x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Democracia pixelada

A las urnas

Publicada el 26/04/2019 a las 06:00 Actualizada el 25/04/2019 a las 23:26
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Este domingo votamos en una encrucijada histórica. Toda mi vida, desde que nací, las citas electorales en España habían sido muy monótonas: dos partidos acaparaban en torno al 70% de voto y ningún otro se acercaba siquiera al 10%. La única excepción la protagonizó Anguita en el año 96, cuando surfeó la ola del hundimiento de Felipe González, quien había presidido durante catorce años. IU rebasó entonces el 10% y aunque yo aún no podía votar, recuerdo que aquello generó esperanzas en la izquierda. Por desgracia, fueron muy fugaces.

Durante toda la vida electoral de mi generación, en torno a la cuarta parte de los electores no acudía a votar. Las fuerzas a la izquierda del PSOE lograban sólo un peso testimonial y los partidos nacionalistas ejercían su papel de lobby, completando el equilibrio estable de fuerzas que dimos en llamar Régimen del 78. El Estado del Bienestar se iba desmontando año tras año y la precariedad iba creciendo con nosotros. Ante las urnas, nos tocaba elegir entre el voto menos malo y el voto idealista, en ambos casos sin grandes esperanzas de cambio. Ni siquiera la crisis económica de 2008 había alterado significativamente ese esquema bicolor, que se repitió de nuevo en 2011.

La indignación toma las plazas, el final del largo bostezo bipartidista

Ese mismo año, el estallido del 15M inauguraba un tiempo nuevo. Su rechazo transversal “populista” al sistema de partidos fue correctamente leído por los analistas que fundaron Podemos (hoy todos ya fuera del partido), que supieron conectar con la indignación hasta llegar a dominar los pronósticos oficiales a mediados de 2014. Sólo unos meses después de su nacimiento. Tanto crecían, que la banca dio una voz de alarma: “Hace falta urgentemente un Podemos de derechas”.

Albert Rivera acudió raudo a la llamada, y logró rozar el 14%, pero Podemos sorprendió con una remontada histórica superando el 20% en sus primeras elecciones generales. El muro bipartidista comenzaba a ceder. Desde entonces, PP y PSOE no han vuelto a acaparar más de la mitad de los votos en casi ninguna cita electoral. La situación sigue siendo por tanto de impasse abierto, de incertidumbre y volatilidad máxima, aunque a los más jóvenes les parezca ya repetitiva. No sabemos qué dos fuerzas dominarán el futuro del país, pero sí podemos calcular que el sistema electoral español, diseñado para crear mayorías estables, no tolerará esta fragmentación multipartidista por mucho tiempo.

Mucho ha llovido en estos cuatro años, políticamente más densos que las cuatro décadas anteriores. La reluciente superficie de los nuevos partidos se ha descascarillado rápidamente, erosionada por el fuego mediático y por sus propias torpezas. Podemos y Ciudadanos perdieron su transversalidad y se fueron escorando respectivamente a izquierda y derecha, mientras PP y PSOE se readaptaban para resistir el envite. Los efectos devastadores de los recortes, la fiscalidad irresponsable y la corrupción, se han ido tapando con banderas catalanas y rojigualdas. Guste o no guste, el juego dominante hoy es de nuevo el de la construcción nacional. Entretanto vamos naturalizando la precariedad omnipresente.

En ese caldo de cultivo, donde lo nuevo no termina de nacer y lo viejo no termina de morir, aparecen los monstruos. Surge una fuerza nueva entre las que rompen el techo del 10%. Mejor dicho, no una, sino dos: la desbordante abstención se perfila como el agente de mayor impacto. Si en 2016 ya había superado el 30%, en las recientes andaluzas se disparó hasta un escalofriante 43,4%.

Por culpa de ese creciente desapego a las urnas, en Andalucía circulan hoy listas negras de funcionarias que temen perder su puesto si cumplen con las políticas de igualdad, el neofranquismo preside la Comisión de Memoria Histórica, se bajan impuestos a los más ricos en una reforma fiscal regresiva, y algunos derechos consolidados como las pensiones, la sanidad o el aborto se ven abiertamente amenazados. Un oscuro invierno se acerca a las puertas del pueblo andaluz.

Viendo pelar las barbas de mi vecino, no me andaré con rodeos: estas elecciones tienen una trascendencia histórica e incluso global. La prioridad es frenar a estas derechas siamesas enloquecidas por su tricefalia. No nos engañemos, Vox no es una fuerza “rebelde” o “popular” en sentido alguno, son otros hijos más de Esperanza Aguirre, se formaron cantando odas a la privatización mientras vivían a expensas de lo público. Pero han encontrado su hueco en la ultraderecha, y eso tira de sus mellizos hacia ese extremo, descabalando como nunca antes el imaginario político nacional. Winter is here.

Ante la amenaza de polarización extrema, cuatro ideas

Frente al riesgo de una derecha asalvajada como no veíamos hacía mucho tiempo, no me limitaré a pedir el voto. Quienes leéis infoLibre sois ya mayoritariamente votantes, pero somos aún esa minoría social que lee prensa. Debemos multiplicarnos. La petición es que saquéis a todo vuestro mundo a votar, y lo que vote cada cual, si me permiten la confianza, no es lo que toca hablar a estas alturas. Os pido que convoquéis cuanto antes, al terminar de leer esta columna, a la familia, a los conocidos del barrio, compañeros de trabajo, del gimnasio, del AMPA, a todas y a todos, a un café o un vermú junto al colegio electoral pasado mañana. Será el reencuentro más saludable en mucho tiempo. Escribidles el domingo para aseguraos que votan, ya pediremos perdón por haber sido pesados el lunes.

Pero, ¿que voten a quién? Francamente, bajo la amenaza actual, hace falta un antifascismo amplio, no estamos para idealismos en el campo progresista. Yo votaré a Unidas Podemos, porque voto en Madrid y la historia me ha enseñado que el PSOE necesita un fuerte contrapeso a su izquierda para no dejarse arrastrar hacia políticas económicas de derechas. En las comunidades uniprovinciales (Madrid, Navarra, Murcia, Asturias, Cantabria) así como en las periféricas (Cataluña, País Vasco, Galicia, Andalucía, Comunidad Valenciana y en las islas), Podemos tiene en general opciones claras de lograr representación. En casi todas las provincias que reparten más de cuatro escaños, porque en virtud del sistema D’Hont el primer escaño de Podemos es más fácil de lograr que el tercero del PSOE.

Pero mentiría si dijera que no tendría un dilema serio si me tocara votar en otras provincias de la meseta. En las dos Castillas, Aragón o Extremadura, por ejemplo, las opciones de UP son más escasas (con excepción de Zaragoza y, quizá, Badajoz), y en algunas Vox amenaza con colarse gracias al voto oculto, por lo que el riesgo que implica no convertir voto en escaños se agrava. A nadie sorprenderá demasiado que el partido morado baje significativamente en la España vaciada. De los motivos ya hemos hablado y hablaremos la semana que viene.

Ante esa realidad, ¿quiénes somos los izquierdistas de Carabanchel, de Triana, Ruzafa, Torrero u Hospitalet, para regañar a los de esas provincias si deciden votar PSOE a nariz tapada, sólo para restarle escaños al Partido Popular? ¿Son ‘pusilánimes’, o ‘poco auténticos’, o ‘alienados’, por votar al partido del Artículo 135 pese a sentirse de izquierdas, para evitar que sumen las derechas? Yo no lo creo. No seré yo quien les juzgue así, y me preocupa ver cuán arraigada está esa lectura en ciertos círculos y redes digitales.

Votar tan a la defensiva no es plato de buen gusto, pero tampoco lo será arrepentirse después si al final nos gobierna la triada histriónica, cuando empecemos a sentir las consecuencias. Desde luego, ese votante tiene mi respeto en tanto que votante de izquierdas, aunque anteponga la responsabilidad a sus principios y apetencias, o precisamente por ello.

Es más, creo que no hay tarea política más urgente que la de construir un hogar político común a ese izquierdista urbanita que puede ‘cómodamente’ votar a su opción ideal, y al progresista de la España vaciada que lleva toda una vida votando a la defensiva. Y también a varios segmentos abstencionistas desapegados de la dinámica electoral, especialmente los más jóvenes. Para construir esos puentes, las identidades cerradas, históricas, ‘duras’ y regañonas, sirven de muy poco. Y las cuentas pendientes y gestos de superioridad, aún menos.

Un espacio político fragmentado no necesita activistas arrogantes que impartan lecciones, sino una fuerza que ejerza de Gran Conciliadora, capaz de acoger las muy diversas quejas y demandas inatendidas en un relato de futuro esperanzador, abierto pero realista. Sólo un espacio relativamente novedoso y poco recargado, tendencialmente vacío, de fronteras lábiles, podría llenarse con retazos de ese mosaico de identidades, y a partir de ellas tejer una nueva, construir país, articular un pueblo hoy fracturado. Dejen pues los activistas principistas de mirar desde arriba al votante pragmático o al abstencionista desencantado, y hablemos de cómo haremos para seducirles de nuevo en el ciclo que se avecina.

Pero ese es un debate para después del lunes, centrémonos ahora en convocar los cafés y vermús de este domingo. Literalmente, sobre todo en el caso de las mujeres, nos va la vida en ello.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

26 Comentarios
  • Bellum Bellum 26/04/19 21:24

    Hablemos claro: si la abstención juega un papel el próximo 28A por la falta de movilización de la izquierda nos mereceremos el resultado...si los políticos no están a la altura tiene que estarlo el Pueblo...basta ya de memeces de que no nos representan, yo no me resigno a regalar el país a los que nos lo han robado y a un atajo de fascistas.
    Así que el que tenga esquisiteces de conciencia que se las sorba. Esta vez no vale abstenerse, a degüello con la abstención porque nos afecta a tod@s como nunca había pasado, en derechos fundamentales y en conquistas sociales .
    No lo perdonarnos nunca...nos va la vida en ello

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    0

    4

    • jat jat 27/04/19 00:50

      "a degüello con la abstención"

      Sin palabras. Vivimos tiempos aciagos...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      2

      3

      • GRINGO GRINGO 27/04/19 09:13

        Hay unos cuantos países donde es obligatorio votar, y no me parece una mala idea......, quizás de ésa manera la gente se involucraría un poco más.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        3

        1

        • Orlinda Orlinda 27/04/19 22:30

          Votar es un derecho y ningún derecho es a la vez una obligación.
          Cambiarle el sentido, imponer un derecho por la fuerza es algo propio de tiranos. De ti cualquier cosa se puede esperar.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          2

          3

          • GRINGO GRINGO 27/04/19 22:36

            Supongo que te refieres a los ciudadanos de Australia, Bélgica, Luxemburgo, y algún que otro país......, en cualquier caso es una opinión, espero que tú también tengas alguna......

            Responder

            Denunciar comentario

            2

            1

          • GRINGO GRINGO 27/04/19 22:32

            Tu sin t

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

  • GRINGO GRINGO 26/04/19 18:58

    Me sorprende leer un artículo en Infolibre, donde el autor se identifica como votante de UNIDOS PODEMOS....., "a dos días de las elecciones", menos da una piedra.....

    Como contrapeso, vuelve a aparecer el "histórico voto útil", con el que no estoy de acuerdo, y creo sinceramente que el votante se tiene que involucrar y no dejarse llevar "por encuestas o sondeos demoscópicos", hasta ahora no ha valido para nada y dudo mucho que, tal y como están las cosas, sirva para algo.

    Cada uno que se retrate, en cuanto a apoyos, el 28A, y a partir de ahí, ya se verá quién tiene el apoyo de los ciudadanos y no volveremos a oír el rollo de "los votos prestados, etc,etc,etc".

    Votemos, todos y con conciencia, éso es mejor que ejercer de estrategas, algo que yo creo que no nos corresponde.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    3

    2

    • Miguel Á. Peralta Miguel Á. Peralta 27/04/19 21:25

      Una de las cosas que me gusta de infoLibre es que algunos votantes de Podemos tachan al medio de socialista, y algunos votantes del PSOE lo tratan de Podemita. Pero todos lo siguen leyendo. Cuando te dan por ambos lados, es que haces buen periodismo, con indepencencia, y por eso estoy orgulloso de colaborar con mi columna. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      2

      0

      • jat jat 28/04/19 02:16

        Sin estar de acuerdo en lo que escribe en su columna, debo reconocer que se agradece y mucho que conteste a sus lectores, un detalle que debería ser ejemplo para "otros y otras" Salud!!

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

      • GRINGO GRINGO 27/04/19 22:40

        No estoy en absoluto de acuerdo, y no he oído a nadie quejarse de su tendencia hacia PODEMOS, y sobre el PSOE.............pues juzgue usted.

        UNIDOS PODEMOS no tiene ningún medio de comunicación afín, éso vale pasta o se compensa de otra manera....

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

  • FFgaro FFgaro 26/04/19 14:04

    desde luego que son importantes estas elecciones, estamos en una situacion parecida previa a la Guerra Civil, sin miedo de que se maten unos a otros, pues hoy afortunadamente una mayoria de ciudadanos tienen acceso a mas informacion, pero hay un 40% que no quieren/pueden informarse y para colmar el vaso en Andalucia el 50/60%, esta cuota me temo que no tiene capacidad para digestir o comprender lo que esta sucediendo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Medina Medina 26/04/19 12:28

    Pues... Sr. Álvarez, siento decepcionarle: No voy a ir a votar. Tras más de cuarenta años haciéndolo he llegado a la conclusión -reafirmado ahora con el cambio social de los últimos quince/veinte años- de que no pinto nada en este país: ni yo como persona ni me forma de pensar. Durante décadas estuve votando a IU en un pueblo que no conseguía un sólo concejal, en una Comunidad Autónoma que es un feudo de PP por los siglos de los siglos amén. Una ley electoral que permitía obtener cuatro diputados al Congreso a HB con 180.000 votos y que apenas dos a IU con casi dos millones de votos. Cuando el Congreso sea una cámara que represente PROPORCIONALMENTE a lo que los ciudadanos voten quizá me lo piense. Hay que ser ingenuo para pensar que nuestros políticos van a mejorar nuestras condiciones de vida, conseguir una sociedad más justa. Quienes mandan: La Banca, los poderes económicos, las energéticas, las tecnológicas, Amazon, Microsoft... etc. Son quienes dicen a los políticos, lo que deben hacer, legislar, vender al pueblo. Antonio Machado publicó hace cien años "Campos de Castilla". Cuando viajo a este territorio compruebo que la definición de la sociedad rural continúa siendo válida. La sociedad urbana no es muy diferente. Cuando vi en la teletonta a los manifestantes independentistas catalanes manifestarse con máscaras de Puigdemon -quien él y su partido les han robado- pensé: "Puigdemón se está frotando las manos en Waterloo" ¿Y qué decir del PSOE de Andalucía y del PP del País Valenciano o Madrid? Obtienen millones de votos de la clase humilde (antes llamada Clase Media) de los desahuciados de las viviendas que ellos -PP y PSOE- han permitido con sus políticas o inacción, su escandalosa especulación. Un personaje nefasto y dañino como Arzalluz ya lo dijo, hablando de "los chicos de la gasolina" Que muevan el árbol que ya iremos nosotros a recoger los frutos. Y así fue: unos en la cárcel y otros en Ajuria Enea, diputaciones y ayuntamientos. Este país no tiene solución. Hace siglos que pasó el tren de: El Renacimiento, La Ilustración, la Revolución Francesa, la modernidad... Y aquí estamos... votando a los capataces del cortijo -los dueños ya los he citado- .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    6

    4

    • Adaja Adaja 27/04/19 01:20

      Estando de acuerdo con usted en casi todo lo que dice, le invito a que haga una simple reflexión: ¿se puede llegar a imaginar lo que ocurriría en este país si todos hiciéramos lo mismo que usted y solo fueran a votar los del Trío de Colón?

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      5

    • Bellum Bellum 26/04/19 21:07

      Las 700000 abstenciones en Andalucia hicieron un destrozo irreparable. Si la mitad de ese número se hubiera traducido en votos, la representación de Vox en escaños no hubiera alcsnzado ni la mitad de lo que ha obtenido. La abstención de la izquierda es, si cabe, más dolorosa, porque es abandonar la lucha Apelo a su inteligencia y a su bondad. No nos abandone. Si es de izquierdas abstenerse no es un derecho votar es un deber...

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4

    • GRINGO GRINGO 26/04/19 18:43

      Para conseguir éso que reivindica y todo lo demás, no nos queda otra que votar y con mucha cabeza.....

      Estoy seguro de que lo sabe y aunque sea a última hora, quién sabe, quizás se acerca......

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

    • mcjaramillo mcjaramillo 26/04/19 14:01

      Pues nada: siga usted sin votar y se hará realidad sus premoniciones. Y desde luego, no cierto de ninguna manera que todos los políticos y partidos sean lo mismo.  

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      4

      5

      • jat jat 26/04/19 14:56

        ¿premoniciones? pero si Medina habla de la pura realidad actual e histórica, ¿qué premoniciones?. Si las reglas del juego escritas en el 78 no cambian, poco va a cambiar en este país. Yo tampoco voto Medina. Salud!!

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        5

        3

        • GRINGO GRINGO 26/04/19 18:44

          Vote jat, que si votando no se ha conseguido mucho, no votando no conseguiremos nada.....

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          5

    • Birth 4 Birth 4 26/04/19 13:28

      Sr. Medina. Entiendo su estado de ánimo. Yo podría añadir más cargas históricas a su argumento. Por favor, vote usted. Puede que sienta que es una pieza más de la hojarasca. Y como ya no puede estar más decepcionado, cualquiera que sea el resultado no le afectaría. Pues vote usted, por favor. Si no es usted, alguien, por usted, apreciará su esfuerzo. Le deseo un buen fín de semana, vote (por favor) o no vote!

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      6

  • margacg margacg 26/04/19 08:49

    Uf. Pues no sé qué decirle. Voto en Granada y daba por sentado que UP tenía posibilidades serias, pero viendo los últimos sondeos el resultado queda así: PSOE 3, PP 2, Cs 1 y Vox 1. Nada para UP. Con todo el dolor de mi corazón, creo que voy a optar por el voto útil.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    4

    2

    • GRINGO GRINGO 26/04/19 18:45

      El voto útil, su voto útil, es el que usted decida y se ajuste a sus expectativas.

      No se fíe de los sondeos y las encuestas, no tratan más que de dirigir el voto....

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      3

  • jabd jabd 26/04/19 08:32

    No seré yo quien critique a quien vote al PSOE, lo vote muchos años, también pienso que en Zamora votaría. Pero vivo en Madrid y animare a familia y amigos a votar cada uno lo que quiera. No entro en valorar los intramuros de los partidos, no me gustan. Pero si te diré que votaré a Unidas Podemos porque creo que es garantía de progreso social ( es la primera vez que lo voy a hacer) . Tus desencuentros, frustraciones y fobias son respetables pero tuyas. Yo quiero cambiar un país, no un partido. Gracias pero...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • baja chico baja chico 26/04/19 06:30

    Señor Álvarez, intentando entender su anteúltimo párrafo me siento un verdadero analfabeto funcional.
    ¿Podría traducir activista arrogante en cátedra por Pablo Iglesias en los mítines ejerciendo de calmoso profesor? Y ¿A la gran fuerza CONCILIADORA de futuro esperanzador abierto pero realista, con el PSOE de Schz? (Continuará)

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    4

    • Miguel Á. Peralta Miguel Á. Peralta 27/04/19 21:30

      La respuesta a las dos preguntas que formula ud. en su comentario es no.

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • baja chico baja chico 28/04/19 08:06

        Gracias. Y me alegra que no me haya comentado lo de su espejo que era algo impertinente. Y en el fondo todos nos adoramos un poco, aunque unos más que otros.
        Se lo decía para que no olvide a los lectores de una cierta edad, que no estudiamos en colegios de pago.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        0

    • baja chico baja chico 26/04/19 13:24

      Lo del espacio relativamente novedoso y poco recargado, tendencialmente vacío y de fronteras lábiles es para sobresaliente en barroco culterano.
      Y lo de poder llenarse con retazos de un mosaico de identidades, tejer, construir un país, articular un pueblo hoy fracturado... etc.... me recuerda a las abuelitas que remiendan sus almazuelas.
      La petición cuartelera a los activistas PRINCIPISTAS (que no principales ni principescos) para que dejen de mirar desde arriba al votante pragmático o al abstencionista desencantado y se dediquen a buscar nuevos métodos de seducción para el futuro me parece la guinda del pastel.
      ¿No sé mira usted demasiado en el espejo mientras nos dedica estas lindezas?

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.