x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Todas las naciones españolas

Publicada el 13/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 12/11/2019 a las 21:19
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Todavía resuena el eco de aquella pregunta lanzada en dos ocasiones hace solo una semana en los platós de televisión. La mirada enmarcada por dos ojeras grises que no se clava en nosotros, que también esperamos respuestas en nuestras casas, y se pierde más allá, el revolver de los papeles sobre el atril, el cabeceo del que exige una contestación: el silencio. ¿Lo escucharon?, que preguntaría Rivera, quien mostró más razón al despedirse de su cargo que en todos los años que hemos tenido que padecer sus ingenios: desde aquella desnudez del principio al cachorro canela que olía a leche del final.

“¿Cuántas naciones hay en España?”.

Y ese hombre que ha sido presidente del Gobierno, que es presidente en funciones, no respondió a la pregunta, no supo, le pareció una trampa o no quiso. A estas alturas nos da igual: el hombre se calla. No pudo decir ninguna o una o diez. El hombre que dirige un Estado no dice cuántas naciones lo componen. Y mientras en casa contamos naciones mentalmente y nos preguntamos acerca del significado de pertenecer o no a ellas o a un Estado, mientras no entendemos esas hambrunas feroces de identidad, mientras algunos se sienten arrinconados por todas las sensibilidades, mientras votamos con furia y no con razón, mientras nos asustamos frente a las violencias, mientras llega el frío y las ciudades no quieren dar abasto para refugiar a sus indigentes, mientras perdemos, poco a poco, lo básico, llegan otros y señalan una ruta muy peligrosa, pero la señalan con mucha firmeza.

Y el silencio es ocupado.

Y más de tres millones y medio de personas reciben nítida esa respuesta en la que España solo es una, y nadie les replica, y es grande, pero no cabemos todos. Y tres millones y medio de personas encuentran en esa idea de nación, fronteras e identidad, en su amenazante “a por ellos”, no solo un lugar en el que vivir, sino un lugar por el que vivir. Porque ese discurso está levantado en medio del silencio de los demás: la crisis del Estado con Catalunya y la memoria histórica, dos asuntos demasiado apegados y que tocan algo que se muestra cada vez más sensible, la identidad nacional colectiva en los tiempos del individualismo.

¿Saben el alivio que produce sentir que la siguiente crisis no te va a pillar solo?

Estoy en Ciudad de México impartiendo un taller de escritura. Vine leyendo en el vuelo las Cartas a un joven novelista que escribió aquel Mario Vargas Llosa de 1997, un libro maravilla para los que empiezan a hacerse preguntas sobre las ficciones. En ellas, como hizo Rilke con el joven poeta, envía falsas cartas a un escritor principiante respondiendo a supuestas preguntas sobre los mecanismos internos de la narrativa. Y hablando del poder de persuasión de las novelas, recuerda al dramaturgo Bertolt Brecht y su teoría del distanciamiento, Verfremdungseffekt. Creía Brecht que para que el teatro didáctico que escribió cumpliera sus objetivos, era indispensable desarrollar una técnica que recordara a los espectadores que aquello que veía sobre el escenario no era la vida, sino teatro, una mentira, un espectáculo del que, sin embargo, debía sacar conclusiones y enseñanzas que lo indujeran a actuar. Esto sería justo lo contrario de lo que persigue una novela, acortar las distancias y hacer vivir al lector la mentira como la verdad más sólida, sea o no cierta.

Creo que deberíamos aplicar la teoría de Brecht y conseguir distanciarnos de todo el juego político. Evitar nuestra catarsis y activar el extrañamiento. Antes de convertirnos en Estados y naciones, y antes de que las naciones y las nacionalidades pesaran más que las personas que las forman, supimos que definir esos conceptos tenía una primera función: marcar las fronteras entre nosotros y los demás. “A por ellos”. Deberíamos diseccionar muy bien en qué consisten las ficciones de la información, incluso, los silencios de sus protagonistas.

Tal vez sí podríamos asumir de una vez el Estado que somos para poder convertirnos en la nación que queremos ser. Nosotros, los que votamos, y ellos, los que no dan respuestas.
Más contenidos sobre este tema
Relacionados




Hazte socio de infolibre

14 Comentarios
  • MASEGOSO MASEGOSO 13/11/19 10:33

    Tantas veces nos hemos encontrado con este dilema que ya suena rara su omisión en cualquier debate televisivo, diario sensacionalista o comentario ciudadano.
    De ese Estado que cita el art., del Estado que nos refleja Maestro Galiano en su comentario, con el fondo de una realidad que no, por su atroz actuación política está siendo menos recordada.
    A pesar de ser un Estado en el que los mayores de 65 años abundamos, acaso más que la juventud, debemos tener presente como se nos instruyó a nosotros en las escuelas que, públicas o privadas, omitían por ley el estudio de tiempos en los que se baso el gobierno del Estado tras un tragedia cómo la GC.
    Nosotros no fuimos instruidos en ese trozo de historia que ahora tenemos en nuestras manos. Gracias a historiadores y escritores se nos han ido relatando la base de su nacimiento, nacido en la corrupción y el caciquismo, y la atrocidad de sus actuaciones.
    Anular la memoria histórica de un país es sumirlo en la oscuridad. Intencionadamente, con subterfugios, para que su ignorancia ejerza la fuerza suficiente que de continuidad a su ideología buscando la fe ciega del pueblo en lugar de iluminarla con el conocimiento.
    Hoy esa idea identitaria de lo único e intocable, defendible a capa y espada ante el extranjero para evitar manchar la pureza de la raza, nos puede parecer que es algo extremo y, mucho en una tierra que es el resultado de la mezcla de razas que nos dan la identidad, fenicios, griegos, cartagineses, romanos, visigodos, godos, vándalos y otros pueblos dejaron la impronta de su cultura en los primeros pobladores de esta tierra hasta el soplo de aire fresco que representó para la península Ibérica la llegada del Islam. Cultura oriental , conocimientos e implantación de leyes y principios que supieron convivir en libertad y paz con las tres religiones monoteístas del momento.
    Menos identidad racial y más respeto a la evolución de la vida cotidiana, esa que se olvida los que sufren la consecuencias de una mala práctica política.
    Salu2 osasuna2

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    11

    • paco arbillaga paco arbillaga 13/11/19 16:45


      «Menos identidad racial y más respeto a la evolución de la vida cotidiana, esa que se olvida de los que sufren la consecuencias de una mala práctica política.» Lo suscribo.

      Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • Maestro Galiano Maestro Galiano 13/11/19 09:15

    Es la catarsis que ha sufrido la izquierda soberanista (que mal suena) en Cataluña y el País Vasco. Para luchar contra una franquismo derrotado por el tiempo surge una vuelta atrás para activar el estalinismo caduco de Pierre Villar y sus derechos de autodeterminación. Y como la izquierda comunista española tiene complejos realiza un profundo análisis de racionalización y le entran dudas de filiación y apoya/desapoya las teorías nacionalistas que coinciden con la épica del Mein Kampf. Es decir, la esquizofrenia. En tanto recuerdo la lucha juvenil de los setenta, con altos riesgos, frente a grises, marrones, la social, los decanos cobardes, el periodismo vendido, las cárceles, la mili africana como castigo y miro con desdén a tanto pijo identitario, perdido entre el espíritu de destrucción de la CUP y el espacio que ocupan los chicos que viven mas arriba de la Diagonal echados a revolucionarios de una causa insolidaria, y trasnochada, sin rumbo, entre la demagogia y una estúpida metempsícosis ahistórica de vuelos dislocados.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    15

  • ACistero ACistero 13/11/19 08:23

    Cuando se aduce que no se tiene tiempo o saberes para razonar, solo queda la pura transmisión de emoción, de más fácil ingesta. Este es el gran peligro de la caverna, tanto nacional como catalana.!Qué difícil es borrar una falsa ilusión!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12

  • paco arbillaga paco arbillaga 13/11/19 08:03

    Dice el diccionario de la RAE sobre la palabra nación:

    Del lat. natio, -ōnis 'lugar de nacimiento', 'pueblo, tribu'.

    1. f. Conjunto de los habitantes de un país regido por el mismo Gobierno.
    2. f. Territorio de una nación.
    3. f. Conjunto de personas de un mismo origen y que generalmente hablan un mismo idioma y tienen una tradición común.
    –––––
    Parece mentira que en la era digital en la que el mundo está interconectado estemos todavía discutiendo si uno vive en un estado, nación, autonomía, provincia, ciudad, pueblo, aldea, barrio, en vez de estar hablando de cómo viven sus habitantes.

    Por ejemplo, si ahora que ha empezado el frío, podrán calentar sus hogares, o cómo se van a calentar quiénes ni siquiera tienen hogar. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    2

    22

    • Jaca1930 Jaca1930 13/11/19 15:15

      Comparto su reflexión, Sr. Arbillaga. Y en base a ella me pregunto por qué ERC, antepone su nacionalismo catalán a su adscripción a la ideología de izquierdas que proclama y a la resolución de los problemas más acuciantes para las clases desfavorecidas. Vivan estas últimas en Cataluña o en el resto de España.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      4

      • paco arbillaga paco arbillaga 13/11/19 16:35


        Jaca1930: También me pregunto el porqué se antepone el nacionalismo de izquierda a consentir que millones de personas tengan alguna mejoría en sus vidas. No me parece que optar por las mejoras de las personas sea algo opuesto a la identificación que uno quiera tener. Yo tampoco lo entiendo. Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

    • irreligionproletaria irreligionproletaria 13/11/19 14:26

      Amigo mío, a estos 'gobernantes' por pertenencia a la clerecía/burguesía catalanas, solo les importa ampliar ese poder, que creen tener.

      Días atrás, hablabamos de Fichte, de sus 'Discursos a la nación catalana', especialmente del discurso octavo: 'Qué es un pueblo en el sentido superior de la palabra y, qué es amor a la patria.'

      El hombre originario y no inserto en un Estatuto arbitrario tiene verdaderamente un pueblo y tíene derecho a contar con su pueblo, y sólo él es capaz del amor verdadero y racional a su nación.

      "Éste es un pueblo en el sentido superior de la palabra: el conjunto total de hombres que conviven en sociedad y que se reproducen natural y espiritualmente de manera continuada, que está sometido en su totalidad a una determinada ley especial del desarrollo de lo divino a partir de él. Lo común de esta ley especial es aquello que en el mundo eterno, y por tanto también en el temporal, une a esta multitud en un todo natural y consciente de si mismo."

      J. Álvarez Junco. 14septiembre 2015. EP. Tribuna: Nación o Estado.
      "Si se define una nación por la voluntad y la adhesión emocional de sus componentes, Cataluña sin duda lo es.
      Dejemos el aspecto emocional y discutamos las ventajas e inconvenientes de poseer un Estado.

      "Mas nos revela en su carta lo que CATALUNYA quiere, ama y busca...nos hablan sus portavoces -autoproclamados- que coinciden en algo: en negarle al contrario el título de nación.
      Lo que de verdad define a la nación es un elemento subjetivo: son grupos de individuos que creen compartir ciertos rasgos culturales y viven sobre un territorio al que consideran propio.

      El nacionalismo puede combinarse con otros muchos proyectos y programas políticos. Puede fundamentar la democracia el derecho de una colectividad a decidir sus propios destinos, también puede justificar una dictadura, el derecho de un lider iluminado a imponérselos a sus conciudadanos sin consultarle nunca nada. El nacionalismo es compatible con un imperialismo expansionista, sobre pueblos considerados inferiores, así como, con lo opuesto; un MLN. Los secesionismos pueden servir hoy, para ampliar los espacios políticos o, para dividirlos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      2

      3

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 13/11/19 20:38

        *alemana* Disculpas.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 13/11/19 15:06

        2./

        " sigue Álvarez Junco:
        ¿Que significaría un Estado independiente para un ciudadano catalán actual?
        - fronteras: los independentistas dicen que no quieren crearlas. Quieren seguir en el espacio Schengen.
        - Moneda, tampoco, prometen continuar con el euro.
        - Deficit fiscal, es discutible y además, aseguran que son y van a seguir siendo muy solidarios.
        - Bandera e himno, ya los tienen, los tenemos todos y en abundancia.

        La vida del ciudadano de a pie seguiría siendo muy parecida a la actual. Lo nuevo, serían compensaciones emocionales: 'saber que está en su casa, en Cataluña, fuera de las garras de la opresora España'

        Quienes si obtendrían algo mas que recompensas simbólicas serían las élites política barcelonesas, que pasarían de ser autoridades regionales a Estatales. Subirían de rango, aumentarían su poder y recibirían mayores honores en sus visitas al exterior. "
        http://elpais.com/2015/09/13/opinion/1442160533_985572.html

        La Sra. Moreno en su arl refiere la pregunta, en el 'debate a 5', del SG de C's Sr. Rivera, hoy dimitido, al Presidente en funciones Sr. Sánchez:

        ¿Cuántas naciones hay en España? Que el Presidente en funciones, no respondió.

        Sí, volvemos al citado art del Profesor A.Junco en el que refiere:
        "En el mundo actual hay 200 Estados, frente a unas 6000 comunidades humanas que se consideran naciones."

        Siendo España, uno de los 200 Estados referidos ¿serían equivalentes 30 naciones?.

        Refiere Aroa la teoría del distanciamiento, Verfremdungseffekt del gran dramaturgo Bertolt Brecht. Creía Brecht que, "para que su teatro cumpliera los objetivos, era indispensable desarrollar una ténica que recordará a los espectadores que AQUELLO QUE VEÍAN SOBRE EL ESCENARIO NO ERA LA VIDA, SINO TEATRO..."

        Me adhiero al corolario de la Sra. Moreno:
        - Distanciémonos de todo el juego político
        - Definamos las fronteras entre nosotros y los demás
        - Asumamos el Estado que somos para convertirnos en la nación que queremos ser.

        Gracias Aroa, una vez mas, por tus magníficos artículos.

        Egun ona pasa azazu, lagun.






        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        1

        5

        • paco arbillaga paco arbillaga 13/11/19 16:42


          irreligionproletaria: Si «el nacionalismo se cura viajando» será que el personal viaja poco, ni física ni imaginariamente.

          A terminar bien el día (sabes más euskera que yo). Osasuna2 salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          5

          • irreligionproletaria irreligionproletaria 14/11/19 17:52

            Empecemos por definir que significa 'viajar'

            Estan en los sitios...una horas; van a Japón y lo recorren en 2 semanas, sin perder el tren bala, aunque lo cojan por los pelos.

            En la era de la Internet, mejor que esas 'vivencias' pueden viajar a través de las plataformas digitales.

            Entrar en museos, pararse en las salas, reparar en los detalles de cada estilo pictórico...NO.

            Correspondería pasar las vacaciones en una ciudad, con otra cultura. Hospedaje y a convivir con el pueblo. Entonces, quizás, hablarían de su cultura, de sus costumbres, de como afrontan la convivencia... Pero, las fotos son 'sus pruebas' y los videos; dan fé de que estuvieron ¿cómo? pasaron por allí.

            Humildemente, creo que no hace falta salir del territorio ¿cuántos conocen España?

            Dificil hablar de una región desconocida, de sus vecinos, costumbres, riqueza natural y paro...
            Discutir con propiedad de cualquiera de las 51 provincias, con rigor y conocimiento, devendría en orgullo de ser español.

            Recuerdo, hace mucho tiempo, cerca de 50 años. Desde pequeña había soñado estar en Possenhofen, por la peli de SISI... cuando llegué, dije: 'parece Asturias, cerca de Cabrales, tenemos las mismas vistas...'

            Dicen que el defecto nacional es la envidia; un defecto jodido, éste.

            Pero, tengo dudas respecto a la primacía del defecto referido. Me reitero en el texto de Manuel Azaña 'Una constitución en busca de autor' donde se recoge:

            ..."¿Aborrecemos los españoles nuestra libertad personal? El supuesto es mostruoso. Los españoles amamos nuestra libertad con pasión fiera e indomable; es famoso nuestro arriscado individualismo, poco menos que antisocial; un escritor de nota ha dicho que el ideal de cada español es llevar en el bolsillo una cédula que diga:
            'este español está autorizado para hacer lo que le de la gana"

            Somos intolerantes y despóticos. Concluyo que, el que llaman defecto nacional, ha cedido el primer lugar.

            Osasuna2 salu2, lagun.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 2 Respuestas

            0

            1

            • paco arbillaga paco arbillaga 15/11/19 07:04


              irreligionproletaria: Me parece acertado tu comentario sobre lo que son los viajes, a lo que añadiría, como también aportas, que a veces muchas de las bellezas naturales que buscamos fuera las podemos tener a la puerta de casa, y sobre todo que viajar no solo es desplazarse físicamente a un lugar determinado sino también se puede hacer a través de lecturas, imágenes, conversaciones, y sobre todo razonando, pensando, meditando unx mismx.

              Que el día te sea favorable y te dé tiempo para viajar, aunque me parece que tú estás en un viaje continuo. Osasuna2 salu2.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

            • paco arbillaga paco arbillaga 15/11/19 07:01


              irreligionproletaria: Me parece acertado tu comentario sobre lo que son los viajes, a lo que añadiría, como también aportas, que a veces muchas de las bellezas naturales que buscamos fuera las podemos tener a la puerta de casa, y sobre todo que viajar no solo es desplazarse físicamente a un lugar determinado sino también se puede hacer a través de lecturas, imágenes, conversaciones, y sobre todo razonando, pensando, meditando unx mismx.

              Que el día te sea favorable y te dé tiempo para viajar. Osasuna2 salu2.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.