x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Buzón de Voz

Dos pasos hacia una España más laica (y justa)

Publicada el 04/03/2020 a las 06:00

Esos azares del calendario han querido que este martes se produjeran dos hechos aparentemente inconexos que pueden derivar en una consecuencia común: hacer de España un espacio de convivencia más justo, más laico, más moderno, incluso más “constitucional” (como les gusta insistir a algunos siempre que el adjetivo se interprete a su modo). Casi a la misma hora en que el Consejo de Ministros aprobaba el proyecto de una nueva ley de educación, la Conferencia Episcopal elegía a un presidente que, por primera vez en veinte años, no representa a los sectores más ultraconservadores de la Iglesia. Hará más ruido, seguramente, esa otra Ley de Libertad Sexual que ha provocado grietas en la coalición de gobierno aunque sin duda supone un avance imprescindible en la lucha por la igualdad. Sin embargo, llevamos tantas décadas sufriendo la contaminación religiosa en la calidad democrática que vale la pena poner el foco en esos (tímidos pero importantes) pasos hacia un Estado laico o al menos aconfesional de verdad.

Los obispos han elegido como líder para los próximos cuatro años a Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, y como número dos a Carlos Osoro, arzobispo de Madrid. Ambos representan la línea más coherente con el Papa Francisco y se alejan significativamente de los sectores más ultras de la Iglesia (ver aquí el perfil que traza Ángel Munárriz, periodista de infoLibre y autor de uno de los libros más interesantes sobre el episcopado y sus cuentas pendientes con el Estado). Enseguida han surgido voces que califican la cosa como una victoria del ala “progresista” de la Iglesia. Considerar “progresista” o “rojo” a cualquier obispo español es más o menos como creer a Bernie Sanders cuando se define como "socialista". Omella tiene de “rojo” lo que Obama de “comunista”.

El contexto lo condiciona todo. Del mismo modo que, en comparación con Trump, efectivamente Sanders o incluso Joe Biden y hasta el multimillonario Michael Bloomberg son gente de progreso, todo arzobispo español simplemente demócrata y dialogante pasa por socialdemócrata radical si se le compara con Rouco o Cañizares, las manos que han venido meciendo la cuna del poder de la Iglesia católica en España desde 1999 (ver aquí). Recordemos que Rouco, Cañizares y Ricardo Blázquez (un poquito más moderado) han dirigido todos sus esfuerzos durante dos décadas a oponerse a todas las iniciativas progresistas sobre el aborto, el matrimonio homosexual o la eutanasia, y a apoyar manifestaciones contra la supuesta “ruptura de España” o la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, pero han puesto todavía más ahínco en proteger los privilegios fiscales de la Iglesia, las inmatriculaciones irregulares, la inmunidad de los sacerdotes pederastas o el suculento negocio de la enseñanza religiosa.

Y este último punto es el nexo principal que unía este martes la sede episcopal de la madrileña calle Añastro y el palacio de La Moncloa. El Gobierno volvía a aprobar el texto de la ley de Educación que ya intentó sacar adelante tras la moción de censura de 2018. Es el que tumba la llamada ley Wert, la polémica Lomce, y el que pretende, entre otras cosas, eliminar la obligatoriedad de la asignatura de Religión y del concepto de “demanda social” en la planificación escolar (ver aquí). Es decir, se trata de obligar a los colegios concertados a admitir a alumnos de familias con bajos recursos económicos o con dificultades para el aprendizaje, y “equilibrar” así la responsabilidad social de la educación pública. Debería parecernos algo obvio, medieval, de Perogrullo, pero lo cierto es que en España sigue existiendo una segregación del alumnado, por sexo y por estatus socioeconómico, que engorda un negocio educativo mayormente en manos de la Iglesia católica y soportado con recursos públicos (ver aquí).

Las fuerzas conservadoras y sus terminales mediáticas darán (seguro) más importancia al hecho de que el nuevo presidente de los obispos, Juan José Omella, haya defendido el “diálogo” como solución política a la crisis originada desde Cataluña (ver aquí), o que haya calificado de “excesiva” la prisión preventiva de más de dos años a los dirigentes independentistas (ver aquí). Insinuarán (ya lo están haciendo) que el nuevo líder de la Iglesia en España ha sido prácticamente acordado por un acatarrado Francisco desde el Vaticano con el Gobierno “socialcomunista” de Madrid. Pero lo cierto es que la gran preocupación de los sectores eclesiásticos ultramontanos, los que mueven Roma con Santiago para que el Tribunal de Cuentas no apruebe la auditoría en la que se denuncia el descontrol en la gestión del dinero público que recibe la Iglesia del Estado (ver aquí), es la firme posibilidad de que en la presente legislatura se ponga fin a una tomadura de pelo a la ciudadanía que dura ya unas cuantas décadas. Procede de la alianza entre el franquismo y la cúpula de la Iglesia y se ha venido manteniendo contra el más mínimo respeto a una letra de la Constitución que decretaba la aconfesionalidad del Estado y a un espíritu laico inherente al concepto de democracia.

La fe es algo absolutamente respetable, personal, individual, perteneciente al pensamiento, el corazón y el alma de cada cual. Pero no puede ni debe afectar al bolsillo de todos. Omella decidirá qué hacer respecto a las cuestiones teologales y doctrinarias del papa Francisco, o sobre la vergonzosa (e ilegal) protección a la pederastia en las filas del clero. Pero, más allá de su moderación o progresismo, lo que interesa a la ciudadanía es que España avance de una vez por todas hacia una convivencia justa, moderna, transparente… laica. Las creencias no pueden servir para elevar nota ni obtener becas. Lo obligatorio es una educación en valores cívicos y éticos. Y cada euro de la caja de todos debe gestionarse con absoluta transparencia. Amén.

Más contenidos sobre este tema




30 Comentarios
  • FRYO FRYO 06/03/20 11:13

    totalmente de acuerdo,

    pero no concibo las razones por las que una parte considerable de nuestra sociedad no defiende estos argumentos y colabora con los partidos e instituciones que mantienen los privilegios de la Iglesia.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    0

  • cromwell cromwell 05/03/20 12:36

    Conciso y claro el artículo. Informa sin sesgos. Habría que meter el bisturí más profundamente en el tema de la Iglesia pero quedan todavía demasiados papistas e España y la Historia recomienda cautela y paso firme. Es una institución milenaria que se las sabe todad.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • miguarias miguarias 05/03/20 08:08

    Amén

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Macario Castillo Macario Castillo 05/03/20 06:43

    Me encanta leerte siempre que puedo

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • mcjaramillo mcjaramillo 04/03/20 23:08

    Amén, Sr. Maraña.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Petín 1 Petín 1 04/03/20 21:34

    Siempre que me acuerdo me gusta preguntar ¿comparado con qué o con quién? cuando me han preguntado cómo veía algo.

    Adolfo Suárez nos pareció muy bueno comparado con los fascistas franquistas, pero se quedaba muy corto comparado con Santiago Carrillo el del eurocomunismo o socialcomunismo que renunció a la revolución del proletariado, al partido único de la Unión Soviética y que aceptó a todos los partidos. Hoy cuando algún inepto habla de un Gobierno socialcomunista, no sabe de qué habla.

    El Papa Francisco nos puede parecer muy socialista si lo comparamos con su antecesor Benedicto XVI y mucho mas socialista si la comparación es con el polaco Wojtyla, Juan Pablo II.

    Comparar a Rouco con cualquiera es subir a los altares a ese cualquiera, Rouco es un ultraortodoxo religioso y no puede existir parangón si no es con Torquemada.

    Rouco, Cañizares, Camino, Argüello, Martínez Fernández, Reig Pla, etc. son los Chamanes más radicales de la secta católica.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    8

    • EAJ49radio EAJ49radio 05/03/20 10:49

      Petin 1, muy de acuerdo con usted. El artículo me ha parecido cómo siempre que leo al Sr. Maraña, muy lúcido y certero. Gracia

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Tubal Tubal 04/03/20 16:19

    De acuerdo, amigo Maraña. Pero convendría precisar que lo "respetable" no son "la fe y las creencias", sino las personas. No me parecen respetables la mayor parte de las creencias religiosas, pero sí el derecho de cada persona a creer que los burros vuelan (o que los muertos resucitarán algún día, por ejemplo), siempre que no trate de imponer su criterio a toda la sociedad exigiendo que respetemos las "burradas". Y eso es lo que sigue ocurriendo aquí, donde si alguien se "caga" en dios públicamente (la caca es siempre algo de mal gusto, en mi opinión) se considera que se está ofendiendo a personas.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    14

  • Excomulgado Excomulgado 04/03/20 15:56

    Enhorabuena Jesús por el artículo. Bien estructurado y explicado, haciendo ver claramente los privilegios que tiene y defiende la iglesia católica, a nuestra costa, seamos ateos o creyentes en sus amigos imaginarios.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    9

  • Nidáguila Nidáguila 04/03/20 12:38

    "…. en esta obra de Berceo compara a la iglesia como un estado dentro de otro estado. Así Berceo describe épicamente la resistencia de Santo Domingo , prior de San Millán de la Cogolla , a las pretensiones del rey de Navarra , en relación con el tesoro del monasterio(131-168), en un mensaje bien explícito en el que dice que el poder civil podía contribuir a la riqueza de la iglesia católica ,pero nunca pretender que esta , a su vez, aceptara una parte de las cargas del reino" . Estoy plagiando a Cesar Vidal. Lo que define este plagio, es lo que define España desde el tiempo de los visigodos hasta la fecha. Descerebrados que ,salvo raras excepciones, recogían coronas como salchichas ,y que al pueblo lo defendiese el rosario de la aurora, porque ellos ya eran santos porque la iglesia satánica lo decía. Si no la libertad del hombre, porque recuerdo que no abolían la esclavitud, solamente pedían que se tratasen bien a los esclavos , todo lo que sea progreso ,a diferencia de los reformistas ,es anti eclesial. O lo que es lo mismo, hay que estar en la oscuridad de la ignorancia, para que ignorantes como ellos nos puedan dirigir. Y lo grave es que elementos, sin ánimo de ofender a nadie, como Aznar les de prebendas de la Edad Media. Creo recordar que ese dejar hacer de nuestras diferentes monarquías ,provocaron que estemos donde estamos. Roban ,ultrajan niños, hacen negocios impíos como el Camino de Santiago, y todo con el beneplácito de un pueblo ridículamente analfabeto ,en pleno siglo XXI. Cualquier cosa que sea adelantar bienvenida sea, pero es realmente patético y vomitivo que a estas alturas de la batalla ,esta iglesia, creencia o club no tenga perfectamente delimitados sus poderes ,que no deberían ser más que aquellos que la moralidad, o supuesta moralidad, que representa ,dictamine. Fuera con ellos de España, que ya nos hicieron derramar mares de sangre y toda clase de inmundicias físicas y morales desde que llegaron. Nunca he visto a dios que necesitara tanto dinero ni poder. ¡Es realmente asqueroso!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    14

  • Quintín Quintín 04/03/20 12:05

    Mi respetado señor Maraña. Hay un refrán que dice: "Donde irá el buey que no are" . Que ese señor, nuevo jefe de los curas sea o no progresista, le digo a usted que al 80% del pueblo se la trae floja. Más o menos lo que dijo Plató en sus Diálogos: "Si fuésemos razonables Hermógenes, confesaría-
    mos que nada sabemos de los dioses, ni de sus personas, ni de sus nombres"

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    5



 
Opinión