de-vivir, precisamente hoy que remontarán algunas de nuestras ridículas mínimas temperaturas, varias heladas nocturnas seguidas, pero suficientemente gélidas para colapsar los albergues que no dan abasto para dar techo a las 2.200 personas que duermen en las calles de Madrid a la intemperie. O las mujeres de la colonia Marconi sujetando una vez más la oscuridad del polígono hasta que se detiene un coche, otro coche, otro coche, y sucede un calor y lo que sucede.

Desde aquellos días en que los mineros bajaron a un pozo de Málaga para buscar a un niño que ya no estaba pero se seguían diciendo palabras irresponsables como “final feliz” y el país entero se puso una extraña condecoración en emoción y heroísmo, un estar a la altura en lágrimas y en sordidez, intento no hacer esto: no comparar los fríos. Quiero decir, no analizarnos como consumidores de información. Como gate keepers independientes, porque hay una responsabilidad última y privada –comprar, consumir o no– frente el espectáculo de las noticias. Usted elige. Pruebo a no desentrañar al emisor de esto: mejor con imágenes, eficaz con vídeo, contarlo en directo, hagan zoom al corazón como sea. Dinero. Si hay un niño, Gabriel, Julen, Mari Luz: lo cebamos. Quiero saber por qué lo recibimos en nuestra mesa y nos lo tragamos sin masticar.

Me quedo absorta mirando un vídeo que llega a mi teléfono: un joven sale a su terraza alta en la ciudad de Chicago, va desprotegido para el frío, pero no se preocupen por él, arroja al vacío un cazo de agua hirviendo. El agua, sin tocar ningún suelo, se convierte en nieve. Magia natural. Es Estados Unidos y una ola, un vórtice de aire polar que como una mancha púrpura ha tocado la región de los Grandes Lagos. Vemos las imágenes. El lago Michigan convertido en un espejo violento. Unos pantalones vaqueros que se congelan en el aire y se clavan sobre la nieve de un jardín. Divertido. La ola polar se ha llevado por delante a más de 20 personas en la ciudad.

El mismo frío, el que baja la temperatura y produce hipotermia y destruye infraestructuras, inundaciones, mató a 32 niños, entre ellos algunos recién nacidos, en Siria hace unos días. Huían junto a sus familias del combate en Deir al Zur para llegar al campo de desplazados de Al Hasaka en el extremo noroeste del país, que alberga ya a más de 23.000 personas y está desbordado. Llegan en camiones descubiertos y a la intemperie. 5,6 millones de niños dependen en Medio Oriente de la asistencia humanitaria, dice UNICEF y a veces es imposible acceder a ellos. Los héroes no siempre consiguen acceder hasta los que los necesitan. No se preocupen si no lo han leído, esto no se manda por Whatsapp, corta el buen rollo y la frivolidad que reina habitualmente en los grupos.

¿Podemos comparar sin contextos ni coordenadas los números de muertos? ¿Debemos medir o, al menos, cuestionar, nuestra atención sobre las noticias y el impacto que recibimos entre los niños que mueren en uno y otro lado del mundo? ¿Debimos decir que la atención prestada a Julen fue excesiva cuando el Mediterráneo tiene hundidos 400 niños en solo un año? ¿Respondo o entiendo a ese amigo que me dice que tiene el corazón encogido tras diez días de rescate en Totalán?

Escribo la columna de esta semana, adelantada, el sábado por la tarde en el sótano de mi casa, junto a la chimenea. Escucho el ruido del pequeño tren de juguete dando vueltas por encima del forjado entre las dos plantas. Afuera los copos de nieve pelean revueltos por la ventisca. Deseo que la nieve cuaje. Intento sentirme afortunada porque ese niño de arriba no tiene frío, frío físico, no va a morir de frío, estamos a salvo de morir de intemperie, pero lo consigo solo a veces y pierdo la perspectiva y sufro por nimiedades. Sí tengo miedo de que caiga por un pozo ilegal que yo no advierto durante algún paseo. “Que vivir es un ejercicio triste lo he sabido desde siempre”, arranca Castán uno de los cuentos, titulado La vida por delante.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • Uerda Uerda 08/02/19 10:22

    Sí, debemos cuestionarlo. Y los medios de comunicación SOLO nos facilitarán lo que les convenga en el momento apropiado. El problema es qué se silencian todas y cada una de las tragedias que expones. Solo sirven las que mueven muchedumbre. Porqué  no nos presentan la situación del día a día los miles y miles de niños de familias que viven en España por debajo del límite de la pobreza? También nos esconden los fallecidos en nuestros mares circundantes, los niños sirios muertos de frío de los que la periodista habla en su artículo y todos aquellos que siguen muriendo y no nos enteramos; de los niños palestinos que sufren el mismo fin; no se me olvidan los estadounidenses que viven la misma tragedia ... así podría ir enumerando muchos más con solo tener en cuenta el frío.
    Pero, a pesar de todo lo que nos esconden los medios y que algunos seguimos sintiendo como aguijones en el corazón día a día, no puedo evitar que se me corte la digestión cuando en la tele veo los anuncios de personajes importantes de la tv, cine o política fotografiarse con la miseria del mundo para sacar rédito publicitario cuando ellos en esos momentos se alojan en lo mejorcito del país.visitado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • JMCB60 JMCB60 07/02/19 16:33

    ¿Y QUIENES TIENEN LAS CULPA DE LA DESINFORMACIÓN AROA? VOSOTROS. PRESUMES DE SABER LO DE LOS 400 NIÑOS MUERTOS EN EL MEDITERRÁNEO. YO NADA SABÍA AROA. ¿POR QUÉ NO LO PUBLICASTES"
    AROA, ESTE ES TU "TOTALÁN" CHICA. ESCRIBES COMO UN "LECTOR INDIGNADO", PERO ERES PERIODISTA AROA, MENOS LEER LIBROS Y MÁS INFORMAR DE VERDAD.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    1

  • GRINGO GRINGO 06/02/19 22:15

    Los hechos que relatas Aroa, son así de vomitivos, como vomitiva es la programación diaria, sensiblera y estúpida, como si necesitáramos ayuda para ser cada día más estúpidos......
    A la vista está que no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • M.T M.T 06/02/19 11:18

    ¡ Qué cierto y bien escrito, Aroa! ¡ Cuánta verdad! Y eso: la vida sigue adelante, aun con el frío de vivir: de sobresalto en sobresalto. Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • aguililla aguililla 06/02/19 08:16

    Si,otra manera de ver las cosas,si,ayuda a vivir,si,triste porque nadie lo arregla.Salud

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • platanito platanito 06/02/19 07:54

    Pienso que ese miedo tuyo lo hemos sentido muchas veces los demás (madres y padres). Yo en particular lo sentí en un día de inconsciencia supina que nos embarcamos los 4 en una balsa neumática, en el río recrecido por el deshielo, ingobernable, ante el temor de que una rama punzante la desgarrarse, y yo sin tres manos para sujetarlos de la traidora corriente enturbiada. Y otro miedo más difuso y prolongado en el tiempo, de una caída en la droga, ya de adolescentes. Y la vida nos obliga a seguir para adelante. Y hoy los ves, ya adultos, ocultándome sus propios miedos. ¡Que esta década de crisis es para no mentala, por si se aparece el diablo!. (No el Cojuelo, por supuesto, que lo presiento algo silencioso en este crudo invierno). Un saludo para él y su compañera, amén de para la tropa mañanera. Y para la dulce Aroa, que se merece la mayor de las felicidades.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • paco arbillaga paco arbillaga 06/02/19 07:28


    «… porque hay una responsabilidad última y privada –comprar, consumir o no– frente el espectáculo de las noticias. Usted elige» muchas veces cómo va a ser su vida y la de la gente de su entorno. No solo los causantes de nuestros problemas son los políticos, alguna responsabilidad tenemos nosotros por la forma de vida que elegimos.

    ¡Qué descanso!, también se puede hablar de la vida sin citar a Venezuela ni a quienes la utilizan. Osasuna!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • pepelu. pepelu. 06/02/19 06:50

    Esto es una realidad que lo vemos todos los días en los informativos, los emigrantes que acaban en el fondo del mediterráneo entre los que se encuentran estos niños indefensos de uno, dos o tres años como Yulen y de tanto como escuchamos estas noticias, ya ni nos impresionan. Nosotros individualmente no podemos hacer gran cosa, pero la Iglesia con su poder, que no elevan la voz para denunciar esta situación, que no dan un puñetazo en la mesa y tratar de denunciar a los gobiernos que lo permiten, a las organizacione internacionales que no hacen absolutamente nada, la iglesia que parece que únicamente se preocupa de de recaudar riquezas materiales, se tenía que auto-escomulgar en lugar de robar a manos llenas mediante las inmatriculaciones. Se entera de esto el papa Francisco?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    1

    • Atea Atea 06/02/19 09:27

      El papa se dedica a contar los billetes y a sonreír por el mundo haciéndose el bonachón. Y la tropa a besarle la mano contadora con la que se la casca pensando en dulces prepúberes.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      0

  • jabd jabd 05/02/19 23:56

    De verdad Aroa, cada vez que leo una columna tuya me asombra tu manera de.escribir. Como casi todas, sublime. Un poco de cordura y sensibilidad a tanta crítica política o más bien navajeo politico. Gracias 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.