x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Prueba a sonreír

Publicada el 07/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 06/09/2019 a las 20:12
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En muchas casas llevamos toda la semana repasando pantalones, comprobando cuánto han crecido nuestros hijos en verano, viendo qué uniformes sirven y cuáles ya se han quedado pequeños, marcando las cosas con el nombre y el curso, comprando material escolar, carpetas, zapatos, confirmando que la mochila del año pasado sirve y da para un año más (eso supone una dura negociación con el afectado o afectada, pero señores, ¡hay que ahorrar!). La liturgia de forrar libros es lo único que ha desaparecido de esta rutina de los días previos a la vuelta al cole, al menos para mí (cada vez se pierde más, los soportes electrónicos nos han ahorrado esa parte y yo, sinceramente, me alegro) pero han dejado los mismos nervios en el estómago por el reto de estrenar curso, de volver a las aulas, de ver a los amigos y de corroborar que ahora, sí que sí, el verano se ha terminado.

En casa tenemos las dos versiones: la del que está deseando volver, aunque por delante tenga un curso muy duro, difícil, el último de su etapa escolar y el del que lleva días inquieto porque cambia de ciclo, empieza nueva etapa y la sensación de seguridad que da lo ya conocido, al menos las primeras semanas, no la va a tener. Sí, empezamos secundaria con cambio de cole/instituto y los nervios de qué pasará, qué amigos haré o no haré sobrevuelan cada conversación que se refiere a esta vuelta al cole. Y aunque sabes, o confías, en que todo irá bien, no dejas de tener cierta preocupación por cómo le irán esos primeros días.

Y sin querer ponerme tremendista hoy quiero hablarles de esto precisamente. Estos días conocíamos datos de acoso en las aulas, en este caso de un estudio realizado en 20 centros catalanes, y los datos asustan: uno de cada cinco chicos y chicas admiten que han sufrido acoso escolar o en las redes en algún momento de su etapa escolar, es el conocido como bullying o ciberbullying. Situaciones que se acaban convirtiendo en algunos casos en crónicas, que derivan en aislamiento, depresión, bajo rendimiento escolar, actitudes agresivas y que hay que detectar cuanto antes para poder atajarlas. Amnistía Internacional nos daba un tirón de orejas precisamente por no tener mecanismos efectivos para poder combatir de una forma rápida este tipo de casos. Y propone mecanismos a los que puedan acudir los adolescentes y los menores, que sean anónimos, algo fundamental para que muchos puedan vencer el miedo a denunciar, que dé herramientas a docentes y centros para tomar medidas. Pero ahí estamos, sin saber muchas veces detectar nada, llegando demasiado tarde o intentando ocultarlo porque “esto aquí no pasa”.

Hace unos días me enviaban un mensaje que circula en redes y que ha difundido el rapero Arkano. No es nuevo, pero su altavoz ha servido para recordar que el bullying es cosa de todos. El mensaje va dirigido a ellos, a los chavales, a los jóvenes y a los niños, pero también a los padres. Les pide que si estos días de vuelta al cole ven a alguien batallando por hacer amigos, o que está siendo molestado porque no los tiene, o simplemente porque es tímido (éste es nuestro principal problema en casa, la timidez) o porque no va vestido o vestida a la moda, “¡Hazte presente!”.

Pide que al menos le digas “hola”, lo saludes, o simplemente le dediques una sonrisa por los pasillos. El día que aprendamos lo poderoso que puede ser sonreír a los demás, los conozcas o no, avanzaremos de verdad como sociedad. No somos conscientes de los miedos e inseguridades que vuelan a nuestro alrededor, ni somos consciente de los sufrimientos de la gente que nos cruzamos pero sí deberíamos aprender el poder que tiene una mirada, del poder de la empatía. ¡Cuántos nubarrones y agujeros negros podríamos cambiar con una sonrisa!

Así que les propongo afrontar esta vuelta al cole así, con una enorme sonrisa, de oreja a oreja, que les dé seguridad a ellos y a nosotros. Y que ayude a tender una mano para quien lo necesite. ¿Probamos?
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 08/09/19 17:19

    La mayoría de las familias no tienen ningún problema con los uniformes. Sus hijos e hijas novan a colegios de pago, sino a escuelas públicas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 08/09/19 17:19

    La mayoría de las familias no tienen ningún problema con los uniformes. Sus hijos e hijas novan a colegios de pago, sino a escuelas públicas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 08/09/19 17:19

    La mayoría de las familias no tienen ningún problema con los uniformes. Sus hijos e hijas novan a colegios de pago, sino a escuelas públicas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Azalea Azalea 08/09/19 09:41

    Estoy contigo Helena Resano , una buena sonrisa es el mejor obsequio y también en la denuncia del acoso escolar...
    Saludos cordiales!!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Teri Guerra Teri Guerra 08/09/19 08:34

    Buenos días!
    Soy maestra de Primaria y cada año mi principal propósito es que mi alumnado llegue contento al aula y con una sonrisa.
    Yo decía: "¡Buenos días!
    Ellos/ellas contestaban: ¡Buenos días con alegría!
    Cada mañana, además, un compañero/a en la puerta saluda al resto con un abrazo y un comentario positivo.
    Así empezábamos los cursos anteriores cada día, ahora cambiaré de grupo pero intentaré lograrlo de nuevo y algo más, siempre algo más...
    Gracias por el artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Damas Damas 08/09/19 16:13

      Si el componente emocional, como otros, es susceptible de ser cultivado (lo desconozco), una suerte, tener "profes" asi.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      2

  • paco arbillaga paco arbillaga 08/09/19 08:29


    «Devaluación continua», por Andreu Navarra:

    https://www.infolibre.es/noticias/cultura/2019/09/08/devaluacion_continua_98532_1026.html

    Con todo y eso, una sonrisa nunca está de más. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Gusalo Gusalo 07/09/19 23:14

    A mí también me ha gustado mucho el artículo. Poco que decir después de leer el sentido comentario de M.T. Sólo subrayar que me ha parecido muy eficaz en su estructura: más liviana en el inicio (libros mochilas, curiosidad…) hasta llegar a lo más entrañable, la relación de cada niño con sus compañeros y la posibilidad de verse envueltos, por activa o por pasiva, en algún 'acoso' escolar.
    Un saludo y una sonrisa

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    2

    • M.T M.T 08/09/19 18:28

      Otro saludo cordial junto a la sonrisa que mereces, Gusalo.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • M.T M.T 07/09/19 08:26

    Un buen retrato, Helena, de lo que supone Septiembre en vísperas de comienzo de curso o ya en los primeros días de clase para un buen número de escolares y familias.
    Y una invitación al optimismo, empatía y positividad, de la que viene cargada tu artículo hoy, que mueve a esos buenos deseos e intenciones de sonreír y empatizar.
    ¡ Ojalá ese sufrimiento en chavales que, por el motivo que fuere, timidez o cualquier otro factor, se sientan menos integrados , pueda atenuarse con esa sonrisa o saludo de acogida!
    Me ha gustado mucho esta bienvenida a Septiebre que propones. Deseo perdure a lo largo del curso.
    Un saludo muy cordial.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    7

    • M.T M.T 07/09/19 08:30

      Septiembre, quise decir.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      0

      • MASEGOSO MASEGOSO 08/09/19 10:13

        Los errores "dactilares" nunca son falta a pesar de que seas estrictamente celosa del buen escribir.

        Salud2 osasuna2

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        2

        • M.T M.T 08/09/19 11:27

          Los años y los años, Masegoso: la torpeza dactilar, la merma en la agudeza visual...¿ qué más achaques?
          Me quedo y agradezco tu mirada complaciente y esa sonrisa afable a tono con lo que nos dice Helena Resano.
          Con nuestros años no me encaja que andemos "enrabietaos". Eso lo dejamos para y con algunos políticos.
          Buen domingo. Un abrazo.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.