X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
En Transición

El ciclo vital de la nueva política

Publicada el 30/09/2019 a las 06:00
Las formaciones que emergieron con fuerza en el panorama nacional en 2015 han ido pasando por sucesivas fases (aparición, desarrollo, momento culminante y decadencia) de forma mucho más acelerada a como lo hicieron en su día lo que hoy llamamos partidos tradicionales. Al nacer, muchos vieron en ellas cierta simetría que ratificaba la vigencia del eje izquierda-derecha en la política actual. Si Podemos recogía la indignación del 15M por la izquierda, Ciudadanos se ocupaba de dar cabida al descontento y la desafección de sectores más centristas, liberales y conservadores. Hoy, ambas formaciones están explosionando como consecuencia del paso del tiempo, los hiperliderazgos y la confrontación con la realidad.

Cuando nacieron, tanto Podemos como Ciudadanos recogían descontentos difusos de sectores diversos tanto en el campo progresista como en el conservador. Las urnas unificaban en la misma papeleta desde electores socialistas descontentos con el PSOE de aquel momento hasta espíritus de la izquierda alternativa como Anticapitalistas, pasando por quienes, habitualmente, se habían visto reconocidos en Izquierda Unida u opciones de izquierdas más o menos nacionalistas en distintas comunidades autónomas, como Chunta Aragonesista o Iniciativa per Catalunya. La formación morada pretendía así poner fin a la maldición del cainismo de la izquierda y se erigía como el aglutinante de todas las formaciones progresistas "a la izquierda del PSOE".

En el campo conservador, Ciudadanos prometía ser una derecha laica, moderna, europea y liberal, pero con alma social, capaz de entusiasmar a esa generación que ya ha pasado masivamente por la universidad; en su caso fundamentalmente por las universidades privadas. Las facultades consideradas más conservadoras se llenaron de un naranja simpático, agradable, supuestamente solvente y bien formado. Quienes ya no pudieran confiar en un PP envejecido y plagado de casos de corrupción tenían a Rivera como alternativa. Su composición era también diversa. Desde quienes habían estado oscilando entre el PP más moderado y el PSOE más centrista –y que en buena medida habían decidido el resultado electoral en más de una ocasión–, hasta votantes claramente conservadores que ya no estaban dispuestos a tragar con los escándalos que leían un día sí y otro también.

Hoy, tanto Podemos como Ciudadanos han tenido que ir tomando decisiones que les han llevado, irremediablemente, a acotar su espacio. Sus políticas de alianzas les están resituando en la percepción que de ellos tiene la ciudadanía. Se podría decir que la posición de un partido está definida por sus relaciones. Como se puede ver en la gráfica, en el caso de Ciudadano ese cambio en la percepción se percibe ya nítidamente. En el caso de Podemos probablemente haya que esperar al resultado del 10N y a conocer el efecto Errejón.

La falta de apoyo de Podemos a gobiernos del PSOE en dos ocasiones –en el ámbito nacional, no así en las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos-  le puede estar erosionando por el flanco derecho, a expensas de ver cómo sale del 10N. Por su parte, la decisión de Ciudadanos de renunciar a ser el partido bisagra capaz de pactar a un lado u otro, para empeñarse en ser hegemónico en la derecha –posibilidad que también parece diluirse–, ha provocado que la opinión pública le vea cada vez más como una opción netamente conservadora, como se observa en la gráfica.

En el plano interno ambos partidos se han caracterizado por acabar imitando de forma bastante fiel las dinámicas de funcionamiento de las formaciones tradicionales. Frente a la horizontalidad que reclamaban los indignados en las plazas, Podemos ha acabado generando un hiperliderazgo en torno a la figura de Pablo Iglesias sobre el que pivota todo el partido. Algo similar le ocurre a Ciudadanos, mediatizado en muy buena medida por las preferencias, visiones y estrategias de Albert Rivera. En ambos casos, además, los líderes han sido fundadores de sus respectivos partidos, lo que les confiere un peso simbólico y político mucho mayor que en otros casos. Los procesos de toma de decisiones tampoco parecen haberse caracterizado por la innovación política: las consultas de Podemos perdieron buena parte de su credibilidad ante el affaire Galapagar, y en Ciudadanos cada cuadro que abandona denuncia que las decisiones se toman en pequeños círculos alejados de las reuniones públicas. Podrá decirse que de este problema adolecen también los partidos tradicionales, y es cierto. Nada nuevo bajo el sol, por tanto. El problema es que las nuevas formaciones supuestamente venían a regenerar la política.

Las analogías continúan en la obsesión de ambos por el sorpaso. Tanto Ciudadanos como Podemos han diseñado sus estrategias pensando en ganar a su hermano mayor. En momentos distintos, con una separación de cuatro años, ambos han disputado cara a cara la hegemonía de su bloque ideológico, y ambos han pensado que podían ganar. De ahí la dificultad para, una vez constatada la imposibilidad, establecer relaciones maduras, sanas, críticas y a la vez constructivas con sus principales referentes.

Hoy, fruto del contraste con la realidad que supone el día a día, donde hay que decidir si se apoya o no, se apuesta por el acuerdo o se rechaza, se facilita la confluencia o se dificulta, las contradicciones que albergaban previamente ambas formaciones se están agudizando hasta hacer saltar todas sus costuras. Por eso estamos viendo en Podemos toda una implosión explosiva y en Ciudadanos una profunda hemorragia de muchas de sus caras más conocidas e incluso, recientemente, de la ejecutiva de la ciudad de Vitoria.

Si no fuera porque sería echar mano de oscuras teorías de la conspiración, que nunca acaban explicando nada, parecería que el bipartidismo ha jugado bien sus cartas para laminar a sus rivales.
 
Más contenidos sobre este tema




12 Comentarios
  • Coronel Dax Coronel Dax 01/10/19 22:05

    Usted llama falta de liderazgo a lo que yo llamo prudencia en un tema que parte el partido laborista en dos y con un debate que ahora está completamente falto de serenidad y sobrado de demagogos y sofistas. Ya habrá tiempo de reconducirlo a los cauces racionales en los que debe situarse, y de desenmascarar a los que lo enmierdan, como la prensa de Murdoch, del que J.M. Aznar es consejero, ese que durante tantos año0s ha sido presidente de ese partido que algunos consideran que es fiable e imprescindible para acordar con él los asuntos de Estado (ese mal llamado “Bloque Constitucionalista”, que no es sino el “Bloque Inmovilista”)..

    Usted, después, habla de porcentajes de apoyo que ha perdido. ¿Acaso cree que si Corbyn se decanta por estar a favor o en contra del Brexit iba a tener mayor porcentaje de apoyo? ¿En qué quedamos, vamos a setas o a Rolex? ¿Nos debemos mover por buscar más apoyos electorales (o no perderlos) o sólo por convicciones?

    En el caso que más se parece al tema del Brexit en España, tuvimos quien prometió en campaña electoral “Otan, de entrada, no”. Después le dio la vuelta a la tortilla para comprometerse en un referéndum en el que pidió exactamente lo contrario, eso sí, comprometiéndose a que la entrada de España en la Otan se haría de acuerdo con un decálogo. Y ese decálogo (recuerde que uno de los puntos era que nos quedábamos fuera de la estructura militar) fue pasado por el Arco de Triunfo correspondiente a los pocos años. No sé si usted considera que eso es el liderazgo. Yo no.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • Coronel Dax Coronel Dax 01/10/19 22:55

      Contesto a Antonio Basanta

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Gusalo Gusalo 30/09/19 14:41

    La columna es muy clarificadora, ayuda a entender la situación actual de algunos partidos que en los próximos días van a desfilar para pedirnos el voto, especialmente la de UP (la de Ciudadanos, como hace Ursus, la descartamos por falta de interés en este foro). No sabría decir algo que no esté dicho ya en algunos de los comentarios que preceden a este
    Solo me queda agradecer la columna.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    5

  • Isabelle006# Isabelle006# 30/09/19 11:51

    Nuevatribuna

    Las ocultadas raíces de la gran crisis política actual

    VICENÇ NAVARRO
    24/09/19
    Hemos estado viendo desde hace años un creciente descrédito de las instituciones representativas del Estado español, que ya se hizo evidente con el surgimiento del movimiento de protesta 15M, cuyo lema “no nos representan” lo decía todo. El contraste entre lo que las clases populares del país (que constituyen la mayoría de la ciudadanía) deseaban y esperaban de su gobierno central y las políticas públicas (de austeridad y reformas laborales que dañaban su calidad de vida) que estos imponían (y digo imponían pues no estaban en sus programas electorales) era tan grande que originó una protesta popular que se extendió rápidamente a lo largo del territorio español.

    La justificación dada por los gobiernos responsables de tales políticas era afirmar la necesidad de aplicar esas medidas al no haber otras posibles. La falsedad de tal argumentación, proveída por los partidos gobernantes (el PSOE dirigido por Zapatero primero, y el PP presidido por Rajoy después), era fácil de ver mirando la evidencia proveída por los datos, obtenidos sin gran dificultad aunque ignorados u ocultados por los mayores medios de información (ver Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar social en España, escrito por Juan Cruz, Alberto Garzón y Vicenç Navarro, Editorial Sequitur, 2011). El movimiento 15M inspiró toda una serie de partidos políticos basados en movimientos sociales de protesta (Podemos, En Comú Podem, En Marea, entre otros) que, junto y en alianza con la izquierda existente a la izquierda del PSOE (IU), establecieron Unidas Podemos, cuya principal exigencia era la democratización de la sociedad, empezando por la democratización del Estado, a fin de que este representara y defendiera los intereses de la mayoría de la población y no los intereses económicos y financieros que siempre habían dominado (y continúan dominando) al Estado español. Esta frase no es, como suelen responder las derechas, “retórica demagógica”, sino que es una verdad como un templo. Y los datos así lo muestran.
    ...

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    21

  • Segedano Segedano 30/09/19 11:31

    Un artículo necesario y esclarecedor. Gracias. Soy de la opinión, no obstante, de que en el decaimiento de las dos formaciones “emergentes” (UP y C's) poco o muy poco han tenido que ver las estrategias de los dos partidos clásicos.

    Creo que Podemos y Ciudadanos son víctimas, ante todo, de sus propios errores, de las ambiciones y malos cálculos políticos de sus dirigentes y, además, de que ninguno de los dos partidos ha sabido compaginar sus pretensiones políticas con la realidad, con la realidad de la común, no la de los medios de comunicación. Y creo, también, que no son ajenas a estos desencuentros con la realidad de la calle las cesiones de poder, algunas rayanas en lo indecible, que la militancia de ambos partidos ha ido haciendo en favor de sus líderes.

    Psoe y PP confían en una alternancia bipartidista en el poder no es porque se lo hayan trabajo. Simplemente, entienden lo que pasa y se aprovechan de los fracasos, errores y disloques de UP y C's.

    C's ha entrado en barrena, en una suerte de caída libre. Por su parte, UP, en vez de mirar de cara sus debilidades organizativas y la fragilidad de sus alianzas, y tratar de subsanarlas, persiste en recurrir al victimismo, la grandilocuencia hueca y las pociones mágicas (basta ver las recientes declaraciones de Iglesias) para salir del paso, tras el error garrafal que supuso rechazar el gobierno de coalición, que a regañadientes, como es sabido, le propuso Sánchez, y provocando, así, las nuevas elecciones.

    Responder

    Denunciar comentario

    14

    10

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 30/09/19 10:05

    "La luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo" le dice Tyrell a su criatura humana replicante en Blade Runner. Algo de eso ha tenido también el fulgurante camino de UP (de CIUDADANOS que se ocupe quien esté políticamente cercano al naranja) por el firmamento político. Parecía que estábamos ante una transmisión constante de interioridades domésticas de un partido cuando en realidad estábamos ante un perfecto juego de iluminaciones sesgadas del director de iluminación, que apuntaba el cañón de luz hacia los rincones más oscuros e imperfectos y dejaba sin iluminar las partes amables y brillantes. No contribuía a que fuera de otro modo el desnudarse constante que por transparencia practicaba ante las cámaras mediáticas el alma de Podemos. No tenemos nada que esconder. Es sólo una verdad a medias porque la discreción hasta resolver un conflicto es, muchas veces, inevitable. Si no es así, las discusiones normales en cualquier grupo humano se magnifican y parecen insalvables. Cualquiera que haya vivido sabe que incluso en las parejas hay discusiones fuertes que necesitan el sosiego y la calma después de la tormenta para recomponer aquello que parecía roto. Ese sosiego no ha existido en Podemos. Como émulos de Humphrey Bogart en Llamad a cualquier puerta, sus líderes y portavoces, e incluso algunos de sus militantes, parecían más dispuestos a vivir rápido, morir jóvenes y dejar bonitos cadáveres, antes de reflexionar sobre las equivocaciones (todos las cometemos) y sus consecuencias. Quizá lo que necesitamos no es "nueva política" sino la política antigua que se preocupaba por las necesidades de la mayoría de las personas, que buscaba soluciones para los más desfavorecidos más allá de rimbombantes declaraciones. Necesitamos no creernos que no existe la lucha de clases. Que el poder se alcanza fácil y rápidamente. Necesitamos un cambio en las estructuras de pensamiento, una labor didáctica ingente pero imprescindible. Empapar a la sociedad con ese pensamiento, antes que atacar la estructuras de poder que por sí mismas encarnan una poderosa maquinaria destructora de conciencia popular.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    17

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/09/19 08:51

    La situación de los partidos políticos es muy dinámica. Parece que el 10N Ciudadanos va a sufrir cierto batacazo mientras que Podemos aun perdiendo algo se va a mantener sedimentándose en un nivel bastante alto. Por su parte Errejon está todo contento de poder saltar al campo y jugar

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    12

    6

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 30/09/19 09:00

      Se puede imaginar que Rivera tendrá que dejar paso a otro/a como cabeza de Cs...

      Responder

      Denunciar comentario

      8

      5

  • subeChico subeChico 30/09/19 07:40

    Y lo que estamos viendo en el PSOE es que no le reconoce ni su madre. Aunque a pensarlo bien ya Cuervo ingenuo barruntó que ya pintaba maneras en el año 86 con lo de la OTAN.

    Cristina Monje, las golondrinas que en 2010 se fueron, ésas... NO VOLVERÁN
    Y no eches en saco roto la debacle de sus homólogos europeos.
    Menos mal que los Corvin y los Sanders pintan otras maneras más auténticas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    7

    16

    • Antonio Basanta Antonio Basanta 30/09/19 16:17

      Fijese como pinta Corbyn que ha dicho que en el debate de un nuevo referendum sobre el Brexit él permaneceria neutral !Que liderazgo! En las decisiones mas importantes que tiene que tomar Gran Bretaña, el lider de un partido de la oposición, que aspira a ser Presidente del Gobierno britanico, permanece neutral. !Que pasa!. La popularidad de Corbyn que llegó a ser alta en torno al 37% ha bajado al 25% igual que el numero de votos asignado al Partido Laboristo. A usted le queda Corbyn para que siga ganando la derecha y más la antieuropea.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      8

      8

      • subeChico subeChico 30/09/19 18:23

        Pero son socialistas auténticos y no otros que yo me sé.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        8

        • Isabelle006# Isabelle006# 30/09/19 22:21

          Qué más quisieran, sí somos el hazmerreír de la Unión Europea. Vergüenza os tenía que dar con toda la morralla que habéis dejado dentro.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          4

 
Opinión