x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

A un 'click' de la pornografía

Publicada el 12/06/2019 a las 06:00 Actualizada el 11/06/2019 a las 21:19
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Con ocho años aprendí a dividir por dos. Me regalaron una bicicleta morada con cesta con la que daba vueltas por aquella urbanización en mitad de un polígono de la periferia. Cuando tenía ocho, nació mi única hermana, a la que miraba en parte con amor y curiosidad y en parte como si fuera el Baby Feber de mi madre. Cuando tenía ocho años, cayó el muro de Berlín en mi televisión y no supe qué significaba toda esa gente contenta. Con ocho, crucé por primera vez la frontera y vi a mi madre llorar cuando un segundo nos separó de matarnos los cuatro. Cuando tenía ocho, murió Dalí y cantamos aquella canción de Mecano. Con ocho, leía El pirata garrapata, La nariz de Moritz, De profesión, fantasma. Veía Regreso al futuro, El secreto de la pirámide, Supermán, Grease. Con ocho escribí un cuento sobre un payaso abandonado. Aprendí lo que significaba mudarse de casa, aunque fuera del tercero al cuarto. Con ocho, mi abuela materna enfermó para siempre.

Hago el esfuerzo de ubicarme en mi propia memoria y recuerdos desde que ayer el informe Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales, realizado por la Universitat de les Illes Balears y la red Jóvenes e Inclusión, advirtió que la edad de la primera visualización de material audiovisual pornográfico ha bajado hasta los ocho años y uno de cada cuatro adolescentes varones ha visto pornografía antes de los trece. Hace unos días, una compañera me contaba que encontró en la tablet de su hijo de nueve, la que solo le dejan para jugar, una búsqueda en Google sobre cómo funcionaba su aparato genital. El niño halló lo que buscaba, pero también aparecieron todos esos enlaces alrededor. Un movimiento, un clic, y pornografía ilimitada en variedad y cantidad, de alta definición, anónima, con cada vez más interactividad y violencia.

¿Qué hacía yo con ocho años? ¿Qué sabía del sexo? Porque algunas cosas sobre el sexo sí sabíamos. Siempre había hermanos mayores, revistas que se traspapelaban, cambios rápidos de canal, calendarios con mujeres desnudas en una pared, todos habíamos escuchado diálogos que se nos escapaban. Pero a esa edad, todo aquello formaba parte de un rincón de nuestra imaginación. Y esa oscuridad donde todo esto habitaba era la que entrañaba cierta violencia, precisamente, por el desconocimiento. Aquella ignorancia, esas primeras informaciones furtivas susurradas en el patio del colegio se convertían en pequeñas detonaciones adentro de la infancia. No puede ser, pensabas primero. Y luego querías saber más cosas, claro, pero casi nunca aparecía nadie para explicártelas.

Son filtraciones que caen sobre la infancia desde el ajeno mundo de los adultos. Adultos que, en lugar de dotarlas de un significado normal, actuaban de forma extraña frente a ellas. En lugar de la explicación, llegaba antes el sonrojo, el qué dices, el no tienes años todavía. Y así una accedía a la edad adulta pensando que, en algún momento, alguien le iba a poner una bomba de relojería entre las manos que no iba a poder desactivar.

Son varios los peligros que se vienen advirtiendo desde hace un tiempo sobre la precocidad con la que los niños acceden a la pornografía masiva a través de dispositivos móviles incontrolados donde pueden ver relaciones desiguales en las que nunca se toman precauciones o presencia de violencia abierta como golpes o forzamientos. Acceden solos, sin referencias ni explicaciones. Películas donde el papel de la mujer en la mayoría de estos contenidos es el de satisfacer los deseos del hombre, y aparece cosificada y sobreexcitada, quedando eliminados del guion sus propios deseos: el imaginario erótico del porno al que acceden los niños y jóvenes, el porno de producción rápida y más rápido acceso que abunda en la red, el que está a un enlace de su mano, responde a imaginarios antiguos y machistas y todo empieza y acaba con la erección masculina. Según el informe, el vídeo más visto en internet escenifica una violación en grupo. Un niño de ocho años aún está lejos de la madurez para entender y medir esa estereotipación como lo que es, los juegos de roles y las relaciones sexuales que la pornografía muestra, que los cuerpos de hombres y mujeres no son como los que aparecen en los vídeos y que el silencio no es ningún idioma para comunicarse con el otro en un lugar íntimo.

Han pasado treinta años desde que yo tenía ocho, los niños no han cambiado tanto, eso es seguro, pero la educación afectiva y sexual tampoco, sigue siendo deficiente. Hemos viajado desde la negación del placer que se hacía en nuestras materias escolares a una hipersexualización infantil, con el peligro de que un niño o niña aprendan que el valor de una persona está definido por el canon de belleza según el deseo sexual que puede despertar. La oscuridad con la que mi generación rellenaba los vacíos donde no llegaba la información, hoy puede llegar a cubrirse por breves ficciones audiovisuales sin argumento, sin contexto, algunas veces vejatorias y casi siempre frías.

De este informe, de estos datos, dos cosas me quedan: la primera es que espero ser capaz de dotar de confianza la relación con mi hijo para que acuda a mí cuando tenga una duda de este tipo; la otra, que la educación sexual es una tarea pendiente en familias y escuelas que no debe desaparecer, sino trabajarse. Porque aunque retrasemos lo máximo posible el acceso a internet, aunque lo prohibamos de raíz, será difícil que restrinjamos el uso de dispositivos a esos niños que se han criado a base de pantallazos.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

10 Comentarios
  • paco arbillaga paco arbillaga 14/06/19 08:25


    Me parece que lxs críxs de 8 años de hoy son muchos más espabiladxs, guapxs y sanxs que sus iguales de los años 40. Lo de la pornografía desde luego que puede ser un gran peligro para su educación pero me parece un peligro muchísimo mayor la cantidad de muertes, violencia y sadismo, virtuales y reales, que pueden ver en TV y en los juegos electrónicos.

    Lo mismo que hace décadas se decía que si se leía mucho uno podía acabar trastornado ahora el trastorno, dicen, lo puede provocar internet. Supongo que, como todo, dependerá de cómo y para qué se utilice. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • Ataio Ataio 13/06/19 20:30

    Con doce o trece años me tocó dibujar para el resto de la clase el aparato de reproducción femenino ( ovarios, matriz...etc). Al Manjón ( un compañero ) le tocó el masculino.
    Las vecinas tenían querencia por el porche de mi madre para coser en las tardes de verano. Casi todas eran analfabetas. Una me preguntó, qué era aquello?. Intenté explicárselo con naturalidad . Sus caras manifestaban asombro, intriga y cierta vergüenza. Y.....to eso tenemos dentro? dijo una.
    Sentí mucha pena y cierta ilusión.
    Fue uno de esos momentos que te imprimen rebeldía frente a la ostentación, en este caso de la cultura. Y que vislumbras la importancia de la misma y lo trascendente que son las circunstancias ( también la persona ) para su desarrollo.
    Ah , el escote de las costureras me tuvo tonto una temporada.
    Que buena sería la asignatura de" educación para la ciudadanía"!. Hay tantos temas: sexo , consumo, civismo, convivencia, feminismo, ecologismo .....etc.
    Ay ! la calle....y el pueblo. Tu madre gritando tu nombre en las afueras del barrio porque se hace de noche y tu ensimismado en tus andanzas. Saludos cordiales MT y subechico.
    PD: Gracias Aroa!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Hammurabi Hammurabi 12/06/19 21:05

    En mi época, se aprendía a dividir por más cifras, y es que la familia, estaba compuesta generalmente, por más hermanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • subeChico subeChico 12/06/19 21:04

    Los chicos en el pueblo aprendíamos las cosas del sexo en el corral. El gallo quirico corriendo tras sus concubinas, el asno Tiricias en constantes golpes de pecho, las vacas turihondas montándose febrilmente entre sí o en el toril con el semental, los perros pegados perseguidos por toda una trahilla de envidiosos o por los gamberros hasta despertarles. Lo de los insectos polinizantes lo dejábamos para las explicaciones de la seño gazmoña.
    De los amoríos de los mozos por las heras a la anochecida o en el momento de la trilla guardando la mies en las noches estrelladas tuvimos ecos a los nueve meses por el equinoccio de primavera.
    En mis propias carnes descubrí un día que tenía dos garbancillos en las tetillas. Un amigo algo mayor me explicó que con ello se entraba en la edad adulta. Al poco un buen día me sorprendí en el sobrado, tras alguna caricia en el miembro pudendo, con un fogonazo sublime y unas gotitas transparentes. La semana siguiente fue todo un frenesí y luego las aguas bravas se fueron calmando. Los bailes con las amiguitas vino después.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    4

    • M.T M.T 13/06/19 06:03

      Así tal cual, Sube chico, en vivo y en directo y la naturaleza en su esplendor. Los de pueblo y en el pueblo así vivíamos nuestros momentos de infancia y adolescencia: ¡ adorables 8 años!
      Un saludo muy cordial.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      3

      • subeChico subeChico 13/06/19 14:38

        Volverán las oscuras golondrinas...
        Saludos cordiales.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • M.T M.T 14/06/19 07:09

          ...De tu balcón sus nidos a colgar...
          Qué bello poema de Bécquer, Subechico.
          También aprendíamos poesía en esa escuela de pueblo, de memoria y a recitar...aunque no supiéramos el significado de buena parte de las palabras. Sin embargo lo decía todo nuestra entonación o tonillo, como algunos o algunas lo llamábamos.
          Buen días contertulios.
          Gracias por tu amabilidad Ataio.
          Cordiales saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

  • GRINGO GRINGO 12/06/19 12:03

    La curiosidad de los niños en infinita, y los medios actuales para acceder a lo que les intriga, también infinitos.

    De la pornografía no hay que hacer un drama, ya que la inmensa mayoría de la gente termina pasando del asunto, lo cual no quiere decir que no haya gente "enganchada", lo mismo que al tabaco, al fútbol, a la bolsa, a la iglesia, etc,etc,etc, incluso a partidos políticos, algunos mucho más perniciosos que la pornografía para nuestro futuro.

    Contra el uso, siempre inadecuado por cuanto difunde una manera errónea de lo que es el sexo, la vacuna deberían aplicarla los padres, los medios de comunicación, la escuela y demás instituciones, que deberían "velar por el correcto desarrollo de nuestro hijos", pero sin echar la culpa a nadie y sin dramatizar.

    Todos juntos, SI SE PUEDE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • M.T M.T 12/06/19 10:16

    Mil perdones, Aroa. He cambiado tu nombre por Helena. Discúlpame, lo siento.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • M.T M.T 12/06/19 10:13

    Helena, interesante artículo e interesante la temática y tu enfoque.
    Los niños son niños, y muy despiertos y precoces: siempre ha sido así. Ahora tal vez con más estímulos, debidos a los pantallazos y tecnología.
    Has descrito muy bien cómi fueron tus 8 años y pienso, desde lo que observo, en cómo pueden ser los 8 de ahora y sí veo diferencias: tanto pantallazo en medio de adultos y niños, tal vez reste tiempo a la comunicación, a estar más tiempo juntos sin estar tan pendientes de dispositivos y tecnología: se habla en casa, en familia, hay tiempo para jugar y reír? ¿ no será que cada uno se divierte como puede, a su manera, en solitario?
    Mis 8 años, hace ya mucho tiempo, los recuerdo en una vida de pueblo, con juegos en la calle, una calle viva y la naturaleza viva, en su esplendor. La imaginación era viva, como dices y aprendíamos de lo observado, de lo contado, entre chavales claro, de lo vivido. ¿ Practicamente igual que ahora, con otros peligros?
    Será el discurrir de los tiempos. Y sí,más diálogo y comunicación en familia y escuela.
    Saludos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.