x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

También la política está aprendiendo

Publicada el 09/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/09/2019 a las 20:59
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Abundan estos días mensajes en redes sociales y declaraciones de los líderes políticos afirmando sin cautela alguna cuáles son las intenciones de sus adversarios. “El PSOE nunca ha querido un acuerdo con Podemos” dicen algunos cuadros podemistas. “Podemos jamás facilitará un gobierno al PSOE”, afirman gentes socialistas. Seguidores de ambas formaciones se otorgan el poder de adivinar las intenciones de “los otros”. Esos otros que siempre tienen el 100% de toda la culpa, por supuesto.

Confío en que quienes lanzan estos mensajes lo hagan solo a efectos de presión, marketing y propaganda, como parte de las estrategias de autoafirmación de cada cual, porque de lo contrario estarían demostrando su falta de conocimiento de cualquier proceso de negociación, diálogo o como se le quiera considerar; aunque se crea que es sólo una simulación. El ser humano necesita explicarse la realidad y para ello acude con excesiva frecuencia a estrategias que le llevan a simplificar lo complejo. El problema es que en demasiados casos esa simplificación acaba falseando la realidad y se vuelve, por tanto, inútil.

Si el PSOE nunca hubiera querido gobernar con Unidas Podemos, ¿por qué le ofreció en julio una vicepresidencia y tres ministerios, corriendo el riesgo de que los morados aceptaran? ¿Por qué Pedro Sánchez sigue ahora en el proceso y lanza una propuesta nueva si en julio dijo aquello de que no habría septiembre? Y si Unidas Podemos jamás ha querido facilitar un gobierno del PSOE, ¿por qué impulsó la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno? ¿Y por qué ha manifestado su intención de dejar de lado cuestiones clave para ellos como el referéndum en Cataluña, con el coste que eso les supondría? Más que adivinar las intenciones de los otros, conviene atenerse a los hechos dejando al margen las pasiones.

Sería más sencillo, para los analistas sobre todo, si estos procesos partieran de una posición inicial -aunque no se explicitara-, y siguieran un camino recto hasta conseguir el objetivo deseado. Sin embargo, cualquiera que haya tenido que acordar con otra persona algún asunto sabe que eso no es así. Las partes inician la negociación con unas preferencias, que a lo largo del tiempo van matizando y hasta cambiando de orden, llegando incluso a mover las inamovibles líneas rojas. Durante todo el proceso, además, se juega con escenarios diferentes y simultáneos, permanentemente abiertos hasta el último segundo. Para construir estos escenarios, se tienen en cuenta diferentes factores: la correlación de fuerzas en el interior de cada partido, el estado de ánimo que se palpa en la sociedad, las encuestas electorales, las presiones de los círculos de poder, etc. Con tales elementos, los negociadores hacen un cálculo de pérdidas y ganancias en las sucesivas situaciones. Y así se llega al minuto final, solo después del cual, a la luz de los resultados y de los detalles hasta ese momento desconocidos, podremos acercarnos a conocer las intenciones de cada cual.

El dramatismo con el que se vivieron las últimas horas previas a la sesión de investidura del 25 de julio hizo olvidar algo fundamental: el deadline, el punto de no retorno, el abismo, no era entonces. Ateniéndonos a la legislación, quedaban dos meses todavía para llegar a ese momento, que es el que, ahora sí, empezamos a vislumbrar. Aquella sesión se saldó con fuertes divisiones en el interior de UP y críticas a la estrategia de Pablo Iglesias por parte de Izquierda Unida o de Anticapitalistas, así como con un cierre de filas en el interior del PSOE en torno a Sánchez que hacía tiempo que no se veía. La sesión, aunque no arrojara resultados definitivos, dibujó un escenario nuevo determinado por la situación interna de cada partido que no es baladí.

Es esta trayectoria la que configura el contexto donde se crea el escenario en el que deben interpretarse cada uno de los pasos que se irán viendo los próximos días. No es tiempo, por tanto, de dar nada por concluido, y conviene mantener todos los escenarios abiertos. Tiempo para acordar, desacordar y volver a acordar hay suficiente todavía.

Flota en el ambiente una acusación general a los responsables políticos porque no están haciendo su trabajo, porque son irresponsables e incompetentes, o incluso frívolos. El exceso de personalismos, egos y tacticismo es tanto como la falta de audacia y de estrategia, sin duda. Pero el análisis debe incorporar otras preguntas: ¿Cuándo se han encontrado las democracias occidentales en situaciones como las que se están viviendo en la actualidad? ¿Qué generaciones vivas han tenido la sensación de inestabilidad, miedo al futuro y distopía que se siente ahora? ¿Cuándo se han visto los dos principales partidos en España obligados a pactar al menos con tres fuerzas para poder gobernar? ¿Cómo se garantiza el gobierno y la inestabilidad en este marco?

Es imprescindible señalar los excesos de vanidad y el desprecio por el otro que está generando el retorcimiento de una situación que nadie esperaba el 28 de abril, cuando buena parte de la población respiró aliviada. Pero un buen análisis debe plantear la hipótesis de que la política institucional, como la economía, o la propia supervivencia del ser humano sobre el planeta, caminan sobre arenas movedizas, y lo que es peor, se sabe. De ahí que, más allá de imaginar intenciones de unos y otros, se deba empezar a trabajar en la hipótesis de que los partidos, protagonistas de la política institucional, están también aprendiendo a jugar en el nuevo escenario. Y los procesos de aprendizaje, ya se sabe, requieren su tiempo. Si es más o es menos, eso sí depende de la inteligencia, pero ojo, sobre todo, de la inteligencia colectiva.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

19 Comentarios
  • Queso Tierno Queso Tierno 10/09/19 02:37

    A mi me parece que cuando UP rechazó la oferta de vicepresidencia y ministerios, el PSOE resplró aliviado y se hicieron el firme proposito de no volver a cometer tremendo disparate. Ya he comentado que pienso que el PSOE cree que meter a UP en el gobierno es acostarse con su enemigo, y como con el colesterol poca broma, pero lo que viene a continuación ya es diabetes mellitus. ERC aportando los votos definitivos después de haber tumbado los presupuestos del estado y con todo el chantaje del juicio del proces detrás. A esto el ictus del PP, Cs y VOX con el machaque del gobierno gracias a los votos de los que quieren romper España.

    El problema no es Pablo Iglesias ni UP, por mucho que le quieran endosar el muerto, el problema es que el PSOE tiene un diagnóstico de salud política que es de película de terror y dudo mucho que otras elecciones le vayan a librar de este callejón, por ahora, sin salida.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Isa. Isa. 09/09/19 23:23

    Al leerte recordé lo mucho que utilicé antes de las elecciones que íbamos a vivir un escenario inédito. Qué rápido mi olvido. Hay una frase que me acompaña en mi aprendizaje personal y que intento aplicarla, al menos en pensamiento, para la comprensión de cualquier situación problemática. Dice, no mires donde te has caído, si no donde has resbalado. Eso tendremos que analizar una vez nos volvamos a poner en pie.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    8

  • aguililla aguililla 09/09/19 23:15

    Bravo Bidebi!!solo he podido leerte a ti es que hoy tengo prisa

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Gusalo Gusalo 09/09/19 20:32

    Sólo decir que me parece un análisis admirablemente objetivo, lo que es muy de agradecer. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    4

    • Damas Damas 09/09/19 22:52

      "...muy de agradecer" por quienes valoran y reconocen un ánimo apartidista. Saludos cordiales, Gusalo.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      2

  • bidebi bidebi 09/09/19 15:05

    2.2
    Por lo tanto, no se trata de adivinar nada, se trata de presentar la realidad como ha venido siendo y no desde la equidistancia de todos son malos que beneficia a quien más responsabilidad tiene en el desacuerdo. Todos pueden ser malos pero uno solamente lo mató. El acuerdo y el compromiso de formar gobierno.
    No se trata de decirnos que todas las negociaciones son difíciles, lo cual es una obviedad, se trata desde la honestidad de hechos objetivos, concluir que sin voluntad de negociar es imposible la negociación. Si Cristina todavía no se ha dado cuenta de esa evidencia para casi todo el mundo, y nos suelta un rosario de dificultades, es que no analiza, solamente sermonea.
    Sánchez está en la Moncloa porque una serie de partidos democráticos así lo quisieron y no está por voluntad popular o legitimidad de votos. Si verdaderamente quiere seguir en la Moncloa deberá negociar con aquellos que le hicieron presidente. De momento, después de tantos meses, no ha acordado nada con nadie, lo que es una prueba evidente de su falta de voluntad y de sus prácticas trileras para seguir de presidente sin negociar. No señalar como principal evidencia estas realidades es manipular las cosas.
    De tal manera que el encargado de formar gobierno le estará muy agradecido a Cristina.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    8

  • bidebi bidebi 09/09/19 15:05

    Es cierto que hay quien pretende simplificar lo complejo, pero hay otros empeñados en hacer complejo lo simple. Y lo simple no es una negociación, lo simple que se aprecia es falta de voluntad de negociar. Y eso se aprecia, se percibe, a nada que uno esté despierto en la realidad. Si uno dedica 48 horas a negociar después de cuatro meses, no hace falta ser un genio para deducir la falta de voluntad. Si uno veta al jefe de los otros, hay que ser muy raro para no ver la falta de voluntad. Si los otros aceptan el veto parece evidente que son ellos los que tienen voluntad. Si desde el principio uno pide la abstención de otros se deduce que no se quiere acordar con el “preferente”. Y así hasta el principio de los tiempos. Por lo tanto, o Cristina está ciega o es que ha estado en el extranjero durante todo este tiempo de teatrillo barato.
    “¿Y por qué ofreció “ministerios” si no quería negociar?”. Porque eran creaciones ad hoc sin presupuesto y sin competencias destinadas a no ser aceptadas.
    “¿Por qué Sánchez sigue en el proceso?”. Evidentemente porque necesita seguir para construir el relato que le presente como víctima inocente.
    “¿Por qué UP impulsó la moción de censura?”. Prueba del nueve de que quería que el llamado psoe sustituyera al pp podrido. Etc. etc.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    10

  • JM JM 09/09/19 12:22

    No es por simplificar en exceso pero, dos no acuerdan si uno no quiere. Para mí está claro quién no quiere.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 09/09/19 10:18

    Yo seré muy primario, pero me atengo a las pocas cosas queme parecen relevantes:

    1) los poderes fácticos insinuaron que debía haber un acuerdo PSOE-Ciudadanos.
    2) Ciudadanos, por lo que sea, rechazó ese juego.
    3) el PSOE, en consecuencia, no podía complacer a esos poderes.
    4) el PSOE tiene un núcleo muy poderoso que no puede ver a Unidas Podemos ni en pintura.
    5) Pedro Sánchez ha pedido insistentemente la abstención a las derechas.
    6) el equipo dirigido por Pablo Iglesias es muy torpe; por eso no supieron "cogerle la cacha" a Sánchez cuando les ofreció una coalición deslavazada.
    7) (esto es una suposición, aunque me parece fundada) Sánchez contaba con el rechazo de Iglesias a su oferta.

    Todo esto me lleva a concluir que la repetición de elecciones estaba en la cabeza del PSOE desde el principio. De todas formas, sea así o no, me juego algo a que el resultado será el mismo: nuevas elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    5

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 09/09/19 10:18

    Yo seré muy primario, pero me atengo a las pocas cosas queme parecen relevantes:

    1) los poderes fácticos insinuaron que debía haber un acuerdo PSOE-Ciudadanos.
    2) Ciudadanos, por lo que sea, rechazó ese juego.
    3) el PSOE, en consecuencia, no podía complacer a esos poderes.
    4) el PSOE tiene un núcleo muy poderoso que no puede ver a Unidas Podemos ni en pintura.
    5) Pedro Sánchez ha pedido insistentemente la abstención a las derechas.
    6) el equipo dirigido por Pablo Iglesias es muy torpe; por eso no supieron "cogerle la cacha" a Sánchez cuando les ofreció una coalición deslavazada.
    7) (esto es una suposición, aunque me parece fundada) Sánchez contaba con el rechazo de Iglesias a su oferta.

    Todo esto me lleva a concluir que la repetición de elecciones estaba en la cabeza del PSOE desde el principio. De todas formas, sea así o no, me juego algo a que el resultado será el mismo: nuevas elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    8

  • APATRIDA POR NECESIDAD APATRIDA POR NECESIDAD 09/09/19 10:13

    Este articulo es un analisis simplista de la situación, partiendo de la premisa falsa que los dos partidos son de izquierdas y tienen los mismos intereses. Nada mas lejos de la realidad. Y si Cristina Monge no sabe esta realidad tan obvia, pobre de ella. Mucho mas grave es si la sabe y nos quierre hacer creer que no se ha enterado todavia. Lo sabra? Yo conozco gente sin estudios que se ha dado cuenta hace años...

    Responder

    Denunciar comentario

    9

    12



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.