x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Más pasión, más cariño

Publicada el 26/06/2019 a las 06:00 Actualizada el 25/06/2019 a las 17:25
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El 5 de septiembre de 1970, Salvador Allende salió a los balcones de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile. Acababa de ganar las elecciones y los trabajadores y estudiantes celebraban el triunfo. Aquella intervención la cerró así:
“Les pido que se vayan a sus casas con la alegría sana de la limpia victoria alcanzada. Esta noche, cuando acaricien a sus hijos, cuando busquen el descanso, piensen en el mañana duro que tendremos por delante, cuando tengamos que poner más pasión, más cariño, para hacer cada vez más grande a Chile, y cada vez más justa la vida en nuestra patria”.


Encuentro este fragmento del discurso de Allende en un libro que compré a última hora en la Feria del Libro de Madrid, y es amargo leerlo; sabemos que a los hijos de Chile, tras aquellas caricias, no les llegó nada grande tres años después. Su título es Chilean electric (Minúscula, 2019), y es de Nona Fernández, una escritora chilena de la que hablé de pasada una vez en esta casa. Les escribo la anécdota de donde parte: la abuela de Fernández le contó con detalle cómo presenció la llegada de la luz eléctrica a Santiago de Chile siendo niña. Cuando accionaron el interruptor, la plaza de Armas se iluminó como un espectáculo de ilusionismo.


La autora decide rescatar esta historia para un libro de crónicas sobre Santiago que va a escribir y descubre que es imposible que su abuela haya presenciado “la ceremonia de la luz” porque nació veinticinco años después. De ahí arranca toda una reflexión sobre la memoria, sobre la oscuridad en la que quedan algunas historias y se iluminan otras, sobre la fijación del pasado y de cómo todas estas pequeñas anécdotas, también las que nos llegan completamente atravesadas por la subjetividad, conforman lo que somos. La anécdota es pequeña, pero el libro, aunque breve, es muy grande.


A la vez que leía Chilean electric, escuchaba las palabras de la ex alcaldesa de Madrid Manuela Carmena cuando se despedía de su cargo: hay que cuidar la democracia. Como una advertencia. Cuidar la democracia. Como una última orden desesperada. Cuidar la democracia: lo poco que tenemos. Lo dijo así: “Cuidar la democracia como cuidamos los afectos, las amistades, los amores y también las instituciones, que es la estructura de paz que permite la vida social, nuestras ilusiones y el desarrollo personal”. No me parece el discurso de alguien radical, la verdad, como gratuitamente señalan. Me recordó tangencialmente a Allende porque son palabras dirigidas más allá de la batalla política, son una bala que salta por encima de la última línea para perderse en el horizonte. Parece que nos estuvieran por fin mirando a nosotros cuando hablan.

Más pasión y más cariño.

Escuché a la expolítica y vi todo ese ansia de los que han llegado para negar que durante los últimos cuatro años una ciudad siguió existiendo, es más, que mejoró el aire, que mejoró la luz. Lo rápido que han bajado las banderas de la igualdad, las pancartas de los brazos abiertos. Lo rápido que se puede retroceder en cuestión de derechos civiles. Pasos en falso hacia todas partes. Aun estando diametralmente en el otro extremo de una idea: ¿estamos tan enloquecidos? ¿Siempre lo estuvimos? Tanto que lo primero que haces cuando llegas a tener tu territorio de poder es destruir aquello que nos hacía mejores. A veces, creo que de eso va todo, de negarnos pasados para construir una historia presente articulada solo en torno a los intereses de cada quien. Negar el pasado y, a la vez, acudir a según qué partes a conveniencia y distorsión. La gran mentira agujereada donde se permite decir de todo. Donde se puede destruir todo lo que una vez tuvimos o lo que podríamos tener.

Una persona no obvia que tiene una raíz, tampoco debería hacerlo una ciudad y tampoco debería un país. Es muy peligroso descontextualizar el presente. Nos vuelve más frágiles. Más fríos. Nos vuelve injustos.

Yo ya no sé qué pedirle a estos tiempos.

Cuidar la democracia.

Más pasión y más cariño. Pienso darlo.

Y también voy exigirlo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • Pormlher Pormlher 03/07/19 13:26

    Hay que hay discursos inclusivos, donde la derecha democrática y la izquierda que lo sea se encuentren en temas transversales como son para mí: educación, energías limpias, suelo fértil,y habitat animal y vegetal, consumo responsable, movilidad responsable, agua y aire limpios, historia y justicia verdaderas, cultura abierta y respetuosa, renta básica universal, la administración con carácter de servicio público, la política obligatoria con 8 años de mandato máximo por persona para evitar profesionalizarla, estado laico, ley electoral justa, igualdad en el lenguaje oral y escrito en todos los ámbitos, protección de menores, mayores, víctimas y vulnerables, sanidad, educación y dependencia públicas, etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Epi Epi 01/07/19 17:30

    "Pasión" y "cariño" , Aroa, bellas palabras. Estoy contigo, pero contamos con " luces " muy cortas...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Lunilla Lunilla 27/06/19 08:03

    "Introducción : Los intereses Particulares hacen olvidar fácilmente los públicos" Montesquiù -dixit- "La edad es un triste defecto que se cura y se corrige con el tiempo: "Una aprende después de un tiempo la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma; -y una aprende que el amor no significa 'acostarse y una compañía no significa seguridad y, empieza a aprender que los besos no son contratos , y los regalos no son promesas y, comienza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos y, aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque ele terreno de mañana es demasiado inseguro para hacer planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad". Y después de un tiempo una aprende que sui es demasiado, hasta el calorcito del Sol quema; Así que planta su propio jardín y decora su propia alma - "En lugar de esperar que alguien le traiga flores" -Y así aprende que realmente puede aguantar, que realmente es fuerte, que realmente vale; y una, prende y aprende y cada dia aprende mas y, mas sabe. y sabe màs" : "Regla de salud mental" : Aprender a distinguir quien merece una explicación ; Quien solo una respuesta y quien absolutamente nada". ...Saludos Lunilla y El DIablo Cojuelo. PD: Enviado a Editar a las 8h. a/m Gracias!!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • cexar cexar 26/06/19 15:29

    Gracias Aroa por tu artículo, que soplo de aire fresco escuchar los problemas de siempre de manera diferente. Leyendo tus reflexiones he vuelto a pensar en un sueño utópico que me asalta desde hace tiempo ¿como sería este mundo si en un momento puntual los países más importantes de la Tierra estuvieran gobernados por personas como, por ejemplo, José Mujica? Cuando me despierto me encuentro con la realidad distópica de Trump, Boris Johnson, Bolsonaro, Salvini . . .

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • subeChico subeChico 26/06/19 06:40

    Aroa, no sé por qué conexiones neuronales, tu artículo me ha traído a la memoria el poema de Machado "A un Olmo seco" al que le ha brotado unas hojitas verdes. Y el poeta quiere anotar la gracia que eso le produce. Y como él mi corazón espera también hacia la luz y hacia la vida. Pienso darlo sin exigir casi nada.
    Te doy mil gracias por provocar tan intensa emoción a un gastado corazón, que va carburando a fuerza de pastillas y de tranquilidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    5

    • M.T M.T 26/06/19 06:49

      Sin duda el artículo de hoy de Aroa suscita esos sentimientos y emociones que comparto Subechico.
      Buen día y un abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      5

      • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 26/06/19 06:55

        Gracias por leer y tan temprano. Buenos días.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 26/06/19 06:42

      Me alegra tu conexión. Abrazos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.