x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Elecciones: los sueños viables

Publicada el 24/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 24/04/2019 a las 02:07
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

No sé quién gana los debates electorales. Al día siguiente, jamás hay acuerdo en la prensa. No me parece buen síntoma. Pero casi siempre los perdemos los ciudadanos. Apenas alguna frase queda para la historia de la televisión: esa niña está en mi cabeza, buenas noches y buena suerte, tiene usted menos sensibilidad social que una almeja (todo es real). Primer round. Esperábamos poco de estas noches de abril cuando cuatro hombres vestidos de azul aparecieron en nuestras pantallas. El formato impide que se miren a los ojos unos y otros. Pero nada evita que respondan a las preguntas y no lo hacen: cuántas veces en esa primera noche preguntó Pablo Iglesias a Pedro Sánchez si pactará con Ciudadanos. Nadie les prescribe que no esquiven de una vez los claims repetidos con voracidad y nos hablen de cara. Que se enroquen cada uno en su fuerte. Que el debate produzca debate. Aunque peor resulta cuando clavan la mirada a cámara y en un último monólogo sobreactuado nos lanzan un mensaje final que alguien les habrá escrito hace algún tiempo. Que otro alguien habrá estudiado y revisado mil veces. Ahí miramos hacia atrás, sentados en nuestro sillón: Albert, ¿es a mí? Y entonces nos preguntamos en manos de quiénes está, además, la retórica. No digo que sea fácil.

Quedan cuatro días para las elecciones y anoche hubo segundo round. Malas caras. Cansancio. Subieron las fuerzas, se hablaron peor, hubo propuestas, pero también teatro, cambiaron libros, el respeto se fue apagando. Usted, usted y usted. ¿De dónde vienes? Manzanas traigo. No se dejaron mucho asunto por tocar. Pero incomoda el manejo de las palabras. Las voces sobre las voces. La ironía y el cinismo donde debería estar la verdad. Las formas sin fondo. El tono de voz reconocible y repetido de los miembros de cada partido. La fricción personal entre algunos. La media sonrisa de animal en reposo. Pablo Casado ignorando hieráticamente toda la noche al hombre que está a su izquierda. Esos cuatro señores, salvo algunos destellos –ese momento en que encajan dos piezas y vuelven a separarse casi inmediatamente, la empatía–, no me han dicho mucho durante estas dos noches. Respondiendo al editorial que lanzó hace un par de días la periodista Pepa Bueno en la radio: no, ellos no me hablaron a mí. Ellos querían, simplemente, ganar el debate.

La tensión aparece desde el principio y se agudiza cuando es convocada. Porque nada exalta más hoy que quedar como el verdadero patriota, el más patriota, al menos, de los presentes: medir sentimientos en torno a identidades sigue arrojando damnificados, pero eso da igual, cuando se habla del territorio, muchas veces se olvidan sus habitantes y sus problemas. Me sorprende que solo Pablo Iglesias incluya en su relato un “nosotros”. Y pida seriedad. Y se agradece.

La posible irrupción de la extrema derecha tras estas elecciones nos ha dejado articulados en torno a una falsa diatriba que nos quiere divididos entre el España, sí o España, no. No sé cuántas veces Albert Rivera habló ayer de liquidar España. Y no se trata de destrucción o de salvarla por apropiación indebida. De si la unimos o la rompemos. Si la desintegramos. O la vitoreamos bajo la bandera grande de Colón para hacernos una foto. Si se trae su unidad o fractura a todos los foros, debería traerse también la voluntad firme y real de encontrar una salida política para este callejón en el que nos encontramos. Por favor, “formúlese una respuesta/ en sueños viables”, son versos de la poeta Ida Vitale, quien ayer, Día del Libro, entre combate y combate, recibió con humildad el premio Cervantes en Alcalá.

Dentro de las estadísticas, de esos semicírculos coloreados que veremos los próximos días, dentro de los recuentos que se produzcan tras estas elecciones, no solo estarán ellos, los cuatro hombres que son la cara visible de algunas de las opciones políticas, allí adentro también sumaremos nosotros. Las encuestas intuyen un ganador, pero no tanto un Gobierno. Si estos debates no resultan tan decisivos como prometen, estas elecciones generales sí lo pueden llegar a ser. Porque entre todas las opciones existe la que coloca a la extrema derecha como parte del juego: armas, muros, deportaciones, mujeres que no pueden decidir sobre sus cuerpos, sesgo ideológico en las escuelas, recortes en la libertad de prensa, olvido histórico. Por algo o contra algo. Voten. Es lo que tenemos para cambiar las cosas. Para subir la altura de próximos debates.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

5 Comentarios
  • TURACA TURACA 24/04/19 18:34

    Escribes dolida Aroa, como lo estamos muchos. Y el dolor será largo porque largo será el camino de la gobernabilidad. Ojalá me equivoque pero creo que de estas elecciones no saldrá gobierno, porque ninguno será capaz de articularlo. Nuestros políticos no saben conciliar. Nos veremos en otras elecciones...y el cansancio y dolor aumentarán.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • jat jat 24/04/19 12:15

    "Voten. Es lo que tenemos para cambiar las cosas. Para subir la altura de próximos debates."

    No entiendo el razonamiento. Si voto y doy mi apoyo ¿por qué iban a cambiar ellos?, ¿por qué van a subir la altura?. Van a seguir haciendo lo mismo, o peor, con el apoyo de x millones de personas se sienten respaldados (y con razón, un voto contra alguien o con la nariz tapada cuenta igual que el del más ferviente devoto de la parroquia), piensan que lo han hecho todo bien, la estrategia les funciona y seguirán en la misma, como siempre, ¿no hemos aprendido nada estos últimos 40 años?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • aguililla aguililla 24/04/19 07:59

    Te he leído,gracias Aroa.Besitos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 24/04/19 07:35



    «Me sorprende que solo Pablo Iglesias incluya en su relato un “nosotros”.» Me preocupa muchísimo el ego de estos nuevos políticos del yo-yo: yo haré, yo arreglaré, yo cambiaré, yo gastaré… ¡El resto de país, sus compañeros de partido, de Gobierno, no haremos nada, solo aplaudir al todopoderoso líder, que nos salvará y llevará al paraíso a millones de españolxs. ¿Hay algún psiquiatra por ahí? ¿No se les debería castigar a que escriban miles de veces la palabra NOSOTRXS?

    No vi los debates; he oído algún corte y leído bastantes comentarios; del habido ayer este de Aroa (gracias por tu escrito) es el primer comentario que leo y me confirma los motivos por los que no quise verlos. Esos dirigentes de la derecha son unos fomentadores de separatismo y de que muchas personas no se sientan cómodas en esta sociedad que vive en una España tan desastrosa gobernada por un presidente con las manos manchadas de sangre bajo la tutela de separatistas y terroristas, según nos recuerdan cada día los del trifachito, o aquí en Navarra nos lo dice el trinavarro creado entre pro y antiforalistas (¡manda claras con yema!) que nos recuerda todos los días que los vascos nos van a invadir con el apoyo de la ETA; ¡no saben que los vascos están aquí desde siempre!

    Dicen que hay que hacer un muro para que no entre gente indeseable en este país. No es mala idea: se podría hacer un muro con los votos para que estos indeseables no accedan al Gobierno. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • jmateosf jmateosf 24/04/19 07:24

    LÍDERES, LIMPIADORAS Y MONJAS. Yo hubiera hecho el debate en el Congreso, con escaños llenos de ciudadanía que pudiera cuestionar  sobre sus problemas a los líderes , o al menos el lunes hubiera permitido preguntar a las limpiadoras y maquilladora  (únicas mujeres “presentes”), bueno como en las reuniones de curas donde a las monjas solo salen para lo mismo.  O yo estoy metido en un agujero negro o esto no es el siglo XXI., solo me lo parece cuando leo a gente como usted Aroa, lo hace muy bien.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.