x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Entre los ERE y la investidura

Publicada el 22/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 21/11/2019 a las 21:25
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En una escena de la tercera temporada de The Crown, el entonces primer ministro británico, el laborista Harold Wilson, le dice a la reina Isabel: “No podemos contentar a todos y seguir siendo fieles a nosotros mismos. Hacemos lo que debemos como líderes. Nuestro trabajo es calmar más crisis de las que creamos”. Corrían los años sesenta del siglo pasado. No existía internet, ni las redes sociales. Apenas empezaba a tener algún impacto la televisión, todavía en blanco y negro. Y sesenta años después, pese a la ligereza y la aceleración que marcan estos tiempos políticos y vitales, hay cuestiones de fondo que permanecen: exigimos a nuestros dirigentes que, al menos, solucionen más problemas de los que crean.

No han pasado aún dos semanas desde las elecciones del 10-N, y sin embargo el debate público alcanza niveles de ruido y complejidad que precisarían un trimestre de digestión. La demoledora sentencia de la pieza política de los ERE retrata una “absoluta falta de control en la concesión de subvenciones sociolaborales y a empresas en crisis” por parte de los gobiernos del PSOE en Andalucía durante la década 2000-2009. Establece las penas más duras de prisión e inhabilitación para dirigentes que lo fueron todo en el socialismo andaluz y casi todo en el estatal. Pretender que esas 1.821 páginas del fallo de la Audiencia sevillana están amortizadas políticamente, como parece pretender el PSOE andaluz, es tan ilusorio como intentar colgar la responsabilidad de este vergonzoso asunto a Pedro Sánchez, como pretende el PP apretando el botón del ventilador y equiparando el caso ERE con la Gürtel y el papel de Sánchez con el de Mariano Rajoy. En realidad, hay tantas diferencias entre uno y otro caso de corrupción como similitudes en algunos errores cometidos a la hora de gestionar sus efectos.

Es cierto que en esos más de 1.800 folios no hay una sola mención al PSOE como partido, ni indicio alguno de financiación ilegal o de enriquecimiento personal de los dirigentes condenados, mientras el PP ya ha sido sentenciado como “partícipe a título lucrativo” de un entramado empresarial que durante dos décadas utilizaba las adjudicaciones de contratos públicos para desviar fondos a sus campañas electorales y a los bolsillos de cargos públicos e intermediarios, un sistema que incluía el manejo constante y fluido de una caja B paralela a la contabilidad oficial del partido. La gravedad de una corrupción no puede encubrir ni atenuar la de otra corrupción, pero equiparar la responsabilidad de Mariano Rajoy con la de Pedro Sánchez es disparatada. Basta recordar que cuando se puso en marcha el sistema de financiación ilegal del PP, Rajoy era vicepresidente de Aznar, y que dirigió varias de las campañas electorales que se beneficiaron de la trama Gürtel, además de ser él quien ascendió a Luis Bárcenas al puesto de tesorero nacional del partido, con tan buen ojo como el que tuvo Esperanza Aguirre al elegir como delfines en el Gobierno de Madrid a Ignacio González y a Francisco Granados, ambos implicados en distintas tramas corruptas pendientes de juicio. Sánchez era concejal del Ayuntamiento de Madrid sin el menor contacto con el PSOE andaluz durante la década en que funcionaron las ayudas irregulares a los ERE. Susana Díaz era entonces diputada en Sevilla, designada después por José Antonio Griñán como sucesora, cuando él renunció a la presidencia andaluza antes de ser imputado.

Las mayores similitudes entre los ERE y la Gürtel se produjeron en la reacción pública al estallido de los escándalos. Desde ambas filas se habló de “cuatro o cinco golfos”, de “manzanas podridas” o de “un par de ranas”; se intentó dilatar, cuando no obstruir, la investigación judicial o criminalizar las denuncias periodísticas. La bochornosa cutrez también anduvo repartida: si en el PP tenían a un Sepúlveda con Jaguar en el garaje o a un Granados que encargaba “volquetes de putas”, en Andalucía había un Lanzas con “dinero suficiente p’asar una vaca” o un Guerrero que gastaba “25.000 euros mensuales en coca”. Todo ejemplarmente vomitivo.

Lo que ofrece pocas dudas es el elemento común (aunque lo sea en un grado muy diferente) de la gestión irregular del dinero público. La cantidad final de lo desviado de las arcas de todos de forma ilícita aún está por conocerse, aunque se siembre la confusión con cifras que manipulan la realidad de lo hasta ahora documentado. Parece obvio que el grueso del dinero extraído por la Gürtel o la trama Púnica o Lezo fue a parar a cuentas personales o societarias en paraísos fiscales después (o antes) de cubrir gastos electorales, mientras en los ERE se calcula que la mayor parte de las “subvenciones ilegales” se repartieron entre prejubilaciones, subsidios o despidos laborales lícitos, pero también recibieron lo que no les correspondía empresas y bufetes intermediarios con sobrecomisiones y más de un centenar de “intrusos”, parientes o amiguetes de algunos de los condenados que jamás habían pisado las factorías en crisis. Las responsabilidades sobre ese meridiano “robo” no corresponden a la sentencia conocida esta semana, sino que deben ser dilucidadas en las 124 piezas separadas que según fuentes del TSJA se instruyen en los juzgados sevillanos del total de 270 expedientes irregulares afectados por el caso ERE.

Que aparezcan en cualquier encuesta los políticos y la política como uno de los principales “problemas” a juicio de la ciudadanía tiene mucho que ver con esa afición partidista y mediática a conectar el ventilador y a confundir y comparar los casos de corrupción. Y tiene que ver también con la ineptitud o ineficacia para recuperar el dinero público desviado. Sabemos que es complejo rescatar de Suiza o de las Islas Vírgenes millones de euros manejados por la trama Gürtel; y que lo será reintegrar los millones cobrados durante una década en Andalucía por empresas que ya no existen o por jetas que ya se han gastado lo percibido. Lo que necesitamos es al menos comprobar que los responsables públicos hacen todo lo posible (y más) para restablecer lo que se ha dilapidado. Por eso es importante en el caso de los ERE aclarar si Susana Díaz hizo lo que debía al retirar a la Junta como acusación en la pieza política juzgada o esa decisión ha contribuido precisamente a que por el momento no se haya señalado ninguna responsabilidad civil (ver aquí).

Se atribuye también a Harold Wilson una frase que han repetido dirigentes de muy distintas siglas e ideologías: “Una semana es mucho tiempo en política”. En la realidad digital, un solo día es muchísimo tiempo. Desde la derecha se ha pretendido que la sentencia conocida el martes tenga efectos inmediatos sobre la (no) formación de un gobierno progresista. Suena más bien a una nueva excusa para esquivar cualquier presión ante la urgencia del desbloqueo político, sobre el que tendrá mucha más influencia lo que ocurra en las filas del independentismo y en las conversaciones entre el PSOE y ERC durante las próximas semanas. Ni Sánchez ni Junqueras deberían olvidar que, efectivamente, lo que se espera de los líderes es que (al menos) resuelvan más crisis de las que provocan.
 
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

43 Comentarios
  • Evaus Evaus 25/11/19 23:31

    Maraña, yo tiro la toalla. Viendo lo de Ayuso y Avalmadrid cómo se le da carpetazo, solo pienso en que o salimos a la calle como en Asia, o nos atropellan. Los catalanes no aprobaron el presupuesto y nos levaron a uevas elecciones. Rufian lo advirtió a Sánchez: "no vaya usted a elecciones". Nos llevó y el desastre se agravó. Los catalanes ven una oportunidad de oro. Cs, que "tanto quiere a Cataluña", no utilizaran sus 10 votos, para evitar ir al caos, que es precisamente donde se mueven bien. Del Pp, nada se puede esperar y Sánchez ya tenía que estar hablando con ellos, para tener algo en caso de fracasar catalanes y cs, que se ve venir. Pero al Pp le interesa sumar con VOX en unas posibles terceras elecciones. Madre mía.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Gulberri Gulberri 25/11/19 22:43

    Gracias Maraña, hay alguna posibilidad de clonarte?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 24/11/19 21:08

    No me importa tu fusil
    ni el cañón de tu enemigo.
    Dos males, no significan
    un bien en ningún sentido.

    El PP está tan ahogado en putrefacción que cualquier charco de barro le suena a agua limpia con que lavarse. Tengo por costumbre no tratar de modificar lo inmodificable. La derecha española no sabe construir, sólo destruye. Y se lleva el dinero que cae bajo los escombros.

    Por eso me hubiera gustado que el PSOE reconociera que se hicieron las cosas mal. Y que van a hacer lo posible para que, allá donde tengan capacidad de gobierno, no se repitan este tipo de desmanes con los dineros públicos. Algo complicado cuando la vicepresidente en funciones está convencida de que "el dinero público no es de nadie".

    En un artículo de otro columnista de este diario se defiende la acción de los miembros de la Junta por razones de efectividad. Y los comentarios de apoyo al argumento siguen la misma línea. Como he dicho allí, es muy peligroso justificar los medios por la nobleza del fin. Del PP no puede esperarse otra cosa: ellos regalaron 60 mil millones de euros a los bancos asegurando que no nos costaría un euro la "imprescindible operación" porque no se podía dejar caer a las empresas que son parte del núcleo central del sistema: los bancos.

    Pero del PSOE esperaba un poco de humildad. Un más "no debimos usar los atajos" que un "no nos quedó más remedio que usar los atajos" cuando llevaban mandando en Andalucía más de 20 años. Faltan más piezas pero los realmente beneficiados no son los trabajadores. Son los empresarios que aprovechaban las subvenciones para "limpiar" plantillas y el dinero de formación para acallar protestas de los sindicatos, que también tienen mucho que decir en estos casos en los que deberían haber fiscalizado la limpieza de los ERE y denunciado los casos fraudulentos.

    Aquí seguimos mirando a otro lado cuando la incorrección (o irregularidad, o delito) lo cometen los nuestros. Y nos olvidamos que los nuestros no son las cúpulas de los partidos. Son las compañeras y los compañeros que cada día se dejan la vida para mantener un sistema injusto y a quienes las empresas se lo premian con falsos ERE. "A la puta calle" que decía el director en Cámara Café.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 24/11/19 11:28

    "Ignoriato Ellenchi: "Falso razonamieno" Sofisma o falacia "IgnoratioElenchi" Se traduce como ignorancia de la causa - […] - conclusión Irrelevante- . La falacia "Ignoratiio Elenchi- se traduce como ignorancia de la causa' [….]"Tiende a probar el punto equivocado en ocasiones en ocasiones de una forma intencionada para distraer la atención de un asunto particular hacia otro punto que puede. o no, estar relacionado con el tema tratado, pero que , por algunos matices o relaciones puede confundir al interlocutor o auditorio, desviando la atención sobre el tema tratado..."Por cierto "OtrosiDigo::- "Asi como muy dado a ello, el llamado "TOTOFREDO-GRINGO" con sus "Acrónimos Guarros"...Saludos ...El Diablo Cojuelo... PD: Enviado a Editar a laa 11,36 h. a/,m "Estimados moderadores: "Es para hoy" -Muchas Gracias- !!!

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    0

  • cea cea 23/11/19 17:05

    para no desbarrar;lo de los ERE es una golfada,sin paliativos.Pero digamos algo más
    1-Como expresa en dos soberbios artículos Javier Perez Royo ,imputar por prevaricación a los expresidentes parece más una venganza que un fallo judicial,hasta el punto que el catedrático de Constitucional insta a Chaves a querellarse contra los 3 magistrados de la Audiencia de Sevilla
    2-Parece que en la sentencia hay párrafos calcados de la instrucción de Alaya y hay que recordar ,y ésto no es una opinión, que cuando Alaya sacaba a la luz pública alguna parte del sumario,siemnpre ,casualmente ,había elecciones o algún suceso del PSOE de Andalucía.3- A ninguno de los políticos relevantes del caso se les atribuye el llevarse un solo euro.4- de los 680 millones del litigio ,lo que se despistó estáen torno a los 118 millones,es decir ,menos del 3%; 5- que de esos 118 millones no todo fueron putas ,drogas y alcohol sino parte ,y es una golfada,fue a parar a intrusos a los que hay que intentar que devuelvan la pasta cobrada torticeramente;6- el 90% fue legal y al bolsillo de tyrabajadores de empresas en cierre o con ERES ;7-abrevio ,no es el mayor escándalo de corrupción de Europa como dice el PP,ellos ,mejor que nadie conocen la corrupción como Partido;8-A lo largo de las 1700 y pico páginas no aparece el PSOE como beneficiario,NUNCA;9- Pedro Sánchez entonces no pintaba nada en el PSOE,simple concejalito de Madrid,de Madrid,sí,pero concejalito;10- Si el Sr Maroto tuviera dignidad estaría callado porque corrupción es como obtuvo su acta de Senador por Castilla y León sin tener pajolera idea de esa tierra y no tuvo cojones para presentarse el 10N por Vitoria poruqe sabía que se quedaría sin sueldo público.Amén






































    Para no desbarrar; lo de los ERE ha siso una golfada




    p

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • chono chono 23/11/19 15:58

    Vale. Pero, ¿qué es eso comparado con la "AFIRMACIÓN EXPRESA" del sr Guindos, en mayo de 2012, de que las ayudas a la Banca "no iban a costar ni un euro a los contribuyentes españoles". Ahora, nos enteramos de que ese "ni un euro" nos va a costar "sólo" 45.000 millones (casi 1.000 euros por ciudadano inscrito. Al parecer, se puede MENTIR, y ENGAÑAR IMPUNEMENTE A LOS CIUDADANOS de un Estado en un "asuntillo" de 45.000 millones de euros. Pero dilapidar 650 millones en Andalucía es GRAVÍSIMO. Pues, ¡qué bien". Y no soy del PSOE.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • AGFueyo AGFueyo 23/11/19 10:42

    La Corrupción del PSOE andaluz no es sino la constatación del amiguismo, clientelismo y sistema de "chiringuitos" que el PSOE ha ido creando a lo largo de este tiempo de democracia en España. Lo de Andalucía se ha descubierto y se ha investigado, al igual que se investigó la corrupción y las barbaridades realizadas por el Gobierno de Felipe González. Pero aún boquean esos clientelismos en muchos otros lugares, donde no se acaba de poner remedio. PP y PSOE han tejido una red clientelar corrupta que ojalá acabe desarticulándose algún día en su totalidad. Por otra parte, no puede dejar de sorprenderme que en muchos medios de comunicación se describan las sentencias de los ERE como "duras". Semejante latrocinio del dinero de todos merecería penas de cárcel inmensamente superiores. Si para toda esa morralla política el dinero es lo más importante, las penas por corrupción de carácter económico deberían ser acordes a su importancia.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    7

  • Esdaquit Esdaquit 23/11/19 08:27

    De acuerdo con lo que sostienen bastantes de los comentarios sobre este artículo de Jesús Maraña: que corrupción es corrupción y que lo mismo da el destino del dinero defraudado. Sí... pero no. Hay algunas diferencias fundamentales entre los ERE y la caja B, la Gurtel o el "aceite de Redondela". Unos lo han robado para repartirlo fraudulentamente y otros para sacar beneficio propio en el reparto, golferías aparte, que las ha habido tanto en el Psoe como en el PP. El factor común de la corrupción es el poder impune o la impunidad del poder. Y el primer ejemplo, el más significativo, lo tenemos en quien ostenta u ostentó la jefatura del Estado y de los tres ejércitos. No hay que olvidar tampoco el elemento de las puertas giratorias, común denominador del bipartidismo. Lo que falta es control ciudadano sobre los políticos, que utilizan sus votos con la misma arbitrariedad con la que deciden sus sueldos y demás prebendas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • Esdaquit Esdaquit 23/11/19 08:27

    De acuerdo con lo que sostienen bastantes de los comentarios sobre este artículo de Jesús Maraña: que corrupción es corrupción y que lo mismo da el destino del dinero defraudado. Sí... pero no. Hay algunas diferencias fundamentales entre los ERE y la caja B, la Gurtel o el "aceite de Redondela". Unos lo han robado para repartirlo fraudulentamente y otros para sacar beneficio propio en el reparto, golferías aparte, que las ha habido tanto en el Psoe como en el PP. El factor común de la corrupción es el poder impune o la impunidad del poder. Y el primer ejemplo, el más significativo, lo tenemos en quien ostenta u ostentó la jefatura del Estado y de los tres ejércitos. No hay que olvidar tampoco el elemento de las puertas giratorias, común denominador del bipartidismo. Lo que falta es control ciudadano sobre los políticos, que utilizan sus votos con la misma arbitrariedad con la que deciden sus sueldos y demás prebendas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Republicano1944 Republicano1944 23/11/19 06:51

    Me fastidia el periodismo mercenario, cautivo aún de la censura franquista. Este periodismo que insiste en no llamar fascista a la derecha, heredera del fascismo asesino, y que sigue sin llamar fascista a esta mafia vaticana, cúmplice de tantos miles xde asesinatos y crímenes del fascismo genoicida.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    11



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.