x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

Reflexionando

Publicada el 09/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 08/11/2019 a las 22:13
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Jornada de reflexión, jornada en teoría para asimilar lo escuchado durante esta semana (o durante los dos últimos años más bien, que es lo que realmente ha durado esta interminable campaña) y decidir qué vamos a hacer mañana, si ir a votar, si no, a quién, con qué expectativas… Tranquilos que no voy a hablarles de política, sino a lo que invita esta jornada, al hecho de pararnos durante un día y reflexionar.

Hace año y medio, un profesor de universidad alemán, cansado y con cierto hartazgo de impartir las mismas clases durante los últimos 10 años, decidió dejarlo todo y buscar un sitio que de verdad invitara al pensamiento y al debate de ideas. Buscó comprar un espacio abierto, miró en Francia, miró en su Alemania natal, pero nada se ajustaba a su presupuesto. Hasta que vio un anuncio de la venta de un pueblo entero en Galicia. Por el módico precio de 170.000 euros se compró toda una aldea, ruinosa, sí, abandonada desde hace muchos años y con una necesidad imperiosa de que llegara un ejército de albañiles, carpinteros, fontaneros, electricistas y todos los gremios posibles, pero un espacio que, sobre todo, invitaba a empezar de cero.

La bautizó The Foundry, Aldea Ferrería en español, y lo ha convertido en un refugio de intelectuales y de sus musas. La estancia de momento es gratis y a cambio, quien se hospeda allí, tiene que echar una mano en la reconstrucción de las casas. Cree que en un espacio así, quien tenga inquietud por componer un disco, escribir un libro, debatir con otros intelectuales fuera de los encorsetados muros de instituciones o universidades, logrará aislarse del ruido diario y poder encontrar esa inspiración.

Su idea es una de las muchas que surgen para recuperar esa España abandonada de la que tantas veces hablamos. En su caso, la quiere llenar de gente y de ideas, de música, de poesía, de literatura, de debate, de pensamiento.

La historia de este alemán cayó en mis manos la semana pasada y pensé que, porque me pilla lejos, pero creo que es el lugar perfecto para perderse este fin de semana y pararse a pensar dónde estamos y hacia dónde queremos ir. Llevamos demasiado tiempo a un ritmo insano de sobresaltos y decepciones, de mensajes y eslóganes fáciles, rápidos de consumir y que funcionan bien pero vacíos de ideas y de contenido. Demasiado tiempo viendo un escenario pintado con discursos que se han convertido en el trampantojo de la política y que da igual que se descubra el engaño, porque no pasa nada y todo sigue igual.

Nuestro amigo el profesor alemán sigue allí, en su aldea por rehabilitar esperando a todo aquel que llegue cargado de ilusión. Su próximo proyecto es crear un teatro y un cine y avisa, lo de la estancia gratis se va a terminar pronto. Se está planteando ya cobrar un precio simbólico por huésped. Pero es optimista: en agosto pudo celebrar su primer evento desde que llegó en marzo de 2018. Una semana entera dedicada al pensamiento figurado. Fue a modo de prueba, cuenta en su blog, sin apenas publicitarlo, pero cree que es un buen comienzo y ya está pensando en repetirlo el año que viene. Así que, si está cansado de la rutina, de esta eterna campaña, de oír siempre lo mismo, ya sabe: hay una aldea en Lugo en la que lo único que tiene que hacer es reflexionar, pensar, crear y disfrutar de una discusión intelectual de nivel. Apetecible, ¿no?
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

11 Comentarios
  • Isa. Isa. 09/11/19 11:38

    Asì es mi sueño.. con la aldea deshabitada de mi familia paterna. Con ganas de estacionarme unos días en Foundry (precios muy asequibles!) para conversar y tejer realidad..

    Gracias Helena, por tu "reflexionando"

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    3

  • hayundi hayundi 09/11/19 10:54

    No estaría mal mandar a ese pueblo a los políticos y no dejarles salir hasta que sean capaces de parir algo que facilite la vida de los ciudadanos a los que representan. Mas humanidad y menos propaganda.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Ferag Ferag 09/11/19 09:12

    Totalmente apetecible ¡todos a la aldea!

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • paco arbillaga paco arbillaga 09/11/19 07:42


    Interesante tema el que plantea Helena. Lo que ocurre es que tiene su guasa que «desde las alturas» se nos proponga reflexionar sobre la de chorradas que hemos oído estos días en boca de algunos candidatos; quizá serían ellos quienes deberían hacerlo y antes de que empiecen las votaciones arrepentirse públicamente de algunas de las cosas que han dicho.

    Me parece necesaria la reflexión en todo momento, lo mismo para tomar las mejores determinaciones que para saborear los momentos agradables que se presentan durante el día.

    Para ello no creo que sea imprescindible refugiarse en ningún lugar concreto (no todo el mundo puede «comprarse un pueblo»). Basta con no dejarse llevar por «el ruido» de ciertos medios que sirven de altavoz a políticos, a personas que se creen gurús (ahora las llaman influencer) cual si fueran los nuevos curas, a tanta publicidad que nos incita a consumir hasta el punto de consumirnos.

    Por supuesto que un entorno con una naturaleza agradable, unas buenas compañías, nos pueden ayudar a reflexionar y nos pueden hacer descubrir nuevas bellezas de las tantas que nos rodean y no reparamos en ellas.

    Dice Helena: «Llevamos demasiado tiempo a un ritmo insano de sobresaltos y decepciones, de mensajes y eslóganes fáciles, rápidos de consumir y que funcionan bien pero vacíos de ideas y de contenido. Demasiado tiempo viendo un escenario pintado con discursos que se han convertido en el trampantojo de la política y que da igual que se descubra el engaño, porque no pasa nada y todo sigue igual.» Si es así (y creo que lo es), también nosotrxs somos responsables de ello, quizá porque no reflexionamos, o porque no lo hacemos bien. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    0

    2

    • Isa. Isa. 09/11/19 11:55

      "(no todo el mundo puede «comprarse un pueblo)" en este caso mucho más barato que muchos pisos, pero claro, quién puede comprarse un piso? Yo no. Ni quiero. Pero una aldea... Ay, si pudiera.. SI! Con espacios abiertos a la vida y al jolgorio.

      Osasuna!

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      4

      2

      • paco arbillaga paco arbillaga 09/11/19 15:09


        Isa.: Cuando cito «comprarse un pueblo» no me refiero solo al hecho de la compra de un inmueble sino a que no es necesario alejarse de «uno mismo» para reflexionar, aunque un entorno agradable pueda ayudar a hacerlo. Pienso que la reflexión es una actitud de la persona. Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • Isa. Isa. 09/11/19 17:33

          Vale!! También lo creo!! Mi derrotero me llevó a otro mundo... Feliz finde reflexivo y participativo!

          Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          2

      • Isa. Isa. 09/11/19 12:00

        Más barato que 1 piso. Uno, no muchos y tirando a barato. Al menos, en mi ciudad.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        1

  • MASEGOSO MASEGOSO 09/11/19 07:16

    Buena idea la de este hombre.
    Lejos del mundanal ruido de slogans publicitarios, fantasmas congresistas, tomaduras de pelo y todo lo que, además, queramos ponerle.
    Me apena ser un vejestorio que ya poco puede ayudar a este hombre a reconstruir su aldea, sin embargo, me alegra que personas más jóvenes pueda dar rienda suelta a sus reflexiones y de ellos nazca algo tan bonito como un libro o un partitura musical.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    6

    • paco arbillaga paco arbillaga 09/11/19 08:19


      MASEGOSO: No debería apenarte ser un vejestorio. ¡Con lo que nos ha costado llegar hasta aquí!


      Ahí tienes una larga colección de refranes que se preocupan, ¡para bien y para mal!, de nosotros:

      https://www.um.es/documents/1711782/1713207/refranes.pdf/de3fee4c-7ac4-4389-b5d0-dd8ea9f42e74

      Osasuna (que es lo que más falta nos hace a nuestras edades).

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

    • M.T M.T 09/11/19 08:14

      Las ideas afortunadamente no mueren, o algo de lo que fueron permanecerá.
      Ilusiones e ideal romántico, cargados de buenas intenciones: rehabilitar un lugar una aldea que fue y pervive siendo. ¿ Refugio de pensamiento y creación? Me parece un ideal de otros tiempos. Romántico sí.
      Y eso de " alejados del mundanal ruido" me encanta.
      Saludos, contertulios.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.