x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




En Transición

Un error imperdonable

Publicada el 10/02/2020 a las 06:00 Actualizada el 09/02/2020 a las 16:29
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

El anuncio de la elección como presidente de Turingia del liberal Thomas Kemmerich gracias a los votos de la ultraderechista AfD ha causado un terremoto político en el viejo continente. Cayó otro muro en Alemania, y esta vez de consecuencias inciertas para toda Europa. Fueron 24 horas que hicieron contener la respiración a cualquier demócrata que contempla aterrado cómo la extrema derecha se extiende de forma cada vez menos silenciosa por la misma Europa que la vio nacer. Esa que lleva 75 años presumiendo de haberla vencido y conjurándose para no volver a repetir el horror.

Los líderes del centro derecha germano respondieron con la contundencia que se espera de cualquier demócrata –sí, también en España se debería esperar eso–. Merkel calificó el hecho de "error imperdonable", y en la misma línea se manifestaron Paul Ziemiak, secretario general de la CDU; la sucesora de Merkel, Annegret Kramp-Karrenbauer; Markus Söder, el presidente de Baviera, etc. Lejos de estar resuelta, la crisis es tan grave que todavía oscila entre la convocatoria de nuevas elecciones o la búsqueda de un "candidato de compromiso" y sigue cobrándose víctimas como Christian Hirte, comisionado para los antiguos territorios de la República Democrática Alemana, que había escrito un tuit mostrando su satisfacción por la elección de Kemmerich, o Mike Mohring, el líder de la CDU en Turingia, que permitió la votación desobedeciendo a Berlín.

Más allá de cómo se resuelva, este hecho es la constatación de que el virus de la ultraderecha en Europa se está extendiendo y cada vez va a ser más difícil mantener los cordones sanitarios. La decisión tomada estos días venía gestándose desde el último congreso de la CDU en Leipzig en el mes de noviembre. Un mes antes, en las elecciones de Turingia, los democristianos habían perdido más de 11 puntos y se habían quedado por detrás de Alternativa por Alemania, que superó el 23% de los votos, convirtiéndose en segunda fuerza en un Estado donde los conservadores moderados venían siendo la opción ganadora desde 1990. El debate enseguida estalló entre los partidarios de mantener el cordón sanitario, con Merkel y el resto de la cúpula del partido a la cabeza, y quienes planteaban iniciar conversaciones y negociaciones con la extrema derecha, y que finalmente dieron su consentimiento al acuerdo. ¿Será la CDU post-Merkel capaz de mantener una posición firme contra los ultraderechistas? La actitud de los alemanes es crucial en Europa.

El debate de fondo apunta a pensar qué hacer ante estas fuerzas. Los cordones sanitarios, si bien tienen una indudable función pedagógica, no son excesivamente eficaces a la hora de contener a la ultraderecha, aunque la opción contraria es indudablemente peor. Se alude entonces con frecuencia a esa varita mágica en que muy a menudo convertimos la cultura y la educación, pensando que a fuerza de exposiciones, novelas, películas y testimonios que recuerden el horror, la sociedad europea se vacunará contra el mismo. Sin embargo, la realidad está mostrando que esto no opera exactamente así. Lo recuerda Géraldine Schwarz en Los amnésicos: "Estos hombres difaman la identidad alemana a la que ha contribuido inmensamente el trabajo de memoria. Aniquilan el trabajo difícil, valeroso, y a menudo, doloroso realizado por millones de actores de la sociedad alemana, que han luchado para liberarse de las raíces del mal. Quieren deshacer lo que constituye la fuerza de Alemania y que el mundo entero le envidia: haber sacado de la reflexión sobre el pasado unos valores perennes que han forjado en los ciudadanos un espíritu crítico y un discernimiento moral indisociable de la fuerza de la democracia alemana".

Quizá es en esto que apunta la periodista franco-alemana, en el espíritu crítico, donde se puedan encontrar los tratamientos contra la amnesia y la vacuna contra el autoritarismo ultraderechista. Porque, como vemos, no es suficiente con acudir a los testimonios del pasado. Además, habrá que ejercer la crítica sobre el presente, preguntarse qué es lo que ha convertido Europa en una sociedad temerosa en busca de liderazgos autoritarios que se perciben como protectores y, además, ofrecer alternativas políticas para una sociedad segura, que no es sino una sociedad que se siente protegida. Mientras esto va cuajando, más valdrá que la CDU se mantenga firme con Frau Merkel. Quién lo iba a decir…

Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

29 Comentarios
  • mcjaramillo mcjaramillo 11/02/20 19:55

    Quizá la explicación del auge de la extrema derecha está en el miedo de la clase media a desclasarse siempre que hay una profunda crisis económica. Y si tenemos en cuenta que son las clases medias las únicas que tienen la capacidad de dar el vuelco en el sistema político la cosa es para preocuparse.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • bidebi bidebi 11/02/20 11:10

    2.2

    Los escandinavos distan mucho de ser perfectos y distan mucho de vivir en el paraíso.
    Una de las tasas mas altas de suicidios en el mundo, una de las tasas más altas de consumo de ansiolíticos, una de las tasas más altas de alcoholismo, una de las tasas más altas de violencia machista, y unos grandes índices de sentimientos de soledad.
    Viven con muy pocas horas de sol y con muchas horas de frío, que al igual que en el caso de los andaluces por lo contrario, también determina mucho su forma de ser y su sentido de la vida.
    Noruega es uno de los países mayores productores de petróleo y sin embargo están a la cabeza de la innovación eléctrica en coches. Que por cierto era bastante pobre hasta que descubrió el petróleo en sus mares.
    Todo esto es bastante complejo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    4

    • itnas itnas 11/02/20 16:05

      Estamos de acuerdo en que es complejo, y en otras de las cosas que expones. Pero junto a las tasas que citas olvidas que la sociedad escandinava es de las más felices del mundo (con reparos pero te paso este enlace: https://elpais.com/internacional/2017/03/20/actualidad/1490009696_260120.html). Mi conocimiento sobre ellos, como ya he citado, es directo e 'in situ' por haber trabajado allí; como también he dicho, produce sonrojo oír que hemos aprendido de ellos. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      1

      2

      • bidebi bidebi 11/02/20 16:51

        Hombre Itnas, esto no se hace. No te había leído que hubieras trabajado allí. Eso te da autoridad en el tema y me deja a mí como más pedante que lo habitual.
        No he podido acceder al enlace de los países más felices, pero al lado estaba el enlace de la posición de España que me ha sorprendido. El menos feliz de Europa y el penúltimo del mundo. ¿No eran los españoles de los más felices?.
        Las seis variables claves que procuran bienestar o felicidad : ingresos, libertad, confianza, esperanza de vida saludable, apoyo social y generosidad.
        Me quedo con los dos últimos en los que creo hace mucho. La generosidad, el compartir, me parece clave para cualquier forma de “felicidad”, que mas o menos es estar conforme con uno mismo. Y para ese compartir no hace falta ser rico, que siempre es fuente de infelicidad. Yo le llamo la “caridad” egoísta.
        Compartir para recibir. Debería ser de obligada lectura en la escuela para cambiar los valores gilipollas que nos han enseñado. Todas las sociedades que comparten son las más felices.
        Pero, las tasas que indicaba, y que tú me las confirmas, ¿no son muestras de infelicidad más que estar en los primeros puestos de “felicidad”?. Eso me descuadra bastante la cosa.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

  • bidebi bidebi 11/02/20 11:10

    ITNAS, a mi me parece que no tratamos de imitarlas porque culturalmente no creemos en ellas. No creemos en lo colectivo si no que creemos en lo individual, creemos en el “sálvese el que pueda”, porque hemos sido educados así. Hemos sido tan educados así que culturalmente somos así. En nuestras sociedades nunca se debe olvidar el factor católico que ha impregnado y ensuciado nuestra educación. Hasta la salvación prometida es un acto individual. La relación entre educación e identidad cultural es trascendental. Esos países es que culturalmente son así. Llevan un siglo siéndolo. Y España lleva varios siglos entre tinieblas.
    Pero en ellos no es una creencia, es una evidencia. Han elegido pagar un 50 o hasta un 60% en impuestos si ello conlleva gozar de unos grandes servicios sociales y gratuitos. Saben que solamente se puede alcanzar ese nivel de bienestar social pagando mucho.
    En los españoles ese planteamiento no es creíble porque han sido educados en la total desconfianza del otro y en la supervivencia individual. Allí el fraude fiscal es un muy grave delito social y aquí es una picardía que demuestra listeza. Las culturas son opuestas. Como es diferente la cultura entre un vasco o un andaluz que tiene otro sentido de la vida y del trabajo, pero que siendo más pobre no tiene porqué ser más desgraciado. O lo mismo si nos comparamos con nuestro sentido del trabajo y el que pueden tener los latinoamericanos. Y ahí llegaríamos a conceptos más filosóficos de lo que es la vida humana y el sentido de esa vida.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5

  • Otilio Otilio 10/02/20 22:28

    Con respecto a la pregunta de quién o para qué se ha educado a las élites ahora tan tolerantes con el pseudo-fascismo. Pues bien, me reafirmo en mi conclusión de que durante algunas décadas se ha producido una vergonzante y cobarde dimisión por parte del PSOE de la responsabilidad de construir una enseñanza pública democrática, con la consecuencia de  entregarle el pastel educativo a la concertada. Con el pretexto de que no había suficientes recursos para la educación, se ha promocionado un tipo de adoctrinamiento que forma a clases medias e incluso a cierto sector obrero con una mentalidad de élites, es decir, que desclasa a jóvenes y les inculca un liberalismo feroz reaccionario, cristiano y refractario a todo lo que sea solidaridad social, derechos cívicos y cultura democrática progresista y laica. Esas capas sociales acaban votando en su mayoría contra los propios intereses de su clase social y ven con simpatía incluso los valores de ultraderecha. No hay que olvidar la connivencia eclesiástica secular de la Iglesia católica con el fascismo y la burguesía. ¿Resultado?, que tenemos votantes muy jóvenes no precisamente de las élites votando a opciones ultra reaccionarias. Pero claro, darle una estocada al miura eclesiástico exigía unos riles que jamás (esperemos que ahora se cambie la tendencia) ha tenido el PSOE.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    4

    • luzin luzin 10/02/20 22:45

      Eso, eso ... un pin parental contra la derecha, el fascismo, el franquismo ... y ahora que van a prohibir la "exaltación y apología del franquismo" los fachas que dan clase de historia que se anden con cuidadito ... con eso todo solucionado y seguro que los jóvenes lo van a entender superguay y todos serán de las nuevas izquierdas-confederadas-federalistas-feministas-ecologistas-mineralistas .. que es lo que deben ser y como Dios manda ... ojo!! que hacer apología de dictadores puede ser delito ... lo digo por los muchos amantes que tienen por aquí los Stalin, Maduros, Chavez, Castros, Mao y cia ... al final veo los tribunales saturados de demandas ... va a ser divertido ...

      Responder

      Denunciar comentario

      7

      3

  • luzin luzin 10/02/20 22:09

    ¿Gobernó Franco Alemania? ¿serán franquistas los liberales y la CDU? ¿No era la derecha europea muy diferente? Tal vez la única derecha democrática que existe en Europa sea la vasca y la catalana, como son superiores, más cultos y más inteligentes entonces ellos son los auténticos demócratas antifascistas y antifranquistas .. aunque los amiguitos de Pigdemont ... no sé ... y el racista de Torra ... uhmmmm .... bueno el PNV es la ostia ... os tiene a todos encantados ... esos no son racistas ... ya son modernos ...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    8

    4

    • luzin luzin 10/02/20 22:10

      Y ahora lo entiendo, en Alemania se trata de un "error imperdonable" .. aquí se trata de franquismo y fascismo ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      3

      • luzin luzin 10/02/20 22:11

        Creo que es hora de que nuestro gran Vicepresidente, ese gran líder, declare la alarma antifascista en Turingia ...

        Responder

        Denunciar comentario

        8

        3

  • bidebi bidebi 10/02/20 16:02

    2.2
    Desde esa sensación de miedo e inseguridad en las mayorías, como consecuencia de la gran crisis, se diagnostica al principal responsable que es esa clase política dirigente y se añaden otros responsables como pueden ser los emigrantes. Y a ese cuerpo político se le añaden principios ultraconservadores difundidos por las religiones como la homofobia, el machismo, la defensa del patriarcado y la demonización del feminismo. El objetivo es construir una sociedad autoritaria, dentro de la “democracia” liberal, que sirva al sistema para contener el gran descontento popular dentro de la globalización y el neoliberalismo. Sería como el plan B del sistema.
    ¿Porqué se produce su éxito?. No por méritos propios si no por deméritos claros de las derechas liberales y de las izquierdas europeas que no saben cómo afrontar las consecuencias de la gran crisis y el gran descontento que origina en forma de bajos salarios y desempleo. Esas derechas liberales pueden criticar y temer mucho a las ultra derechas, pero son junto a las “izquierdas” las verdaderas responsables de su aparición y éxito. Por el mismo motivo las socialdemocracias casi han desaparecido y por eso al llamado psoe no le queda más opción para no perecer que aliarse con Podemos y hasta con un ministro comunista.
    Como esas derechas liberales siguen sin tener alternativas al descontento, mucho me temo que poco a poco las ultraderechas ocuparan su espacio y el mundo se encamina hacia “democracias” autoritarias. El sistema no necesita de momento el fascismo y le basta con gobiernos muy autoritarios y reaccionarios que gobiernen el mundo con el voto del descontento.
    El voto "líquido" o el voto generacional son reales e influyen en los resultados y en la forma de votar, pero no explican el éxito de las ultraderechas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    1

    3

    • itnas itnas 10/02/20 18:05

      Me ha parecido tu comentario en línea con lo que suele pensarse del nacimiento de la ultraderecha. Nada que objetar por mi parte, que poco sé de política más allá de interrogarme sobre ella. Pero qué lástima corroborar que la sociedad no se de la siguiente manera: puesto que el neoliberalismo genera crisis que sirven a sus propósitos ¿cómo las clases medias y obreras no son conscientes de este hecho para, como una consecuencia, apartar del poder mediante el voto a los neoliberales? ¿Está en juego que mejor que perder todo es perder solo una parte? Si la dificultad de gobernar es una extrapolación de la dificultad de alcanzar acuerdos con las personas que nos rodean en nuestra cotidianidad, no me parece exagerado afirmar que una parte del problema reside en el ciudadano medio; este tipo de ciudadano en sociedades como las escandinavas está convencido de que una subida de impuestos, por ejemplo, redunda en su beneficio debido al sistema social que se han dado. Que en esta clase de sociedades existan corrupciones diversas nadie lo duda y, sin embargo, si se mira frecuencialmente se descubre la diferencia - lo que en países del sur europeo supone, por ejemplo, el 50% de la ciudadania, en aquellas sociedades es el 10% (son cifras imaginarias) - En mi opinión, la razón tiene que ver con el tipo de educación - crítica pero constructiva y respetuosa, aconfesional - que citaba 'Macrons'. Hasta donde se sabe, dichos escandinavos no proceden de otro planeta, por mucho que en su imaginario se descubran dioses como Tor. Y, según te relato mi pensamiento, me pregunto por similares razones: si sabemos que esas sociedades están más perfeccionadas que la nuestra ¿cómo es que no tratamos de imitarlas?

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 6 Respuestas

      2

      4

      • Arkiloco Arkiloco 10/02/20 23:03

        Sobre esto último que comentas Itnas, lo único que me sorprende es la forma de pregunta. Pues claro que les imitamos. Lo que pasa, y es muy sabido, es que España siempre llega tarde o va con retraso a las novedades. Pero quien sabe, igual llegamos, les igualamos y les superamos. De momento vamos un poco más atrasadillos que el resto. En Finlandia, fijate que virgueria de país y lo elogiado que es su sistema educativo, Los Verdaderos Finlandeses (solo pueden ser así, verdaderos) se quedaron a dos decimas de ganar las elecciones y ahora son la primera fuerza de la oposición. En Dinamarca son la segunda fuerza más votada y en Suecia la tercera. En Polonia y Hungria gobiernan pero, bueno, esos han hecho un cursillo acelerado. En
        Suiza son la primera en el Consejo Nacional. Segunda fuerza también en Paises Bajos pero por los pelos. De Wilders, digo que casí les da un susto con el tupé. En Francia e Italia también están en el segundo lugar y en Alemania, Austria y Grecia en el tercer puesto. Los amigos de Puigdemont, telita marinera, fueron los más votados. O sea, que ahí vamos y no se nos da tan mal imitar. Y efectivamente, de otro planeta no son los nórdicos. A mi me da que los Verdaderos Finlandeses y los Verdaderos Españoles de Abascal, son del mismo. Pero en el Norte empezaron antes a ser verdaderos. Poco a poco. En este país no se inventa pero, oye, hasta de los suecos o fineses se aprende.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 5 Respuestas

        4

        4

        • itnas itnas 11/02/20 10:00

          A pesar del tufo irónico que desprende tu comentario, me parece que se preservan las formas y por ello te contesto, fundamentalmente por si algún día vives (vs visitas) en alguno de esos países. Es un error confundir auge de opciones ultra nacionalistas con nivel cualitativo de la estructura social de un país. Así que de produce cierto sonrojo comparar la actual España con las sociedades escandinavas; como un ejemplo, puede observarse que cuando han gobernado las derechas, dicha estructura social (sanidad, prestaciones, justicia, educación) permanece invariante. Por último, la educación debe dar la base, otra cosa es imponer una opción concreta; en otras palabras, una buena educación no puede impedir el surgimiento de mentalidades pseudofascistas ya que éstas son una elección libre del individuo. Si la sociedad en la que vive dicho individuo desarrolla mecanismos de descontento, inseguridad, etc. no puede atribuirse solo a la educación la aparición de neofascismos. De forma que sí, con una desventaja de 40 años de oscuridad, socialmente, debemos aprender de las sociedades sueca, finlandesa, noruega, danesa, holandesa o alemana en relación a sus estructuras, entre las que destaco la seriedad en el trabajo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 4 Respuestas

          1

          4

          • Arkiloco Arkiloco 11/02/20 14:46

            Creo que el “tufo irónico” te ha mareado y no has podido captar la crítica que contenía la ironía a tantos lugares comunes, tópicos y afirmaciones que se repiten desde lo que parecen miradas superficiales revestidas de cierta solemnidad. No he comparado sociedades, que es bastante absurdo y dice poco así, en general, y me limitado a señalar fenómenos que se abren paso en todo tipo de países al margen de cuales sean sus características, sus sistemas educativos, sus estructuras sociales, políticas o fiscales. Y que, al parecer, sería intrascendente la “educación”, el mayor o menor desarrollo del “estado del bienestar” y la presión fiscal. Y la paradoja para tus afirmaciones de que allí se hayan desarrollado fuerzas muy robustas de la ultraderecha y que algunos achacan su éxito a la ignorancia, las desigualdades, el descredito de la política y los miedos que provocan la globalización y los cambios tecnológicos y culturales. Tomo nota, no obstante, del gran servicio e información que me prestas por si visito o resido en aquellos países. Hay que ver la de información y conocimientos que adquieren algunas personas sobre los países visitando fiordos, monumentos, museos, restaurantes y tiendas en los circuitos turísticos. Tú no sabes lo que yo he visitado pero es evidente que para opinar como opinas tu nos podemos ahorrar los viajes, como ocio o como experiencia, que proporcionen algún conocimiento que no podamos adquirir por medios tan diversos como la literatura, el ensayo, el cine o los medios.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 3 Respuestas

            2

            1

            • Arkiloco Arkiloco 11/02/20 14:46

              Se pueden imitar o copiar muchas cosas pero sobre todo se puede aprender de muchas experiencias. Lo que no se puede imitar es su historia, cómo se forman los países, sus avatares, su geografía, su clima o sus recursos naturales e industriales. Todos los países no pueden ser Dinamarca, Noruega o Suecia y eso no se explica solo citando una presión fiscal superior a la media mundial. Países algunos de ellos muy extensos y ricos en recursos y con una población muy pequeña comparativamente. Pero si no se puede achacar a la educación el avance de fuerzas ultraderechistas, nacionalistas, xenófobas y simplificadoras de la realidad, va a resultar que tampoco lo pueden impedir esas “estructuras sociales” de las que hablas ni la red de seguridad que otorgaría un amplio desarrollo del estado del bienestar. En fin, que si tú te mareas con la ironía a mi me marean estos análisis tan vacuos, tópicos y superficiales que nos hablan como diferencia de la “seriedad” en el trabajo. Tiene algo de calvinista y del carácter que al capitalismo le imprimieron las religiones protestantes pero no tiene mayor importancia. Tú sí que debes ser serio en tu trabajo y no aquel noruego que no podía atender una reclamación porque era su tiempo de descanso y de fumarse un cigarro. Algunos ven en estos países mucha mentalidad funcionarial y educada en la protección del estado pero, como comprenderás, a mí no me da para tanto y soy muy cauto en mis juicios sobre los habitantes de los países que visito. Sobre una persona concreta como mucho y punto.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 2 Respuestas

              2

              1

              • itnas itnas 11/02/20 15:55

                Veo que es inútil tratar de conversar contigo sin recibir a cambio poco respeto u otra cosa que epítetos sin sentido e irrelevantes. Si te sirve de algo, que supongo que no, he trabajado allí donde me he atrevido a hacer comentarios superficiales (según tu, claro) lo que me da una perspectiva más allá de lecturas (siempre bienvenidas y complementarias) o lugares comunes. Lo cierto es que no creo que este comentario sirva para otra cosa que la ya sabida por reiterativa cuando se trata de ti, así que no seguiré comentando. Que te vaya bien.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                3

                4

                • Arkiloco Arkiloco 11/02/20 16:36

                  A ti también, Itnas, que te vaya bien. Por lo demás imagina cuan inutil puede resultarme a mi también conversar contigo. Otro que no califica, le da al epíteto como cualquiera y descalifica y desmocha por afición o por admiración hacia un gran insultador como Bidebi. E inutil debe ser residir en un país si lo que se trata es de transmitir tan parca y escasa experiencia o convertirla en un tópico para el que no hace falta ningun viaje. Lo cierto es y hablando de certezas, que yo he opinado sobre ideas que habías expuesto y tu solo has opinado sobre mi, mis tufos irónicos y otras bagatelas, telas y capas que sirven para escaquearse o volar hacia Marte. Cielos, hablar de útil e inútil por comentar aquí y enzarzarse en alguna polémica. Fascinante como se plantean algunos el día y como escancian "utilidad" y "valor" por cada uno de sus poros.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  4

                  1

  • bidebi bidebi 10/02/20 15:59

    Quizás lo primero que habría que aclarar es que en los países desarrollados no existen partidos antisistema, como se suele decir, todos los partidos políticos forman parte del sistema económico. Si no fuera así no existirían. También el populismo de izquierdas, nacido como antisistema, se ha tenido que integrar en él, hasta formar parte de un gobierno, como en el caso de España. El populismo de ultraderecha también forma parte del sistema y claramente es su opción AUTORITARIA ante el malestar ciudadano por las consecuencias de la implantación del neoliberalismo. Los fascismos históricamente siempre se han creado desde el propio sistema y han correspondido a épocas de crisis sociales. Y su financiación siempre ha venido de las élites del sistema. Habría que saber de la financiación de los actuales partidos de extrema derecha europeos. Pensar que un Trump, un Bolsonaro, o un Salvini son antisistema no tiene sentido. Como tampoco son fascismo como era cuando se creó en los años treinta. Es la ultraderecha que corresponde a este siglo y cuyo fin es un régimen autoritario, dentro del neoliberalismo, basado en la defensa ultranacionalista de esencia étnica y en defensa de las ideologías ultra conservadoras.
    Las consecuencias de las políticas neoliberales han creado unas clases medias y unas clases obreras que han visto reducir sus ingresos y aumentar el desempleo. Ello ha creado MIEDO E INSEGURIDAD. Caldo de cultivo siempre para las ideologías más ultras. Por eso este populismo ultra presenta como principal enemigo a lo establecido, el stablishment, la clase política establecida. De ahí partió el discurso político de Trump con gran éxito. Que para nada quiere decir antisistema, si no que hace referencia a la clase política que administra el sistema.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    4

  • jorgeplaza jorgeplaza 10/02/20 08:07

    No conozco estudios sobre el asunto, pero me gustaría que alguien me aclarara si la idea que sigue es cierta: según pasa el tiempo, sube la ultraderecha en casi toda Europa; pero también van desapareciendo los votantes más viejos. En España, a medida que sube VOX se van muriendo los que eran ya maduros en 1977 y pronto nos habremos muerto los que éramos jóvenes entonces. Pregunta: ¿es que los jóvenes son más partidarios de la extrema derecha que eran los viejos o son los viejos los que cambian de opinión y se vuelven más derechosos? Pueden ser las dos cosas a la vez, claro, pero no conozco la respuesta y me gustaría saberla porque tengo la impresión, no confirmada por ningún estudio que conozca, que muchos jóvenes actuales, seguramente por no haberlo sufrido en sus carnes, no le hacen ascos a la ultraderecha.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    2

    7

    • itnas itnas 10/02/20 08:22

      La entrevista de Munarriz ayer al politólogo catalán ofrece alguna pista.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      5

      • jorgeplaza jorgeplaza 10/02/20 11:22

        Lo que venía a decir Bertomeus, si lo entendí bien, es que los más jóvenes son lábiles, antojadizos y volubles. Que cambian con gran facilidad y sin un patrón demasiado lógico. Eso es distinto y no explica del aumento paulatino pero constante del voto a la extrema derecha.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        2

        2

        • itnas itnas 10/02/20 15:36

          El 'aumento paulatino pero constante' es lo que debía analizarse con cuidado y fijar claramente de qué intervalo de tiempo hablamos. ¿Es la intersección vacía entre lo que Ud. pregunta y lo que Bertomeus dice? Me parece que no.

          Responder

          Denunciar comentario

          2

          3

  • Macrons Macrons 10/02/20 07:49

    "Los líderes del centro derecha germano respondieron con la contundencia que se espera de cualquier demócrata –sí, también en España se debería esperar eso–

    En España, tanto el PP como Cs, que no tardaré en disolverse dentro del mismo, no solo no tienen el menor rubor de pactar con Vox, sino que gobiernan en comunidades muy representativas de su mano y sus líderes mantienen un discurso difícil de distinguir del mantenido por el partido de ultraderecha.

    "el virus de la ultraderecha en Europa se está extendiendo y cada vez va a ser más difícil mantener los cordones sanitarios"

    Es una consecuencia lamentable de las políticas del neoliberalismo, que amenazan terminar con las clases medias y lanzan a la miseria a los que menos tienen, a favor de unas élites cada vez más poderosas.

    "pensando que a fuerza de exposiciones, novelas, películas y testimonios que recuerden el horror, la sociedad europea se vacunará contra el mismo"

    La educación es mucho más que eso. Representa fomentar el espíritu crítico de los ciudadanos, para lo que es completamente imprescindible una información objetiva. Con unos medios de comunicación en manos de las élites, no podemos esperar que la sociedad se vacune contra el racismo, machismo, la xenofobia o el autoritarismo.

    "preguntarse qué es lo que ha convertido Europa en una sociedad temerosa en busca de liderazgos autoritarios que se perciben como protectores"

    El austericidio cargó la crisis generada por la especulación irracional de las élites, sobre las clases populares, empobreciéndolas y minando la cohesión social. La solidaridad europea brilló por su ausencia, con casos tan sangrantes como en griego, mientras los más ricos aumentaban su patrimonio. Ahora, las élites barajan si la democracia es lo más conveniente para protegerse del creciente malestar popular.

    Lanzar a la gente contra “los de fuera” para ocultarse podría no ser suficiente.
    El fortalecimiento de los partidos de ultraderecha a su servicio representaría un primer paso para imponer regímenes autoritarios no democráticos.

    Deberíamos estar atentos, porque el experimento está en marcha.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    1

    6

    • paco arbillaga paco arbillaga 10/02/20 09:58


      Macrons: «Ahora, las élites barajan si la democracia es lo más conveniente para protegerse del creciente malestar popular.» ¿Dónde, para qué y por quién han sido educadas esas élites?

      «Deberíamos estar atentos, porque el experimento está en marcha» y en algunas partes cuenta con el apoyo del voto ciudadano. Diría que ya no solo es un experimento; en algunos lugares de España es una incipiente realidad. Osasuna2 salu2.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      2

    • itnas itnas 10/02/20 08:18

      Excelente comentario. Particularmente en lo que respecta a la educación como espacio de crítica, constructiva y respetuosa, y como instrumento útil para una mejor sociedad, por ello con propuestas que aporten soluciones - de los críticos sarcásticos que aportan cero soluciones sabemos que se puede esperar y a qué intereses sirven - Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      2

      4

  • paco arbillaga paco arbillaga 10/02/20 07:10


    «Se alude entonces con frecuencia a esa varita mágica en que muy a menudo convertimos la cultura y la educación, pensando que a fuerza de exposiciones, novelas, películas y testimonios que recuerden el horror, la sociedad europea se vacunará contra el mismo.» Es evidente que con SOLO la educación, o por lo menos la educación que se imparte hasta ahora, no se soluciona que vayan progresando las ideas más retrógradas y reaccionarias. Precisamente casi todos quienes propagan esas ideas han tenido una educación académica que dicen es la ideal.

    «Un error imperdonable» parece ser aceptar que porque alguien tenga un título académico va a ser un político honrado. Es evidente que el poder político hace extraños compañeros de cama, y además solo para su disfrute personal, o como mucho partidista. Osasuna.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    4

    • MASEGOSO MASEGOSO 11/02/20 01:10

      Cual es la razón de que esa educación sea insuficiente para hacer frente a este resurgimiento de los fascismos en Europa?

      Seguimos teniendo la Escuela Pública abandonada en un porcentaje que es escandaloso y en beneficio de la educación religiosa que, por aquello de ser diferentes, llamamos concertada.

      Desde 1939 hasta hoy la educación, en el apartado de historia reciente, omite el estudio de esos hechos. Ningún partido político en el gobierno ha sido capaz de solucionar este problema.

      De sus incapacidades llegamos a estos resultados.

      Slu2 ossuna2

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      2

      • paco arbillaga paco arbillaga 11/02/20 07:17


        MASEGOSO: Desde luego que conocemos las deficiencias de la Enseñanza Pública aun teniendo en cuenta el fabuloso trabajo que hacen en ella millares de profesionales de la Enseñanza.

        Pero no se sabe mucho en dónde, cómo y para qué se educan esas nuevas hornadas que están saliendo de dirigentes de la derecha extrema (que lo es casi toda), y a fe que deben tener una educación especial (incluyendo a los propagadores de sus ideas en los medios) viendo cómo sueltan la cantidad de mentiras que lanzan sobre la Historia pasada y presente, sobre la realidad social y económica, dando la impresión de que cuanto más mienten, más insultan, más alto llegan en el organigrama de sus partidos.

        ¿Acaso la educación que recibe esa clase dirigente no merece una revisión? Osasuna2 salu2.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.