x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

¿Y si las alianzas tuvieran que votarlas todas las bases?

Publicada el 10/06/2019 a las 06:00 Actualizada el 10/06/2019 a las 12:39
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Una de las cuestiones más delicadas de un partido político es su política de alianzas: con quién pacta, explícita o implícitamente, dando sus votos, su abstención, con o sin algo a cambio. No deja de ser la aplicación a la política institucional de un dicho tan manido como simple: “Dime con quién andas y te diré quién eres”.

Desde que en España se empezó a incorporar la costumbre de hacer primarias más o menos dignas de tal nombre o consultas a la militancia sobre asuntos varios, se ha visto de todo, y de todo ha sido posible aprender y sacar conclusiones.  Los partidos de izquierda, como bien explica Ángel Munárriz en este artículo, han ido incorporando esta posibilidad de consultar de una u otra manera a sus afiliados o inscritos, cosa que a la derecha no se le ha pasado por la cabeza. Esta semana, sin ir más lejos, veíamos cómo el plenario de Barcelona en Comú aprobaba masivamente la propuesta de Ada Colau de presentarse a la investidura como alcaldesa, decisión que se tomó en este órgano pero sin llegar a ampliar la consulta a los casi 10.000 inscritos.

Cabe preguntarse como hipótesis qué ocurriría si las alianzas de todas las formaciones tuvieran que ser sometidas al conjunto de afiliados o inscritos. Y, ¿por qué no?, qué sucedería si se abrieran a simpatizantes, como las primarias cuando se hacen de forma consecuente.

Es sabido que las votaciones entre militantes, afiliados o inscritos suelen dar siempre resultados más escorados que si se abren a simpatizantes. Es decir, los resultados cuando se amplían estas consultas tienden a parecerse más a las opciones elegidas después por el electorado y generalmente plantean opciones más moderadas o centradas que si se deja a la decisión de los órganos del partido o de la militancia.

Si se pusiera en marcha algún sistema similar, supondría que, sin llegar a ser una segunda vuelta como tal, los partidos podrían tomar el pulso (de forma más precisa que mediante una encuesta) para captar por dónde quieren sus votantes que planteen sus alianzas. En el fondo, en contextos multipartidistas como el que vivimos, el éxito político no consiste en ganar comicios, sino que las elecciones operan más bien como una especie de vueltas cronometadas para determinar la pole position y conformar la parrilla de salida. A partir de ahí, comienza la auténtica carrera, la que dirá quién o quiénes gobernarán. Por eso el siguiente paso, el de las negociaciones para formar gobierno, está plagado de claves estratégicas que el electorado merece conocer, valorar y orientar.

Además de un ejercicio de perfeccionamiento de nuestra democracia, la obligación de consultar a las bases la política de alianzas –sobre todo si se incorpora a los simpatizantes– daría a los dirigentes de los partidos una valiosa información para orientar su estrategia, algo que se convierte en fundamental si se piensa que, además, esos acuerdos o desacuerdos deben sostener después nombramientos, presupuestos y las líneas maestras de la política institucional durante cuatro años. Sería también una buena forma de romper las burbujas político-mediáticas cada vez más aisladas que dificultan en muchas ocasiones tener una percepción ajustada del estado de ánimo social.

Si hacemos un ejercicio de política ficción y pensamos qué ocurriría si se pusieran en marcha estas consultas en la semana decisiva que hoy empezamos, ¿alguien duda que las izquierdas estarían obligadas a llegar a acuerdos en todos los territorios? ¿Sostendrían los votantes y simpatizantes del PP los acuerdos ya anunciados con Vox para gobernar en una treintena de municipios españoles? ¿Y podría Ciudadanos mantener esa extraña posición de llegar a acuerdos con el PP y Vox haciendo como si Vox pasara por allí por casualidad?

Si empezamos a constatar la dificultad que tienen los partidos para romper el bibloquismo, quizá el conjunto de la sociedad pueda ayudarles dándoles incentivos para el acuerdo y orientando el sentido de estos movimientos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

12 Comentarios
  • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/06/19 09:56

    Lo que pasa es que hay que definir qué son las bases, qué son las consultas y qué son las alianzas. Las bases es un concepto indeterminado que normalmente utilizan los lideres de manera cesarista para imponer sus objetivos. Y las utilizan precisamente por la indeterminación de su concepto. Por ej: Supongamos que el PSOE obtiene 8 millones de votos que eligen a sus representantes. Lo que se sabe es que esos 8 millones es una cifra concreta de 8 millones que han elegido en igualdad. EL PSOE tiene unos 150000 militantes. ¿UNa consulta a esos 150000 militantes de la que voten 100000 tiene una validez similar a las de los 8 millones de votantes? Está claro que no, porque ellos pueden votar por cuestiones internas, por los puestos y salarios que ocupen en el partido o por otras cosas distintas de las que han votado los 8 millones. Si hacemos un censo de simpatizantes. ¿Cuantos? Medio millón o un millón. No está claro que uno que se define como simpatizante tenga que tener mas opinión que uno de los que ha votado, que uno de los 8 millones, pudiéndose dar la paradoja que esos simpatizantes respecto a las alianzas opine de manera contraria a las intenciones de la mayoria de los 8 millones de votantes. Podría darse la paradoja que de los 8 millones de votantes 4 millones (las encuestas van por ahí) quieran que el PSOE gobierne en solitario, sin coaliciones y que 300000 simpatizantes quiere que haga una coalición con Podemos (O Ciudadanos para el caso es igual). En ese caso ¿Quienes son las bases? Estoy seguro que lo verdaderamente democrático es lo que opinen los 8 millones de votantes (o sus representantes) que lo que opinen 300000 simpatizantes. Se crea una contradicción entre los votantes y una especie de vanguardia que son los afiliados (o los simpatizantes). Resolver esa contradicción es dificil porque a los lideres les es mas fácil seguir a los hooligans de su partido que tienen capacidad de presión que a los votantes de los que se distancian. Y para ello hablan de consultas entre el lider y sus bases saltándose todos los organismos intermedios deliberativos y contrapoderes que deben existir en los partidos. No es mas democratico. Y ahora hablamos de las consultas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 12/06/19 10:13

      Las consultas se suelen utilizar para responder si o no a la pregunta que se hace, por ej aprobar una alianza. Pero las consultas normalmente están manipuladas por los lideres. Pedro Sánchez manipuló la pregunta y la consulta sobre su pacto de gobierno en 2015 con CS. Y veamos como manipuló Pablo Iglesias la pregunta sobre ese pacto. Lo que estaba en cuestión es si Podemos se abstenía en ese pacto PSOE-CS que hubiera dado la presidencia del gobierno a Pedro Sanchez. Las encuestas hechas entre los votantes de Podemos daban que la mayoría apoyaba la abstención para echar a Rajoy y luego ejercer una oposición critica. Pero la pregunta que hizo la cúpula de Podemos, así,rapidamente, era si "Los militantes de Podemos apoyaban o no el Pacto PSOE-CS o lo rechazaban apostando por la politica propia de Podemos". Evidentemente, se quitó de la pregunta aquello que estaba en cuestión y que apoyaban los votantes de Podemos (según las encuestas) Eso mas los votos telemáticos controlados por el poder de Podemos dió un resultado de que votaban en contra con lo hubo que disolver las Cortes y convocar otras elecciones. Aquí se ve de una manera clara como se puede manipular por los lideres a los que llaman las bases y como se puede elegir que las bases sumisas puedan decir lo contrario que los votantes de ese partido. O como manipuló la sra Colau la consulta para expulsar al PSC del gobierno municipal. La máxima dirigente no dió su opinión en público, no se hizo un debate público sobre ventajas y desventajas en que cada uno manifestara su postura sobre un tema importante y votaron unos pocos y por unos poquitos votos se expulsó al PSC del Ayuntamiento barcelonés. La manera menos democrática que se pueda conocer de hacer politica, desde la oscuridad, y de la privacidad del debate o sin debate. Las consultas SI o NO sobre algo importante están manipuladas por las direcciones que son las que de verdad eligen sobre que hay que votar, la pregunta que les interese para obtener el resultado que quieren, el corpus de votantes y su control telematico, que eligen que debates previos quieren o tapan y cuales no se debaten, etc. Eso no es mas democrático que el debate deliberativo publico.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • Ataio Ataio 11/06/19 18:45

    Excelente artículo. Todo lo que sea abundar en democracia bienvenido sea. Las consultas de organizaciones son necesarias. Estaría muy bien que el gobierno y los gobiernos autonómicos también las practicasen para determinados temas.
    En las organizaciones yo distinguiría entre: las vinculantes, para militantes o inscritos; y las de
    opinión-tendencia, de carácter orientativo, y cuyo resultado podría elevarse a la categoría de vinculante según la dimensión y signo del mismo.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Makarenko Makarenko 11/06/19 09:40

    Eso significaría que los partidos son de verdad democráticos, pero eso es como pedirles peras al olmo. Se olvidan todos muy rápido de la militancia para hacer política "de altura". Claro que luego vienen los batacazos.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • SUA SUA 11/06/19 00:43

    Estimada Cristina : Después de leer tu artículo y antes de comentar mi opinión, he ojeado alguno de los comentarios y por ser breve me uno al de Excomulgado. Lo ha expuesto de forma muy razonable.
    Yo pediría lo mismo a nivel autonómico, sin intervenciones de sus grupos políticos nacionales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • GRINGO GRINGO 10/06/19 12:40

    Creo que, las opciones más moderadas son las que están dispuestos a defender desde los órganos del partido, porque miran más su propio futuro que el de los que les han votado, en cambio el votante, inscrito o simpatizante, defendería una opción más cercana al programa que han votado.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Excomulgado Excomulgado 10/06/19 10:25

    Creo que todos los acuerdos deberían someterse a la votación de los inscritos, pero no de " los simpatizantes", ya que no sabemos de quienes son simpatizantes y pueden tergiversar las decisiones que tomarían los inscritos en ese partido. Es mas, por ejemplo para decidir cualquier acuerdo en el ayuntamiento de Madrid, sólo deberían poder votar los inscritos del partido en el municipio de Madrid, eliminando el intercambio de cromos, que puede llevar a que gobierne en una institución alguien que ha sacado un número ridículo de votos frente a otros.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • itnas itnas 10/06/19 08:34

    Excelente idea, aunque con alguna duda sobre la introducción de 'simpatizantes' en la consulta pues ¿cómo saber fidedignamente la condición de simpatizante? De otro lado, sería bueno que se corrigiera cuanto antes el error 'pool position' por 'pole position'.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • paco arbillaga paco arbillaga 10/06/19 07:29


    «… ¿alguien duda que las izquierdas estarían obligadas a llegar a acuerdos en todos los territorios?» ¿Y por qué no se han puesto de acuerdo antes de las elecciones y así no se habría perdido ni un voto de izquierdas, tal como lo ha hecho la derecha en Navarra?

    Y ¿por qué no se da a la ciudadanía la oportunidad de votar muchísimas más cosas, tal como se hace por ejemplo en Suiza?; ¿por qué no se desarrolla el voto electrónico para poder hacerlo?

    Es para ponerse a temblar que algunos de los políticos que salen en los medios haciendo declaraciones políticas puedan tomar decisiones que afecten a todo el país. Oyéndoles se entienden la Gürtel, el «Luis, resiste», los falsos másteres, el dinero negro, y «el que se jodan». Y de eso se trata: de que no nos jodan; o si lo hacen, que sea poquito. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • pescador pescador 10/06/19 00:08

    Este modelo que preconizas sería ideal pero acaso los partidos no Saben lo que la ciudadanía quiere cuando deposita su papeleta pero a nuestros políticos se la reflanfibla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 09/06/19 23:20

    Creo que es la pole position.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    3

    • Isa. Isa. 10/06/19 20:11

      Mira que ponerte 2 negativos por señalar lo que es correcto y con humildad. ¡Qué pulsión de opinión!Aquí, en InfoLibre! saluditos.. ;))

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.