x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Volver a votar

Publicada el 17/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 16/07/2019 a las 21:03
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Caía la tarde sobre las copas de vino y dos de las cuatro personas que estaban sentadas alrededor de la mesa hablando de esto y de aquello dijeron que no irían a votar si se convocaban nuevas elecciones. A mí ya me han visto votar este año, dijo uno. ¿Qué esperan de nosotros?, dijo otro. Estos dos hombres no son los únicos ni están solo sentados en mi casa: “No pienso votar otra vez” es la respuesta de todos los decepcionados. Lo bueno que sale de esto es saber que, en política, todavía tenemos capacidad de decepcionarnos. Cuánta inocencia nos cabe dentro. Pero los decepcionados tienen mucho peligro. Aunque casi siempre sus razones sean grandes.

​La investidura de la próxima semana está en el aire y ya no se entiende muy bien a qué se ha jugado en esos salones a los que ni a ti ni a mí nos van a invitar nunca, qué miedos contra qué ideas, qué ideas contra qué planes, qué renuncias contra qué victorias, qué coalición contra qué cooperación. Sin pureza, sin partidos, sin nuestro ego político mediante (el nuestro, no solo el suyo): ¿de verdad van a tirar la misma baza de nuevo? Esta larga espera nos ha metido en un mes de julio que duerme ansioso por acabar de cerrar los libros y tirar todos los papeles del viejo curso. Ya ven, los que vivimos bajo el árbol de las dudas y no bajo el de las certezas, hoy no entendemos nada y estamos inquietos.

​Desde aquí fuera, donde el verano sigue su curso en desgobierno, parece que los dos políticos, Sánchez e Iglesias, en ningún caso quieran entenderse y la salida no llega por la puerta de mejorar un país, de mantenerlo alejado de la extrema derecha (que recordemos que existe, que es dura y que está aquí) y de no abocarlo al riesgo de repetir el Gobierno de su capital, sino de que los cálculos partidistas parecen propiciar de nuevo la ruptura y la desconfianza. ¿Tan difícil sería escuchar la necesidad de un país por dejar de presenciar una bronca permanente y polarizada y empezar a construir de nuevo? ¿Cuánto puede costar que PSOE y UP den un paso hacia el encuentro?

​A lo mejor es que ese PSOE y ese UP que podrían entenderse, en realidad, hace tiempo no existen.

​Si no hay acuerdo, si es verdad que hasta aquí llegaron las negociaciones como dice uno e ignora el otro o no hay abstención de los grupos necesarios después, entiendo la sensación de absurdo y el sentimiento de inutilidad de todos aquellos que votamos el 28 de abril. Y la desmovilización que va a seguir a esto. Mucha gente no va a volver a ir a las urnas para repetir el mismo voto a unos mismos candidatos con unas mismas propuestas y unas mismas ganas de no comprenderse. Unas nuevas elecciones serían la evidencia política de un nuevo fracaso de la representación de izquierdas. De la representación, no lo olviden. Pero no señalen así, evidentemente, el desajuste entre la gente y sus políticas.

​La politóloga Cristina Monge lo advertía el lunes en este periódico: una de las consecuencias de este desgaste será el descrédito de la política y la falta de confianza de la ciudadanía en sus representantes.

Y lo que es peor, la extrema derecha no está decepcionada. Porque ellos no se decepcionan. Y van a votar. Así que, pónganse de acuerdo, siéntense otra vez, comiencen a hablar y cierren de una vez esta página. Nuestros deberes ciudadanos se quieren ir de vacaciones en paz.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

7 Comentarios
  • Fernandos Fernandos 17/07/19 19:37

    Eso es lo que quieren los poderes fácticos, que no votemos, ya se encargarán ellos de decirnos lo que nos conviene, y nos conformaremos con quejarnos, yo no, votaré una y cien veces, porque creo que para denunciar, antes hay que luchar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Fray Liberto Fray Liberto 17/07/19 17:49

    Repito, hay órdenes, ya arcaicas,, para vetar que la ciudadania pueda tomar las Instituciones que son de los partidos por antonomasia y hasta dilinquen para sus objetivo y no habrá sano acuerdo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Excomulgado Excomulgado 17/07/19 14:05

    No sé si para el próximo lunes habrán conseguido o no, llegar a un acuerdo para formar un gobierno de coalición entre el Psoe y Unidas Podemos. Lo que si sé es que iré a votar en todas y cada una de las convocatorias de elecciones que se hagan, ya que si no voy a votar otros decidirán por mí, y habré perdido el derecho a quejarme sobre el resultado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • jabd jabd 17/07/19 10:12

    Aroa, espero tus columnas con alegria. Siempre tan conciliadora y positiva. Estoy totalmente de acuerdo contigo: "A lo mejor es que ese PSOE y ese UP que podrían entenderse, en realidad, hace tiempo no existen". Necesitamos otros y como dice Ramon Lobo si no llegan a un acuerdo los ciudadanos de izquierda deberíamos pedir la dimisión de ambos (matarlos políticamente).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    5

    • Aroa Moreno Durán Aroa Moreno Durán 17/07/19 14:00

      Muchas gracias, Jabd. Abrazo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • paco arbillaga paco arbillaga 17/07/19 08:02


    «Mucha gente no va a volver a ir a las urnas para repetir el mismo voto a unos mismos candidatos con unas mismas propuestas y unas mismas ganas de no comprenderse», nos dice Aroa. Pues sí, ya va siendo hora de dejar de ser los animales que tropezamos dos veces en la misma piedra, o de soportar a unos políticos que en vez de solucionar nuestros problemas nos plantean otros nuevos.

    Sobre la reflexión de Cristina Monge diría que el descrédito más que de la política (¿qué no es política?) es sobre los políticos, de su politiqueo, de los muchos de ellos y ellas que mienten más que hablan, a los que añadir algunos tertulianos y desinformadores, masculinos y femeninas, que mienten aún más que los políticos a los que defienden. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • aguililla aguililla 16/07/19 22:26

    Pedro Sánchez no se quiere sentar y el otro no da nada gratis,ahora está imposible

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.