x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Qué ven mis ojos

Unas elecciones de segunda clase y primera necesidad

Publicada el 21/05/2019 a las 06:00 Actualizada el 20/05/2019 a las 20:45
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

                                                                                                                                                                                                                                                                    "Quien se alía con sus enemigos se convierte en adversario de sí mismo".

La política debiera basarse en la cercanía, estar a ras de suelo, a pie de calle, porque de ese modo podría tener una idea de la realidad basada en la experiencia, no en los números que la resumen y la deshumanizan. El neoliberalismo, esa carcoma de las democracias, lo explica todo con una cifra y su primer y único mandamiento es la cuenta de resultados. Por eso, en las sociedades donde impera, el valor ha sustituido a los valores y la economía a la moral, así que en ellas cada persona tiene los derechos que pueda pagarse, incluidos los que se refieren a la sanidad y la educación.


Quienes puedan tener un seguro médico, se curan; el resto, esperan, sufren y mueren. Quienes puedan matricularse en un colegio privado o concertado, tendrán estudios y una carrera universitaria; los demás, a trabajar y a no soñar: su destino es ser fontaneros, albañiles o electricistas, no cirujanos, farmacéuticos ni jueces. Es un sistema de castas, en el que no cabe el espíritu de superación; donde se asciende, pero nunca hasta la cima, y sólo las excepciones más raras van a tener una vida mejor que la de sus padres y madres, porque ese mecanismo está hecho para que resulte casi imposible saltar de nivel: si naces pobre, morirás igual; si naces donde nacen los ricos, tienes la vida resuelta. Estamos en el siglo XXI, pero no todos.


Las ciencias exactas no tienen corazón ni admiten los matices, las ecuaciones no resuelven emociones, y cuando todo lo define una cantidad, el resto sobra. Es decir, sobran las personas y, en consecuencia, el desempleo no es un drama, sino un gráfico; los desahucios no son una catástrofe, sino un apunte en el libro del debe y el haber de un banco; las listas de espera en los hospitales no son una indignidad, sino un asunto contable… Y así tantas cosas.


La política debiera basarse en la cercanía, pero vive en la luna, y por eso es tan importante el territorio autonómico y municipal, donde la proximidad es aún posible y las promesas, incumplidas o no, se ven desde la puerta de al lado: pueden disimular medio punto del IPC, pero no haber jurado que harían un parque, una carretera o una casa de la cultura, incumplir el compromiso y que no se les note. Es un error, por tanto, supeditar lo local a lo nacional. Lo es, y además lo parece, cuando una o un presidente autonómicos, elegidos por los ciudadanos de su comunidad, salen corriendo de sus despachos al llamarlos desde la Moncloa para ser ministros, y eso ha ocurrido con frecuencia. Y lo es ahora mismo, cuando los pactos que hace falta llevar a cabo para formar un Gobierno, tras las recientes elecciones, quedan aparcados hasta ver qué pasa en las de este domingo. Es darle a la política autonómica y municipal un sesgo utilitario que la desprestigia. Es transformarla en un simple trampolín.

Y sin embargo, te fijas en Madrid, por ejemplo, y ves el destrozo que ha hecho el Partido Popular, privatizando y recortando hasta conseguir que uno de cada tres niños estén en riesgo de pobreza y haya casi doscientos mil que ya han cruzado ese oscuro umbral. En el último debate de los candidatos a presidir la Comunidad Autónoma de Madrid, la representante de la calle Génova ni apareció, tal vez temerosa de lo que ella misma pudiera decir, dado que cada vez que habla sube el pan, pero sí estaban sus aliados de la derecha, con los que irá de la mano si los resultados se lo permiten. Sus compañeros de viaje, Ciudadanos y Vox, sí aparecieron, y la aspirante de la ultraderecha llamó “chiringuitos” a Cáritas y Save the Children, dijo que hay que cerrar Telemadrid y aumentar las ayudas a los toros, porque “son parte de nuestra identidad y nuestra cultura”, y afirmó que su partido es el “único que sabe cómo no despilfarrar el dinero público”. 

Su jefe se lo llevó crudo en el Madrid de Esperanza Aguirre, con un sueldo de secretario de Estado por no hacer nada en un observatorio que tampoco hacía nada, pero se ve que es un hombre nuevo, está rehabilitado, o algo. No aclaró si en la capital también harían listas negras como las de Andalucía, para hostigar y quién sabe si perseguir a los funcionarios que luchan contra la violencia machista. El representante de Ciudadanos basó su estrategia en acusar al PSOE de llevar “como sorpresa” a Unidas Podemos y Más Madrid, pero no dijo ni pío de su alianza con la gente de Abascal. Claro, lo que une la plaza de Colón no lo separan cuatro detalles como la xenofobia, la homofobia y tal.

La política autonómica y municipal es un terreno donde nos jugamos gran parte de nuestro modelo de sociedad. Es, también, el espacio de la corrupción, donde se recalifica, se firman papeles que no debieron firmarse o se reparten premios entre quienes se sujetan unos a otros la bandera, como dejaron claro la sentencia de la Gürtel o la investigación de la Púnica, esa banda a la que ahora los líderes de Ciudadanos ha indultado, ellos que son tan contrarios a los indultos. Que en Madrid, tras las debacles que supusieron los sucesivos mandos en plaza de la derecha, el 82% del empleo que se genera sea temporal, gracias a las recetas del neoliberalismo, no es que les preocupe, es que les alegra, es lo que buscan y lo que propició su reforma laboral. Darle la vuelta a esa tortilla es tan necesario que debería recordarnos que, aunque a estas elecciones se las considere de segunda clase, son de primera necesidad.

Si las encuestas vuelven a acertar, el cambio certificará el castigo al PP, que ha tardado en producirse, pero ha sido duro, y a su máximo dirigente, que ahora baila en el alambre y mañana puede ser descabalgado por sus propios generales. No les gusta perder y además no saben. Y él no es Aznar, pero tampoco es Rajoy. Quizá aún ni siquiera se ha dado cuenta de que sus aliados han venido a quitárselo de en medio.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

16 Comentarios
  • Argaru Argaru 22/05/19 02:58

    Desde 2007 hasta el día de hoy, la crisis (o la gran estafa, como prefieran) se ha cebado y se sigue cebando con los más desfavorecidos y, a pesar de ello, sus lacayos políticos, que impusieron aquellas políticas condenatorias, siguen gozando de la confianza de millones de incautos. Está claro, que el sistema dispone de múltiples resortes para que la DEMOCRACIA FORMAL cumpla con su fin principal: defender, ante todo, el DINERO. La gente es lo de menos. Por esta razón, la MUERTE es lo único REALMENTE DEMOCRÁTICO del sistema capitalista. Al menos hasta ahora, pero hace tiempo que algunos de esos OBSECENAMENTE RICOS, como Warren Buffett, están invirtiendo su capital en retrasar lo más posible su entrada en “el más allá”. Habrá que estar muy atento al obituario de ahora en adelante. Magnifico artículo del señor Prado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • arrossinat arrossinat 21/05/19 19:32

    ¡Excelente e importante artículo, Sr. Prado! ¡Ojalá sirva para remover algunas conciencias! ¡Felicitaciones!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • tarrul tarrul 21/05/19 18:11

    Una vez mas Benjamin, muchas gracias 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • GRINGO GRINGO 21/05/19 14:02

    Tienes toda la razón en lo que dices Benjamín, pero éso no está pasando sólo ahora o desde hace 10 años, viene pasando desde la T78, cuyos principales protagonistas (PP-PSOE), algunos ahora divididos en varias ramas, han conseguido que nuestra sociedad pierda derechos y no se pongan de acuerdo ni en lo fundamental.

    Claro que hay castas, pero hace bien poco a UNIDOS PODEMOS le intentaban ridiculizar por denunciarlo, y lo peor es que vamos a peor si no lo remediamos cuanto antes.

    Hace unos días fue noticia que, en los EE.UU. (líderes del "mundo libre"), un multimillonario afroamericano, había obsequiado a un grupo de estudiantes que se licenciaban en la universidad, con el coste de los créditos que habían tenido que pedir para poder estudiar.

    La "mochila con la que se presentaban ante su futuro", era una media de 150.000 $ de préstamo, algo que aquí todavía no pasa, como para renunciar a cualquier trabajo y sus condiciones, pero que nos muestra por donde van los tiros de la economía liberal.

    Nada sustancial ha cambiado en nuestra política, salvo el fraccionamiento, porque los que tenemos que votar, una vez más, han elegido a uno de los autores del desaguisado (PSOE) para que sigan haciendo lo mismo que hasta ahora, "prometer mucho y hacer más bien poco"......, y si no, al tiempo......

    Parece que, nos conformamos con criticar que todo está mal, pero cuando hay que depositar la confianza, volvemos al refranero y nos aplicamos una de "más vale malo conocido que bueno por conocer...", y así nos va, nos irá y nos seguirá yendo.....

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

  • andoni4 andoni4 21/05/19 10:41

    Magníficas reflexiones Benjamin!!!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Larry2 Larry2 21/05/19 10:15

    Gracias Benjamin, has dado en todo el clavo. Me ha gustado el artículo. agur.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • Sorcière Sorcière 21/05/19 10:12

    No es Aznar ni es Rajoy (y es,  cómo no,  un “él”).  ¿Alguien se atreve a dar el nombre del funambulista que baila en el alambre? 
    Leo a B. Prado y me pregunto cómo es posible la inmisericordia calculada, la indiferencia psicópata de Rajoy y sus recortes,  las salvajadas de Aguirre.  
    Tienen  razón en UP.  Tan sólo hay que leer la Consitución y cumplirla,  ¡ Constitucionalistas!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • phentium phentium 21/05/19 08:56

    ¡¡¡ Macho....¡¡¡ Decididamente tienes un don.

    Espero me disculpes la cordialidad excesiva, pero es que me ha salido asi y hay veces en que uno no tiene porque refrenarse aun a pesar de ser incorrecto.

    Espero que no dejes jamas la pluma esa con la que tan bien sabes expresar y plasmar negro sosbre blanco lo que muchos pensamos y no hemos sido tocados por esa varita magica con que te "pulsaron" a ti.

    Espero que no hagas como algun otro inforrmador que, aun no siendo santo de mi devocion, reconozco que era uno de los mas ecuanimes y cuando debia criticar a aquellos en os que creia, lo hacia.
    Digo que espero no hagas como el susodicho habitual contertulio tuyo y te dejes "neutralizar" por un caramelo envenado de politica, llamese Malaga o como se quiera.

    No permitas estimado Benjamin que nadie tuerza tu camino.

    Sigue haciendo lo que mejor sabes hacer.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    8

  • Valldigna Valldigna 21/05/19 08:37

    Valldigna.Completamente de acuerdo en tus reflexiones, porque el cambio empieza desde los ayuntamientos, tambien de los gobiernos autonomos. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/05/19 08:09


    Muchas veces coincido con lo que expone Benjamín en sus escritos y con este de hoy casi me identifico por completo. Estoy de acuerdo en la suma importancia que tienen los organismos decisorios cercanos a la ciudadanía como pueden ser los ayuntamientos, los organismos autonómicos, incluso las concejalías de barrio, que por estar todos ellos creados en la sociedad más cercana pueden conocer mejor, y por ello plantear y resolverlos, los problemas que se presenten en esa sociedad.

    Esto de la unidad, de la uniformidad nacional (o autonómica), tal como la plantean principalmente los partidos o grupos sociales de derechas presupone un afán de controlar a la población que no casa bien con la información y tecnologías actuales que nos permiten estar al tanto de lo que acontece en cualquier lugar del mundo.

    En el pueblo, en el barrio, en la ciudad, es donde debe iniciarse la igualdad de oportunidades para TODAS las personas que en ellos viven, empezando por la enseñanza, la sanidad, poder llevar una vida digna, acceder en igualdad con sus semejantes a un puesto de trabajo que a la par que permita vivir dignamente sirva también para contribuir a mejorar la sociedad a la que se pertenece.

    Estamos apañados como elijamos como dirigentes a esa caterva de hombres y mujeres que estos días salen en los medios recodándonos a la peor de las Españas a través de sus mentiras y amenazas si no cumplimos con lo que ellos casi nos ordenan. Conmigo no lo van a conseguir: yo los voy a BOTAR. Osasuna y República Libertaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.