x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Luces largas

Publicada el 10/01/2020 a las 06:00 Actualizada el 10/01/2020 a las 16:37
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En menos de dos días hemos presenciado acontecimientos inéditos en la política española. Este mismo jueves, sin ir más lejos, hemos visto cosas “que vosotros no creeríais” si hubiérais desconectado los móviles (disculpas por el ya tópico abuso del replicante de Blade runner). Y todo indica que vendrán muchos más días similares, acordes con estos tiempos complejos y fugaces, en los que parece importar más la capacidad de dominar el marco de debate público que el contenido del mismo y las consecuencias de las decisiones tomadas.

 

Si pudiéramos elevar la vista sobre el rodillo interminable de la información simultánea, más allá del siguiente tuit o la próxima alerta en WhatsApp, quizás pusiéramos en valor el hecho de que un gobierno de coalición progresista no sólo sea posible, sino que además sitúe entre sus prioridades, bajo el rango de vicepresidencias, los Derechos Sociales, la Agenda 2030, la Memoria Democrática, la transformación digital, la transición ecológica o la despoblación. Simplemente con que se cumplieran algunos objetivos mínimos en esos ámbitos, además de lograr revertir los recortes de derechos laborales y avanzar en la progresividad fiscal, ya supondría un éxito en lo que más debe importar de la política: la aportación de soluciones a los problemas y la mejora en las condiciones de vida de la ciudadanía, muy especialmente de las capas más desfavorecidas.

 

No es nada fácil. Podemos conformarnos con la obvia e indignante actitud de la oposición y de sus altavoces mediáticos. Embarraron a base de griterío, hipérboles, acusaciones falsas e insultos el debate de investidura, con un peligroso hilo que tejía los mensajes de fondo: la deslegitimación del Gobierno de coalición y de sus posibles apoyos. Todos sabían perfectamente que no tenía el menor sentido pensar en una especie de tamayazo, pero lo que interesaba era sembrar la semilla de esa imagen de “traidor a la patria” adjudicada a todo aquel que en España no sea de derechas. Una vez que fracasa el improbable intento de boicotear directamente la formación de gobierno, la siguiente especie que se hace circular es que fue la izquierda la que provocó esa crispación desde el minuto uno, por acusar a las derechas de falsear la realidad y por acabar con la consideración de “apestados” adjudicada durante demasiado tiempo a los escaños de partidos independentistas que (guste o no) representan a millones de ciudadanos.

 

Pero no todo el infierno está en “los otros”. También hemos asistido a las primeras tensiones evidentes en el seno de la coalición progresista. No gustó en absoluto en Moncloa ni en el PSOE que desde hace días Unidas Podemos filtrara los ministerios bajo su ámbito y los nombres de sus titulares y hasta de algunos altos cargos. Reavivaba uno de los principales motivos que frustraron la investidura de julio: “No puede haber dos gobiernos en uno”. Y no ha gustado nada en Podemos el frenazo de Sánchez a la constitución inmediata del Ejecutivo tras la investidura y mucho menos el anuncio este jueves de una cuarta vicepresidencia (la pilotada por Teresa Ribera) de la que Iglesias no había sido informado. Primer asunto a analizar en esa Comisión Permanente de Seguimiento del Acuerdo prevista en el Protocolo firmado entre PSOE y Unidas Podemos para vigilar el funcionamiento de la coalición y el cumplimiento de sus pactos (ver aquí).

 

Los gobiernos de coalición no son un invento extraño ni suponen por su formato un plus de inestabilidad política. Funcionan en decenas de países y también en comunidades autónomas y ayuntamientos. Lo que sí está testado en los estudios de sociólogos y politólogos es que esos gobiernos son más estables y eficaces cuanto más detallados y prolijos son los acuerdos que los sustentan y los mecanismos establecidos para el control y vigilancia de su cumplimiento. Y aunque no pueda medirse con parámetros exactos, es evidente que el grado de confianza mutua entre los miembros de una coalición será decisivo para su éxito o fracaso. De ahí la importancia de que socialistas y morados sean capaces de superar la tensión masticada este jueves y conecten las luces largas de lo que el electorado espera de ellos.

 

Del mismo modo que un PP que pretenda volver a ser alternativa de gobierno no podrá sostener durante tres o cuatro años el discurso crispado y nacionalpopulista que ha venido empleando en su alocada carrera por competir con Vox, los miembros del primer gobierno de coalición de izquierdas no serán finalmente calificados por su habilidad en el reparto de poder y mucho menos por su mayor o menor astucia al comunicar sus respectivas acciones. En esta nueva época marcada por el multipartidismo y los retos de una sociedad tan hiperconectada como desinformada, el balance de un Ejecutivo de progreso será medido por su eficacia, rigor, moderación y valentía en la lucha contra la desigualdad y la injusticia. Y por su capacidad para encauzar en el ámbito de la política la crisis constitucional abierta desde Cataluña y derivada hasta ahora a la vía casi exclusivamente penal, como este intenso jueves se ha vuelto a demostrar con el auto del Supremo que decide mantener en prisión a Oriol Junqueras y negarle la condición de eurodiputado que le otorgaba el Tribunal de Justicia de la UE (ver aquí).

 

Iremos conociendo en las próximas horas y días la estructura y composición definitivas del Gobierno de coalición. Y se iniciará una andadura cuyo primer objetivo es lograr antes del verano la aprobación de unos Presupuestos que hagan compatible ese programa progresista con el corsé de los compromisos de estabilidad fiscal dictados por Bruselas. Para ello es necesaria la colaboración de ERC, inmersa en su propio laberinto no menos complejo: con dirigentes encarcelados y en precampaña electoral permanente para clarificar la disputa por la hegemonía en el espacio independentista.

 

Paso a paso. Luces largas. Lo único que no precisa una situación tan compleja es que los encargados de afrontarla la compliquen aún más.

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

41 Comentarios
  • elpontondelaoliva elpontondelaoliva 12/01/20 20:41

    Debemos poner las luces largas y la mente o la memoria a refrescar, la famosa huelga salvaje de los días 3 y 4 de diciembre de 2010, por las privilegiados controladores aéreos, que apoyados por los peperos de Rajoy, propiciaron el cierre aéreo del país.
    Ahora, dentro de unos días comenzará el juicio, parece que nadie se da por aludido ni por enterado, de qué forma y manera lo han ido dilatando durante estos diez años el proceso de instrucción del caso., para dejarlo enfriar y que nadie se entere de paso. Esto sí que es importante de conocer y no olvidar ¿cuándo dinero costó a las arcas del Estado y a los que se quedaron sin viajar o las compañías aéreas?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Quintín Quintín 12/01/20 01:33

    Doy las gracias a la Sexta, ya que esta noche he tenido el privilegio de hacer uso de mi indómito coraje, me sentí tan impulsivo que cuando vi al Marhuenda, Inda y a la María tomé el mando y ¡Zas!, apagué; pasado el rato encendí, ¡asombroso! apareció el tránsfuga señor Revilla, lo que faltó es que el Iñaki tocara la zambomba en honor al invitado. Apagué. Me quedé como es costumbre ya hace tiempo que paso de la Sexta Noche. Me enzarcé en el fregadero con los platos de la cena que mi jefa me había dejado. Recobre la calma

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    9

  • hayundi hayundi 11/01/20 11:06

    Habrá que aguantar los embates de la derecha y no salir en desbandada que es lo que pretenden. Cuanto mas aprieten mas cohesionados hay que estar, incluidos los partidos nacionalistas, si no el proyecto de progreso se " perderá en el tiempo como lagrimas en la lluvia " ( Blad Runner )

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • GRINGO GRINGO 10/01/20 18:16

    Efectivamente Jesús, hacen falta luces largas, tan acostumbrados como estamos aquí a las "luces cortas", y no sé si 100 días son luces muy largas, pero habrá que dejar pasar un tiempo para valorar los resultados de un gobierno acordado de forma exprés.

    Nadie parece querer entender que, ninguno de los partidos que componen el primer gobierno de coalición de nuestra historia reciente (PSOE-UP), está contento con el papel que va a desempeñar, aunque harán lo posible por gobernar en favor de la gran mayoría de españoles, o éso esperamos todos o casi todos.

    Al final el gobierno de coalición es como la Carta a los RM que hemos enviado muchos de nosotros cuando éramos pequeños, "pedíamos todo y al final nos conformábamos con lo que había", pues en aquel caso nuestros padres eran lo suficientemente inteligentes como para hacernos entender lo que había.

    Es momento de rentabilizar todos los insultos a que han sido sometidos y confirmar que, ni se rompe España, ni se hunde el país, ni las empresas van a naufragar, ni, ni, ni, ni.....tantos nis.

    Desde el gobierno se pueden y se deben implementar políticas que luchen contra las contrataciones laborales abusivas, el fraude fiscal, el cambio climático, la igualdad, la violencia de género, etc,etc,etc., "hay tantas cosas"...si éso se consigue, será éxito del gobierno, de todo el gobierno, y si vuelve a defraudar a los españoles, cada uno de los componentes del gobierno deberá ser consciente del precio a pagar, por mucho que cada uno mueva a sus afines para pasar la patata caliente al compañero de viaje.

    Se la juegan ellos y nos la jugamos todos.

    SI SE PUEDE y debemos confiar, aunque sea una vez más............

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    22

  • Anselm Llorenç Anselm Llorenç 10/01/20 15:34

    Señor Maraña, me gustan mucho sus artículos por su gran sensatez. Pero esta vez quiero hacerle una crítica extensiva a todos los analistas que he leído, menos uno. Cierto es que la confianza y los controles mutuos son esenciales para que la vida del gobierno de coalición sea duradera y también lo es que emprenda medidas desde el minuto cero en favor de las clases populares. Sin embargo, echo en falta algo en lo que casi nadie ha reparado: dada la oposición asilvestrada por tierra, mar y aire que van a hacer las derechas, muchos medios de comunicación y tertulianos, la judicatura y casi seguro que también ciertas partes de las policías, no será suficiente con la cohesión del gobierno (que, por cierto, pondrá a prueba la oposición, que aprovechará la pusilanimidad de elementos del gobierno y de sus grupos parlamentarios), ni con la puesta en práctica de políticas decentes; aquí falta un elemento, la calle en apoyo de las medidas decentes y presionando para que el gobierno no ceda. Pensar otra cosa me parece una muestra de lo que el viejo Marx llamó "cretinismo parlamentario" y que tan caro costó a los revolucionarios alemanes de 1848.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 8 Respuestas

    0

    34

    • paco arbillaga paco arbillaga 10/01/20 17:31


      Anselm Llorenç, coincido contigo. Ante la oposición que se avecina (este mismo domingo ya se anuncian manifestaciones contra un Gobierno que aún no existe) y viendo cómo se está comportando ya la prensa aliada de la extrema derecha y de la derecha extrema, el apoyo de la calle me parece fundamental si se quiere que el Gobierno pueda realizar, o por lo menos intentarlo, sus acuerdos para mejorar la vida de la gente. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 7 Respuestas

      1

      21

      • MASEGOSO MASEGOSO 10/01/20 20:05

        Esoy de acuerdo con ambos; Anselm y Paco.
        Ahora bien, salir a la calle puede resultar un peligro dada la crispción de la derecha, se podrían producir enfrentamientos callejeros y retornaríamos a los tiempos de II República.
        Estos e Vox llevan en su ADN la violencia que llevabvan los falangistas en aquellos tiempos y, polsiblemente, esten armados.
        Todos conocemos el resultado de aquellos tiempos y la violencia que estrán dejando ver en Valencia, y otros muchas ciudades, los que aún portan la bandera con la gallina.
        Ojo que hay más de lo que nos parece.

        Salu2 osasuna2 ambos.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 6 Respuestas

        1

        16

        • tagororife tagororife 12/01/20 10:09

          La violencia física en las calles es una posibilidad, pero es más peligroso y tiene más riesgo la pasividad que nos ataca y agrede de forma más camuflada pero con una violencia más agresividad en forma de recortes y pérdida de derechos sociales. Al miedo hay que controlarlo, no doblegar se ante él permitiendo más perjuicios que beneficios. Cuando ninguna opción es perfecta, hay que tirar por la que más beneficio nos aporta, en este caso recuperando y protegiendo políticas sociales en la línea de los Derechos Humanos y la aplicación de los artículos de la Constitución. No se trata de provocar una revolución, para empezar a caminar con sentar unos mínimos pero firmes y robustos pilares sobre los que se pueda ir recuperando y construyendo poco a poco una sólida sociedad que anteponga las personas al enriquecimiento fraudulento, corrupción, manipulación mediática y demás perlas que impiden aflorar la inteligencia y el análisis crítico de una parte de la sociedad que también decide. El peligro siempre está ahí, tanto en épocas convulsa como en épocas de calma, nunca hay que dejar de mirarlo de frente, hay que temerlo, pero no para paralizarnos, muy al contrario, para pensarnos como un colectivo, una sociedad, que entienda que la protección la tenemos yendo juntos, dejándo los individualismo y egos para la más estricta intimidad

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          3

        • HEREJE HEREJE 10/01/20 20:38

          ¿Puedo unirme a la propuesta de Anselm? Es que acabo de llegar, pero me parece muy correcta.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          0

          9

          • paco arbillaga paco arbillaga 11/01/20 07:09


            Recordando a Gabriel Celaya:

            «¡A la calle! que ya es hora
            de pasearnos a cuerpo
            y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo.

            No reniego de mi origen
            pero digo que seremos
            mucho más que lo sabido, los factores de un comienzo.»

            Osasuna.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            0

            7

            • aitona aitona 11/01/20 09:46

              No cojas la cuchara con la mano izquierda.
              No pongas los codos en la mesa.
              Dobla bien la servilleta.

              Eso, para empezar.

              Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
              ¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
              Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.

              Eso, para seguir.

              ¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos?
              La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
              Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.

              Eso, para vivir.

              No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
              No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
              ¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos.
              Y descansar: morir.
              Osasuna eta egun on a todo el mundo. Con permiso de Amselm, me uno a su propuesta.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              0

              6

              • paco arbillaga paco arbillaga 11/01/20 13:31


                aitona: ¡Qué grande, Celaya! Osasuna2 salu2.


                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                0

                5

                • aitona aitona 11/01/20 14:11

                  Bai, paco.

                  ¡¡OSO HANDIA DA!!

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  0

                  3

  • Pelias Pelias 10/01/20 12:28

    ¡Es absolutamente necesario que que se establezcan el máximo de normas y medidas para controlar las decisiones que toman ambos partidos en el Gobierno! ¿Cómo fiarse de un señor Sánchez que ha engañado y mentido a la izquierda, a la derecha, a su propio partido y a sí mismo? A un personaje así es un peligro dejarlo solo. Y como deseo que este Gobierno sea eficaz y trabaje para el bien de los más desfavorecidos y es el presidente que tenemos, pues a controlarlo. El otro compañero para el viaje, el señor Iglesias tampoco se le puede dejar suelto, sus meteduras de pata han sido descomunales, aunque ha mejorado bastante en los últimos tiempos, por tanto más de lo mismo: mecanismos de control. Ambos partidos deben tomarse muy en serio la responsabilidad que han querido aceptar. Sean serios controlense y autocontrolense. Somos muchísimos los que apoyamos su plan de gobierno. Sean responsables no se autodestruyan y no nos hagan la puñeta a los demás. Ya les hemos aguantado bastantes estupideces.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    11

  • bidebi bidebi 10/01/20 12:24

    Y por último, sería conveniente tomar conciencia de la realidad y destacar la importancia del hecho de que los electores de PSOE y UP no son suficientes para gobernar España sin los soberanismos vasco y catalán.
    Olvidar esto es olvidar la realidad y por lo tanto llevará al fracaso.
    Me parece que Maraña no lo destaca en su gran importancia. Tan grande que es decisiva.

    Responder

    Denunciar comentario

    4

    20

  • bidebi bidebi 10/01/20 12:22

    Una de las estrategias de la reacción suele ser extremar sus medidas reaccionarias cuando gobierna, para que cuando deje de gobernar el progresismo se dedique a enmendar parcialmente ALGUNAS de sus decisiones, pero no todas por miedo o por imposibilidad. Reforma laboral, privatizaciones, ley mordaza, judializaciones, territorialidad, concordato, etc.
    De tal manera que si las reformas que emprende el progresismo gobernante no son radicales, el resultado es que nos encontramos peor que antes que la reacción adoptara sus medidas retrógradas. Si yo no derogo totalmente la injusta reforma laboral por ejemplo, y solo lo hago parcialmente, la sociedad se encontrará mas protegida que cuando gobierna la reacción pero se encontrará menos protegida que antes de que saliera esa reforma. Con lo que la conclusión es que el gobierno progresista beneficia pero su parcheo nos sigue dejando peor que como estábamos antes de los gobiernos de la derecha y en consecuencia esta siempre gana y las sociedades siempre retroceden. Más o menos, pero siempre retroceden en derechos.
    Y esto mismo se puede aplicar en todos los ámbitos sociales. A la sociedad catalana se le censura su Estatut por parte de un TC político. Se arma el belén desde entonces y ahora nos disponemos a solucionar el conflicto mediante negociación. Pero como una negociación es llegar a un punto intermedio, el resultado probable es que se quiere llegar a un punto que no va a ser el Estatut prohibido. Es decir, se pierde.
    Yo encarcelo injustamente al soberanismo catalán, los tengo como rehenes y a partir de esa realidad negocio su solución partiendo de que llevan ya varios años de cárcel y la amnistía no es posible aunque fuera lo justo Se sigue perdiendo.
    La sociedad en su conjunto siempre pierde sobre situaciones anteriores y por eso las sociedades están cada vez más controladas, cada vez existen menos derechos y cada vez son más injustas. Porque la supuesta izquierda que supuestamente debería cambiar de raíz las injusticias se dedica cuando gobierna a parchear los males de la derecha. Conserva siempre parte deL hacer de la derecha. Evidentemente RETROCEDEMOS. También con la supuesta izquierda.

    Responder

    Denunciar comentario

    5

    19

  • AMP AMP 10/01/20 10:48

    Qué quieres que te diga, Jesús. Lo de la confianza es lo deseable por ideal, pero no nos engañemos, lo seguro son los mecanismos de control. Yo soy partidario de la separación de bienes en el matrimonio, dado los tiempos que corren, y ello no nos debe ofender.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    10

  • paco arbillaga paco arbillaga 10/01/20 09:35

    Aún no se ha formado Gobierno, aún no han podido hacer nada oficialmente, y ya empiezan a recibir los primeros palos, el primer fuego amigo.

    «Paso a paso. Luces largas. Lo único que no precisa una situación tan compleja es que los encargados de afrontarla la compliquen aún más.» Entre los encargados de llevar adelante tan compleja situación incluyo a las personas que se consideran de izquierdas.

    ¿Ni siquiera se le va a dar al Gobierno de izquierdas los 100 días de confianza que se les da a los gobiernos cuando se les nombra? Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    12



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.