x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Desde la tramoya

Desde luego Cataluña… y otras serias preocupaciones

Publicada el 28/12/2019 a las 06:00
El rey hizo un discurso indiscutiblemente bienintencionado. Te guste o no la Monarquía, aprecies o no a Felipe, te sientas o no vinculado con su simbolismo, lo cierto es que no hay una sola palabra ofensiva en el texto que leyó en la Nochebuena. No quería hacer daño, sino más bien, como se ha dicho, transmutó en una suerte de entrenador que anima al equipo a ganar el partido. La bandera europea, aunque haya sido catorce años después de que la pusiera Zapatero en todos los despachos oficiales, ya lucía en igualdad de condiciones junto a la española. El belén sigue ahí, pero digamos que tampoco estorba, como ya tampoco estorba el aire apolillado de la instancia, al que estamos acostumbrados. Sus palabras, por supuesto cuidadosamente escogidas, estaban hechas para sobrevolar los desafíos de nuestro atormentado país.

Lo que sorprende es que el rey, con todo su séquito, una decena de personas que revisa sus textos, mencione “Cataluña” como preocupación. Como mínimo, podemos decir que no se lo pensaron mucho. Transcribo:
 

“Así mismo, las consecuencias para nuestra propia cohesión social de la revolución tecnológica a la que me he referido antes, el deterioro de la confianza de muchos ciudadanos en las instituciones, y desde luego Cataluña, son otras serias preocupaciones que tenemos en España”.


Con buena intención, el rey comete así el error de hablar de Cataluña como “otra seria preocupación”.

El lenguaje conservador promueve la despersonalización. Los especuladores se convierten en “el mercado”, los desempleados en “el mercado laboral”. La avaricia de los bancos provoca “turbulencias financieras”. La destrucción del planeta es mero “cambio climático”. La supresión de la idea de agencia, eliminar de la ecuación de los problemas a sus causantes, es una característica típica del pensamiento conservador, que pretende convencerse y convencernos de que las cosas, simplemente, son como son. Son, en román paladino, lentejas: si las quieres bien, y si no, las dejas.

Por eso quizá, el séquito del rey (y él mismo, porque es sabido que se afana en la construcción de sus propios textos), adopta ese lenguaje tan poco personal, tan exento de protagonistas. Los españoles nos convertimos en España. Por ejemplo, cuando Felipe VI reafirma su “vocación de servir a España”. No a las españolas y los españoles, sino a España.

Y por eso comete el error, rápidamente aprovechado por el presidente de la Generalitat en su réplica, de hablar de Cataluña como seria preocupación.

A los españoles no nos preocupa Cataluña. Nos preocupará en todo caso la porfía de sus gobernantes en hacer de “Cataluña” un todo uniforme, unívoco y con una única voz. Porque Cataluña es en realidad una sociedad partida en dos. Una mitad más bien corta que quiere separarse del resto del Estado. Y otra más bien larga que no lo quiere.

Identificar a Cataluña con una persona única es la primera trampa tendida por los independentistas, en la que el rey parece haber caído, con seguridad sin mala intención, pero con un resultado negativo. Porque quienes no se sienten identificados con el relato de la independencia no se sentirán tampoco inspirados por el discurso real.

El rey probablemente hizo el discurso menos controvertido de los últimos años. Incluso algunos de sus tradicionales críticos apreciaron su buena disposición. Pero si el monarca empieza a hablar de “Cataluña” como preocupación no hará sino hacerle más fácil el discurso a su Gobierno independentista. Se lo está poniendo, volviendo al román paladino, a huevo.
Más contenidos sobre este tema




12 Comentarios
  • Mascarat Mascarat 29/12/19 22:49

    Las chorradas que diga en sus discursos Felipe el gorrón tan solo interesan a la chusma nacionalista caspañola, que parece ser legión.
    Ya su padre, el comisionista putero que puso Franco, aburría a las ostras con su voz de discapacitado. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    7

    4

    • mcjaramillo mcjaramillo 30/12/19 02:29

      Hasta el día de hoy no hay nada que reprochar a Felipe VI -se sea o no monárquico-, cosa que no se puede decir de los dirigentes de los partidos y, en general, de la clase política que padecemos.
      Por lo demás: si vamos a hablar de "chusma nacionalista" póngase a la cabeza de la misma.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      2

      5

      • GRINGO GRINGO 30/12/19 09:32

        A título personal, de Felipe, esposo de Leticia, no tenemos opinión o información detallada que nos indique cómo es en el ámbito doméstico.

        La Institución para obtener la legitimidad y poderse dirigir a la ciudadanía, que se someta al voto de los españoles. Los mensajes navideños mientras tanto, se los puede meter por dónde le quepan.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

  • GRINGO GRINGO 28/12/19 19:43

    Qué necesidad tenemos de estar pendientes de lo que diga éste señor, las cuatro veces que habla al cabo del año, que se vaya a vivir la vida con los suyos y nos deje en paz, ´éso si sería de agradecer y probablemente uno de los mayores servicios que harían los borbones....

    Por cierto, incorporar Catalunya al discurso como lo hizo fue un error, incorporar al discurso "los valores democráticos que compartimos", cuando a él le han elegido a dedo y por la puta cara, suena a "me río en tu cara".......pringao !!!.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    4

  • bidebi bidebi 28/12/19 12:07

    - El TSJC tiene la osadía de pretender la inhabilitación del actual presidente democrático de Catalunya por el grave delito de desobedecer la retirada de un trapo amarillo. Alarmante para cualquier demócrata que un tribunal pueda inhabilitar a un presidente democrático por desobediencia. En “España” no es alarmante si no normal.
    - Un “juez” decreta el ingreso en prisión de nueve integrantes de los llamados CDR con la acusación de TERORISMO Y REBELIÓN. Tres meses después, otro juez decreta su libertad porque no hay causa. En el mientras tanto se orquesta toda una campaña “periodística” asociando a los soberanitas catalanes con la violencia. Los medios de desinformación españoles, que llevaron a primera plana las detenciones, escasamente anuncian su libertad.
    Etc. Etc. Etc. Por lo tanto, hay que ser bastante sinverguenza para entrecomillar “Catalunya” y no entrecomillar “España”, “Rey” y “justicia española”. El españolismo no es que tenga una viga en sus ojos, es que está ciego de ira e irracionalidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    13

    18

  • bidebi bidebi 28/12/19 12:06

    Desde luego si fue el supuesto Cristo el que dijo lo que de la paja y la viga estuvo acertado y si lo referimos a “España” es una descripción general de la mala baba reinante.
    También da cierta vergüenza tener que recordar que la democracia liberal se basa en el gobierno de las mayorías y no en el gobierno de todos.
    Y causa también vergüenza tener que recordar que los apoyos del actual gobierno catalán son muy superiores a los de los gobiernos españoles. Y que por lo tanto la “Catalunya” actual está más legitimada en votos que el previsible nuevo gobierno español. Con lo que habría que deducir según la tesis del Arroyoseco que la mitad de “España” no se reconoce en el nuevo gobierno y hasta lo odia de antemano. ¿Qué hacemos con “España” dividida en dos partes irreconciliables?. Mejor hablar de Catalunya.
    Y hablando del “rey” se podría también preguntar ¿el rey de quién, de los españoles?.
    ¿Y qué españoles votaron al “rey”?. Mejor calladito Arroyoseco porque es muy fácil sacarle las vergüenzas y mostrar su sectarismo de españolista.
    Hagamos un breve resumen de las últimas vergüenzas de “España” :
    - Las democracias liberales europeas rechazan las demandas de extradición presentadas por “España” para los exiliados políticos catalanes porque no se reconocen delitos.
    - Los presos políticos catalanes son sentenciados por SEDICIÓN a cien años de cárcel. El mundo democrático de la mayoría de países considera que existió desobediencia, que no existió sedición porque no existió violencia y una vez más la justicia española se define ella sola.
    - La Justicia europea en Luxemburgo tiene que advertir a la “justicia” española que se “olvidó” de considerar al Sr. Junqueras como inmune por su condición de europarlamentario y que en consecuencia no podía ser procesado sin recibir la autorización del Parlamento del que es miembro.

    Responder

    Denunciar comentario

    13

    13

  • jorgeplaza jorgeplaza 28/12/19 08:51

    Nadie como la chusma separatista (perdón por la redundancia) para apropiarse de la totalidad de su territorio y sus ciudadanos: según ellos, Torras, Junqueras o Puchi siempre hablan (ex-cathedra) en nombre de Cataluña aunque sepan de sobra que esa Cataluña no llega a la mitad del electorado. Puede que se equivocara el Rey, pero no es ese humano con apariencia de bestia, ese títere bilioso llamado Torra, quien tiene derecho a quejarse.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    16

    13

    • coldovika coldovika 28/12/19 17:36

      "Una mitad más bien corta que quiere separarse del resto del Estado. Y otra más bien larga que no lo quiere". Que voten y lo sabremos con certeza de una vez por todas, mientras tanto todos estos comentarios no son más que meras especulaciones .¿O es que hay miedo?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      6

      5

      • GRINGO GRINGO 29/12/19 16:16

        Si una mayoría de esa minoría quiere vivir la vida "a su manera", que les dejen votar y saldremos de dudas. Ya basta de poner barreras al mar.
        Sólo se vive una vez, y lo dicen "Azúcar Moreno", que de eso saben un rato.....

        Responder

        Denunciar comentario

        3

        2

      • jorgeplaza jorgeplaza 28/12/19 20:07

        Koldovika, con ka. Es lo que les salía a algunos cuando intentaban decir Ludovico. De ahí a Sabino Arana y Bildu no hay más que un paso.

        Responder

        Denunciar comentario

        11

        3

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/12/19 23:38

    Estâ bien lo que dices, pero rizas el rizo, me parece que todos sobreentendemos lo que significa en este momento la palabra "Catalunya".
    Creo que era mâs balsámico decir Catalunya que hablar de la postura independentista. Una alternativa era no mencionar a Catalunya para nada, pero entonces habría sido aun mâs raro y finalmente problemático.
    En definitiva estâ bien lo que dices pero esta vez no estoy de acuerdo contigo. Felipe estaba "obligado" a cometer un error, a hablar "des choses qui fâchent", y lo hizo de la manera mâs inocua posible. Buenas noches, Luis!

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    6

    6

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 28/12/19 09:19

      Felipe estaba "obligado" a cometer un error hablando de "la chose qui fâche"...

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

 
Opinión