x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Ya os vale, queridos líderes

Publicada el 14/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 13/11/2019 a las 20:46
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios


Siete meses, muchos disgustos y 52 diputados de Vox han sido necesarios para conseguir lo que se debió lograr en abril. Entonces primó el cálculo; ahora, también, pero esta vez han sumado la inteligencia. La entrada de Podemos en el Gobierno equivaldrá a la llegada del PSOE de los pantalones de pana de octubre-noviembre de 1982. La mejor manera de despejar el miedo a una izquierda que los poderes económicos consideran radical es mostrar que el temor es infundado, que Podemos puede ser eficaz en su gestión y tener sentido de Estado. Lo tienen fácil porque ese sentido escasea en una derecha neroniana y en un sector del independentismo catalán que apuestan por el cuanto peor, mejor. Es tiempo de esperanza. Será necesario impulsar una gran regeneración con cambios de calado, constitucionales y de ley electoral, para los que será necesario sumar al PP. El reto es poner el interés común por encima del ego de unos pocos. Veremos quién suma y quién resta.



Los partidos políticos no suelen ser los mejores centros de debate y análisis, el lugar en el que se imponen las ideas brillantes, se pactan consensos y se eligen a los mejores candidatos para defender las propuestas aprobadas. Tampoco se distinguen de proteger sus voces críticas. Solo sucede, y no siempre, en los momentos convulsos, como en los meses previos a la muerte del dictador y en los primeros años de la Transición, en los que la pasión y la esperanza de una España mejor permitían disensos. Hoy vivimos varias emergencias simultáneas: la climática y la de la irrupción de la extrema derecha son evidentes, pero también existen la económica (que viene crisis) y la necesidad de proteger los derechos sociales alcanzados.

Esa libertad se da en los partidos nuevos, en su periodo de formación cuando todas las voces son bienvenidas y escuchadas. Podemos surgió de las acampadas del 15M, de sus asambleas y utopías, uno de los momentos más emocionantes de los últimos 40 años. Ciudadanos nació en Cataluña como un instrumento contra el independentismo, y de ahí saltó al resto de España para interpretar el papel estelar de émulo de la derecha europea, alejada del tardofranquismo y de los tics autoritarios que aún parecen lastrar al PP.
Existe una versión narrativa alternativa que sostiene que fue el IBEX el que impulsó ese partido liberal alternativo a un PP zarandeado por la corrupción. El objetivo era frenar a Podemos. El partido liderado por Pablo Iglesias está a punto de sentarse en el Consejo de Ministros, y el de Rivera debe luchar contra su desaparición.

Hoy, los partidos políticos son, en la mayoría de los casos, centros de obediencia debida en los que el que se mueve no sale en la foto. Abundan los híper-liderazgos, sean individuales o de un grupo reducido de personas que toman las decisiones más importantes. Los demás, pagan las cuotas y acatan los dictámenes. El jefe, sea carismático o no, tiende a rodearse de personas de una fidelidad inquebrantable que apenas le discuten. No existe un debate, entendido como la confrontación educada y constructiva de diferentes puntos de vista. Resulta paradójico que unas herramientas esenciales en la democracia sean tan poco democráticas.

Los comités nacionales o las ejecutivas, o como se llamen, parecen reuniones de Tupperware en las que manda el entusiasmo por el producto, o el silencio cómplice. Los que disienten se van a la calle, como en Ciudadanos. En estos casos se van los mejores, los que aportaban una plusvalía de inteligencia. El líder, o su equipo de espartanos, termina por escucharse solo a sí mismo. ¿Nadie advirtió a Albert Rivera de que el veto al PSOE en abril y mayo era un suicidio? Al menos, en agosto, lo dejé claro en esta columna. El resultado fue que Rivera me dejó de seguir en Twitter. Al menos, no me bloqueó como Isabel Díaz Ayuso.

Los partidos parecen cada vez más una confluencia de hooligans ilustrados que se comportan como cheerleaders. Si les parece una exageración, recuerden la llegada de los líderes a las sedes de sus respectivos partidos de regreso del campo de batalla (el debate). No había militantes de base entre los entusiastas, solo cargos y familiares.


A estos males se une otro: la reducción de los partidos a maquinarias electorales, como sucede en EEUU. Este contaminante lo han traído los asesores, los gurús y demás echadores de cartas formados en aquellas latitudes que se han convertido en imprescindibles en todos los ámbitos. Manejan un lenguaje codificado en el que prima el humo sobre la sustancia. Es el terreno en el que florecen los mensajes simples y las mentiras de las que beben los partidos populistas de extrema derecha. Ahora llega la oportunidad de hacer política, de ser útiles a la ciudadanía.

¿Cómo enfrentar a Vox sin violar las leyes que amparan su derecho a expresarse? Primero habría que hacer una reflexión profunda sobre la banalidad de nuestra sociedad repleta de Pablos Motos y de periodistas que dan alas a sus falsedades por desconocimiento, incompetencia o para mejorar el share o los clicks de su medio. Leamos un poco a Hannah Arendt y refresquemos las lecciones olvidadas.


Calificar a Vox de fascista o nazi es un error, se trata de un eslogan que no ayuda a identificar el problema. Si no sabemos cuál es, difícilmente se podrá combatir. En los últimos meses, el partido liderado por Santiago Abascal ha evolucionado de una extrema derecha española, es decir antigua, franquista, casposa y en blanco y negro, a otra algo más sofisticada que conecta con los Le Pen, Adf en Alemania, Salvini, Orban, Farage y Trump. El mensaje anti-élites, anti-Bruselas y contrario a la inmigración (además del caladero de votos que genera la crisis en Cataluña) le convierten en un partido peligroso para todos, sobre todo para el PP. Ya se ha comido a Ciudadanos, que se escoró tanto a la derecha que el salto ha sido sencillo, y ahora se puede comer al PP. Lo inteligente sería mover el partido al espacio que nunca ocupó del todo Ciudadanos y presentarse como émulos de la derecha democrática europea.


El éxito electoral de Vox se debe a los acuerdos alcanzados con el PP y Ciudadanos en Andalucía, Murcia y Madrid, incluido el Ayuntamiento. No solo es blanqueo institucional, normalizar su política antifeminista y anticonstitucional, el problema es el mensaje que lanzan a sus votantes: pueden votar a Vox como protesta porque les sale gratis, no es un voto perdido porque se suma después en un trifachito más o menos en simulación. Si PP y Cs impusieran un cordón sanitario, como pide Manuel Valls, el voto a Vox sería un voto perdido que facilitaría el gobierno a la izquierda. En ese caso, muchos votantes regresarían al PP.

Tenemos el precedente (optimista) de Amanecer Dorado en Grecia, llegó a ser tercera fuerza y hoy es extraparlamentario. Pero es un precedente que no explica a Vox. Amanecer Dorado es más neonazi y nunca supo salir de este ámbito. Vox ya ha escapado de ese cajón de sastre y se presenta como un partido anti sistema, como el Frente Nacional o la Lega. En esta frecuencia ha sido capaz de atraerse votos de caladeros de antiguos votantes del PSOE y Podemos.


Todo pasa por formar un gobierno estable, capaz y que dure. Tras las elecciones de diciembre de 2015 se abrió la posibilidad de un pacto a lo Borgen (la serie televisiva) entre PSOE, aquel Ciudadanos que aún jugaba a ser de centro, y Podemos para formar un gobierno con un sólido apoyo en el Parlamento capaz de impulsar la regeneración de las instituciones. Los tres partidos estaban de acuerdo en los mínimos (Poder Judicial, RTVE, Ley de Transparencia, etc.). Podemos negó su apoyo a un Gobierno PSOE-Cs y facilitó otro de Mariano Rajoy. Nadie en Podemos admite un error estratégico en esa decisión, ni siquiera en privado.

Esta vez se repite la opción pero con los actores cambiados. Es cierto que Unidas Podemos ha perdido casi la mitad de sus diputados (de 69 a 35), pero conserva su fuerza social como actor decisivo. La opción Borgen sería hoy un pacto entre el PSOE y Unidas Podemos, al que se sume Más País, PNV, BNG, Teruel Existe, PRC y un diputado canario. Alcanzarían los 168. ¿Será capaz Ciudadanos de abstenerse en segunda vuelta, invocando responsabilidad de Estado para que no dependa todo de ERC? Es su última oportunidad para iniciar su regreso al centro y evitar su desaparición en tres años. En estos casos, lo sensato es ser pesimista.

Al menos, nos queda la música. Y la gran Rosalía:
 

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

22 Comentarios
  • PEGOTE PEGOTE 16/11/19 03:49

    Siento discrepar en algunas cuestiones del mi admirado Ramón Lobo. Vox no ha subido en todo el Estado, en Galicia, Euskadi y Cataluña cero patatero o casi (no recuerdo Cataluña). Vox como otros partidos españolistas se han alimentado de la sobre representación de determinadas COMUNIDADES AUTONOMAS, de risa es lo de Ceuta y Melilla.

    Respecto de los partidos políticos creo que estos son el resultado de sus militantes; así como, su régimen interno puede ser proporcional puro o no, igualitario o no, que hay de todo. El voto se corresponde con la oferta programático-televisiva; también por qué no, de ideología. Un ejemplo clarísimo es el tiempo dedicado a Errejón o a populismos como Teruel Existe (eso ya lo sabíamos todos), y no a partidos que han sacado Grupo Parlamentario como Bildu; o mi olvidada Galicia que tiene en PP más progresista y unos resultados claramente de izquierdas con un BNG con mas tradición que Cs y que se maneja como peón desde fuera. Lo mismo podríamos decir del mejunje catalán que si entiendo como propuestas democráticas pero, seguro que por ignorancia, sobre que hacen o dejan de hacer ni la más p..t.. idea.

    Bien Ramón Lobo, de acuerdo en mucho, pero no caigas en el elitismo periodístico; eso sï, seguro sin darte cuenta.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • SUA SUA 15/11/19 01:42

    Estoy viviendo estos días con esperanza e ilusión. Necesito también análisis como el del Sr. Lobo, pero yo tampoco acepto como error estratégico (y no soy de Podemos) el no haber aceptado el Gobierno de Psoe- Cs. Nunca le vi sólido en sus planteamientos al Sr, Ribera, igual que la veo ahora a la Sra. Arrimadas. Siempre buscan el sol que más calienta.
    Entonces lo pensé y sigo creyendo que fue un acierto de UP mantenerse fiel a sus principios sociales y alejarse de los que se autoproclamaban liberales; considero que aunque siguió el Sr Rajoy dos años más, también tubo la ventaja de quedar más evidente, ante todos los españoles, la corrupción existente en el PP, que propició la forma más vergonzosa de salir del Gobierno
    Escuchándole hoy al vicepresidente de Baleares aun me siento mejor,ellos gobiernan en coalición y está encantado de la sintonía con que funcionan, buscando soluciones de forma conjunta en beneficio de la gente.
    Respecto a lo que opina sobre el tratamiento que se le da a VOX, coincido con Ud, creo que lo que hay que resaltar de ellos son sus mensajes senófobos, antiinmigración, antiautonomías, antiabortos, anticonstitucionalistas, y no ponerles etiquetas para que se sientan más ignorados. Quizá así los votantes despistados se enterarán del lobo que hay debajo de esa piel de oveja que vieron en campaña

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • Cascarrabias Cascarrabias 14/11/19 23:59

    Es un placer ilustrarse con sus escritos Sr. Lobo. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 14/11/19 22:19

    Ya he leído el articulo. No tengo indicios de lo que va a pasar. Sî, gran Rosalia: yo por ti, tu por mi.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • "Maga" "Maga" 14/11/19 22:13

    Completamente de acuerdo, Ramón, respecto al " peligro" al que estamos expuestos todos los demócratas, ante el aumento ( incomprensible) de partidos políticos con las características principales y relaciones internacionales como por ejemplo el AfD, cuyas siglas coinciden con la Asociación Forestal Democrática .
    Desafortunadamente,no es el caso, sino que obedece a un partido NEONAZI en Alemania, por el cual se ha tenido que declarar " Situación de EMERGENCIA" en la ciudad de Dresde ( Sajonia), debido al incremento de la VIOLENCIA, manifestaciones de odio y xenofobia, entre otros disturbios. No podemos dejar de hacer alusión al movimiento ciudadano antiislamista europeo, Pegida, cuyo exponente máximo y su cuna se han realizado en esta histórica ciudad, reconstruida después de la 2 guerra mundial.
    Son " Relaciones Peligrosas", asociados en la UE, aunque en su mayoría EUROFOBOS.
    Saludos Cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • HEREJE HEREJE 14/11/19 21:09

    Magnífico análisis, Ramón. Ojalá tu forma de observar y opinar estuviera mucho más extendida en este país y, con seguridad, en este mundo. Te envidio y te admiro. Gracias por serenarnos y orientarnos, aunque no todos opinen lo mismo. ¡¡El Lobo mola!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • Orlinda Orlinda 14/11/19 17:59

    Anda que ya te vale, Lobo. ¡Fuck Rosalía!

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    1

  • luzin luzin 14/11/19 11:57

    Parece que el sr. Lobo se apunta a la tesis de que estamos en una partitocracia, un Estado de partidos donde se monopoliza la participación política por diferentes oligarquías integradas en cada una de las facciones. Pero si alguien quiere profundizar en el análisis de los partidos político podría hacerlo en la obra de Michels, discípulo de Weber, "Los partidos políticos" escrita ya hace un siglo, cien años.

    Claro, que al final el sr. Lobo desmonta su inicial discurso para postularse a favor de su facción preferida, como si desde una oligarquía se pudiera realmente llevar políticas de izquierdas. Para cualquier observador atento de lo ocurrido en estos últimos cuarenta años es evidente que las "oligarquías de izquierdas" se han corrompido y corrompido hasta la médula sus organizaciones, que se mantienen gracias al presupuesto público del que chupan hasta las trancas ... y los nuevos se han apuntado a la velocidad de la luz.

    No entiendo muy bien si el sr. Lobo nos informa de una nueva "transición", al parecer esta vez se va fundamentar sobre el miedo a la ultraderecha, imagino que a imagen y semejanza de la del 78 que se hizo sobre el miedo a un golpe militar. Lo que está claro es que cualquier cambio se va a realizar de manera oligárquica, serán unos cuántos los que decidan para después pasar al refrendo de los ciudadanos, es decir, los subditos que es lo que somos en los régimenes oligárquicos ...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    5

    3

    • mcjaramillo mcjaramillo 14/11/19 17:18

      Esa seguridad inquebrantable en sus ideas sin el más mínimo resquicio a la duda, a la posibilidad de pensar que quizá otros análisis sean dignos de tenerse en cuenta, le llevan a usted a repetir siempre, una y otra vez, el mismo discurso. Y claro: ha perdido toda efectividad e interés.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      6

      1

      • luzin luzin 14/11/19 19:58

        Por supuesto que me repito y seguiré repitiéndome cada vez que tenga oportunidad ... llevo cuarenta años escuchando la misma tracamandanga falsa pero no escucho a casi nadie quejarse

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        3

    • JCFR JCFR 14/11/19 12:28

      Luz es un buen complemento a las crónicas de Ramón Lobo. Los dos tienen argumentos objetivos para hacernos reflexionar.
      Gracias

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

  • ESCEPTICOUTÓPICO ESCEPTICOUTÓPICO 14/11/19 11:44

    Muy didáctico para los que no somos expertos en el análisis de lo que pasa. Lo volveré a leer incluido videos. Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • paco arbillaga paco arbillaga 14/11/19 11:22


    Qué bien me siento cuando acabo de mirar lo que «hace» el Lobo. ¡Gracias! Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    6

    • paco arbillaga paco arbillaga 14/11/19 11:27


      Leyendo a Ramón me siento más informado y más libre. Osasuna.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      4



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.