x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




¡A la escucha!

La soledad de un banco

Publicada el 30/11/2019 a las 06:00 Actualizada el 29/11/2019 a las 13:49
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios


A Mercedes la soledad le pesa. Cada día se levanta sola, desayuna sola, se viste sola, sale a pasear si el tiempo de Bilbao lo permite sola, vuelve a casa y cocina sólo para uno, porque no hay nadie a quien invitar. Ve la tele sola, echa la siesta sola, merienda si tiene ganas sola, y así deja pasar la tarde hasta la cena, que volverá a hacer sólo para un comensal, porque a cenar, tampoco vendrá a verla nadie. Y así un día, tras otro, tras otro... Mercedes tiene 88 años, no tiene hijos, ni hermanos, sí tiene sobrinos, pero casados, con familia y van a verla muy de vez en cuando. La soledad mata, asegura ella. La soledad es la peor compañera cuando te haces mayor, la que más pesa, la que más duele, la que te hace sentirte más viejo y más aislado. Las horas vacías duelen, dice Mercedes, más que los años, más que la artrosis, más que las dolencias físicas. La soledad te va comiendo, asegura.


Y es curioso porque mientras Mercedes se lamenta de no tener a nadie con quien compartir su día a día, su estatua, hiperrealista, se ha hecho famosa en Bilbao y en España. Su expresión cabizbaja, con la mirada perdida, con un reloj en la mano, ha conmovido a mucha gente. Transmite efectivamente tristeza, soledad, y curioso, somos así, su estatua ha sido acariciada, tocada, retratada cientos de veces en esta semana, mientras la Mercedes real sigue igual de sola.


Aquí alguna vez ya he hablado sobre esto, sobre cómo nuestro tipo de relaciones está tejiendo una sociedad hiperconectada, con miles de contactos y con conversaciones en la red con gente que vive en el otro lado del mundo, pero, en cambio, nos encamina hacia un aislamiento y una soledad que asusta. El caso de Mercedes es el de muchos otros ancianos a los que la vida, la muerte de tu compañero, los años, han ido dejando solos. Cinco millones de personas viven así en España, dos millones son mayores de 75 años. Pero ellos no son números. Tienen nombre.


La estatua de Mercedes es parte de una campaña de sensibilización y visualización de una realidad que está en nuestras ciudades. Que la vemos todos los días, pero que la ignoramos. Es curioso porque ver una señora sentada en un banco no es extraño. Ha sido la quietud de esa mujer la que ha llamado la atención. Cuando grabamos la estatua de Mercedes, el jueves pasado, con más de un curioso acercándose a la figura, tocándola, no muy lejos, dos bancos más allá, en el mismo parque, había un hombre, con su capucha, solo también, haciendo un crucigrama sin que nadie reparase en él.

El gran reto de este siglo va a ser afrontar el mayor envejecimiento de la sociedad. Cada vez viviremos más, con mejor salud probablemente, pero quizás también, más solos. La estatua de Mercedes es parte de un proyecto de la Fundación BBK que se va a poner en marcha a partir de 2020 y que tiene varias líneas de actuación, como la detección de personas aisladas, atención personalizada y algo que me ha llamado poderosamente la atención: una escuela para prevenir la soledad. Desde la Fundación no han dado muchos más datos, la primera acción estaba centrada en llamar la atención con esa escultura de Mercedes. Pero rastreando he localizado otras medidas puestas en marcha en otros países. En Plymouth, en Reino Unido, un colegio de secundaria ha abierto su comedor para que un jubilado de 86 años coma con los chavales, al menos cuatro veces por semana. Vive cerca de la escuela, profesores y vecinos le conocen, es un rostro conocido del barrio dicen. Hace 6 años se quedó viudo y la soledad, como a Mercedes, le iba matando poco a poco. Dice que ama el ruido, la compañía, estar con gente. Ir al colegio y sentarse a la misma mesa que los alumnos o los profesores le da la vida. Tiene gente con la que compartir lo que le ha pasado ese día, gente también a la que escuchar, incluso si alguno es listo, sabrá pedirle consejo.

Es una solución a medida, desde luego, pero activada porque alguien detectó que este hombre, Cyril, andaba demasiado tiempo solo y necesitaba compañía. Hay mil soluciones seguramente igual o más ingeniosas que plantear para este problema, nosotros somos una sociedad de vivir en la calle, de barrio, de conocernos, de saludarnos, aunque lo estemos perdiendo. Se trata simplemente de abrir los ojos y la mente y de buscar soluciones. Que no venga una estatua a recordarnos que la soledad está sentada en el banco del parque.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

8 Comentarios
  • irreligionproletaria irreligionproletaria 30/11/19 17:51

    Creo esencial definir: soledad y una vez definido, hay que distinguir entre deseada y sobrevenida.

    En referencia a Valldigna, mi concepto de independiencia, no considera 'esa compañia reiterada del pueblo' La independencia, es fundamental en la vida de personas, de caracteres semejantes al mío.

    Ha quedado claro que la financiera de un banco, invierte y llama la atención del resto de la sociedad, sobre LA SOLEDAD DE LOS MAYORES: ¿cómo dice?

    Desconozco la edad del, o la, creativo que ha diseñado semejante reclamo para promocionar la inversión con el objetivo que fuera o fuese en la entidad bancaria que lo compra; no cuenten conmigo para conmoverme y requerir sus 'servicios'

    Cada cual, somos consecuencia de nuestras vivencias. He encontrado en la UCM, gente muy joven, absolutamente mas sola que yo. Ingresé en el programa especial para Mayores de la UCM, cuando por IL, tuve que jubilarme.

    Desde 2010, en el 2º Ciclo de la UCMayores, tengo mas ocupaciones que muchos jóvenes y no tan jóvenes y mas inquietudes, por supuesto. Pero, lo mas absurdo es personalizar y ya lo he descrito bastante. Ahora quiero preguntar:

    - ¿Cuantas personas 'mayores' consultadas les han dicho que se sienten 'solas'?
    Es facil, si son válidas, hay centros de todas las actividades (para jóvenes y adultos, es bastante mas complicado, pero el trabajo, también puede ser un lugar de encuentro, contra la soledad)

    - Creo, seguramente es por las personas con quienes me relaciono, que los mayores, defendemos nuestra independencia, con uñas y dientes, mas que lo pudimos hacer con anterioridad, es un hecho. Desconozco personas que vivan solas, que deseen compartir su vida con nadie.

    'La soledad sentida' no es física, es la manifestación de un vacio interior. Y eso, no tiene edad, amiga.

    Otro tema es que tengamos limitadas las facultades físicas y procuremos que los trabajos que nos garanticen poder atender todas las necesidades cotidianas, los contratemos, cuando las posibilidades económicas lo permitan y para ello nos organicemos; o, en muchos casos, sean los ayuntamientos los que -en parte- coadyuven a cubrir esas necesidades.

    No refiero -en ningún momento- incapacidades mayores/dependencias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • MASEGOSO MASEGOSO 30/11/19 14:35

    ¿Soledad? Si, ciertamente se está solo, pero ahí es donde la persona puede meditar y escapar de la soledad.
    Los que habitamos ciiudades estamos más solos que los que habitan pequeñas poblaciones donde, como apunta Valldigna, todos se conocen y se vive en la calle y donde las conversaciones que, posiblemente, redunden sobre los mismos temas se van extendiendo, alargando y llegando a conclusiones dispares o no. Siempre son amables, siempre tienes el consenso que ni la política puede romper.
    Eso es alargar la vida de la misma manera que, nosotros, con nuestros comentarios alargamos la nuestra.
    Salu2 osasuna2 para todos, los que camináis, acompañados y los que no.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • zurdo zurdo 30/11/19 09:59

    Muy buen artículo, como siempre pero echo en falta el cuestionamiento de que sea un banco o su fundación quien haya promovido sensibilizarnos con la estatua de Mercedes. Tengo 70 años y ayer me llamaron del Banco Santander donde tengo domiciliada mi pensión para ofrecerme un seguro de atención domiciliaria, un seguro para cubrir, en caso de ser dependiente, hasta donde no llegue la ley de dependencia y....su intención era seguir ofreciéndome más seguros de este tipo di no le hubiese parado con mi afirmación de que yo seguía luchando y defendiendo una solución para estas cosas que fuesen resueltas por leyes de justicia social y por una vida en la que el centro seamos las personas y no intereses financieros....no será este el objetivo de la estatua???

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    10

    • M.T M.T 30/11/19 10:21

      ¿ Solidaridad de la banca o negocio con las necesidades del prójimo?
      Un seguro tras otro y tras el siguiente ¿ no es indignante? A mí me lo parece. Libre comercio, eso sí. Y mercadería también.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      6

  • Valldigna Valldigna 30/11/19 09:10

    Valldigna.Un placer leerte todos los Sabados .Claro que existe muchísima soledad con los mayores, sobretodo en las grandes ciudades.Una ventaja muy grande es vivir en puebos donde todos se conicen y la vida se hace en la calle y los vecinos estan al tanto de unos con otros.Los pueblos son mas humanos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • M.T M.T 30/11/19 08:18

    Sí Helena: la soledad de un banco, la soledad en un banco, una imagen muy lograda en la escultura, impactante por lo que simboliza y representa y la señora modelo y sola. Un signo de los tiempos y tal vez de todos los tiempos. La soledad: estar solo, sentirse solo, la soledad buscada, la de la compañía... ¿ Es un sentimiento?
    También preocupa como problema sanitario: ¿ dentro de la Geriatría y solo ahí?
    Sin duda: más acuciante en la vejez: desvalimiento.
    ¿ Soluciones? las mismas curas necesarias ante la insolidaridad y el individualismo. Un signo de los tiempos y de nuestras sociedades.
    Gracias, Helena, por tu artículo: manifestación y grito solidario.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • paco arbillaga paco arbillaga 30/11/19 07:52


    Y la gente va a visitar, a retratar a la estatua que hay en el banco, incluso intentan hablar con ella. Si en vez de la estatua estuviera Mercedes en persona, probablemente no se le haría ningún caso. Así funcionamos. A veces preferimos la ficción a la realidad. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    7

  • TURACA TURACA 30/11/19 00:14

    Soluciones habría muchas pero hay que organizarlas y ese trabajo no da lustre social,parece.
    Algunas ideas: actividades en bibliotecas, reuniones en casinos, acogida de estudiantes (beneficio mutuo), acogida de refugiados, colaboraciones en centros educativos, colaboraciones de jubilados con preparaciones específicas, asignatura en bachillerato de convivencia con prácticas puntuables... seguro que se os ocurren más.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    10

 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.