x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

Pelea de gallos

Publicada el 29/03/2019 a las 06:00 Actualizada el 28/03/2019 a las 20:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Aznar es un hombre sin complejos, según parece. Posó los pies sobre la misma mesa que el presidente Bush. Sacó una estilosa peineta a los estudiantes asturianos que le increpaban por embarcarse en la Guerra de Irak. En las Azores se hizo la foto con los otros dos machos del momento. Incluso introdujo un bolígrafo en el escote de la periodista Marta Nebot cuando le incomodó una de sus preguntas.

Solo el tinte de su abundante cabellera y las sospechas –sin duda sólo habladurías– de que se pone unas discretas alzas para parecer más alto, nos harían dudar de su asertividad y de la ausencia de sus complejos.

Por si había alguna duda, el miércoles nos recordó que no acepta que le llamen “derechita cobarde”. En realidad, Aznar se dio por aludido en una acusación que no es para él. Por “derechita cobarde”, en los términos que utiliza Vox, se identifica al PP de Rajoy. Pablo Casado y Vox son resultado del descontento de muchos votantes del PP con el estilo y las políticas más moderadas, más indolentes, menos audaces, más tecnocráticas, que encarnaron los líderes del PP en la década que va desde el Congreso de Valencia de 2008  a su defenestración como presidente, en 2018. Los votantes más derechistas del PP no soportaron bien que Rajoy no derogara las reformas sociales de Zapatero y que no fuera más duro con el independentismo catalán.

La crítica a la derecha “acomplejada” que representaban Rajoy y los suyos ha sido una constante entre los halcones del partido y sus corifeos. Bastaba escuchar un rato las tertulias de Intereconomía, las referencias de Jiménez Losantos a Mariano como “Maricomplejines” o las imprecaciones de los ussías de turno, para constatar que había un espacio que Rajoy estaba dejando abandonado: el de los más duros.

El PP perdió ese lugar en favor de Vox, y buena parte de él no lo va a recuperar a corto plazo. Pero bien que lo está intentando.

Por eso estamos asistiendo a este inaudito viaje al pasado en el que vemos de pronto aparecer los elementos más improbables del discurso filofascista, tanto por parte de Vox como del propio PP. Aparecen militares que se alistan en las filas de la ultraderecha, rompiendo la discreción política del Ejército español de las últimas décadas. Se aboga por el uso de las armas. Se critica el “buenismo” de la izquierda y sus veleidades con los derechos de las minorías, los de las mujeres, o los de los inmigrantes. Por si faltara algo, se lleva a algún torero al Congreso para que quede claro con quién están los auténticos matadores.

En esta pelea entre Casado y Abascal por ver quién es más machote, el gran beneficiado, sin duda, es el PSOE. Como Albert Rivera decidió hacerse la foto con ellos, Pedro Sánchez puede ocupar tranquilo el espacio del feminismo, el de la cooperación, el de la moderación, el de un patriotismo más coherente con lo que la mayoría de españolas y españoles sienten hacia nuestro país.

El sabrá quizá por qué lo hace, pero Pablo Casado se equivoca si cree que lo que tiene que hacer con Vox es encararse como propone Aznar, para ver quién “aguanta la mirada”. El Partido Popular sólo ha tenido éxito electoral cuando ha logrado captar el voto de la gente más templada y desmovilizar a la izquierda. En esta pelea de gallos diaria en la que se ha sumido está haciendo exactamente lo contrario.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 29/03/19 19:32

    Quiero pensar que las afirmaciones que haces sobre éste impresentable, son en tono de broma, porque de lo contrario es para que te lo hagas mirar.

    Éste impresentable, es un acomplejado patológico, y no soy médico, pero no hay más que observar la permanente lucha por ser visible, sea como sea, prueba del 9 de un "maricomplejines" como le llamaban a M. Rajoy.

    El permanente desafío a nuestra sociedad, negando la mayor sobre cualquier asunto que le salpique a él o a su PP, su negación a la hora de pedir perdón, etc,etc,etc, como su negativa a asumir responsabilidades por actos que han sido probados en sede judicial, transmiten el perfil de un ser insensible, dolido con la sociedad "por no saber valorar su aportación", a la que no le perdona que le hayan podido olvidar por el registrador más rápido de la historia...., aunque él lo eligiera.

    Éste egocéntrico acomplejado, revive luchando por su cachorro, porque se considera "el salvador de todo, partido, nación, principios liberales.....TODO", se cree un líder y quiere comportarse como tal, y si hay que lancear al enemigo, allí está él........Pablo "si hay que darse de hostias, toma nota....".

    Si de ése enfrentamiento el beneficiado será el PSOE, habrá que verlo, porque los otros no luchan por el feminismo, la cooperación, etc,etc,etc, como comentas, si no por una España UGL, y Pedro Sanchez "es partidario de la España plurinacional, no ??....".

    Queda 1 mes y ya veremos lo que pasa................

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 29/03/19 16:16

    No viene a cuento, pero Aznar, con sus aires de gallito, necesita apartarse de los mítines y de los guardaespaldas y que otro más gallito que él, o aunque no sea gallito, le llene la cara de manos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 29/03/19 08:45

    No se equivoca ninguno de los tres. Aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Lo único que han hecho es sacar la patita, pero esta vez sin cubrirla con harina para esconder sus pelos negros de lobo depredador. Esperemos que los cabritos no se dejen engañar también esta vez. Pero me temo que todvía hay muchos a los que les gusta el lobo. Se creen que sólo se van a comer a los otros y no a ellos. Pero los lobos no practicn la discriminaciòn: se comen a todo el que se les ponga por delante sin distinguir entre tirios y troyanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 29/03/19 08:27

    ....Bah..."Pelea de Gallos" -"Aquì y wne toda Tierra de garbanzos, como se dice en mi tierra "La Rioja"; "La que pone los 'guevos' encima de la mesa, todos los dias, es la Gallina" ...Lunilla y El Diablo Cojuelo.. PD: Enviado a Editar a las 8,25 h. a/m.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • Grever Grever 29/03/19 08:05

    Si en las derechas hay pelea de gallos, matoncillos de patio escolar diría yo, las izquierdas no le andan a la zaga con su tendencia a la división, con todo ello al PSOE le están dejando desde desde el centro izquierda hasta el centro derecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    1

    • GRINGO GRINGO 30/03/19 19:01

      Un partido "socialista", no se debería acercar por el centro derecha, ni a heredar....., allí no se le ha perdido nada.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • baja chico baja chico 29/03/19 13:13

      Eso está por ver.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.