x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

Certezas, incógnitas, sospechas y significados de la repetición electoral

Publicada el 16/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 15/09/2019 a las 17:43
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Dado que nos separan apenas 24 horas del precipicio, es momento de ordenar certezas, incógnitas, sospechas y significados de la repetición electoral.

Lo que sabemos

Existen una serie de constataciones apoyadas en datos empíricos, que envuelven en una nube de incertidumbres el posible resultado de unas nuevas elecciones. La primera de ellas obliga a ampliar el foco más allá de lo inmediato. El sistema de partidos que emergió con la Transición, articulado en torno a un bipartidismo imperfecto, saltó por los aires en las elecciones de 2015 y se ha transmutado en un "bibloquismo" férreo que, mientras no exista nadie que haga de puente, obliga a trazar alianzas dentro del mismo bloque para poder generar mayorías y gobiernos. Es decir, que a menos que las urnas den un vuelco de tal calado que rompa este esquema –y hasta el momento ningún estudio lo prevé- , el campo de juego tras unas segundas elecciones sería relativamente similar, aunque el resultado variara ligeramente. En el ámbito de la izquierda esto obliga a recomponer unas relaciones entre las formaciones progresistas que nunca han sido fáciles, y en nuestra historia reciente desembocaron en situaciones trágicas. En el lado conservador, la vocación unitaria de la derecha permaneció firme hasta hace cuatro años, pero hoy afronta el mismo proceso de ruptura y forzada colaboración entre los partidos resultantes de su inédita división, con un socio incómodo de extrema derecha que ya está provocando la evolución de todo el bloque hacia una derecha extremada. Unos y otros deben aprender a jugar con estas reglas.

La segunda certeza que hoy tenemos tiene que ver con el dato clave de cualquier comicio, y lo primero que hay que mirar cuando se lee una encuesta: la participación electoral. Sabemos que en la repetición sobrevenida en 2016 la participación bajó en tres puntos, de forma similar a lo ocurrido en otros países de nuestro entorno, lo que permite pronosticar que ahora también serán menos los que acudan a las urnas en relación con quienes lo hicieron hace cinco meses. Así se podría confirmar una reacción ciudadana que castigaría en las urnas a los partidos percibidos como causantes de la nueva repetición electoral. Sobre todo si tenemos en cuenta que en abril el miedo a la derecha, y fundamentalmente a la extrema derecha, movilizó al 75,7% del electorado, y de forma especial al progresista.

Conocemos también que las encuestas hechas con antelación a una convocatoria electoral tienen problemas para reflejar con precisión qué ocurrirá cuando efectivamente esta se produzca. Entonces, en función de la movilización, el famoso relato y el marco en el que finalmente se inscriba la contienda, todo estará por ver.

Paradójicamente, la suma de todas estas certezas da como resultado un escenario incierto y un extraordinario riesgo al que, al parecer, no temen los líderes del PSOE y UP.

Lo que ignoramos

Si la incertidumbre es la mayor de las certezas, las incógnitas todavía la refuerzan más. La primera duda es qué candidaturas se presentarían a esa repetición electoral y de qué manera lo harían. Si la plataforma que impulsa Iñigo Errejón da el paso o no, y si lo hace en todas las provincias o solo en algunas circunscripciones como Madrid, el escenario cambia radicalmente. Si el proyecto de España Suma consigue, en efecto, sumar en todo o parte del territorio, para ambas cámaras o para el Senado, es otro dato que puede alterar la situación. Quizá finalmente las candidaturas sean las mismas, pero eso es algo que hoy no se puede afirmar y por tanto hace dudar de las proyecciones que cabe hacer.

La segunda incógnita guarda relación con esa certeza de menor participación. Por un lado, sobre su dimensión. ¿Hasta dónde llegaría la abstención? El recuerdo de tres puntos menos en la anterior repetición electoral puede servir de guía, pero no es más que una referencia que tal vez se quede muy por debajo a la hora de la verdad. De hecho, hay quien habla de un descenso de hasta diez puntos. Por otro, sobre cómo se repartiría y a quién afectaría más. Parece claro que la distribución no sería homogénea, pero no conocemos mucho más.

Lo que se puede sospechar

Constatado lo conocido y lo ignorado, llegan las sospechas. La primera, nuevamente, sobre la participación. Sabemos que será menor y desconocemos hasta dónde llegará el descenso y cómo se distribuirá, pero se puede intuir a quién afectará más. El fracaso de la izquierda, incapaz de llegar a un acuerdo, así como el creciente descrédito de la política que el CIS refleja en cada edición –también en esta última-, llevan a pensar que esa mayor abstención basculará del lado de la izquierda, y por lo que muestran algunos estudios, especialmente entre los jóvenes y sectores más vulnerables. Desvanecido el marco de emergencia para parar a la extrema derecha, las fuerzas progresistas tendrían que esforzarse en construir un motivo para acudir a las urnas. Mientras, para el electorado conservador, supondría una especie de segunda oportunidad, una revancha para recuperar el poder, habiendo aprendido ya que la división del voto en tres candidaturas no suele salir bien.

Existen también sospechas de que el bloqueo permanecerá a menos que haya una sorpresa mayúscula. Según las encuestas que se van conociendo, y salvo cambio estratégico de posición en Ciudadanos o el PP –cosa que hoy no se vislumbra-, el resultado más favorable para la izquierda llevaría a una mayoría entre PSOE y UP que podría dificultar todavía más el acuerdo. Si las proyecciones son ciertas, UP podría quedarse con apenas la mitad de diputados que obtuvo hace cuatro años, y el PSOE, aunque ganara escaños, dependería totalmente de los morados para gobernar, quienes aumentarían, paradójicamente, capacidad de negociación. Mal negocio para ambos: unos porque aunque ganen poder de influencia pierden legitimidad, y otros porque ganando legitimidad perderían capacidad de negociación. Hay quien argumenta que este escenario permitiría no depender de las fuerzas nacionalistas, y es cierto, pero eso no significa que buena parte de los postulados de las mismas no fueran asumidos por Unidas Podemos, quien en ese caso podría recuperar parte de su discurso sobre la cuestión catalana y, de paso, cerrar alguna herida interna. El debate territorial en España no desaparecerá porque los votos de las fuerzas nacionalistas no sean necesarios para aprobar unos Presupuestos; seguirá allí, aunque sea de otra manera.

Lo que significaría

Más allá de números, proyecciones, encuestas que hoy no pueden ver lo que pasará mañana y tácticas de unos y otros, merece la pena pensar el significado de esta repetición electoral. De producirse, estaríamos ante el cierre del ciclo de repolitización, ilusión y esperanza que abrió el 15M. Los indignados salieron a las calles y Podemos supo interpretar como nadie y dar una vía institucional a esa fuerza. Pedro Sánchez hizo su particular 15M dentro del PSOE, enfrentándose al establishment socialista y recorriendo agrupación por agrupación para decirle a sus militantes que "Somos la izquierda". El esfuerzo de unos y otros quedará disuelto en frustración si, habiéndolo hecho las urnas posible, como decía el lema del PSOE en la campaña, ellos no son capaces de llevarlo a cabo.

Vivimos tiempos de turbopolítica donde todo va muy rápido, es cierto, pero eso no significa que las cosas no tengan consecuencias. Este fracaso dejaría una losa sobre varias generaciones de progresistas difícil de levantar que nos retrotraería a las históricas rivalidades entre las izquierdas desde tiempos pretéritos. El riesgo que asumirían quienes obligaran a volver a las urnas el 10 de noviembre trascendería, con mucho, a un coyuntural resultado electoral. Dado que nos separan apenas 24 horas del precipicio, es momento de ordenar certezas, incógnitas, sospechas y significados de la repetición electoral.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

32 Comentarios
  • EmilioVC EmilioVC 23/09/19 11:18

    Lo lógico es que lo ilógico se siga manteniendo en las instituciones. No sé cómo quedará el orden después del 10 N. Sí tengo un anhelo, más bien a largo plazo. La izquierda de verdad y no solo de siglas gobierne España y no sólo España sino muchos países igualmente. Sea un gobierno formado por el pueblo y por el pueblo, donde gobernar detente el mismo salario p.e. Que el resto de las personas a quienes dirijen. Mucho más puedo decir en mis deseos. Desde el móil escribo sin poderme extender más lo que he dicho. Vaticinio que el trío de la calavera
    el 10N formará gobierno en coalición gracias a unas siglas obsoletas que son las del PSOE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hayundi hayundi 18/09/19 09:58

    La situación después de las elecciones no parece que vaya a cambiar nada en la izquierda, entonces ¿a que repetirlas ? es cierto que para la derecha representa una segunda oportunidad, seguramente no tardarían mucho en ponerse de acuerdo. Entonces ¿ a que repetirlas ? los votos que el PSOE pueda arañar a UP se verán compensados por la abstención, así que tampoco va a ganar mucho. ¿ A que repetirlas ? me lo expliquen por favor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • GRINGO GRINGO 17/09/19 20:03

    "Atado y bien atado", el 15M intentó aflojar los nudos, pero ya se ve como se oponen a cualquier situación que mejore la vida de la gente............, a pesar de lo cual mucha gente no espabila.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    3

  • Oihartza Oihartza 17/09/19 08:47

    Es patente en efecto que se ha pasado, parece que definitivamente, del bipartidismo antes existente al bifrentismo ahora patente entre los llamados progresistas y conservadores, también definidos como izquierda y derecha. Lo que es preciso saber, si no se quiere seguir mareando eternamente la perdiz, a qué se refiere cada cual cuando habla de progreso o izquierda y a qué cuando habla de conservar, preservar o derecha. Tal vez saldrían así nominativos diferentes para cada una de las partes y los ciudadanos sabrían mejor a qué atenerse
    A mí no me valen los supuestos de "todo el mundo sabe". ¡Por escrito los idearios perfectamente definidos de cada cual!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Esdaquit Esdaquit 17/09/19 01:44

    Interesante artículo, con el que estoy más o menos de acuerdo. Quizá un poco menos. Es que, a estas alturas de gobiernos y presidentes "socialistas", incluyendo a Sánchez, considerar al Psoe un partido de izquierdas, significa ir ya por mal camino. Las privatizaciones de los bienes públicos, la OTAN de entrada no, las puertas giratorias, los fondos reservados, GAL, cal viva, repuesto de una monarquía heredera de la dictadura por otros 40 años, 135 y 155, mantenimiento de la ley de la reforma laboral, suplicar un pacto a C´s y llamar socio preferente a UP, hacer de la investidura campaña electoral pagada con dinero de todos, etc., son realidades que demuestran que el Psoe hace política de derechas más que de izquierdas y que está más del lado de los explotadores que de los explotados. La izquierda responsable debería acudir a votar en masa, romper esas encuestas de barrios ricos y desenmascarar definitivamente a tanto impostor.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    6

  • GRINGO GRINGO 16/09/19 20:45

    "Todo" sigue tan revuelto como hace 4 meses, pero es que el encargado de formar gobierno está esperando "su milagro", que puede ser, "que PP-C'S se apiaden de él y se abstengan, que parece que no, que UP se rinda, que parece que no, que a Pablo Iglesias y a todo el equipo negociador les de un jamacuco, que esperemos que no, que, que, que....que tiempos aquellos donde se alineaban los planetas !!!!.

    En un país como España, con unos problemas sociales del carajo, con una tasa de paro en el podium negativo de la UE, con los pensionistas acojonados por la pérdida de valor adquisitivo y la grave duda sobre el futuro de sus pensiones, etc,etc,etc, "los sondeos le van premiar" ????.....pues si que somos un país de gilipollas merecedores de lo que tenemos y lo negativo que nos espere.....

    Ánimo Pedro, forma gobierno con UP antes de que se te vaya el moreno de las vacaciones, ya sabes que te mejora mucho la imagen.....

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • fercuco13 fercuco13 16/09/19 17:44

    Si vamos a elecciones el único partido que volverá a estar en el centro y con posibilidad de formar gobierno será el PSOE. Durante estos 3 meses aparecerá como un partido sólido, bien organizado y con el poder institucional a su favor. El PP está demasiado bajo para ganar y CS va a perder mucho voto urbano que se creyó que era un nuevo CDS aquel de Suárez que desapareció cuando se acercó al PP. UP si hay elecciones nos volveremos a desangrar buscando hacer listas o nombres de coalición y sufriremos en La Rioja, Galicia y las Marea, CLM, en Valencia, en Madrid, en Andalucía etc donde la estructura de la coalición está destrozada. Además unas nuevas elecciones le permitirá a Rivera formar el gobierno deseado por los poderes económicos PSOE-CS TRAS COMPROBAR QUE LA DERECHA NO SUMA y que el PP absorberá a la mitad de VOX que volverán a su casa tras no haber alcanzado su cielo. Lo mejor que podemos hacer desde UP es pactar un acuerdo con el PSOE que cierre los presupuestos de 19 y 20 que se prorroguen los del 21 y prepararse para las próximas elecciones recuperando el poder popular de los círculos, las asambleas y la calle

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    9

    • _pau_ _pau_ 16/09/19 18:19

      Parcialmente de acuerdo, pero cuando expresas "un pacto con el PSOE" matizaría que NO cualquier pacto. Y el problema está en que el PSOE no desea ningún pacto, tiene una gran fe en las nuevas elecciones y no ha actuado como actuaría alguien que desea gobernar: en cinco meses no puedes llamar cinco veces a tu socio imprescindible, tienes que atraerle, convencerle, seducirle,... El PSOE es quien va a gobernar, y por tanto debe seducir a sus socios con algo sugerente. El pacto que ofrece el PSOE es ridículo (inferior al ofrecido en un momento anterior de la negociación: eso es inaudito, imagina que estás negociando el precio de un piso: 100, no 200, 125, 175, 150,... No! 250! Es impensable). Para eso prefiero facilitar el gobierno sin acuerdo; ya que no da tiempo a pactar unos presupuestos en 24 horas, les daría la investidura y empezaría a negociar presupuestos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      5

      • fercuco13 fercuco13 16/09/19 21:10

        Es que lo que haga el PSOE nos lo podemos esperar. Defiende la parte "amable" del régimen del 78 y no creo que haya querido nunca una coalición de gobierno. Por eso, y es mi opinión, el equipo negociador de Podemos (¿dónde estaban los otros grupos de las confluencias?) con su NO al ofrecimiento de su entrada en el gobierno, metió la pata y le ha permitido al PSOE de forma aliviada negar esa coalición y afrontar una campaña electoral desde el poder con lo que esto supone y con la coletilla de que si hubiera gobierno haría todo lo que de verdad todos sabemos que no van a hacer

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        6

  • Juanjo Seoane Juanjo Seoane 16/09/19 16:25

    Prefiero elecciones que obliguen a tomar decisiones firmes de futuro, que 123 que se creen cada uno de ellos el Cid, y sí, lo son, pero en el sentido de ser mercenarios

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    4

    • svara svara 16/09/19 20:40

      ?????

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • MASEGOSO MASEGOSO 16/09/19 10:36

    ¿Qué duda puede caber en una alianza del tipo Más España que el trifachito ya está planteando? Aquí no hay duda saben muy bien cual es el camino para desbancar al progresismo y hacerse con el BOE y todo lo que en sí lleva consigo gobernar. Lo que podemos esperar de esa coalición, ya es sabido, que no es otra cosa que una dictadura donde el bandolerismo del PP se une a la manipulación naranja y la estrechez de miras de Vox. Puede que tengan mucho futuro para sus incondicionales pero el resto estaremos abocados a condiciones impensables.
    Si en la, mal llamada izquierda, se presentan las mismas personas el resultado ya está previsto, otros cinco o seis meses de dudas, tiras y aflojas para conducirnos a otras elecciones o a algo peor.
    En 2018 Podemos dió paso a un gobierno que, lejos de consolidarse con alianzas y pactos, lo ha hecho con desprecio absoluto hacia quienes les apoyaron en su moción de censura.
    "Pedro Sánchez hizo su particular 15M dentro del PSOE, enfrentándose al establishment socialista y recorriendo agrupación por agrupación para decirle a sus militantes que "Somos la izquierda"" Pero en su acceso al gobierno lo hizo olvidándose de esa expresión de "izquierda". Y sigue sin querer saber nada de pactos o arreglos con la "izquierda"
    Se llegó a hablar de un nuevo Frente Popular ¡¡¡¡que ilusos!!!! ignoramos que el PSOE es más de centro derecha que de centro o izquierda y, sus gobiernos, así lo han demostrado.
    Para que Errejón y su Más Madrid pueda presentarse a unas elcciones en Noviembre, de carácter nacional, tienen que ocurrir muchas cosas y, entre ellas, es la consecución de financiación para llevar a cabo esa empresa. No lo tiene fácil y, por otra parte, tampoco Errejón es el mesias prometido.
    La solución que llevo dando hace meses es la que nos pondría en situación de poner en un aprieto serio a los aspirantes al gobierno. VOTO EN BLANCO.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    11

    4

    • cexar cexar 16/09/19 13:09

      Lo del voto en blanco podría ser un "teatral" gesto de enfado pero tiene tres inconvenientes. El primero es que para ser efectivo debería ser mayoritario, el segundo que si fuera mayoritario gobernaría la derechona y el tercero, que es el que a mi parecer desmonta la teoría del voto en blanco útil, es que no cambiaría en nada el principal argumento del relato de los dos partidos de izquierda: la culpa la tiene el otro.
      Salud,

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      0

      6

      • paco arbillaga paco arbillaga 16/09/19 14:06



        cexar: Si «Lo del voto en blanco podría ser un "teatral" gesto de enfado pero tiene tres inconvenientes. El primero es que para ser efectivo debería ser mayoritario…» Lo mismo de «teatral» puede ser votar a la izquierda si el voto no es mayoritario.

        Esta de ahora sería la ¡¡¡TERCERA! VEZ!! (y en negritas) si no se formara un Gobierno «casi» de izquierdas, si PSOE y UP no se ponen de acuerdo. Si así resulta, ¿votar para qué? Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        4

        0

        • cexar cexar 16/09/19 14:49

          Pero es que el voto a la izquierda sí es mayoritario y, si hacemos caso a las proyecciones, volverá a serlo en unas nuevas elecciones. Yo no soy partidario de una repetición electoral pero, de haberla, no creo que el voto en blanco tuviera ningún efecto, salvo negativo.
          Mi propuesta es devolverles la pelota que quieren dejar en nuestro tejado y que se pongan de acuerdo de una puñetera vez.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          0

          9

          • paco arbillaga paco arbillaga 16/09/19 16:25


            cexar: Pues eso: «que se pongan de acuerdo de una puñetera vez» que nosotros ya les hemos dado varias oportunidades para que lo hagan. Osasuna.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            3

            1

            • cexar cexar 16/09/19 17:16

              Bien, si estamos de acuerdo en eso, y ya que soy una persona de consenso, propongo que en un hipotético escenario donde todos los votantes de izquierdas hicieran lo que aquí se diga (como sería el caso de que todos votáramos en blanco) en las próximas elecciones cada uno de esos votantes medite sobre cual de los dos partidos tuvo más culpa y vote al otro. Sería interesante a nivel sociológico y permitiría mantener a la derechona a distancia.
              ;-(

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              0

              8

              • unlector unlector 17/09/19 19:31

                tendría guasa que PSOE y UP terminaran con el nº de escaños intercambiaos (y el resto de partidos como ahora).
                Las negociaciones sería como para verlas comiendo palomitas.

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

              • cexar cexar 16/09/19 17:32

                Perdón el emoticono final debería haber sido
                :-)

                Responder

                Denunciar comentario

                0

                0

  • paco arbillaga paco arbillaga 16/09/19 08:52


    En general estoy de acuerdo con lo que refleja el artículo al que añado que así como «El sistema de partidos que emergió con la Transición, articulado en torno a un bipartidismo imperfecto, saltó por los aires en las elecciones de 2015 y se ha transmutado en un "bibloquismo" férreo…» también podría haber saltado el maltratado régimen del 78 si tanto crítico con él hubieran tenido agallas para aportar mejores soluciones a lo conseguido en aquellas tenebrosas circunstancias, y sin embargo lo que se está consiguiendo últimamente es un buen recorte en libertades como las de expresión, sin olvidar los graves retrocesos en las contrataciones laborales y en los salarios que se pagan por trabajar jornadas interminables.

    En cuanto a la política que estamos padeciendo últimamente lo que a uno le duele es el cainismo de la izquierda que llega hasta los extremos de llamar traidores a los que abandonan sus partidos y declarar casi héroes a los que abandonan a C´s. ¿La paja o la viga en el ojo?

    Mientras la izquierda no para de disputar entre sí, las trifachita, y más, derecha nacional (y también casi nazional) vemos cómo se agrupa para defender los intereses de la clase a la que representan y que se consideran, y económicamente lo son, las dueñas del país; por eso mismo quieren tener en sus manos el BOE para reflejar en él las leyes que les convienen.

    El futuro que nos espera, si no se ponen de acuerdo POSE y UP para que no haya elecciones, puede acercarse a esto: que las ganara la derecha, con lo que ya nos podemos preparar para recortes de todo tipo; o que salga un resultado parecido al que hay ahora y entonces PSOE y UP se verían en la misma situación que ¿nos llevarían a otras nuevas elecciones? ¿Para eso hay que ir a votar? Aquí tododiós pide responsabilidad a los demás pero quizá deberíamos empezar primero por ejercer la nuestra. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    3

    • MASEGOSO MASEGOSO 16/09/19 10:42

      Para dar soluciones al imperfecto régimen del 78 (soluciones que no se han planteado) hay que tener más firmeza en las ideas y menos miedo a los arrastrasables y al capitalismo feroz.
      Aquí, amigo, hay mucho miedo a esas dos partes y, lamentablemente, encogemos en cuello ante situaciones de ciudadanos que no tienen ni para comer.
      ¿TE has planteado que será de este país dentro de otros cuarenta años?
      Nosotros, afortunadamente, no lo veremos, sin embargo, dejamos tras de nosotros generaciones que sufrirán situaciones que ya créimos olvidadas.
      Salu2 osassuna2

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      6



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.