x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
¡A la escucha!

Hagamos que sí merezca la pena

Publicada el 21/12/2019 a las 06:00
“No merece la pena tanto esfuerzo”. Es la demoledora respuesta que dan los estudiantes de Bachillerato cuando les preguntan por qué descartan elegir carreras de ingeniería o de ciencias, las conocidas como las STEM. Esta semana se han publicado los datos de matriculaciones en este tipo de carreras: han caído un 30% en los últimos 20 años. Los rectores se han puesto nerviosos y han convocado reunión de urgencia para saber por qué no atraen a los chavales a este tipo de formaciones cuando son las carreras más demandadas y más que lo van a ser en el futuro.

Algo en la cultura de nuestros estudiantes ha debido de cambiar en estos últimos años: esa frase de "estudia, esfuérzate porque eso al final tiene su recompensa" se ha convertido para ellos en una falacia. La tasa de paro juvenil, la precariedad laboral, los contratos basura que a toda una generación le ha tocado comerse porque la situación era la que era, ha tumbado verdades tan absolutas como las que nos repetían a nosotros y que nosotros hemos intentado repetir a nuestros hijos convenciéndoles de que, a pesar de lo negro que pinta todo, efectivamente si te esfuerzas y trabajas, lograrás progresar. Pero por mucho que lo hayamos dicho con más o menos convencimiento en estos últimos años hay que admitir que esa afirmación ha resultado no ser del todo cierta. Hincar codos, estudiar, aspirar y trabajar por subir nota en Bachillerato no es sinónimo de lograr un futuro más prometedor.

Y al final optan por lo más sencillo: si con esto me garantizo mejor sueldo, ¿para qué tirarme años de estudios, nervios de exámenes finales, horas y horas de biblioteca y de noches en vela? ¿Para qué si al final voy a cobrar una miseria?

Y el resultado es que perdemos talento, a raudales, únicamente por una cuestión de motivación. Y esto es clave siempre para lograr tirar hacia delante. La ilusión te mueve a mejorar, creer que tu mejora laboral pasa por una mejor preparación es el motor para hipotecar fines de semana o fiestas metido en un cuarto estudiando o preparando trabajos de decenas de hojas. Si vislumbras una meta real logras seguir empujando del carro, tirando hacia delante.

En los últimos años me han invitado varias veces a impartir charlas en colegios a los alumnos de primero de Bachiller, para que les contara en qué consiste nuestro trabajo, qué hacemos los periodistas, cómo ha sido mi carrera, qué estudié, cómo logré un trabajo. Es el año en el que más o menos tienen que empezar a pensar qué van a hacer, por dónde tirar, qué les gusta hacer. Siempre arranco la charla con la misma frase: “Si vuestro objetivo en esta vida es haceros rico, ganar mucho dinero, os habéis equivocado de aula. En la de enfrente os van a hablar de otras profesiones en las que sí ganaréis mucho dinero pero quizás no seáis tan felices”. Esta profesión es una cuestión de vocación. Y he de decir que alguno se ha levantado. Pero lo más frustrante ha llegado en el turno de preguntas porque, efectivamente, la pregunta más repetida era si trabajar en medios era una forma de ganarse la vida que te permitiera tener un sueldo más o menos decente. No todos lo consiguen y en esta profesión, como en muchas otras, para ellos y para los más veteranos, la precariedad se ha convertido en la espada de Damocles que acaba con cualquier motivación, vocación o ilusión por avanzar.

Así que revisemos pronto dónde están las causas de esa huida de matriculaciones en profesiones necesarias y demandadas porque luego nos pasará como Alemania, que le faltan trabajadores cualificados y ha tenido que ir a buscarlos fuera. Alguien vaticinaba que si no invertimos esta tendencia, nos descolgaremos, una vez más, de la revolución 4.0: sin ingenieros, matemáticos, químicos, no será posible que España se suba a ese tren. Y es realmente frustrante porque tenemos una generación de jóvenes con ideales y compromisos fuertes, como hemos comprobado en la Cumbre del Clima, con una conciencia social mucho más amplia y justa que la nuestra, pero con una falta de motivación creciente y es un peligro acabar teniendo a toda una generación que cuando llegue a la edad adulta, a la edad de tomar decisiones, de generar progreso, de construir una sociedad plural, le falte preparación porque nosotros no supimos generarle esa inquietud.
Más contenidos sobre este tema




18 Comentarios
  • Zapehc.com Zapehc.com 22/12/19 14:16

    He leído opiniones y respuestas.
    Todas, como norma de este país, con la visión local geográfica y temporal. En esa línea, aquí va la mía.
    Tengo 66 años, con 61 quedé en el paro. Pasé de un trabajo de 6000€/mes a 1200€/mes. Evolucioné una vez más en mi trabajo y actualmente estoy con 2000€/mes más jubilación activa.
    Dos hijos con FP trabajando y conociendo inglés. Les costó ir evolucionando de trabajos básicos a sus intereses. Llegaron.
    La formación, el conocimiento y el compromiso con uno mismo, que siempre conlleva esfuerzo, dan frutos ( a lo mejor no lo esperado o lo que uno cree que merece), pero siempre ayudarán a seguir caminando; la vida es larga.
    Buscar una fórmula magistral para vivir y tener "éxito" tanto hoy, como ayer y mañana... Siempre es unas idiotez (con perdón).
    (Es mío opinión ¡Claro! Hoy día también se aclara esto).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Jon Leoz Aizpuru Jon Leoz Aizpuru 21/12/19 18:07

    Este es un artículo escrito por alguien que adora esas materias, olvidando la importancia de las materias humanas. Esta sociedad está muy necesitada de filósofos que crean opinión y tendencias de vida enseñándonos y recordándonos contínuamente la importancia del trato humano, políticos capaces de liderar nuestros pueblos, regiones y países usando las capacidades de aquellos que han estudiado y trabajan en ingeniería, medicina, arquitectura...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 21/12/19 14:23

    jorgeplaza, te he respondido en el articulo La conciencia del límite que no había tenido el tiempo de leer, ayer.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • micanuto micanuto 21/12/19 13:09

    Yo a mis nietos, an niños les suelo decir. Estudiar, así sabréis cuando alguien os quiere engañar y si no tenéis más remedio que hacer algo, al menos que sepáis si esta bien o esta mal.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 21/12/19 10:54

    Sin darle máas importancia de la que pueda tener, creo que el profesorado de ciencias y matemáticas, por lo menos buena parte de él, ya desde la enseñanza primaria, debería revisar las maneras en que pretende enseñar esas materias. Hay profesores que las hacen parecer mucho más difíciles de lo que son, especialmente, pero no solo, en la secundaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    7

    • Hammurabi Hammurabi 21/12/19 11:56

      No hace muchos días en la televisión, comentaron que Singapur exportaba su método de estudio otros países. Un método que está basado en el para qué. En mi época tenía facilidad para aprobar las materias de ciencias, pero sobre todo en matemáticas, siempre me preguntaba, para qué. Creo que todo sigue igual.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • MASEGOSO MASEGOSO 21/12/19 10:06

    M.T: y Paco.
    Le he expuesrto a Grever un caso que es de vosotros conocido.
    Sigue sin respuesta pese a ser especialista en mecanica de fluidos y su tratamiento.
    Hace unos días me comentó " mis compañeros de Instituto que hicieron formación profesional no han conocido el paro desde que salieron de la Escuela"
    Esa es la respuesta de quien, como ya hemos comentado, hace catorce años que terminó su preparación para poder hacer algo por su país.
    Pero no le dejan.
    Salu2 osasuna2

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • M.T M.T 21/12/19 09:24

    ¿ Han cambiado tanto los tiempos para los jóvenes?
    Desde lo vivido,tiempo ha, como estudiante y posteriormente en la enseñanza, he podido conocer buenos, también diría excelentes y no tan buenos estudiantes: esforzados y vaguetes siempre ha habido.
    Y actualmente con las tecnologías, el conocimiento de idiomas, la intercomunicación, viajes...no creo que haya disminuido el interés y el afán por saber, por conocer, el valor de la cultura...
    Naturalmente exige dedicación y esfuerzo. Y no quiero pensar que dicho esfuerzo no alcance su recompensa. En mi opinión, siempre se ha valorado, dentro y fuera de nuestra región. ¿ Ahora no? ¿ tanto han cambiado lo tiempos?
    Felices navidades!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • paco arbillaga paco arbillaga 21/12/19 08:14


    Pues qué quieres que te diga, Helena; quizás yo engordaría la cifra de los jóvenes que piensan «no merece la pena tanto esfuerzo» si estuviera en la edad de elegir mi futuro. El ejemplo que envía una buena parte de la sociedad a la juventud no me parece nada estimulante: muchísimos dirigentes políticos mentirosos, corruptos; algunos tertulianos, de los que se dicen crean opinión pública, gritones, faltones y tan mentirosos como lo peor de esos políticos que padecemos; programas de TV para comentar las infidelidades de pareja o el aspecto físico de las personas; deportistas que por ser competentes en su trabajo son pagados con muchísimo más dinero y otras atenciones que cualquier persona que se haya pegado unos cuantos años de su juventud preparándose para ejercer su profesión. No me parece que haya en los canales generalistas de TV programas que con personas preparadas, y de forma amena, difundan ciencia, pensamiento, provoquen debates sociológicos.

    Si a lo expuesto se añaden las pocas garantías de que un esfuerzo de años de estudio sea recompensado con un puesto de trabajo y una remuneración acorde con el mismo, la verdad es que hay que tener un punto de masoquismo para desgastar codos, y mucha credulidad para pensar que «si hoy estudias mañana llegarás a ser una persona de provecho».

    Ayer, en una reunión familiar, nos juntamos con seis familiares que vinieron de Francia, hijos de hermanos nuestros, y que son ciudadanos franceses porque, aunque por aquí se lo pasan muy bien, al otro lado de los Pirineos tienen montadas sus vidas y un futuro estable.

    A la frase aquella: «No te preguntes que puede hacer tu país por ti, pregúntate que puedes hacer tú por tu país», si yo fuera joven contestaría: «Yo ya sé lo que puedo hacer por él; solo necesito que me dejen hacerlo.»

    Que nos vaya bien, incluso por Navidad. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    11

  • Grever Grever 21/12/19 07:36

    Transmitir que el principal motivo para cursar estudios superiores solo para encontrar mejor trabajo es de necios. El Conocimiento, EL SABER, debería ser el valor cultural a inducir en los jóvenes para animarlos a dedicar los mejores años de la vida pegados a los libros y demás esfuerzos y renuncias aparejados. Ser feliz aprendiendo a construir un puente, a operar una apendicitis, a diagnosticar una depresión, a criticar una obra de arte, a enseñar a escribir, a reparar un motor, a redactar una noticia, a cuadrar una contabilidad, a defender a un delincuente, a cocinar para una boda, a programar una computadora, a diseñar unos zapatos, a curar un perro. Ser feliz aprendiendo, ese debería ser el mensaje. ¿El futuro? llegará sin lugar a dudas pero si les coge siendo felices siempre será mejor que la amargura por un esfuerzo sin recompensa.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 6 Respuestas

    0

    13

    • jorgeplaza jorgeplaza 21/12/19 12:58

      De acuerdo solo hasta cierto punto. Un trabajo odioso, aunque sea lucrativo (no sé si existe tal cosa) es insoportable, eso es cierto; pero un oficio que gusta mucho pero para el que no se encuentra empleo o, si se encuentra, no da para vivir (a veces, ni para comer) es una desgracia. Los que no somos ricos por nuestra casa tuvimos que compaginar las necesidades con las aficiones: en unas pruebas que me hicieron posteriores a Preu (¡¡¡a Preu!!!) y anteriores a la Uni, salió (y era verdad) que lo que más me gustaba era la música y profesiones relacionadas; después, la política, diplomacia y cosas por el estilo; solo en tercer lugar, ciencia y técnica, que fue lo que elegí porque parecía un camino menos incierto que cualquiera de los otros dos: en él me he ganado la vida aunque no era ni lo que mejor se me daba ni lo con lo que más disfrutaba.

      A mi hijo el emigrante del primer comentario, que no tenía vocación absolutamente de nada, le recomendé que se dedicara a las finanzas, que es la profesión del momento y no me parecía difícil; pero, como dirían los canarios, me mandó mudar. Entonces, equivocadamente, le dije que se hiciera ingeniero industrial porque mi experiencia indicaba que encontraban buenos trabajos, ya que las empresas consideraban que valían lo mismo para un roto que para un descosido. Mi experiencia estaba obsoleta y los ingenieros industriales ya no valen para nada en la España posterior a la crisis. Afortunadamente, su profesión no le disgusta: ahora sueña con emigrar al Golfo Pérsico unos años (allí se aguanta poco) a cobrar los fantásticos sueldos que todavía pagan a los ingenieros los tipos del paño de cocina en la cabeza. Algo es algo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

    • MASEGOSO MASEGOSO 21/12/19 09:59

      ¿Que dirías Grever si tuvieses un titulo de ingeniero indiusgtrial, con dos idomas, no perfectos los extranjeros, tuvieses 38 años (14 con la carrera terminada) y no encontrases trabajo por que te siguen diciendo que no tienes 5 años de experiencia.
      ¿Que futuro le ves tú a eso?
      Te puedes matar a estudiar, puede incluso coger una depresión como un camión, pero desde que sales de la Escuela de Ingenieros te dicen que tienes que tener 5 años de experiencia.
      ¿Títulos, estudios o caer en manos de una empresa de analfabetos por aquello de tener un ingeniero con cinco años de experiencia?
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      2

      • Grever Grever 22/12/19 08:44

        Diría, Masegoso, que es lamentable, vergonzoso y un suicidio social. Ahora bien mi comentario iba enfocado a los individuos, las personas jóvenes, que influenciados-inducidos-condicionados por la familia y la sociedad hacia un hipotético futuro de estatus y salario altos dedican tanto esfuerzo en estudiar algo que no les gusta, que no les satisface ni como objeto de estudio ni como ocupación laboral para, encima, no encontrar quién le pague por ello.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

      • M.T M.T 21/12/19 10:15

        Sin palabras, Masegoso, porque ante casos como el que expones, me quedo enmudecida y a continuación me pregunto: ¿ dónde y cómo se adquiere la experiencia...? ¿ en otros trabajos o actividades para los que no te has preparado y que, sin duda, pueden ser también muy dignos? No los menciono ya que nuestra imaginación nos llevs a todo el repertorio posible.
        ¡ Triste realidad que, de igual modo, se contempla.
        Saludos Masegoso. Buen día!

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        4

    • paco arbillaga paco arbillaga 21/12/19 08:57


      Grever: Sin ningún tipo de ironía: ojalá se pudieran cumplir tus deseos para la mayoría de la juventud. Sin embargo me parece, tal como está la sociedad, lo que planteas es un bonito cuento de Navidad, por lo menos para los estudiantes que necesiten trabajar para ganarse la vida, o incluso trabajar para ayudar a pagar sus estudios. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • Grever Grever 21/12/19 09:21

        Seguramente lo sea. Pero parece que el cuento de estudiar para encontrar un trabajo bien pagado no convence a los jóvenes que deciden no matricularse en los estudios técnicos y científicos, tal y como reflejan los datos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

  • jorgeplaza jorgeplaza 21/12/19 06:50

    Uno de mis hijos es ingeniero industrial. Como no se conforma con un sueldo miserable y habla bien alemán, ha tenido que emigrar a Alemania.

    En España ya no se hacen apenas proyectos industriales, en parte por el diseño de la UE, que nos reserva el papel de cocineros y camareros, y en parte por la aversión de la población española a la industria en sí, con muestras tan grotescas como la imposibilidad de construir un almacén para pararrayos radiactivos en ningún lugar de España y eso que, por lo visto, está casi toda despoblada. Nadie quiere la incineradora de basuras en su Comunidad Autónoma ni los estudiantes hincar los codos para encadenar falsos contratos en prácticas. Una sociedad decadente, envejecida y acomodaticia en la que los chicos y sus papás concentran sus esfuerzos en llegar a futbolistas de primera división (El País de ayer) .

    Como en el anuncio, mi hijo vuelve a casa, vuelve por Navidad. Mañana mismo, para ser más concretos. Ya de paso: Felices Pascuas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    7



 
Opinión