x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

¿Están las izquierdas? Que se pongan

Publicada el 21/02/2019 a las 06:00 Actualizada el 20/02/2019 a las 20:48
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



No es fácil ser de izquierdas en un mundo cada vez más de derechas. La derecha de toda la vida se ha dejado engatusar por el trumpismo (Steve Bannon) y juega sin complejos en la extrema derecha, o lo hace comprando algunos de sus preceptos anti-migrantes bajo la excusa de frenar su ascenso. Los socialdemócratas, que se volvieron liberales, apenas tienen fuerzas para defender el Estado del bienestar y las conquistas sociales de la postguerra. Los ex comunistas buscan un espacio político sin saber si deben renunciar a su pasado o silenciarlo. Me refiero al pasado de los partidos comunistas de Europa del Este y la URSS. Los occidentales lucharon por la libertad; los otros dirigieron dictaduras. La sombra del gulag es alargada.

No hay noticias de que a la derecha ultraliberal y a sus empresas multiextractoras les pese el gulag del hambre, el que padecen millones de personas cada día. O el de las enfermedades para las que no existen cura ni medicinas porque los pobres que no pueden pagarlas no son un buen negocio. Vivimos sobre un polvorín. Escuchen a Oliver Stone.



Surgieron nuevos partidos a la izquierda de la socialdemocracia, que recogieron gran parte de sus ideas e ilusiones enterradas. Luchan contra la explotación laboral y contra el fraude masivo en los impuestos por parte de las empresas y sociedades que forman lo que llamamos los mercados, que son los que hoy mandan en las democracias. Siempre lo hicieron, pero perdieron la obligación del disimulo, y más desde la crisis de 2008. Ahora, barra libre mientras dure.

Esta intervención del historiador Rutger Bregman, en Davos, centró el problema de la economía global: no necesitamos filántropos que se desgravan su generosidad, necesitamos millonarios honestos que pagan sus impuestos. Todo es una gran impostura en la que hasta a los impostores se les olvida que están mintiendo. Lo dice Bregman al inicio de su intervención: 1.500 aviones privados para escuchar en directo una charla de David Attenborough sobre el cambio climático.



Han cambiado las reglas y han cambiado a peor. Ni siquiera necesitaron modificar la letra, bastó con la música. Defender hoy la libertad de expresión suena como un acto revolucionario, antisistema. Trump quiere perseguir judicialmente el humor de Saturday Night Live que le ridiculizó, a través de la parodia del actor Alec Baldwin, en su decisión de declarar el estado de emergencia para construir su muro, una decisión que puentea al poder Legislativo. Ya hay 16 Estados que lo han demandado por abuso de poder. Al final de cualquier vía judicial espera su Tribunal Supremo con Kavanaugh, entre otros. ¿Nadie ve la degradación galopante de las democracias?



The New York Times ha publicado una página con las frases relacionadas con la idea central de Trump: “El muro lo pagará México”. Se repite tantas veces como la pronunció el presidente, antes y después de la elección. La mentira casi llena una página entera. El muro no lo pagará México, lo van a pagar todos los ciudadanos estadounidenses. La urgencia del muro es presidencial, una cortina de humo para distraer la atención de los avances del fiscal especial Robert Mueller sobre la pista rusa. Es una estafa.
 

En EEUU ha nacido una corriente que los medios de comunicación llaman los “demócratas insurgentes”. Quizá no tenga recorrido para alcanzar la presidencia en 2020 ni en los años siguientes, algo que está por ver, pero sí está teniendo un gran impacto en el debate nacional. Una de sus jóvenes estrellas es la congresista Alexandria Ocasio-Cortés, que surge del entorno de la campaña de Bernie Sanders en 2016. Entre sus 'locas' propuestas está que los ricos paguen más impuestos, una idea que parece gustar a los estadounidenses. Algo se mueve en el fondo del mar. ¿Será suficiente para desalojar a Trump?



Ya tenemos a Sanders de aspirante a candidato a la presidencia en 2020. El día de las elecciones tendrá 79 años, lo que puede ser un problema. Su oportunidad pasó en las primarias perdidas con Hilary Clinton, aunque le han servido para dejar una huella profunda en un sector del partido y entre los jóvenes . Que su voz esté en circulación durante meses es positivo. Su mayor reto es conseguir que sus seguidores voten esta vez al candidato/a ganador/a de las primarias. Su rechazo a Hillary y la abstención ayudó a Trump.



Mientras que en EEUU hay señales de la llegada de una nueva izquierda, o de unos demócratas menos conservadores, Europa es un erial. Uno de los partidos que mejor han resistido la mudanza ideológica es el Laborista británico, sumido en una profunda crisis interna. Ocho diputados han dejado el partido por diferencias insalvables con Jeremy Corbyn. Le acusan de alentar y consentir mensajes antisemitas, algo que a su entender es incompatible con el partido. Corbyn niega la mayor, les considera unos traidores. Esta crisis cubre otra más importante que tiene que ver con el Brexit. Una parte importante del laborismo quiere que el partido apoye la celebración de un segundo referéndum. Corbyn se resiste por tres motivos: él es un euroescéptico de izquierda, cree que, si cae Theresa May, ganará las elecciones y será primer ministro, y porque teme la reacción de sus votantes. Es un Catch 22, haga lo que haga enfadará a una parte de sus fieles.



Vamos a elecciones múltiples y consecutivas en España. Por un lado, la derecha trifálica (a ver quién grita más fuerte 155) y por otro un PSOE agujereado por barones-termitas, y un Podemos en grave crisis de identidad. ¿Qué puede salir mal? Confiemos en los votantes y en la sensatez.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

27 Comentarios
  • fotovoltaico fotovoltaico 24/02/19 02:07

    HAY UN PROVERVIO AFRICANO,que dice,si no lo tienes claro porque vas muy deprisa,sientate ,miras para atras y observa, te daras cuentas de como va la cosa.ESta claro que las clases economicas dominantes se han enriquecido en estos años mas que hace 30 años,nos han ganado la batalla democratica por el poder de los medios de informacion que tienen,hay que conquistar la calle

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ChemaA ChemaA 23/02/19 19:57

    Como siempre genial, claro y pedagógico. Bravo Ramón. Ojalá te lean muchos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • woodyape woodyape 23/02/19 12:13

    Si se hace pereza para ir a votar- ABSTENCION -como se va ha salir a la calle de MANIFESTACION , con lo incomodo y peligroso que puede ser. Hagamos un esfuerzo, qu
    nos estamos jugando mucho.

    Mal vivimos en un Pais que se dice Democratico, Moderno y Justo, cuando la realidad es todo lo contrario.Eso si,somos los mejores en lo peor, y los peores en lo mejor de esta UE.

    Sino, cambiamos las Leyes-casi todas- empezando por la Constitucion, y nos mentalizamos, que tenemos que hacer ,las cosas nosotros mismos y no que las imponga
    la UE u otros organismos internacionales,nunca llegaremos a ser una Sociedad actualizada.Habria que empezar con una Revolucion Cultural, que dotara de conocimientos y cambio de mentalidad, para que en una Decada,pudieramos presumir de lo alcanzado. Educacion y Justicia Social sobre todo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Veterana Veterana 22/02/19 10:22

    Una vez mas coincido con su análisis.
    Solo tengo una duda, existe el sentido común??

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Hammurabi Hammurabi 22/02/19 00:36

    En Andalucía parece ser que de haber sabido el resultado mucha gente se hubiera activado, pues eso, apelando a la sensatez.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • rhmalgo rhmalgo 21/02/19 23:22

    Un aparte. Es "trifalica" o "tricefalica" a lo que se refiere?
    Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • Kamilo Kamilo 22/02/19 13:40

      al falo se refiere , al machismo

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • Hammurabi Hammurabi 22/02/19 00:15

      Yo diría que tienen que ver más con el falo que con el encéfalo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Argaru Argaru 21/02/19 18:17

    Afortunadamente, los tiempos del bipartidismo se han terminado. Unos tiempos que al AMO le daba igual o, casi, que gobernara el PP o el PSOE, sus intereses SIEMPRE quedaban a buen recaudo. Desafortunadamente, ahora vivimos en los prolegómenos de un tripartidismo para hacer EXACTAMENTE lo MISMO, con la novedad de la participación de un PITBUL que, a la vez de hacer de mascota con dientes afilados, vigila todo el tinglado para salvar las esencias del sistema. De momento, los ricos de Andalucía, o sea, LOS SEÑORITOS van a empezar a pagar menos impuestos todavía. ¿Y la izquierda, qué? Se pregunta el señor Lobo, nos preguntamos nosotros. Está claro que, si la izquierda quiere gobernar, tienen que pensar en unir sus fuerzas, exactamente por las mismas razones que tienen que hacerlo las formaciones de derechas. Afortunadamente, ¡quién lo iba a decir! NADIE puede gobernar en solitario, ni siquiera, LOS NUESTROS, ¡quién lo iba decir! ¿Alguna vez han gobernado, los nuestros? Cuando digo NUESTROS quiero decir de TODOS. Por esta razón, ¡HOUSTON, TENEMOS UN PROBLEMA! O quizás DOS. Por un lado, tenemos unos BARONES que están ANSIOSOS por pactar con LOS RIVERA's BOYS (¿Esto no MOSQUEA a militantes, simpatizantes y votantes socialistas?) y, por el otro, ALGUNOS están absolutamente DESNORTADOS y perdidos en luchas intestinas que solo conducen al desánimo de la gente que más les necesita. No obstante, para que exista unidad de la izquierda o, si lo prefieren, partidos que defiendan los intereses DE LOS DE ABAJO, hace falta que TODAS esas formaciones sean de IZQUIERDAS. ¿No se hacen ustedes, esa pregunta? Ahí lo dejo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • bidebi bidebi 21/02/19 16:03

    Muy bueno Lobo el título, y muy bueno el contenido.
    Yo por lo menos tiendo a pensar que esta claridad en la exposición se suele corresponder con gentes mayores que “ya tienen poco que perder”. Me parece que las discusiones sobre nuestra realidad dependen siempre de averiguar la respuesta a ¿usted tiene algo que perder cuando opina?. Hay excepciones en los viejos carcas, pero desde una mínima lucidez la respuesta a la pregunta es clave. Porque los jóvenes o maduros siempre tienen algo que perder. Y no pueden ser sinceros, en consecuencia. Por eso, quizás, los viejos lúcidos no salen por tv.
    Efectivamente no vivimos en democracias, vivimos en un paripé. Pero, ya sea por ilusiones, ya sea por compromisos profesionales, se da por hecho que vivimos en democracias. Entonces, si se parte de una mentira, ¿cómo nos vamos a poner de acuerdo en aspirar a una verdadera democracia si oficialmente ya la tenemos?. La coartada es que la tenemos pero perfeccionable, la tenemos medio embarazada, otra chorrada.
    La misma mentira oficial nos impide avanzar hacia el objetivo democrático. A lo más que podemos aspirar es a perfeccionar la mentira para hacerla menos mentira, y en eso se basa o se basó la socialdemocracia. Ya ni en eso.
    Entonces, si lo anterior es cierto, si las llamadas izquierdas también están integradas en la mentira, serán las izquierdas de la mentira, pero no serán la izquierda que aspira a cambiar el mundo porque está hipotecada por la propia mentira. O lo que es lo mismo que decir que la izquierda, como alternativa a la realidad mentirosa, dejó de existir hace muchos años.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • luzin luzin 21/02/19 13:53

    Magnífico el video sobre la democracia ...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Manuelso Manuelso 21/02/19 13:15

    Soy socialista queno del PSOE y votare socialismo, que no al PSOE y me da ogual que anden a la greña entre ellos, me valen sus propuestas y sus defensas en el parlamento y en el senado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    14



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.