x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la tramoya

Primavera latinoamericana

Publicada el 29/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 28/11/2019 a las 20:28
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Latinoamérica parece estar explotando. A la secuencia de estallidos locales se la ha llamado “octubre rojo” o “primavera latinoamericana”. Las chispas han sido diversas. En Santiago de Chile, la subida de 30 pesos del billete de metro. En Ecuador, el aumento repentino de los precios de los combustibles, controlados por los subsidios gubernamentales. En Bolivia, el fraude electoral que hizo perder las elecciones a Evo Morales. En Colombia, el “paquetazo” de medidas neoliberales del presidente Iván Duque.

No hablamos de Nicaragua o de Venezuela, que son dos dictaduras y están a punto de ser dos estados fallidos. El caso venezolano, además, aporta mayor complejidad al problema, porque tanto Colombia como Ecuador son receptores de los 5.000 venezolanos que cruzan la frontera cada día en un exilio solo comparable al sirio, sin guerra ni desastre natural ni ningún otro motivo que no sea la ineptitud de Maduro para mantener la economía del país.

Sea por un motivo o por otro, la gente ha tomado las calles. Y no precisamente en paz. Han quemado coches, han atacado a la policía, han saqueado negocios y han intentado ocupar los lugares en los que habitan los demonios, que son los parlamentos, los bancos, los palacios, las sedes de los medios. Ha habido muertos en todos los casos. Unos 30 en Chile y otros 30 en Bolivia. Al menos ocho en Ecuador y otros siete en Colombia. Las revueltas tienen un contenido claramente social y reivindicativo. Y van más allá del precio de la gasolina, del billete de metro o de la cesta de la compra. Son una genuina manifestación de pulsiones latentes en la población, muy parecidas a las que originaron en Europa movimientos y partidos como Syriza o Podemos.

Aunque cada país guarda algunas peculiaridades locales, son tres las palancas que parecen estar moviendo la protesta. En primer lugar, la percepción de una enorme injusticia social. Los países de América Latina se sitúan en los puestos de cola en el ranking de la desigualdad. Pasear por las calles de los centros de Santiago, Quito, Bogotá o incluso La Paz, con sus restaurantes plenamente homologables a los de Madrid o París, y luego contrastar con la impresionante pobreza de los suburbios, basta para comprender la indignación popular.

La segunda causa compartida es la impresión colectiva de una corrupción endémica entre las elites, especialmente las políticas. Y la tercera, derivada en parte de las anteriores, una desconfianza generalizada con respecto de la política y los políticos. Latinoamérica, también con algunas diferencias entre países, puntúa muy alto en desafección, con tres tercios de la población, aproximadamente, que dicen no confiar en la política.

De seguir un patrón similar al europeo, estos movimientos semirrevolucionarios, en buena parte repentinos y horizontales, con un liderazgo muy difuminado y que se organizan bien gracias a las redes sociales, deberían con cierto tiempo generar nuevos protagonistas, que podrían incluso convertirse en personajes de las respectivas políticas nacionales. Iglesias, Tsipras, Melenchon o Grillo son resultado de la indignación por la desigualdad, por la corrupción y por la percepción de inoperancia de la vieja política. Igual que en Latinoamérica. Esa es una posibilidad.

Pero también hay otra, compatible con la anterior: de seguirse el mismo patrón allí que aquí, basta mirar cómo son años después los parlamentos europeos, con una fuerte presencia de la extrema derecha. En Brasil ya gobiernan los fascistas. En Bolivia, interinamente, también. Si los moderados latinoamericanos –de derecha o de izquierda– no son capaces de hacer las reformas necesarias para reforzar el papel del Estado, para luchar de verdad contra la corrupción y para fomentar la igualdad y la justicia social, entonces lo más probable será que buena parte de la población se sienta atraída por la narrativa ultranacionalista, autoritaria y racista. Las revueltas están anunciando que tal fatalidad podría llegar pronto.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

13 Comentarios
  • Orlinda Orlinda 29/11/19 18:56

    Además de Uruguay como dice Gusalo te olvidas Arroyo también de Francia: 2 muertos, 2.448 heridos, 315 manifestantes con heridas en la cabeza, 24 que perdieron un ojo, 5 que se quedaron sin una mano…
    Las “percepciones” e “impresiones” coinciden en distintos países, son de gente que percibe que aún trabajando es difícil llegar a fin de mes en el mejor de los casos, teniendo sanidad y educación cubiertas. Y tiene la impresión de que estas y otros derechos están en riesgo y desconfían de democracias que no consiguen evitar que la desigualdad económica y social aumente.
    En Chile “La mayoría de quienes apoyan la protesta son familias trabajadoras para las cuales la vida se ha vuelto cada vez más cara” –Pablo Ortúzar- “y que deben soportar vivir en barrios inseguros, trasladarse horas en condiciones de ganado para llegar al trabajo, usar créditos de consumo para llegar a fin de mes y hacerse cargo de abuelos con jubilaciones miserables”.
    La solución la pones bonita, Evo Morales perdió las elecciones -falacia absoluta- lo posible es apelar a los moderados latinoamericanos -de derecha o de izquierda- a hacer reformas. Esto es, recurrir a la conciencia, al altruismo a que comprendan la necesidad de justicia social -a que no sean egoístas, como dice Contreras- de los mismos que llevan décadas saqueando o cuando menos son partícipes, pretendes que de pronto se iluminen y vean la necesidad de una democracia que trabaje por la justicia ante el riesgo de la extrema derecha, la que más y mejor sirve a sus intereses, ¿es una broma, no?
    O ves otra posibilidad, (de qué tú sabrás) que los revoltosos encuentren un líder como Tsipras. Eso. Generar protagonistas moderados que también van a conseguir reformas para mejorar.
    Quizá es otra cosa lo que está explotando, que no Latinoamérica.

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    5

  • Cuco43 Cuco43 29/11/19 16:47

    ¿Y lo de "Primavera" a qué viene?
    ¿Ya no recuerda nadie la coña de lo de la "Primavera árabe"?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • AnaMile AnaMile 29/11/19 14:19

    Interesante artículo aunque me gustaría resaltar que las manifestaciones en Colombia sí se hicieron de forma pacífica. El 21 de noviembre durante todo el día no hubo un solo disturbio. Los problemas llegaron al caer la tarde con la represión de las fuerzas del ESMAD (Antidisturbios del país)
    Hubo vándalos contratados para sembrar miedo y algunos encapuchados que decidieron destruir vitrinas y el principal medio de transporte de Bogotá, pero es un número ínfimo frente al cerca de millón de colombianos que marcharon pacíficamente, así que por favor no nos meta a todos en el mismo saco que en nuestro país, eso puede costarnos la vida.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • GRINGO GRINGO 29/11/19 13:34

    No sé si en Latinoamérica dará mejores resultados "la moderación que les receta Luisito", como sea igual que aquí, no les arriendo la ganancia.

    Con "buenos modales, negociando, pactando, rezando.....", ni aquí, y menos allí se ha conseguido, ni se conseguirá NADA aceptable.

    Las mejoras sociales siempre se han conseguido "a cara de perro", porque el que detenta el poder, aquí, y en latinoamérica también, todos ellos "muy cristianos", se pasan por el forro de los cojones las condiciones de vida de sus ciudadanos, hasta que revienta la olla.

    Complemento ideal de sus malas condiciones de vida suele ser "la ignorancia", y por ése y otros motivos, países como Brasil, Colombia, Bolivia, Argentina, etc,etc,etc, votan y siguen votando a personajes tan nefastos, tan nefastos como Maduro, que lo es tanto como los otros, o son mejores los Bolsonaro, Macri......, aunque no hay que ir tan lejos para ver semejantes espectáculos, aquí tampoco nos libramos de "los efectos de tanta y tanta moderación".

    Son siglos de retraso y se palpan en las condiciones de vida de ésa gente, lo extraño es que no hayan reventado antes...

    Ahora que han reventado, les tocará oír que son "populistas, chavistas, bolivarianos, stalinistas, leninistas, mediopensionistas", todo importado de la madre patria, que aquí tenemos de todo.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    1

  • CinicoRadical CinicoRadical 29/11/19 13:21

    No comparto su punto de comprensión de lo que acontece "Primavera Biliviana" vaya ! coincide con los opositores" Mesa y Camacho niegan el "golpe de Estado" y atribuyen la dimisión de Morales a la "primavera boliviana" "... Prima qué ? América para los americanos" no es solo propaganda. La corriente golpistaevangélica recorre de norte a sur América.Los logros ,gracias en gran parte a la política de Morales en Bolivia,o de Chávez en Venezuela,Correa en Ecuador,con resultados claros en el reparto de la riqueza,No gusta que triunfe en los neoliberales otra política que no sea la Establecida No es posible..Por consiguiente".Fake news" mentiras y su actuación posterior sobre mentiras.El Imperio sabe de eso.La OEA,ha dicho qué ? y se lo cree ? lo ha contrastado? Yo he leído
    otras interpretaciones y noticias al respecto de la OEA, y su papel..ón..No ha mucho el futuro de la socialdemocracia se ,dirimía en sur américa?Penoso.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • Atea Atea 29/11/19 09:53

    Tremendo. Según el sr. Arroyo, la percepción de una enorme desigualdad social es culpable de todos esos muertos en Latinoamérica. Unos muertos quemacoches y violentos que enlaza con Syriza o Podemos y que darían como resultado "personajes" como Iglesias. Venezuela peor que Siria y a punto de extinguirse y no se olvida de mencionar la mezcla entre restaurantes michelín y suburbios que solo ocurre en Bolivia o Colombia y aquí de eso no tenemos. No vamos a mencionar las tres mil o cañada real que es el suburbio más grande de toda Europa. De los millones de personas que han salido de México creo que se olvida.
    Y cuidado con esos movimientos porque igual van a Podemos que a la ultraderecha y menos mal que están los "moderados" de aquí y de allí para solucionar el cotarro.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    6

  • ArktosUrsus ArktosUrsus 29/11/19 08:58

    Sobre el último párrafo de su artículo, señor Arroyo, estoy muy de acuerdo con su planteamiento. Los tibios nunca ofrecen soluciones porque de puro equidistantes se convierten en inútiles. Cuando todo va bien, se puede ser tibio, moderado, compaginador. Pero cuando las cosas van mal, no queda sino ponerse radicalmente del lado de los que sufren. En España hemos visto como la "moderación" del PSOE ha servido para que se descontrole la extrema derecha. Cuando las cosas se pueden solucionar, aunque sea metiendo la mano en el cajón de los poderosos, hay que solucionarlas. Paños calientes sirven para una contractura, pero no para una herida que se desangra. La socialdemocracia ha sido barrida del mapa europeo, salvo allá donde, por ejemplo Portugal, se ha puesto del lado de los que necesitan ayuda del Estado. Ojalá nuestro PSOE lo entienda y se deje de mirar nostálgicamente a una abstención de la "derechita cobarde" si se convierta de verdad en un martillo pilón contra las injusticias. Empezando por la Reforma Laboral y la Ley Mordaza. Hay mucho trabajo y no es el tiempo de ser moderado sino de atacar la raíz del problema: la codicia de quienes más tienen dispuestos a quitarle el penique al niño que sólo quiere alimentar palomas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    3

    • Isa. Isa. 29/11/19 16:16

      Y a Zetapé en qué grupo lo asigna. Me pregunto.

      Porque, no hay lugar a duda, que es el moderado por excelencia del PSOE. Por ese motivo, por su talante, es precisamente un imprescindible para mì, en momentos convulsos. Discrepo en ese sentido de su comentario. Creo que es más pragmática la serenidad para la toma de cualquier decisión que implique la posterior actuación.

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      5

      • Isa. Isa. 29/11/19 16:18

        La primera etapa de Zetapé fue sublime en logros.

        Responder

        Denunciar comentario

        1

        5

  • BASTE BASTE 29/11/19 08:49

    Otro panfleto infumable de este juntaletras.Solo ve problemas donde están presentes los intereses del imperio.Se atreve a poner, en la misma bandeja, a la izquierda progresista de este lado del atlántico con los problemas de los países latinoamericanos,eso sí,olvidando a Mexico o Brazil,por poner dos ejemplos.Osa hablar de problemas de injusticia de desigualdad social desde un país en el que hay quien gana en un minuto,más que muchos pendionistas o trabajadores en precario en un año.Y la comparación de Madrid y París es de libro (solo recordar el Pozo del tío raimundo o la vandeé)No digamos el mentar la corrupción política desde un país con Eres,Gurtels,Púnicas y demás sin fin de asuntos de ese pelaje.Y llega al insulto (clásica salpicudura de barro) con sus insinuaciones sobre Iglesias,,Grillo,Tsipras y demás.Y, por último,sacar al coco voxiferando,para,subliminalmente,justificar y ensalzar a su partido,al que tiene buen cuidado de no nombrar en ningún moimento.DELEZNABLE

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    5

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 29/11/19 08:02

    Muy interesante columna.
    Racismo o mâs bien "racismo"?, prefiero poner comillas por prudencia ante tamaño palabro. Ademâs de Brasil veo "racismo" en Bolivia por la polarización entre La Paz indígena y Santa Cruz mâs blanca pero no en Chile o Colombia por ejemplo.
    Apuntar que quedan islotes muy distintos entre ellos pero que comparten una buena estabilidad: Cuba, Costa Rica, Panama, Perú, Paraguay, Uruguay y Argentina, estos dos últimos ademâs son ya democracias muy virtuosas.
    Según los analistas en Chile el núcleo de la protesta no estâ en los mâs desfavorecidos sino en las clases medias. Por otra parte noto que de momento nadie pide la interrupción de elecciones.

    Pero tienes razón: Latinoamerica estâ convulsa. Pero también podemos tener esperanzas de que algo bueno salga de todo esto...
    Y una pregunta: tu crees que en las próximas elecciones brasileñas podría volver Lula?

    Responder

    Denunciar comentario

    3

    5

  • Gusalo Gusalo 29/11/19 00:24

    Estoy de acuerdo con el contenido en general del artículo o al menos no tengo datos que lo contradigan. Sí hay alguna expresión que no me cuadra con lo que conozco (casi todo a través de la radio): 
    La revuelta en Bolivia –si no estoy mal informado– no ha surgido por un “fraude electoral” que aún está por demostrar. Más bien tiene toda la pinta de un golpe de estado. Ya no entro en si están –o hasta donde están– metidas las pezuñas estadounidenses; pero el hedor a pinochetazo llega hasta aquí.
    Tampoco se puede exigir que cada vez que se menciona a Venezuela y a Nicaragua se mencionen todas las dictaduras que en el mundo son o han sido; pero Honduras está tan cerca de Nicaragua (incluso de Venezuela) que sorprende que nunca se la mencione cuando se habla de las dictaduras de la zona.
    Por lo demás, repito, de acuerdo con  el contenido del artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    4

    • Gusalo Gusalo 29/11/19 00:57

      Corrijo el inicio del 2º párrafo:
      “La revuelta en Bolivia […] no ha surgido por un “fraude electoral”, que aún está por demostrar, sino por lo que tiene toda la pinta de un golpe de estado”.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.