x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Mucho Orgullo

Publicada el 03/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 02/07/2019 a las 20:22
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

A mediados de los noventa, dos chicas regresan a casa por un camino de tierra. Vuelven de madrugada de las fiestas del pueblo. Es verano y es julio y tienen quince años, a lo mejor dieciséis. Una de ellas está llorando y frena el paso y da vueltas de un lado al otro del camino con las manos en las caderas y se agacha y necesita escupir al suelo cada poco tiempo. Para e intenta sacar saliva de su boca. Se limpia la lengua. Se limpia el paladar. Para y solloza. Para y mira al cielo. La otra no sabe lo que le pasa. La otra no entiende por qué un par de besos rápidos con un chico revuelven a su amiga hasta la náusea. Tan horrible no ha podido ser, piensa. Pero no piensa mucho más, no da para más. ¿Es que te ha obligado?, pregunta finalmente. Porque no sabe ni entiende ni entra en su cabeza otra cosa. ¿Qué otra cosa puede ser?

Si hoy regresara a casa con aquella mujer que fue mi amiga en la adolescencia, en esa época en que el mundo se revela y uno se rebela frente al mundo, mi mejor amiga durante mucho tiempo, entendería enseguida o, al menos, sabría preguntarle qué es lo que sucedió, ¿fue en ese momento?, y no se atrevió ni a contarme. Entonces, antes de ayer, en 1995, la homosexualidad era algo a esconder en la mayoría de las familias, porque en los noventa ya éramos todos muy modernos, pero no adentro de cada casa. Una noticia que los padres, incluso los grupos de amigos con sus roles bien establecidos en torno a chicos y chicas, con sus bromas de hombres y mujeres, su machismo impertinente y bien adquirido y su religión acordonando las raíces, siendo para lo demás sumamente abiertos, no sabían recibir.

¿A cuánta gente no hemos tendido el abrazo?

Alguien decía en el programa El Objetivo de laSexta el otro día en una mesa sobre el Orgullo que cada vez que conocía a alguien era una nueva salida del armario: a ver cuánto tarda en averiguar cómo soy. Jamás he tenido que decirle a nadie: "Hola, me llamo Aroa" y, desde ese segundo, medir el tiempo que se demora en averiguar si me gustan los hombres o no me gustan. Esa tensión nunca ha estado en mi vida. Ni esa ni las graves tensiones. El primer Orgullo se celebró en Madrid en el año 1978. Un año después, se legalizó la homosexualidad en España, aunque hasta 1995 no se eliminaron todas las leyes homófobas. El mismo año en que regresábamos por ese camino. En 2004, el matrimonio igualitario llegó a nuestro país pero, desde mucho antes y también después, el camino está siendo largo para los derechos de los colectivos LGTBI. Tanto es así, que vuelven a cuestionarse territorios adquiridos tras el acceso de la extrema derecha que representa Vox: grotesco es elegir el sufrimiento frente a la felicidad.

La voz que quiere firmar esta columna no puede explicar nada acerca de la libertad, y reconoce que se siente insegura aquí, es más bien la de alguien que ha necesitado de la gran visibilización y de la lucha de miles de personas en este país y en otros para conseguir ser ellos mismos para abrir los ojos delante del otro que es diferente. La manifestación de este sábado es una reivindicación de la luz de todos aquellos que durante años vivieron en la oscuridad.

Orgullo significa satisfacción por los logros que uno ha conseguido. Pero también significa amor. Y significa autoestima. Mi amiga me pareció muy feliz cuando, hace unas semanas, coincidí con ella después de muchos años en el ascensor de un supermercado. Iba con su mujer y sus tres niños. Nosotras dos nos alejamos, como se alejan tantas amistades por cosas que nada tienen que ver con la relación. La dejé sola y sin abrazo en medio de una juventud seguramente difícil. Ojalá aquella noche hubiera sabido algo, hubiera sospechado algo, hubiera tenido una mínima sensibilidad y educación, pero la poca visibilización de aquella época y en ciertos lugares me convirtieron en una completa ignorante.

Gracias por enseñarme a pensar. A sentir.

Este sábado, mucho Orgullo.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

4 Comentarios
  • GRINGO GRINGO 03/07/19 14:08

    Puedo entender la atracción por el propio sexo, pero tampoco es cuestión de echar la pela si te dan dos besos, que se supone que no habrán sido a la fuerza, o por lo menos no lo comenta así...

    Una historia "demasiado dramática", pero con final feliz, a ver si toman nota PSOE y UNIDAS PODEMOS, y después de los primeros besos no terminan echando la raba....

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • subeChico subeChico 03/07/19 08:53

    ¡Ay! esos maravillosos quince años de inocencia y aprendizaje.
    También yo, en aquel viaje iniciático, a la vuelta de la fiesta, de madrugada por el pinar, tuve ese par de besos junto a la fuentecilla. Pero el cura me había adoctrinado por la mañana, y me resistí a llegar más lejos. Y se marchó con el chico guapo del curso superior y yo me quedé llorando por las esquinas. Pero la mancha de mora con otra mora se quita. Y no nos importaba mucho que uno de la banda tuviese gestos afeminados, aunque algo si reíamos de él.
    Luego, leyendo los poemas de Almutamid de Sevilla a sus efebos fuimos comprendiendo la represión ideológica en nuestra cutre España de los 25 años de paz... y cementerios.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • joseangel joseangel 03/07/19 08:38

    Gracias por el artículo Aroa, es edificante

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • joseangel joseangel 03/07/19 08:38

    Gracias por el artículo Aroa, es edificante

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.