x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesion con Google Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

Otro país llamado El Campo

Publicada el 12/02/2020 a las 06:00 Actualizada el 11/02/2020 a las 17:09
Facebook Whatsapp Whatsapp Telegram Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Mis amigos de la ciudad desean abrirse los pulmones a bocanadas de aire limpio. Pasar las yemas de los dedos por el musgo. Caminar sobre la arena. Dejar correr a los niños y que se ensucien de cosas que no parezca que matan. Perder los ojos en algún horizonte que no esté roto por un semáforo en verde pidiéndonos acelerar más y más. Por eso, de aquí a verano, tengo planes en tres casas rurales con tres grupos de gente diferente. Nosotros vivimos a medio camino literal y figurado: somos un pueblo dormitorio y aquí no existe un solo campesino, menos aún algún ganadero, pero estamos fuera del hongo gris y todo tranzón espera que alguien le purgue el invierno a su tierra. Esta es nuestra ridícula idea de lo que es el campo: sacar de los armarios al sol de vez en cuando el kit completo de Quechua.

De pequeña me reía mucho con mis padres cuando lanzaban el brazo al horizonte y señalaban los antiguos bordes de Madrid y me decían: aquí se acababa la ciudad. Todo era remoto y era imposible imaginar que donde están las circunvalaciones, los colosales centros comerciales y sus repeticiones de casas adosadas, antes creciera algún árbol. En aquellos años ochenta, yo vivía en la frontera de dos poblaciones del sur de la capital y nuestra calle discurría entre esas dos galaxias en colisión: un enorme polígono industrial, con su fundición de metales echando humo día y noche, y las granjas. Y la vida te abofetea cuando de pronto te ves diciendo a tu hijo: ¿ves ese Corte Inglés? Pues aquí vivían rebaños de ovejas cuando yo era niña. Aquí veníamos a por huevos. Y donde está esa tienda de carcasas de móviles, mi abuela iba a rellenar su botella de leche. Y yo fui con ella muchas veces. Sí, yo estaba ya bastante viva cuando desde la M-30 todavía se divisaban pastores con sus cabras por las cunetas. Cuando en la colonia Marconi, hoy avispero de la explotación sexual de mujeres, había huertas. Mi pregunta es: ¿dónde está aquella gente? ¿Y cuánto hace que el sistema de consumo los engulló delante de nuestros ojos?

La primera vez que me senté a la mesa de mis suegros, la abuela de mi pareja, que cumplió cien años el fin de semana pasado en el mismo pueblo en el que nació, me dijo con un orgullo que entonces yo no entendí: todo lo que hay en esta mesa es nuestro. Y nuestro quería decir que, del vino al aceite, del jamón a las berenjenas, y a excepción del pan, se lo habían arrancado ellos a la tierra. Entendí, con casi treinta avergonzados años, que a los animales se les echa de comer a diario. Que las castañas se recogen rápido en noviembre cuando caen de los erizos abiertos para que no se las coman ni los jabalíes ni los domingueros, y que salen gordas y lustrosas si ha sido buen año de lluvias y pequeñas y con bicho si ha sido seco. Que la huerta pide trabajo diario y constancia. Que las corderas, en un año, son ovejas que paren. Y que si están bien cuidadas, pueden tener dos camadas en cuatro estaciones. Ese era mi nivel. Y es el nivel general.

Cuatro árboles juntos en un parque, niños míos, no hacen un bosque.

Hablo con un amigo que dejó este campo de mentira por uno de verdad, que ahora prepara la tierra y trabaja la huerta y sin intermediarios vende sus productos en los mercados de Asturias. Me explica el choque que existe entre la idealización de lo llamado rural y la realidad. Habla del desconocimiento, del abandono, de la falta, por ejemplo, de pediatra cercano desde hace meses o de la despoblación. Me habla de su nueva forma de ganarse la vida y me explica que todo se complica cuando del consumo propio de hortalizas y frutas pasas a la venta. Me cuenta el caso de la manzana de sidra que se paga a 0,27 el kilo de fruta. Bajísimo. Y que detrás del desajuste, hay un problema estructural y expandido que encarece los productos. De cómo los grandes monocultivos necesitan sacar toda la producción para llegar a todas partes de España. Y que, sin embargo, en un sistema donde los agricultores se dedicaran a producir para su región, no existirían los grandes intermediarios y distribuidores y el beneficio sería para los productores. Entonces, si los pueblos siguen despoblándose y los gobiernos siguen sin atender a esto dotándolos de infraestructuras o comunicaciones, ¿a quién venderán?

Pero ellos forman parte de escasas rebeldías contra el capitalismo alimentario; utilizan sus tierras, su tiempo y sus manos. En este desconocimiento, explanada inmensa acerca del origen de aquello que nos llevamos a la boca, sumado al gran nudo informativo y político que provocan las grandes ciudades en un país centralizado como este, se nos abren mucho los ojos cuando a bordo de los tractores, los agricultores llegan hasta la capital a pedir precios justos. ¿Qué quieren los que llegan de esa España despoblada? ¿No son justos los precios de las grandes superficies con las explotaciones agrícolas? O más allá, nos preguntamos absurdos: ¿Son entonces los agricultores de derechas? ¿Es posible que la calidad de las frutas y verduras de las grandes superficies sea, además, deficiente porque no atiende a un proceso de cultivo acorde al clima y a sus temporadas, a la biodiversidad, a la tierra que tenemos? Creo que hace mucho tiempo que ya sabíamos acerca del funcionamiento fallido de todo este ciclo. Durante años, los procesos de la agricultura han sido un ruido de fondo y parece que es ahora, cuando en Berlín y París también han estallado las mismas protestas, cuando queremos comprender a golpe de mirada desde nuestro asfalto qué está pasando con sus productos, los precios o sus jornales.

Comprender siendo capaces de pagar a 6 euros el kilo de gigantes tomates rosas, que compramos naranjas en verano o los aguacates chilenos que decorarán la tostada de grano integral en nuestras redes sociales. Somos ecológicos, aunque para que esa rodaja insípida y tiesa llegue a nuestro pan haya tenido que hacer 10.000 kilómetros sin madurar. Somos orgánicos y solidarios y pagamos el fin de semana a casi 1.000 euros en una casita de pueblo reformada de Extremadura. Para ahorrar, haremos la compra en el Lidl que nos pille de camino.

Acabo este artículo a la luz de mi huerto de sobremesa que, de noche, alumbra con led tres matas de cherrys que no respetan los ciclos del día y serán veloces como esta vida nuestra en darme frutos. Me siento profundamente realizada y a la vez absurda felicitándome por haberlos regado una vez a la semana en su depósito invisible de agua y suspiro mientras me ilusiono con que ya están echando las primeras flores. En quince días, veré salir el primer tomate libre de pesticidas. Escucho revolverse a mi amigo en su oriente asturiano mientras labra la tierra.

Más contenidos sobre este tema




7 Comentarios
  • Alfonso J. Vázquez Alfonso J. Vázquez 14/02/20 00:48

    En el pasado los mercaderes que compraban las especias a bajísmo precio las vendían a un precio descomunal en Europa.Para acabar con eso los portuguesesdieronla vuelta al cabo de Buena Esperanza, par reventar el comercio en manos de los musulmanes y Colón quiso hacer lo mismo caminando horizontalmente hacia el Oeste. Es hora de que los productorees se den cuenta de que tienen que paar a ser sus propios distribuidores acercando el producto al consumidor. Cuando lo hagan veremos si elprecio del producto baja o si se mantiene o, ¡incluso sube!, cuando se dencuenta deque pueden quedare con todo el beneficio de los intermediarios cuando estén dispuestos a corrersus riesgos que, ¡sin duda!, están muy bien pagados. Eso se llama cooperativas. Lo contrario se llama la anarquía del minufundio. Los productores deciden si prefieren seguir como en la prehistoria vendiendo a lo que les paguen las cosechas o a ser productores del S. XXI vendiendo sus cosechas al consumidor al precio que es justo. La decisión está en sus manos.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • VICTORIA BALERDI VICTORIA BALERDI 12/02/20 19:42

    Un artículo entreñable que toca el corazón. Si no somos conscientes de la necesidad de comprar productos de temporada, de proximidad, sin pesticidas y de precio justo, cómo podemos entender al agricultor ? Si no somos conscientes de que comemos cada día porque unos hombres y unas mujeres cuidan de la tierra, afrontando las intemperies, cómo podemos entender el labrador? Hincar el diente en un tomate que huela a tomate, ese placer no te lo da un tomate bien lustrado y cansado de tantos kilometros recorridos y enfajado en una bandeja del super. Nuestro apoyo empieza comprando directamente al labrador, a la cooperativa o a la tienda del barrio.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • GRINGO GRINGO 12/02/20 10:52

    Nuestra sociedad agrícola inicio el camino del cambio hace muchos, muchos años, por diversos motivos.

    Antes, porque el campo es muy esclavo, no entiende de tiempos ni meteorológicos ni de otro tipo, y además el campesino añoraba disponer de "tiempo" y una seguridad en los ingresos, que era lo que tenía su primo el que se fue a Barcelona, Madrid o Bilbao.

    La sociedad donde vivía su primo se desarrolló, tenían de todo, supermercados, cines, hospitales, una oferta variada, y además, gracias a sus ingresos fijos, tiempo y vacaciones, algo impensable en el campo.

    La sociedad rural, se estancó, se despobló, nadie se atrevía a poner casi un bar, de cine ni hablar, hospitales a X kilómetros, la compra dependía de la visita de algún vendedor ambulante, pocos atractivos para mantener el entorno rural, y que se han ido acrecentando en el paso del tiempo.

    Ahora se quiere recuperar el campo, y que el agricultor tenga una fuente de ingresos razonable, pero que es razonable ???, alguien podría calcular el valor de unos puerros, unas manzanas, la leche, etc,etc,etc, o se toma como referencia los precios de las grandes superficies y se le añade un plus de "producto natural, ecológico" en consonancia con el supuesto esfuerzo del agricultor....

    No me hubiera gustado ser agricultor, quizás por ignorancia, pero depender del pedrisco de las inundaciones y de mil factores que no puedes controlar, aunque puedes asegurar, debe ser bastante agobiante, por lo que la única, o de las únicas fórmulas que se me ocurren, sería que fueran trabajos subvencionados por el Estado, como terminaremos conociendo en el resto de profesiones, ya que no hay trabajo para todos y más pronto que tarde se terminará implementando la Renta Básica, para que el trabajo se desarrolle disfrutando y sin la presión de los ingresos necesarios.

    Difícil papeleta repoblar la España vaciada y menos con la situación actual.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • kalikatos kalikatos 12/02/20 10:30

    Me parece un gran artículo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Silk Road Silk Road 12/02/20 09:48

    Aparece en el artículo una distinción muy necesaria: entre los agricultores de cercanía y los grandes monocultivos. Porque últimamente se habla mucho de "los agricultores", sus derechos y sus reivindicaciones, pero no todos son iguales. A los agricultores de cercanía hay que protegerlos del liberalismo salvaje de la oferta y la demanda porque con las cosas de comer no se juega mientras que los otros son una empresa más que se las debería apañar por su cuenta. Y además, habitualmente, una empresa poco ecológica: llenan el campo de pesticidas y de nitratos y ocupan excesivamente un terreno que se podría utilizar para otras cosas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Gogor Gogor 12/02/20 08:42

    Escribe aquí tu comentario (máx. 2200 caracteres)

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Gogor Gogor 12/02/20 08:41

    Cuanta razón llevas Aroa,espabilaremos algún dia ?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

 
Opinión
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.