x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Estos lodos

Publicada el 18/09/2019 a las 06:00 Actualizada el 18/09/2019 a las 10:41
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Cuando paso por delante de la cafetería HD de la calle Guzmán el Bueno de Madrid, barrio de Chamberí, me asalta en la memoria aquella grabación de 2017 en la que Pedro Sánchez, sentado a una de sus mesas vintage, camisa vaquera y mirada de aplomo, gesto de hijo del mismo sistema que nosotros, dijo: “No supe entender la cantidad de gente que quiere renovar la política y que hay detrás de Pablo Iglesias”. También dijo que determinados medios progresistas le habían dicho que si hubiera un acuerdo entre PSOE y Podemos, lo criticarían e irían en contra.

Pero aquel programa de televisión, aquel Salvados donde no se nos dijo nada tan brutalmente nuevo como para revolvernos en el sofá como nos revolvimos, tuvo lugar mucho antes de este decepcionante verano y su aún más decepcionante equinoccio. Antes de que le viésemos las orejas a algún lobo feroz: la ultraderecha eran cosas que solo le pasaban a Europa. Sánchez no tenía entonces nada que perder y parecía que el todo por ganar era solamente un espejismo privado. Aquello fue un par de escasos años antes del “Haz que pase” y del “Con Rivera, no”. Pero, sobre todo, se grabó antes de que Sánchez se inclinara cada día más a formar parte de ese mismo sistema que señalaba ajeno a los intereses de los ciudadanos y del que levantaba los bajos de su velo un domingo de hace dos noviembres.

Termino de escribir esta columna cuando se acaba de saber el resultado de las llamadas, las reuniones, los encuentros, apretones de manos, las mediaciones y hasta las cartas que ayer se enviaron in extremis (ese “Señor Rivera” sustituido por un “Estimado Albert” a bolígrafo) y a la desesperada. Y aunque de aquí hubiera salido una posibilidad de debate de investidura, nadie nos va a quitar a buena parte de los ciudadanos esta sensación de pérdida tras un bloqueo político que ha durado casi todo un trimestre, sometiendo a la inestabilidad a un país que no está para graves agitaciones.

Un periodo baldío que ha resultado del desentendimiento de unos líderes políticos que, uno a uno, han dado la espalda a la gente que representan. Y es esa actitud desmemoriada un síndrome muy común de los gobernantes grandes y pequeños y que no se iba a sanar con unos acuerdos y abstenciones rápidos y a última hora.

Hacía falta un poco mirada. Y ellos no la han tenido. Por qué.

Hace cinco meses, 12 millones de personas vieron la posibilidad de que un Gobierno de izquierdas pudiera darse en un país donde casi siempre son las derechas las que llegan a plácidos acuerdos. Si se tiran los trastos, será en su casa, porque a la hora de firmar, lo hacen en armonía. Qué quieren, tuvimos cierta ilusión porque parecía que esos políticos a los que habíamos votado, a los que muchos votamos contra el miedo, iban a tener ganas de progreso y de futuro y que, sobre todo, no iban a permitir ponernos contra las cuerdas de otras elecciones teniendo como tenemos a una derecha desesperada por reocupar el poder inoculando amnesia. Pensé, pero evidentemente pienso mal, que jamás permitirían nuevos comicios teniendo al fondo del hemiciclo a una extrema derecha gritona y desacomplejada.

No era el momento de dejarnos solos.

Nadie puede hablarnos ya de regeneración mirándonos a los ojos, de renovación de la política: ni el superviviente Sánchez podrá repetir las consignas que soltó aquella noche en Chamberí; ni Iglesias podrá gritar alegre “que no, que no, que no nos representan”. Menos aún el descentrado Rivera, que llegó para señalar la corrupción y acabó sujetándola con músculo.

Sin dudar que hayan intentado forzar posiciones y se hayan cedido espacios, algunos más que otros, lo cierto es que la situación en la que nos encontramos hoy no es más que un traslado de la responsabilidad política a los ciudadanos para que, de nuevo, resolvamos el papel que ellos irresponsablemente no han sabido firmar. Sin contar campañas, debates, más gasto público: hastío. Cuando las cotas de la abstención suban, ¿bajarán ellos la cabeza?

Aquí fuera, señores políticos, ha llovido una semana entera, el fango ha tirado la puerta de algunas casas y sería buena hora de tener unos gobernantes que trabajen para ayudar a quien lo necesita. Si dejan de mirarse para dentro verán que seguimos aquí, calados hasta los huesos de lodo, que hay quien está esperando un techo, una pared que frene a la tempestad, un pedazo de tierra estable que los saque a flote.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Isa. Isa. 18/09/19 18:33

    Estos lodos. En estos tiempos, de aquellos, que aún arrastramos, Aroa. Llegados a este punto escénico, cuando el melodrama político, supera a la realidad dramática, el deseo que pido: Que no se les pase por la mente, ni por un segundo! la matraca de la campaña anterior: “Haz que pase” y “La historia la escribes tú” . Por favor. Mejor que se sinceren: Haz que NO pase y La historia NO la escribes tú. Y que vuelvan Los guiñoles. Los echo de menos. Al menos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    7

  • jorgeplaza jorgeplaza 18/09/19 14:06

    Los millones de personas esos tan ilusionados con el Gobierno de izquierdas no fueron suficientes para asegurar la mayoría absoluta y a tanto ilusionado con la izquierda no había más remedio que completarlo con unos cuantos millones más de ilusionados, pero esta vez con el separatismo, lo cual seguramente le habría quitado la ilusión a una parte no desdeñable de los inicialmente ilusionados con la izquierda. De todas formas, si el ALC* de la izquierda-izquierda no hubiera metido la pata hasta el cuello según su costumbre, ahora no estaríamos convocando nuevas elecciones, sino con un Gobierno de coalición... hasta que se hubieran peleado irreversiblemente los ilusionados de la izquierda-izquierda y los de la izquierda advenediza, claro, que habría sido bastante pronto. Pero esa es otra historia.

    *ALC: Amado Líder Carismático

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • HEREJE HEREJE 18/09/19 12:50

    Hoy no se oyen nada más que aplausos y risas en las sedes bancarias, empresariales, monárquicas y católicas. Se han salido con la suya, como siempre, y utilizando su arma de destrucción preferida: Un partido de derechas respetuoso con los poderes fácticos, pero vestido de rojo y discurso ambivalente, con sede en Ferraz.

    ¡ENHORABUENA, AMOS!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    7

    6

    • jorgeplaza jorgeplaza 18/09/19 14:07

      Amos. ¡'amos, anda!

      Te voy a clasificar como al Galibier o el Tourmalet en el Tour: hors de catégorie.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

  • Valldigna Valldigna 18/09/19 10:27

    Valldigna.En la entrevista que dió des la Moncloa un peridistale pregunto a Sanchez si dimitiría si no sacara los resultados que él esperá, y se produzo un slencio sepulcral.Prepptencia?

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 18/09/19 08:44

    ¡Qué dolor ver que en la izquierda pesa más el interés del partido (o de su aparato o sus dirigentes) que el interés de todos, incluso de quienes no les votan! Sé que sin consultar a los inscritos lo que voy a decir no puede hacerse. Pero cómo me gustaría que en la sesión del control al gobierno de hoy, UP le dijera al PSOE que vale, que os regalamos los votos a cambio de nada, o mejor dicho, a cambio de un control exhaustivo del cumplimiento de las 370 propuestas que nos habéis enviado, informando día a día a los ciudadanos de ese cumplimiento. Eso sería de verdad visión de Estado, entendiendo por tal evitar que los españoles sufran más perjuicios a manos de la derecha. Los españoles, que no España esa grande y libre del trifachito. Da igual de quién es la culpa. Tiempo habrá para estudiarlo y reprochárnoslo, pero si vamos a nuevas elecciones como parece inevitado (que no inevitable, porque se puede evitar) vamos a volver a perder otra oportunidad. ¿No nos acordamos que lo que ocurrió tras el Tamayazo? ¿Cuánto tiempo hemos pagado y seguimos pagando los madrileños por aquella traición? ¿Y cuánto tiempo ha tardado la derecha en firmar un pacto reunificándose? Ellos son como la Hidra, un mismo cuerpo con diferentes cabezas. Nosotros como el cardumen de peces. Muchos más o menos juntos que dan sensación de un todo que aparentemente vamos en una misma dirección aunque todo depende de las corrientes.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    5

    • Queso Tierno Queso Tierno 19/09/19 02:54

      ¡Que curioso que tener visión de estado no fuera que P. Sánchez dijera a UP hagamos un gobierno participativo juntos y respondamos a los ciudadanos poniendo en marcha los 370 puntos! ¿Porqué se espera siempre que el único que debería hacer esos gestos tiene que ser Iglesias?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • ArktosUrsus ArktosUrsus 20/09/19 08:22

        Yo esta vez lo pido por tres razones (y siempre sabiendo que los sacrificios siempre los hacen los mismos). La primera, para evitar un gobierno de derechas que es lo que tendremos. El Tamayazo lo demostró. Y ojalá me equivoque. La segunda porque igual que el que más tiene es quien más debe dar, el que menos tiene debe saber hasta dónde llega su capacidad. Sobre todo en un país de tinte conservador como es el nuestro, donde los comentarios en las tertulias, en los trabajos, en los bares y allá donde se junten tres personas, ponen los pelos de punta. La tercera porque hay posibilidades de controlar a un ejecutivo desde un legislativo con una acción política real y diaria. Anguita dijo que para que ganara en España una elecciones IU, tendría que cambiar la base sociológica del país y acercarse a planteamientos realmente progresista de solidaridad y entendimiento. Las peleas que nos traemos en la izquierda es una prueba de lo difícil que es eso. Y cuando al otro lado está una derecha que sólo compiten por ver quién es más bruto y más machote, ya me contará cuál es la base social del país. Pero con una buena política de medios y un control exhaustivo de las famosas 370 propuestas (publicando en la red día a día los avances que haya al respecto en una sola web atractiva y actualizada) se puede cambiar la visión (no la base sociológica pero al menos sí cómo se ven las cosas) de los españoles. Y a lo largo de una legislatura hay muchas ocasiones para hacer constar el desencanto y la propuesta y muchas formas de presionar para que se alcancen logros. No todo es mandar compartidamente. Cuando hay posibilidades a veces lo mejor es controlar y coartar a los que mandan.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 18/09/19 08:43

    En este momento la izquierda del Psoe padece el cesarismo de Pablo Iglesias.
    Lo lógico sería que en este espacio se presente otra propuesta diferenciada de la "oferta" de Iglesias.
    IU va a ir otra vez de la mano de Podemos?...

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    5

  • paco arbillaga paco arbillaga 18/09/19 07:43


    «Aquí fuera, señores políticos, ha llovido una semana entera, el fango ha tirado la puerta de algunas casas y sería buena hora de tener unos gobernantes que trabajen para ayudar a quien lo necesita. Si dejan de mirarse para dentro verán que seguimos aquí, calados hasta los huesos de lodo, que hay quien está esperando un techo, una pared que frene a la tempestad, un pedazo de tierra estable que los saque a flote.»

    Esos señores políticos deben estar sin cobertura digital o con una sordera que les impide enterarse de los problemas de la ciudadanía. Pareciera que solo les preocupen sus problemas partidistas, de alcanzar poder, o de pensar frases con las que insultar y despreciar a sus rivales políticos.

    Después del estrepitoso fracaso que han tenido TODOS para formar Gobierno, ¿tendrán el valor de presentarse los mismos a las próximas elecciones? ¿Estos políticos que estamos sufriendo son lo mejor de cada partido? ¿No tienen los partidos un relevo para renovar la ineptitud y el mal ambiente que han creado en la sociedad sus representantes? ¿Habrá que votar a los mismos que nos han traído hasta aquí? ¿No habría que BOTARLOS? Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 18/09/19 07:37

    Cuando las cotas de la abstención DE LA IZQUIERDA suban nadie bajará la cabeza, los franquistas levantarán el brazo. A LOS CIUDADANOS PROGRESISTAS LES CANSA volver a votar POBRECITOS. Ellos no pueden soportar tanto esfuerzo para defender el proyecto que quieren. ESTAN GRITANDO que lo que quieren es que CULQUIERA les mande pero que a ellos les dejen en paz. Esta es la izquierda que quiere que le hagan la revolución social pero sin molesstarse en EXIGIR que vayan a VOTAR ¡QUÉ CANSADO ES ESO!. Esos son los HEREDEROS DE LOS QUE DIERON SU VIDA PARA CAMBIAR EL PAIS. Son los que arreglan España a la hora del café. ¡Vivan las caenas!. ES TAN MOLESTO ir a votar para quitármelas. ¡Vaya progresía!. Demostraremos ora vez que cada país tiene el gobierno que se merece!. Nos merecimos a Rajoy gracias a la negativa de Podemos, nos mereceremos a VOX gracias a la repetición del desacuerdo entre los dos que tuvieron el acuerdo al coste de un DE ACUERDO; pero sigjieron jugando a enredarla.

    Cuando dos no logran un acuerdo la culpa es de ambos, al margen de que uno tenga más responsabilidad que otro; ambos son responsables.
    FRANCO PERDIO SU OPORTUNIDAD DE LEGITIMARSE. Si hubiera convocado unas elecciones hubiera legitimado su dictadura con el respaldo de las urnas. Eso fue lo que consiguió Suárez. Pero FRANCO era un chulo que se creía Caudillo de España por la Gracia de Dios y, como cualquier rey, no acepta que el pueblo le elija. Es él quien elige a sus súbditos. En la ¿izquierda progresista? campea el virus del caudilllismo; Todos se siente redentores del pueblo. Con ese planteamiento el acuerdo es imposible. Todo reino dividido perecerá, dice la Biblia. Hay que tener sentimiendo de servicio y de utilidad a los ciudadanos, no de redentores del mundo. Pero entre ellos hay que elegir. ¡Menos es nada! La alternativa, huir de las urnas, es rendirse ante los herederos de Franco en sus tres versiones para que, según su grado de franquistmo, elijan la que quieran. Muchos diputados dependieron de muy pocos votos. Con muy pocos votos de menos triunfará el trifachito que perdió las últimas elecciones gracias a los progresisas. a LOS PUROS QUE LES CANSARÁ levantarse y VOLVER A VOTAR

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.