x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

No vale pararse, hay que seguir

Publicada el 09/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/03/2019 a las 17:46
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mientras ustedes me están leyendo yo estoy volando hacia Shanghái. No es un viaje de placer, en absoluto, es un viaje de estudios. Sí, estoy estudiando. Desde hace ya unos meses me metí en un buen jaleo: me puse a estudiar un Global Executive MBA. Un máster con el que quiero formarme y seguir creciendo. Y que me está suponiendo, créanme, un gran esfuerzo personal y económico (voy a estar pagando este máster los dos próximos años). En esta columna he cogido el mal hábito de “desnudarme” bastante ante ustedes, de contarles mi vida, momentos, preocupaciones, anhelos, situaciones cotidianas de esa Helena que ustedes no ven. Y esta parte me apetecía contársela precisamente hoy.

Los próximos días estaré visitando empresas, conociendo a mis compañeros de curso (la mayoría son alumnos extranjeros) y trabajando en el TFM, el Trabajo Fin de Máster que tendré que entregar allá por noviembre. Sí, con la que está cayendo, yo también me dije a mi misma, “¿y ahora te vas a meter en esto del máster?”. Y encima, no uno facilito. Sí, me metí en este follón porque quiero seguir aprendiendo, porque quiero que el futuro me pille preparada, porque quiero que lo que venga, lo gane por lo que soy y por lo que me he preparado. Le estoy robando muchas horas a los míos, estoy hipotecando todos los fines de semana para seguir aprendiendo porque, estoy convencida, valdrá la pena.

Estos días contábamos muchas estadísticas, de diferentes ámbitos, para dibujar de la forma más exacta posible cuál es la situación real de la mujer en el mundo laboral. Hablamos de las mujeres rurales, de las mujeres científicas, de las niñas y de cómo hay que empoderarlas, y hablamos también de mujeres directivas. Hay varios estudios y no todos coincidían en la cifra exacta (unos hablaban de un 38%, otros de un 35%, algunos lo rebajaban al 28%). El caso es que, de media, lo que reflejaban todos esos estudios es que uno de cada tres directivos en España es mujer. Y que la progresión de los últimos 10 años ha sido escasa, apenas ha crecido un 10%. Son pocas las mujeres que acceden a un puesto de dirección. Los porqués, las barreras que impiden llegar a más mujeres a esos puestos, los conocemos todos: la maternidad, la conciliación y el sistema viciado de que son ellos los que están ahí y son entre ellos los que se dan las oportunidades. Es la pescadilla que se muerde la cola.

La Fundación La Caixa sacaba los colores a las empresas tras un “experimento” que a mí me ha parecido brillante: han enviado 1.400 currículums a 1.400 ofertas de empleo real. Misma cualificación, misma formación, currículums exactamente iguales, excepto en un detalle, en unos el aspirante era un hombre y en el otro, una mujer. Y han comprobado que a ellos les llamaban un 30% más que a ellas. En Yale, hicieron algo muy parecido: enviaron el mismo currículum con nombre de hombre y con nombre de mujer para el mismo puesto y, sorpresa, le llamaron a él, a ella no. El estudio que ha hecho La Fundación La Caixa desvelaba algo también perverso: a ellos la paternidad les supone un valor extra, a nosotras, ser madres nos penaliza.

Un año más este viernes volvimos a pedir que la mitad de la población sea escuchada. Que la igualdad sea real, que las mujeres dejemos de pedir paso. Que prescindir del talento femenino empobrece a la sociedad. Que en esto se trata siempre de sumar. Pero un año después, aquí estamos, repitiendo lo mismo y siendo sinceras, no viendo demasiados cambios. No al menos en el terreno más cercano.

Soy mujer, soy madre, soy hermana, soy esposa. Soy todas esas cosas y además, soy soñadora. Quiero soñar con que el futuro será más fácil para nuestras hijas. Quiero soñar con que nuestros hijos sabrán ser líderes mucho más integradores, mucho más inteligentes. Que no necesitarán aprender el feminismo porque ellos también lo serán. Al menos así los educamos desde hace muchas generaciones. No sólo con mensajes, sino también dando ejemplo. Hace casi 12 años, con mi segundo hijo, repartí mi baja maternal con mi marido: yo me cogí los dos primeros meses y él los dos segundos. Entonces tuve que dar muchas explicaciones, yo a mujeres y él a hombres, de por qué habíamos decidido hacerlo así. Por qué mi marido quería también disfrutar de ser padre por segunda vez, de una forma más consciente a como tuvimos que hacerlo con nuestra primera hija. Pero es que a mí también me tocó contar a muchas mujeres que no era peor madre por dejar a mi bebé en casa. Que me sentía igual de responsable quedándome en casa como yendo a trabajar. Y también tuve que dar muchas explicaciones para que otras mujeres y otros hombres entendieran que no quería renunciar a mi derecho a ser madre. Que si frenaba mi carrera sería no mi error, sino de que quien tomara esa decisión.

En este máster, que tantas horas de sueño me está robando pero que me ha devuelto la ilusión de algo tan maravilloso como la sensación de volver a aprender, hablamos mucho de liderazgo. De cómo tienen que ser los directivos del mañana, de qué es lo que demandan las empresas, la sociedad, de qué tipo de liderazgos se ejercen para hacer crecer a la empresa y hacer mejor el proyecto. De líderes cohesionadores, de empatía, de personas que intentan sacar lo mejor de su equipo, de conocer a quienes trabajan contigo para saber cuáles son sus fortalezas y debilidades. Hablamos mucho de esto sí y me motiva para buscar efectivamente ese tipo de liderazgo: no el tutelado, no el de “Te dejo que estés ahí pero mientras hagas exactamente lo que yo quiero que hagas”. Eso no es liderar, eso es simplemente ejecutar las órdenes de otro. Así que sí, creo que los liderazgos que nos “ceden” ahora ellos son más por postureo que por un compromiso real por introducir talento femenino. Y que muchos no han necesitado un MBA ni una preparación extra para estar donde están. Simplemente han llegado por ser ellos.

Llega una nueva forma de hacer negocios implantada ya en los países desarrollados con mayor nivel cultural. Ya no valdrá el que tanto nos gusta aquí, y el que tanto llevamos sufriendo, “yo gano, tú pierdes”. Buscar ganar yo para que pierdas tú. Llega la empatía, la eficacia, la ilusión en el trabajo, la conciliación. Llega el Win to win, el todos ganamos. Ganamos tú y yo porque juntos somos más fuertes, empujamos los dos, nos beneficiamos los dos.

No sé lo que deparará el futuro pero sí que sé que estaré formada y preparada. Nos vemos a la vuelta.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 09/03/19 18:36

    Suerte Helena que te lo puedes pagar, y enhorabuena a la Fundación La Caixa, que después de recibir tantos y tantos currículums se decantó por la Infanta Cristina, "aún siendo mujer y un tanto despistada"......

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Fernandos Fernandos 09/03/19 17:44

    Todo mi apoyo a tu esfuerzo, me temo que no estarás en el país para votar al partido que defienda tu esfuerzo, porque de nada te va a servir, si no tienes a quien lo defienda en las Cortes, espero que no te olvides de votar aunque sea por correo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    2

  • hayundi hayundi 09/03/19 11:50

    En una generación la evolución ha sido tremenda, espero que en la próxima ya no haya nada que reivindicar en lo que se refiere a la igualdad entre hombre y mujer.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • jat jat 09/03/19 11:30

    "Shanghái", "Global Executive MBA", "mi vida", "me pille preparada", "mi carrera", " talento ", "líderes", "liderazgo", "liderazgos ", "hacer crecer a la empresa", "sacar lo mejor de su equipo", "nueva forma de hacer negocios", "Llega el Win to win", "todos ganamos", ¿todos ganamos?, ¿feminismo?...
    Yo, no lo pillo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    4

    7

    • Orlinda Orlinda 09/03/19 12:14

      “Nueva forma de hacer negocios” “ya implantada en los paises de mayor nivel cultural” “con empatía, ilusión, conciliación...”. ¿¿Mande?? ¿Será en EEUU por un casual? Tiene tela la cosa.
      Menos mal que lo dices, jat, que luego me acusan a mí de que me gusta dar lecciones.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      3

      6

      • eldeantes eldeantes 10/03/19 09:20

        Quizás no haya que nada que entender, pero sí respetar su decisión.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        0

        0

        • Orlinda Orlinda 10/03/19 11:16

          Perdona, sí que hay que entender qué objetivos perseguimos y cómo lograrlos. 
          Faltaría más, que todo el mundo haga lo que quiera, pero lo que hago excede de lo que signinifica para mí. A la que ansíe ser líder, como si quiere ser generala, pero esa apología de empresas idéales en países con cultura es bastante chocante cuando en la cultura no se contempla que las mujeres tengan ni baja maternal, la vida consiste en hacer crecer a la maravillosa empresa. Sin parar, tan aceleradas que imposible hasta dormir.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          3

          • Orlinda Orlinda 10/03/19 11:45

            Igual que a algunos os parece muy bien, permite que otros/as cuestionemos que la igualación de las mujeres con hombres de élite para mantener y apuntalar el sistema que ocasiona desigualdad sea un gran logro feminista.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            3

  • Nidáguila Nidáguila 09/03/19 10:12

    Un año más la mayor parte de la población de esto denominado nación, tiene que salir a la calle para pedir igualdad. Y dicen, nuestros dueños, que estamos en una democracia consolidada. El 60% de la inteligencia de una nación está en las mujeres. Nuestros gobiernos están en el 99% de la estupidez, ya que los monigotes que bailan al son que les marquen personas, no su pueblo,por definirlas de alguna forma, que los manejan, no dejan de ser estúpidos en sus formas y en sus maneras. Más de lo mismo para nada. La reina no va porque estaba politizada, y ella ,como no es mujer, pues le importa muy poco lo que sus vasallas digan o pidan. Y los que fueron ,solamente ,se rieron en la cara de todas nuestras mujeres e hijas, ya que no tienen pensado cambiar nada porque sus dueños, repito ,no se lo consienten. Y menos mal que no tuvieron la cobardía de aplicar la ley mordaza, que recuerdo a esos autodefinidos políticos que la tenemos en vigor, para cuando su estupidez gubernamental llegue al paroxismo, poder amordazar al pueblo. Pero la pregunta es otra:"¿Lo conseguirán?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Larry2 Larry2 09/03/19 09:25

    Que vaya bién la estancia, el viaje, el curso y todo lo demás. Importante tener ilusión, ganas, y fuerza de voluntad para seguir aprendiendo, y mejorando. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • eldeantes eldeantes 09/03/19 09:15

    El viejo lema de : Si te paras... te caes. Algunos ya lo vamos sustituyendo por : Si te paras... reparas.
    Creo que sí hay que pararse de vez en cuando. Exactamente como tú haces ahora mismo. Mirar el mapa, ver la brújula, pensar con calma y decidir bien.
    Enhorabuena por tu decisión, Helena... Nos vemos a la vuelta

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Rafael Santana Rafael Santana 09/03/19 09:13

    Te eché de menos en el telediario de la sexta de ayer, como no podía ser menos, Helena.

    Yo también soy soñador. Y ayer, en las calles de mi ciudad, pude alentar más aún esos sueños.
    Vi tanta gente joven que me emocioné.

    Mi mujer y yo hemos educado a nuestros hijos en el feminismo desde bien pequeños.
    Ya nos repartíamos las tareas de la maternidad y la paternidad, antes de que se hablara tanto de la conciliación, como ahora.

    En fin, la lucha es larga, la lucha es ardua, y hay esperanza, sí que la hay.
    Nos cogerá mejor preparadxs a todxs.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • pepelu. pepelu. 09/03/19 07:20

    No hace mucho todavía. Solo una generación, que la mujer no se atrevía a reivindicar un derecho que como ser humano le pertenecía. Solamente se limitaba a solicitarlo, con argumentos sobrados, pero con un cierto temor a las represalias sociales porque, siempre quedaba en su fuero interno la sensación de que estaba tratando de usurpar algo que no le pertenecía.
    Afortunadamente, hoy en día la mujer tiene el valor y el coraje de reclamar su derecho, y los hombres, poco a poco, entender que lo merecen, posiblemente más que nosotros.
    Desde aquí, si tienes ocasión de leer los muchos mensajes que acompañarán a tu artículo, quiero que sepas que, va contigo mi admiración, mi respeto y mi deseo de que se cumplan tus proyectos e ilusiones. Un abrazo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • aguililla aguililla 08/03/19 23:45

    Haces bien,si te paras....no evolucionas,suerte y que no te roben la cartera en Shanghay

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.