x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

La vivienda, de derecho humano a negocio infame

Publicada el 13/06/2019 a las 06:00 Actualizada el 12/06/2019 a las 21:33
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios



El vídeo de arranque es un tráiler del documental Push de Fredrik Gertten, de visión obligada. Su hilo argumental es la lucha de Leilani Farha, relatora especial de la ONU sobre el Derecho a la Vivienda. Está repleto de claves de lo que está pasando en las ciudades y de la inacción de los poderes públicos para intentar frenar el ataque del capitalismo más salvaje.

Disfrutar de una vivienda digna es un derecho recogido como tal en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. En su artículo 25, apartado 1, reza: "Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios…". Esta declaración fue proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en París, el 10 de diciembre de 1948. Es de obligado cumplimiento.

La Constitución Española lo incluye en su artículo 47: "Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos".



Esta base legal lleva a Farha, y a otros activistas, a exigir a los Estados políticas en defensa de este derecho fundamental. De momento, solo una red creciente de ayuntamientos en todo el mundo –entre los que no va a estar el de Madrid— se ha movilizado para compartir políticas y aunar fuerzas porque el enemigo es formidable y carece de ética.

Pueden consultar la web Housing Rights Watch que trata del movimiento The Shift, cuyo objetivo es concienciarnos de la necesidad de un cambio radical en el enfoque para recuperar un derecho convertido en mera mercancía. 

Airbnb y el negocio de los pisos turísticos está cambiando nuestras ciudades. Se aprovechan de la demanda de un turismo low cost que se mueve en aviones con el asiento delantero pegado en la nariz. Un transporte barato sumado a una estancia asequible que ha desplazado a los hoteles se ha convertido en un fenómeno de masas. Los turistas han comprado el mantra de la economía colaborativa, cuando es capitalismo salvaje, y de ese modo pueden vivir unos días como si fueran habitantes de la ciudad visitada.



La primera consecuencia de este supuesto exotismo urbano es que la nueva demanda ha desatado una fiebre del oro entre los propietarios de pisos y apartamentos céntricos, que ansían duplicar o triplicar sus ganancias con Airbnb, desplazando al inquilino de larga duración. Se ha producido un fuerte aumento de los precios de alquiler que expulsa de los barrios a sus moradores originales llevándose con ellos el supuesto exotismo. El alza de los precios también afecta a los comercios de toda la vida, que son sustituidos por franquicias de multinacionales. El viajante que buscaba un choque vital termina por encontrarse con una ciudad fotocopiada.



La socióloga holandesa Saskia Sassen, autora de libros esenciales sobre este asunto, como La ciudad global, sostiene en el documental que detrás de la gentrificación se mueve una fuerza más poderosa e invisible que controla al poder político. Y habla en un lenguaje codificado que la mayoría no puede entender. Tampoco el poder político que ha contratado a expertos que casualmente pertenecen a este sector. El mercado ha transformado un derecho humano en un activo financiero con el que especular y ganar dinero.

Dice Sassen en Push: "Los bancos no son lo mismo que el mercado financiero. El banco te presta dinero y lo recupera con sus intereses. El mercado financiero vende lo que no tiene a través de instrumentos ingeniosos que le permiten invadir otros sectores. Son como la minería: una vez extraída la riqueza les da igual lo que suceda. (…) Una casa la puedes comprar o vender. Un activo financiero lo puedes vender en un segundo, o 35 veces en una hora".

Farha, añade: "El problema no es el capitalismo en sí; el problema es el capitalismo salvaje en un área que es un derecho humano. La casa no es una mercancía como el oro, no se puede especular con ella".

Se repite el juego de las hipotecas subprime que provocó la crisis financiera y económica de 2008. Piensen en una caja con nombre rimbombante en la que meten activos sobrevalorados que pasan de una mano a otra sin dejar de subir de precio. Todo se estropea cuando a alguien se le ocurre preguntar qué hay dentro de la caja. La mejor explicación de lo ocurrido en 2007 es la de los humoristas británicos John Bird y John Fortune.



En el documental de Gertten se habla mucho de Blackstone, uno de los fondos buitres más importantes del mundo. Su sistema operativo consiste en comprar bloques de viviendas unifamiliares humildes (desde la crisis de 2008 se han hecho una cartera global que supera las 50.000). Suben los precios del alquiler de manera abusiva, fuerzan la salida de los inquilinos –o su desahucio— arreglan el piso y lo alquilan de nuevo por el doble o el triple. De esto debe saber mucho el Ayuntamiento que presidió Ana Botella (PP).

El nobel de Economía Joseph Stiglietz, que participa en el documental Push, sostiene que empresas como Blackstone son las grandes vencedoras de las crisis. "Es como si el Gobierno de EEUU hubiera tomado partido por los bancos en vez de ayudar a la gente para que no perdiera su casa. Animó a los bancos a limpiar sus cuentas y a ejecutar las hipotecas, y dio dinero a los fondos buitres que se hicieron con los activos para poder especular con ellos".

Para Sassen vivimos en un periodo en el que las élites se sienten libres de violar las leyes fundamentales. "Hay amargura en la clase trabajadora que ha perdido mucho en la crisis. Seguir la pista del dinero nos ayuda a saber por qué la gente está tan enfadada. Aunque no entiendan todo lo que está pasando, porque no tienen toda la información y el conocimiento, saben que algo está pasando".

Stiglitz habla en Push de la asimetría de la información. "Hay gente que sabe cosas que otra no sabe, y eso otorga una enorme ventaja a ciertos tipos para aprovecharse de la gente. No ganan dinero porque fabrican un mejor producto o porque abaratan los costes de producción, que sería el análisis económico estándar, sino porque se están aprovechando de la gente. No crean riqueza, se la llevan".

Blackstone y Airbnb, entre otros, rechazan los controles en aras de la libertad de empresa. Es obvio: sin controles el negocio no tiene límites, el beneficio tampoco. ¿Impuestos? Tampoco. Para eso están los paraísos fiscales, un espacio en el que, según Roberto Saviano, se mezclan el capitalismo legal y el ilegal, el dinero de la cocaína y el que procede de evadir impuestos.



Saviano centra su participación en Push en el dinero del narcotráfico y de la trata de personas, y en los procesos de lavado de dinero a través de sociedades creadas en paraísos fiscales. Ese dinero blanqueado se vuelve a invertir sin problemas.



El documental no lo afirma de manera nítida, pero insinúa que parte de ese dinero es el que después ingresa en el sistema financiero que compra viviendas. El objeto del dinero sucio es pagar más para blanquear más. Otros, los especuladores, adquieren manzanas enteras en Londres que no llegan a habitar porque el fin no es vivir en ellas, sino esperar a que suba el precio.

Y nosotros con el trifachito rampante y el trilerismo en el lenguaje: de gobierno de coalición a gobierno de cooperación. Aquí estamos todos, esperando el aterrizaje en la realidad.

No dejen de ver Push. Esa es la batalla.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

20 Comentarios
  • Sorcière Sorcière 14/06/19 12:06

    Gracias,  señor Lobo.  Impagable. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Artero Artero 14/06/19 02:43

    Los gobiernos, sean del color que sean, hanvenido permitiendo que estos fondos se hagn cada vez mas furtes, y por si fuese poco, han permitido la creación de socimís, que no son mas que instrumentos de especulación

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Coronel Dax Coronel Dax 13/06/19 23:49

    Tiene toda la razón el Sr Lobo, en que la vivienda ha dejado de ser un bien de primera necesidad para convertirse en un bien de especulación. Creo que debemos señalar que, aunque cada vez esto es más escandaloso, no es ni mucho menos nuevo. De hecho, la crisis de 2008, al menos en España, tuvo mucho que ver con el tratamiento de la vivienda como bien especulativo.

    Sin embargo, yo puntualizaría algunas cuestiones. En primer lugar, creo que no debemos tratar con desprecio el turismo low-cost. En primer lugar, porque el nuestro es un país que lleva ya muchos años viviendo del turismo de masas. El turismo nos ha proporcionado mucha riqueza, no podemos despreciarlo, sí regularlo. En segundo lugar, porque creo que es bueno y justo que el turismo se democratice, que no sea un privilegio de las élites. Otra cosa es que ese turismo deba, en un futuro inmediato modificarse para no dañar el medio ambiente y ser sostenible.

    Otra cuestión es el asunto de AirBnb. A mí no me gusta que se tenga que pagar un 20% (u otra cantidad) a una empresa extranjera, que procura además no pagar impuestos aquí, por un servicio que podría es fácilmente copiable por empresas de aquí. Y, en todo caso, aceptaría que hubiera un mercado de apartamentos turísticos especulativo, siempre que esté perfectamente separado del mercado de viviendas y que esté regulado por la autoridad política para evitar excesos.

    El Sr Lobo suele criticar al Sr Putin, y tiene razón en sus déficits democráticos. Esta semana hemos tenido un asunto periodístico que nos avergüenza de sus autoridades a la vez que enorgullece a sus medios de comunicación por su valentía en la denuncia (y deja en mal lugar a sus colegas occidentales, dicho sea de paso). Pero hay algún detalle que me gusta de los rusos y es que el sistema económico está subordinado al poder político, algo que no sucede en Europa.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Argaru Argaru 13/06/19 21:05

    A lo largo de una vida, uno acaba entendiendo que capitalismo salvaje es una tautología, o sea, una redundancia. El capitalismo es un sistema salvaje por definición. También la época de la esclavitud era salvaje y, a pesar del látigo, aquellos AMOS no obtenían de “sus” esclavos ni la centésima parte de lo que obtienen “nuestros” modernos AMOS de nosotros, “los modernos y súper tecnológicos” ciudadanos. Y de esto podemos sacar una clara conclusión: la democracia formal es una auténtica “tomadura de pelo”, que no garantiza derechos fundamentales como, por ejemplo, el derecho a la vivienda, entre otros. Y como corolario de todo esto, podemos decir también, sin temor a equivocarnos (y de momento), que la MUERTE es lo único auténticamente democrático que existe en este planeta, un planeta dominado por un sistema económico salvaje e inhumano que nos lleva directamente al desastre, si no lo detenemos antes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Ataio Ataio 13/06/19 19:40

    Buen y atinado artículo. Enhorabuena.
    Si ya el capitalismo productivo se recrea en la injusticia, el especulativo machaca la más mínima dignidad. Debiera estar prohibido por ley. Si encima actúa en en el campo de la vivienda, necesidad humana por excelencia es.......el colmo de la maldad.
    Comenzar por limitar los precios de alquileres para combatir futuribles burbujas. Y gravar lo más posible a partir de una tercera vivienda. No tendría ni que cuestionarse. Las cosas buenas se copian,
    si se es el primero o el segundo no importa, hay que participar de los cambios, no esperar que se den por arte de magia.
    PD: Para mi, Dire Strais y Police fueron los dos grandes grupos de mi adolescencia-juventud. Le tengo un especial cariño al" Communique". Un abrazo itnas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • CinicoRadical CinicoRadical 13/06/19 19:23

    el far west globalizado.a Sarkozy lo botaron antes de refundar el Capitalismo que pen no?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Dossy Dossy 13/06/19 18:47

    Gracias por tu artículo, como siempre interesante y certero. Vienen tiempos difíciles, sobre todo para las personas más vulnerables.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Hammurabi Hammurabi 13/06/19 18:19

    Es increíble lo alienados que estamos para pasar de puntillas con las noticias más dramáticas. Gracias una vez más por la información.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Epi Epi 13/06/19 16:53

    Gran artículo de Ramón Lobo. Excelentemente documentado. Gracias. ¿Pagará algún dia Ana Botella por la rapiña hecha en Madrid?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • gualdo gualdo 13/06/19 15:54

    EL problema de la vivienda es uno de los más graves, si no el más grave, que sufre la sociedad, y fue muy preocupante ver al psoe con muchas dudas a la hora de imponer un techo en el precio del alquiler quizá controlado por los ayuntamientos. Habida cuenta de la pasta que al mes se pierde por sencillamente tener un techo que te proteja de la lluvia, lo de la subida del sueldo mínimo es casi de risa; un auténtico gobierno socialista debería tener en la resolución del problema de la vivienda, que afecta a millones de personas, su máxima prioridad. La máxima! Aviso: Si el psoe no se atreve a limitar los alquileres, tragará polvo en las próximas elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.