x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Hagamos un trato

Publicada el 24/07/2019 a las 06:00 Actualizada el 23/07/2019 a las 19:22
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mi hijo no entiende lo que es un trato. Para él, en los tratos, las dos premisas le benefician. Sin intercambios, sin acercamiento entre las partes. Todo lo gana. Cuando el lunes fui a dejarle a la escuela, nueve de la mañana, me dijo que hiciéramos uno. Era su último día. Aunque es julio, la clase sigue llena de niños. Los niños de dos o tres años tienen, como los padres con suerte, solo un mes de vacaciones. Me doy cuenta de que está cansado de ir y de sentarse en las sillas de colores y del patio de las encinas. A estas alturas solo quiere desayunar despacio, jugar en pijama sobre el suelo de nuestra casa, flotar en el agua hasta que alguien le obligue a salir, conocer la luz de julio sobre esa ciudad infinita que son sus trenes de madera: no lo sabe, pero quiere el verano largo con su dulce distorsión de los tiempos. Quién no.

Me dice: este es el trato, yo no entro a la clase y me voy contigo. La profesora y yo nos miramos y nos damos permiso y nos damos las gracias por todo y un abrazo. Mi propio plan de desayuno lento y ver todo acerca de la investidura se desbarata. El supuesto gran plan de pasarme otro día más de mi vida escuchando a políticos salta por los aires. Nos montamos en el coche. Le miro por el retrovisor, sonríe triunfal y, con determinación, me dice: quiero ir a las montañas. No intento negociarlo. Arranco y pienso, ¿por qué no?

Enciendo la radio y atravesamos un par de pueblos. Valmayor está en mínimos. Las chicharras frotan sus patas a todo volumen. Aparcamos junto a un tipo que trata de subir una piragua al techo de su coche. Unos perros se bañan en la orilla. El niño tira piedras al agua mientras yo, con un auricular puesto, intento enterarme del discurso de Pedro Sánchez. El presidente en funciones dice a Pablo Iglesias: “Piénsese mucho si va a votar en contra con la ultraderecha”. Entiendo en este caso mejor la demanda que la oferta, pero me desquicia el tono entre ellos. “Sea prudente”, le responde al rato el líder de Unidas Podemos. Y luego le dirá también: “Somos una fuerza política joven, pero no nos vamos a dejar humillar”. Me distraigo durante un buen rato del debate y entonces escucho aplausos en el hemiciclo. Pienso que, tal vez, no debería estar aquí. La sequía deja las ondas de la erosión del agua al descubierto y parece que caminamos por un paisaje lunar.

Atravesamos luego otro pueblo. Y otro. Hay casas antiguas donde querríamos vivir e invitar a los amigos a beber sangría fresca en jardines llenos de pinos y bancos de piedra. Aquí sería fácil entenderse, llegar a un acuerdo, y no ahí subidos en una tribuna televisada donde el afán de exprimir beneficios no deja ver el fin de todo esto.

Junto a una estación, el niño dice que pare el coche. Y como somos solo dos, decido que por qué no voy a hacerle caso. Quiere ver los trenes de cerca. No tenemos intención de subir a ninguno, pero de pronto estamos comprando un billete y corriendo hasta montar en el último momento en un antiguo Cercanías. Vuelvo a la retórica de la radio sentada en el viejo vagón. A las demasiadas anáforas. Por qué se tiene que hablar así en un parlamento.

Bajamos del funicular en Cotos. Nos sentamos en el bar de la estación. Pedimos agua y un bocadillo de tortilla de patata. Hay una montaña de troncos de madera apilados bajo los soportales. Pienso en mis padres, con los esquís a hombros, trepando por esa ladera sin llegar todavía a los veinte años. Desde ahí, todo es cuesta arriba o cuesta abajo, así que solamente caminamos por la vía muerta de la estación. Huele a árboles. Huele a madera, a resina, a púas de pino. Mientras él come con pasión y felicidad, yo vuelvo al Congreso. Albert Rivera dice entonces “banda” y “plan Sánchez” y todo el debate aterriza en el lodo. Ahí decido, esta vez a conciencia, apagar.

Cuando regresamos a casa, bajamos las persianas para combatir el gran bochorno. El niño duerme una siesta tardía frente al ventilador y yo me siento en el sofá con un vaso de gazpacho y desbloqueo el teléfono. Mi madre me manda una fotografía bajo una gran pamela azul junto al mar. Tengo 210 mensajes de Whatsapp en un chat comentando lo que sucede con la investidura. No hay forma de huir. Me doy cuenta de que apenas estoy de acuerdo con nadie y que es extraño porque no he conseguido escuchar casi nada.

El gran bochorno en realidad es ese. Las posiciones. Los bloques. Las palabras. La afrenta. Evidenciar las diferencias señalándolas, permitir que se froten las manos los del final de la bancada. Echarse las culpas no construye ni acerca posturas. Un acuerdo generoso y cordial lo agradeceríamos los que estamos ahí afuera: las madres, los niños, los perros, las chicharras, el tren, los pueblos, la erosión. Los que necesitamos que nos mantengan a salvo, que mantengan a salvo lo que somos, lo que tenemos. Ese fue el trato, para eso les votamos, ojalá lo recuerden.

Que por una vez también se pregunten: ¿por qué no?
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

6 Comentarios
  • Klm Klm 27/07/19 10:43

    "… este es el trato, yo no entro a la clase y me voy contigo " Impresionante, Aroa. Me dice eso mi hijo y se me caen los gayumbos

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 25/07/19 08:48

    Porque no. Porque no piensan en el pueblo que les vota sino que hacen cálculos electoralistas para las próximas elecciones, no perder el pie por si son antes de lo previsto y tratar de dejar claro que ellos son los buenos. Porque de tanto planificar el futuro no viven el presente. Porque en el fondo, unos más en el fondo que otros, les importan más sus egos que sus partidos y sus partidos que el pueblo. Porque no hay referentes morales ni filosóficos, ni vitales. Porque todo es cálculo, e interés, y rentabilidad, y eficacia. Porque hace mucho que no se escuchan las chicharras en Madrid, en Barcelona, en Sevilla, pero les importa lo justo si pueden rascar tres votos derribando un árbol. Porque esta es una sociedad enferma en la que no escuchamos a los que piensan diferente (no hablo de los que piensan lo contrario: a esos no se le da ni el pan ni la sal). Porque aunque estemos decepcionados seguiremos soñando que es posible.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • txema segura txema segura 24/07/19 13:58

    Efectivamente, para eso les votamos. Ese fue el trato. He estado dos días desconectado de todo. No he visto nada ni he leído nada de la investidura hasta hoy. Que susto. Trato ó susto. Ya estamos en Halloween? Sobretodo viendo el careto de algunos representantes de Vox. Me cuesta escribirlo en mayúsculas. Eso ya lo he vivido. No hemos progresado nada?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • M.T M.T 24/07/19 13:08

    Los tratos con los hijos, niños, siempre conducen a buen puerto, al disfrute porque sí. En la manifestación de su interés no hay duplicidad de intenciones. Es así a las claras. Sigue el trato con él, con tu hijo y acertarás. Te felicito.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • subeChico subeChico 24/07/19 07:10

    Todos desearíamos un acuerdo generoso pero las ofertas escuchadas no lo fueron .
    Vi al candidato con un aire de cabreo contenido y a la vez con la determinación de colarnos el trágala y pensando en la reprimenda de sus comanditarios si fallaba en el intento.

    Ese paseo por el pulmón madrileño os debió saber a gloria bendita. Qué pena que no lo podáis repetir tanto como os merecéis.
    Espero que lo puedas hacer mejor con tus nietos. Feliz verano.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • paco arbillaga paco arbillaga 23/07/19 22:31



    Aroa: Deberías hacer más tratos con tu hijo, por lo menos como el que te propuso: «quiero ir a las montañas». Yo tampoco negociaría eso; me parece una de las mejores propuestas que se pueden hacer a una persona. Y por supuesto sin un auricular que echarse a la oreja que te conecte con riveras, casados, abascales, o trifachitos.

    Aroa, tienes un crío mucho majo; yo escucharía sus propuestas. Osasuna para los dos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.