x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Que se vote, coño

Publicada el 07/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 06/11/2019 a las 21:51
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios


Está la realidad en la que sobreviven millones de personas: pobreza, malos tratos, violaciones, feminicidios, guerras, cambio climático, refugiados tratados como delincuentes, y enfrente está la política como un ejercicio narcisista que no resuelve problemas, más bien los crea. No dejen de ver el vídeo que encabeza el texto. Los enlaces que verán a continuación son un grito, una provocación.


Llegó el 10-N. Las encuestas (en vez de las espadas, afortunadamente) están por todo lo alto y el centro vuelve a ser un vagón de metro en hora punta. Las palabras perdieron hace tiempo su sentido. Se puede soltar una mentira y la contraria días después sin que pase nada. Se puede uno levantar moderado por la mañana, porque así lo aconsejan los asesores y gurús, y acusar al presidente del Gobierno por la tarde de buscar la violencia en Cataluña. Estos políticos no son alienígenas expulsados de su galaxia, son personas que representan nuestro nivel como ciudadanos. Tenemos una tolerancia con la mentira y la corrupción incompatible con una democracia sana. Es la política entendida como un espacio libre para la impostura.


Hay una irritante laxitud que permite comprar el voto de dos diputados de la Comunidad de Madrid, financiar campañas en B en un dopaje electoral que altera los resultados, montar tramas corruptas, destruir pruebas con un martillo, cambiar los jueces de tribunal para que nos juzguen los amigos, o para que expiren los plazos, y promover campañas sucias para desmovilizar a la izquierda. También están los ERE de Andalucía, claro. Aquí, casi nadie es inocente. La tragedia es que todo esto y mucho más no impide enarbolar las banderas de la eficacia y la regeneración, de prometer derogar la ley mordaza y olvidarse de lo prometido nada más llegar al gobierno. Un programa electoral debería ser un contrato.


El amigo del cachorro Lucas se ha debido de quedar sin asesores que le indiquen la diferencia entre lo intrépido y lo ridículo. Fue su debate electoral más flojo. El mejor momento, cuando echó en cara a Santiago Abascal su mamandurria. Después del duelo a cinco, solo hombres, los líderes se fueron a sus sedes para que les vitoreasen los suyos. Un poco de masaje de ego para calmar la adrenalina de sentirse el mejor antes de dormir.


Los partidos políticos, tan útiles en la construcción de la democracia, han derivado en parroquias de feligreses entusiastas que ejercen la adhesión inquebrantable al líder, o al que hace las listas electorales. Estar en ellas asegura cuatro años de salario, aunque con Pedro Sánchez nunca se sabe cuáles son los plazos. Más de la mitad de los diputados de Ciudadanos que en abril hacían planes hasta 2023 pueden acabar el lunes en la cola del paro. Obedecer nunca ha sido fácil.

La mayoría pensamos que la repetición de elecciones ha sido un error, que ofrece una nueva oportunidad al trifachito. Ya veremos quién no duerme el domingo por la noche. La ausencia de un Gobierno en funciones en los días posteriores a la sentencia del Procés ha debilitado la credibilidad de la respuesta frente a la violencia callejera. Tengo un amigo catalán, gran analista y con fuentes propias, que sostiene lo contrario. Según él, la sentencia hubiera hecho saltar el Gobierno de coalición por los aires (pese a que Podemos ha mostrado un gran sentido de Estado) e impedido el apoyo de ERC a los presupuestos. Tras ese ejecutivo dinamitado hubieran llegado años de gobierno de las tres derechas. Para este amigo, el 10N es un riesgo, pero abre una oportunidad. Pasada la sentencia, la explosión en las calles de Barcelona, llega el momento de la política. ERC tratará de forzar elecciones anticipadas en Cataluña en febrero. Si las gana, y gana el PSOE el 10N, habrá un puente, estrecho, endeble, pero puente.

Más allá de las cuentas de con quién o quiénes gobernará el PSOE, si gana el domingo, me preocupa Vox. No su ascenso, sino su cambio de discurso. En las últimas elecciones era un partido de extrema derecha español, franquista, en blanco y negro, que se dirigía a una España que ya no existe. Pese a ello, obtuvieron 24 diputados que se explican en el desplome del PP más que en sus méritos. En estos meses han realizado un giro espectacular. Su discurso ahora es populista, nacionalista, anti élites y eurófobo, que centra su diana en los emigrantes y en los musulmanes, elevados a grandes enemigos. Sustituyen a los judíos en los años 30 en Alemania, pero el mecanismo de odio es el mismo.

Ese es el discurso de la extrema derecha europea que no deja de crecer en Alemania, Austria y los idílicos países nórdicos. Es el discurso que les conecta con el Brexit y con Donald Trump. Con ese cambio pasan de una liga regional a la primera división de la xenofobia internacional. Han venido a quedarse.


Resulta incomprensible que Abascal pudiera hacer su debate al margen de los demás, con los que apenas interactuó, menos dos rifirrafe concretos con Rivera y Pablo Iglesias, y al margen de la verdad, pues colocó todo tipo de mentiras y datos falsos sin que nadie le cuestionara. ¿Tenía Casado la orden de sus asesores de ignorar a su principal amenaza por la derecha? ¿No sabe Sánchez que como presidente, por provisional que sea, tiene obligaciones en la defensa de la verdad y del Estado?.

Fue un debate tan descafeinado y aburrido que hasta los moderadores, que son dos grandes periodistas, no estuvieron brillantes al permitir que Casado y Rivera bloquearan al presidente con su ruido de fondo (Torra, Otegui) en varios tramos de la noche. El formato de este tipo de debates no lo pueden decidir los partidos, es un asunto en el que deberían mandar solo los periodistas.


La derecha votará disciplinada, la izquierda seguirá enredada en su pelea de patios de vecinos mientras se llena la boca con la globalización y el cambio climático. De lo local a lo planetario. Para mi, Pablo Iglesias ganó el debate, aunque estuvo peor que en los dos últimos. El día que logre ser tan bueno haciendo política, leyendo la letra pequeña de la realidad, será un líder para gobernar España. Pero ese día no llegará mientras que el PSOE no se hunda como sus colegas del Partido Socialista en Francia o el PASOK en Grecia. No existen los mesías fiables ni los milagros. Tampoco quedan utopías, se las compraron los malos. Toca defender el fuerte, defender los derechos sociales conquistados, la sanidad y las pensiones públicas. ¿Entregarían su derecho a una pensión digna a fondos buitres, bancos que no devuelven el dinero al Estado y a multinacionales que han sido la causa de la crisis? Piénselo, y voten. Feliz domingo.


 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

23 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 10/11/19 01:05

    Bueno, vale, Lobo, pero que no sea a Vox, que tu grito más bien parece el propio de uno de esos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    0

  • Coronel Dax Coronel Dax 08/11/19 20:04

    Muy buen artículo, Ramón, as usual. Además del odio al inmigrante y al musulmán, añadiría el odio al nacionalista catalán.

    Es increíble cómo nos vamos acostumbrando a la barbarie, como los discursos de odio nos van siendo cada vez menos indigeribles.

    Les reproduzco uno de los múltiples pasajes inolvidables que nos regala Gael Faye en su relato “Petit pays” (Pequeño País). Una joya que recomiendo. Habla de Buyumbura, en Burundi, en los años 90. No hemos llegado ni mucho menos a esa situación, pero el camino que llevamos va en esa dirección:

    “La ciudad entera se agitaba, proseguía con sus actividades, con sus compras, con su trajín. La circulación era densa, sonaban los cláxones de los minibuses, los vendedores ambulantes ofrecían bolsitas de agua y de cacahuetes, los enamorados esperaban encontrar cartas de amor en sus buzones, un niño compraba rosas blancas para su madre enferma, una mujer vendía latas de concentrado de tomate, un adolescente salía del peluquero con un corte a la moda y, desde hacía algún tiempo, unos hombres asesinaban a otros con total impunidad, bajo el mismo sol de mediodía de antaño”.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    2

    • unlector unlector 09/11/19 10:33

      escalofriante.
      Si un deber u oficio tienen los políticos es definir ante la sociedad el significado de "normal".
      Desde "es normal tener sanidad pública eficiente" hasta "es normal que si no has contratado un seguro privado te mueras desamparado en un rincón por una simple gripe".

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      2

      • Orlinda Orlinda 10/11/19 01:09

        Sí, cierto. Mira como va lo de la sanidad en Cataluña. Lo de sanidad y otras cosas. Escalofriante.

        http://www.asturbulla.org/index.php/politica/neoliberalismo/40052-cataluna-los-derechos-sociales-a-subasta

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        0

  • EAJ49radio EAJ49radio 07/11/19 22:12

    Muy bueno el artículo y las ilustraciones que han servido para enriquecerlo, pero dan ganas de "llorar". Son durillos. El domingo vayamos a ejercer nuestro derecho. Muy reconocida Sr. Lobo por su trabajo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7

  • SUA SUA 07/11/19 18:14

    Nos queda poco para seguir esperanzados. Visto lo visto en el último debate, no creo que la izquierda pueda esperar mucho de Sánchez, la izquierda tendrá que esperar que Sánchez se debilite tanto como para tener que pedir socorro a UP y a quienes haga falta si tiene que seguir argumentando que son la izquierda; aunque ultimamente creo que son de centro por eso es que quieren estar ahora en Pinto y luego en Baldemoro. Al final le pasará como al borracho caerá al canal y quedará entre Pinto y Baldemoro.
    Yo si voy a votar, pero me gustaría que las personas que queremos un país más justo, dejásemos el miedo que nos quieren meter con la crisis que viene, porque muchos compatriotas aun no han salido de ella y los "salvadores de siempre" no lo van ni a intentar. Seamos prácticos y valientes.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    15

  • bidebi bidebi 07/11/19 15:33

    Ivanelterrible no para de trotar. Empezó con marcha rápida por los salones de palacio vestido de Armani. Son los nervios. Enseguida se empezó a quitar los pantalones, la americana y la corbata por los sudores. Se enfundó unos calzones y paso de marcha rápida a trote. En estas horas de neurosis atlética ha desarrollado unas piernas musculosas que son la envidia del jefe. “Ivancillo, por lo menos ponte los pantalones!!”. “¿Y tú todo el día enseñando los pectorales al secretariado?”, le responde el gurú. “Lo que tienes es envidia por mi muslada”.
    “¿Pero que te pasa criatura, vas a seguir trotando hasta el domingo?, ¿le llamo al equipo médico habitual?”.
    “Si no fueras tan gilipollas cuando se te deja suelto no estaría de los nervios. Así es que no puede ser, no hay gurú que soporte todo esto y encima triunfe. En cuanto no tienes escrita la entrevista metes la paté”.
    El motivo de la neurosis de Ivanelterrible es una entrevista en la cadena pública al candidato conocido por el intelectual. “Yo traigo al huido cuando quiera porque el fiscal es mío”. No dijo, pero lo pensaba : “De la misma forma que esta radio es mía osea que cuidadín”. El locutor tiembla e Ivanelterrible, desde la cristalera, empieza a agitar los brazos. Quería decir, pero no se le oía : “Pero será gilipollas este gilipollas!”.
    Desde entonces el gurú tampoco duerme y solamente trota por palacio.
    Por las noches se oye gritar entre jadeos : “Yo me voy con Santi que tiene las de ganar”.
    El Palacio ha entrado en depresión. Las órdenes son tajantes : HASTA EL DOMINGO QUE NO HABLE NADA EL INTELECTUAL. Los escoltas se pasan el día con la mano en la sobaquera por si la neurosis colectiva va a más. Las comidas son controladas. Los sudores humedecen las alfombras. La gente camina cabizbaja. Algunos lloros y ninguna risa. Se pide a La Paz un equipo psiquiátrico de urgencia. Nada trasciende pero Palacio es un funeral.
    El Intelectual grita en la intimidad : “Que se vote, coño”. (Pero a mí).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    14

    • jagoba jagoba 07/11/19 19:48

      Muy bueno Bidebi.

      Responder

      Denunciar comentario

      4

      8

  • Grobledam Grobledam 07/11/19 14:19

    Me apunto a las felicitaciones por su artículo, Sr Lobo.
    Y estoy con otro comentarista en que "uno ya empieza a estar harto de estar en el bando de los perdedores"; aunque no siempre porque no soy del Atleti. Je, je. Ahora me considero más en el bando de los cabreados o de los tontos por dejarme engañar y ahí es "casi siempre".

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    8

    • Cascarrabias Cascarrabias 07/11/19 23:07

      Buenas noches Grobledam. Y enhorabuena por no ser del Atleti que esto es un sinvivir. Jajajsja

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • Pelias Pelias 07/11/19 13:24

    ¿Cómo es posible llamar "grandes periodistas", como hace el escritor de este articulo, a esas dos "esfinges" que apenas hicieron nada por dinamizar lo que ocurrió -menos un debate serio cualquier cosa-? ¿Cómo esos dos "grandes periodistas" fueron capaces de prestarse a tamaño fiasco?.


    ¿Sera capaz otra vez la organización televisiva de volver a organizar un circo semejante?

    Aquello fue una falta de respeto enorme a los ciudadanos que soportamos con enorme vergüenza lo que allí ocurrió.

    Muchos creemos que aun hay posibilidades de buen periodismo y buenos profesionales del mismo en nuestro país. ¡Por favor, no nos sometan a esos actos impresentables!

    ¡Son los propios profesionales del periodismo los que deberían resistirse a organizar semejantes pantomimas que constituyen una gran falta de respeto a la ciudadanía!

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • Observer Observer 07/11/19 13:03

    Buen articulo señor Lobo, como sus intervenciones en la cadena Ser.
    Los que han asesorado a P.Sanchez que habia que repetir elecciones, se van a arrepentir el domingo por la noche, cuando veamos a lo mas rancio de este país celebrando el resultado electoral.
    Y el lunes a disfrutar de lo votado.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • Cascarrabias Cascarrabias 07/11/19 12:38

    Felicidades Sr. Lobo, impecable artículo. Aunque estoy cansado de estar siempre en el lado de los perdedores, hasta soy del Atleti ya me vale, no me resigno e iré a votar. No me hago muchas ilusiones, pero creo que aunque me sigan saliendo moratones en la moral, uno mas ya no importa, no puedo bajar la guardia despues de tantos años. Saludos a todos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • Aserejé Aserejé 07/11/19 12:05

    Magnifico artículo, gracias Ramón Lobo. Espero que nadie que vote izquierda se quede en casa. Yo votare a UP, a ver si es posible que se hagan programas sociales, si no gana el trifachito, claro. En MAdrid hoy los conductores de Bus han puesto carteles alusivos a la falta de conductores. Cuando pasen las elecciones habrá menos Buses igual que solo ponen mas metros cuando va a haber elecciones, después... ajo y agua. Y así todo con los fachas...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    18



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.