x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Muros sin Fronteras

El problema no es el virus, es el sistema

Publicada el 26/03/2020 a las 06:00 Actualizada el 26/03/2020 a las 10:35

El vídeo de arranque es de abril de 2015, hace cinco años. Para los científicos no ha sido una sorpresa. Saldremos de esta, pero quizá no de la siguiente pandemia si no somos capaces de sacar las conclusiones adecuadas, de poner los medios nacionales e internacionales para evitarlo. La mayor amenaza para la supervivencia de la raza humana, de este sapiens que no hace honor a su nombre, no son las armas, ni siquiera las nucleares, el impacto de un asteroide o que los robot se vuelvan locos, sino un virus similar al Covid-19. Esta idea centra la intervención de Bill Gates con la que inicio este texto: también es el eje del artículo de Simon Parkin Así será nuestra próxima pandemia global que enlacé la semana pasada y se lo vuelvo a recomendar.

Si lo combinan con la serie documental Pandemic de Netflix, que habla de las mismas cosas, les ayudará a entender el contexto y no les va a provocar angustia (espero). No es Contagio, que tal vez no sea la película más adecuada en un confinamiento. En este otro reportaje hablan de la gripe española. Es el precedente más cercano del Covid-19 ocurrido hace 100 años.

Las cifras actuales son demoledoras: de camino a los 500.000 afectados en todo el mundo, y no deja de crecerHablamos mucho de aplanar la curva (jerga en la que ya somos expertos), de fechas y objetivos; también, afortunadamente, de personas. Se multiplican los gráficos comparativos en los que Asia sale mejor parada. Tal vez sea porque vivieron dos coronavirus (SARS, en 2003; y MERS, en 2012) y están mejor preparados. Son sistemas autoritarios que basan el poder en la tradición religiosa-cultural del confucionismo.

Las obligaciones en defensa del grupo están por encima de la libertad del individuo. Uno nace surcoreano, japonés, chino. No es algo de lo que se pueda escapar tan fácilmente como en Occidente. Ese nosotros-nacional conlleva obligaciones y códigos de comportamiento. Nadie cuestiona en Corea del Sur, uno de los países que mejor lo ha hecho, el seguimiento de las personas a través del móvil, la invasión del Estado en la esfera privada. Es un gran hermano consentido. En Europa y EEUU es algo más difícil, en teoría. Hemos cedido información personal sin saberlo, o peor: sin que nos importe demasiado. Nuestros teléfonos son terminales de espionaje. Saben lo que compramos, lo que decimos, lo que pensamos.

Hay hechos incuestionables: Lombardía lo hizo peor que Wuhan, Madrid lo está haciendo peor que Lombardía y Nueva York va camino de hacerlo peor que Madrid. Nadie aprende de los errores de los demás. Faltan medios y materiales para proteger a los luchadores de primera línea. No es fácil adquirirlos donde reina el principio de la oferta y la demanda, una manera de describir la avaricia a costa del sufrimiento de los demás. Es sorprendente lo que ha tardado el Reino Unido en actuar con contundencia. Boris Johnson ha pasado en una semana de defender la selección natural de la especie a encerrar su población en casa por tres semanas. Las cifras del experimento sobrepasaban los 500.000 muertos.

En el entorno de Donald Trump abundan los defensores de la eugenesia capitalista. El remedio no puede ser peor que la enfermedad, acaba de decir el presidente. Está nervioso porque sabe que será la economía la que determine el resultado de las elecciones de noviembre. Es su gran logro. El índice de la Bolsa está por debajo del día de su inauguración presidencial. Distintos expertos y think tank dan por segura una recesión y aumento del desempleo. Es un escenario de pesadilla, sobre todo para Trump, que ya no esconde su deseo de reabrir lo antes posible la economía digan lo que digan los científicos.

El personaje estrella a seguir es el doctor Anthony Fauci, que se debate entre dejar pasar las burradas del presidente o decir la verdad. Le ha contradicho en directo en varias ocasiones. Hay un runrún de sables. Dicen que Trump lo quiere despedir, algo que podría ser demoledor para él y para su país. Es lo que pasa cuando los ciudadanos prefieren a un demagogo oportunista que a un defensor de la ciencia.

Vienen días muy duros, y después, otros tan duros en la economía. ¿Pagarán los de siempre? No lo duden. La ventaja es que esta vez todos vamos a estar mal. Hay dos enseñanzas de 2008 que la UE debería aplicar en 2020: no puede dejar expuestos a los más débiles como sucedió con Grecia. Somos un todo. No se puede repetir una eugenesia por países.

El nazismo no surgió de la nada, no fue consecuencia de un meteorito. Es un pensamiento que estaba –y está-- entre nosotros: el desprecio por los débiles, enfermos y ancianos, cuestionar el pago de impuestos para asuntos sociales. Lo dijo Emmanuel Macron hace unos días, no se puede considerar la Sanidad Pública como un gasto, porque es una inversión. Los defensores de los recortes y de la privatización a sus amigos no pasan por el mejor momento publicitario, pero no duden de que volverán con otros argumentos.

Veremos qué cambios de fondo y de comportamiento genera la pandemia, si son políticos o de cultura. Apuesto a que nada volverá a ser igual. Lo que no va a cambiar nunca es el número de idiotas y su insoportable visibilidad en las redes sociales. Cada uno de nosotros tenemos dos deberes ciudadanos: no salir de casa y bloquear en masa a los cretinos, sean seguidores o no.

Tenemos que renovar las prioridades, reflexionar y acometer los cambios necesarios. Angela Merkel compara la pandemia con la Segunda Guerra Mundial. No es un mal ejemplo para defender una reordenación mundial, un reset global. Es este sistema depredador sin controles el que mata más que el virus, es el que da prioridad al gasto militar sobre la investigación y la sanidad, el que vive en una eugenesia social permanente de la que solo se salvan los más ricos.

Más contenidos sobre este tema




31 Comentarios
  • El chipionero El chipionero 28/03/20 11:31

    Es verdad que "el problema no es el virus, es el Sistema. Tienes razón, Ramón, pero habrá que ir cambiándolo ¿verdad?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/03/20 09:54

    Hoy en El paîs:
    Sánchez y Conte se enfrentaron a la negativa de Alemania y Holanda a diseñar un plan de choque de la UE contra la crisis del coronavirus en una cumbre muy bronca.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • @tierry_precioso @tierry_precioso 27/03/20 10:00

      https://elpais.com/economia/2020-03-26/el-plan-de-reactivacion-enfrenta-a-la-ue-en-su-mayor-crisis-sanitaria.html

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Argaru Argaru 27/03/20 08:05

    Si no cambiamos el sistema capitalista por otro orientado al crecimiento sostenible y al bien común, este planeta no tiene ningún futuro. El cambio climático sigue amenazando en el horizonte y esta pandemia es "un juego de niños" con lo que se nos viene encima. La naturaleza no es sabia, es como es, tiene sus propias reglas y si te las saltas lo acabas pagando muy caro. Según los expertos geólogos estamos en la era del ANTROPOCENO, eso quiere decir que el hombre está interviniendo en la naturaleza para condicionarla a su favor, esquilmándola. No hace falta recordar que ese "hombre" que domina la naturaleza no se guía por la ciencia, se guía por los principios del NEOLIBERALISMO y eso sólo puede terminar en desastre. Stephen Hopkins decía que el hombre debería ir pensando como abandonar este planeta en los próximos mil años. No sé, pero tengo la impresión de que no podremos esperar tanto tiempo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Coronel Dax Coronel Dax 26/03/20 22:25

    Del artículo discrepo en un aspecto, el del control de la ciudadanía por los móviles. Me explico.

    Es innegable el repaso que nos han pegado los países de extremo oriente a los europeos y, seguramente, ocurrirá lo mismo con los EE.UU. En nuestro descargo, que nosotros no pasamos las dos crisis sanitarias que han pasado ellos en los últimos años, mientras que nuestra “crisis” la de la gripe A resultó un fiasco. Nos alertaron de ella, nos gastamos una millonada en comprar vacunas y luego resultó en un bluf. Esto sirve solo de excusa a medias, pues nuestros expertos que tenían diseñado su plan de epidemia han fracasado bastante estrepitosamente.

    El éxito de algunos países (Corea del Sur, concretamente) se ha achacado al desarrollo de programas informáticos que rastrean los móviles de los ciudadanos para reconocer los contactos con otros ciudadanos y así reconocer a otros posibles infectados. Estos programas, junto a una política de realizar tests a todos esos potenciales contagiados habrían conseguido controlar y detener la propagación del virus.

    Ramón nos advierte que esto es un control excesivo y orwelliano sobre los ciudadanos. Es decir, se trata de un procedimiento que no es compatible con una democracia digna de tal nombre. Para mí que lo que es inadmisible en una democracia es el espionaje en los móviles y en los ordenadores a los ciudadanos para fines espúreos, sean de orden político o sean de orden comercial. A ese uso sí me opongo, claro. Pero, me temo, nuestras prestigiosas democracias están permitiendo esos usos, cuando no alentándolos.

    Sin embargo y por el contrario, prestaría gustoso la intimidad de mis movimientos a partir del posicionamiento de mi móvil siempre que tuviera garantía que su uso se dirige exclusivamente para preservar el bien común, sea para impedir la extensión de una epidemia, sea para el estudio de movilidad que se hizo en España hace unos meses, o por cuestiones similares. Claro que para ello tendríamos que tener unas garantías de que los datos los va a escudriñar un comité científico independiente del Gobierno, con control judicial, y todas las garantías que fuese menester.

    Un saludo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • itnas itnas 26/03/20 18:02

    El primer video de Billy Gates es importante, en mi opinión. No será que el señor sea desconocido y/o con pocos medios para expandir el mensaje. Desde luego si se le compara con el mensaje de estos días en los 'mass media' no parece haber otra diferencia que la de que el mensaje de estos días 'machaca' inmisericordemente al receptor en tanto que la conferencia de Gates fue una noticia más entre un millón de ellas (por decir alguna cifra). Bueno, si así es, se trata de informar machaconamente sobre lo que hay que hacer para no sufrir otra pandemia. A la vista del consenso existente en la comunidad científica sobre la dirección que debería tomarse, me pregunto por qué los mass media no lo hacen. ¿Es un problema de 'eso no vende' cuando se compara con otras noticias que dan inmediatos beneficios en tiempos no pandémicos? Puede ser, pero claro como cuando uno pregunta al operario que asfalta cinco veces el mismo tramo de carretera en el plazo de un mes y dicho operario responde '¡hay que comer jefe!', la cuestión es que un mass media no puede hacerlo en solitario; así que tal vez haya que legislar lo que debe informarse sí o sí - con independencia de que se ofrezcan otras noticias como el escarceo sexual del personaje famoso de turno - Naturalmente, siempre queda la vía del conocimiento y la educación no sesgada si bien debe reconocerse que dicha vía es a más largo plazo e implica un estado de cosas aproximadamente similar a lo que debe cambiar el sistema en tiempos de pandémias. Centrarse en que la Sanidad, la Educación y la Justicia son intocables (y no creo que deban exponerse aquí las propiedades de tales ministerios).

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • Pinolere Pinolere 26/03/20 17:25

    De acuerdo , pero estaría bien que los videos fueran al menos con subtítulos en español.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Janubio Janubio 26/03/20 13:27

    Creo que es imposible expresarse con más claridad, más sencillez, más realismo y más visión de futuro. Ojalá esta experiencia sirva para empezar a aplanar la curva siempre ascendente de la estupidez humana.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • manuelromeromesa manuelromeromesa 26/03/20 13:09

    Gracias Ramón por tu claridad.
    Hay tanto imbécil en el mundo.....no se dan cuenta de que solo se disparan a su pie.
    Gracias.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Raul Raul 26/03/20 13:03

    No va a haber ningún  reset mundial. EL MUNDO VA A SEGUIR FUNCIONANDO DE LA MISMA MANERA. Explotacion del hombre por el hombre guerra pobreza y desigualdad crecientes cambio climático  devastacion de ecosistemas por el capitalismo depredador QUE CAUSARA NUEVAS PANDEMIAS y en los paraisos fiscales se seguirán  acumulando cientos de miles de millones libres de impuestos. También  un tal Sarkozy pidió  resetear el capitalismo cuando el crack del 2008....... y ya se ve lo que paso. 

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    2

    6

    • Ambon Ambon 28/03/20 10:34

      Es imposible conseguir aquello en lo que no se cree.

      Ya sabemos que las utopías son inalcanzables, pero nos marcan el camino, sin ese faro que significa la ilusión es imposible avanzar.

      ¡ANIMO!

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • 74camilo 74camilo 26/03/20 15:52

      Correcto!!. En unos meses volveremos a comprar mierdas en Amazon a comer comida basura a irnos de vacaciones a los confines del mundo, atestados de turistas y a comprar un maravilloso coche eléctrico hecho con litio de la nueva dictadura de Bolivia y cargado con electricidad de nuestras maravillosas Endesa y compañía. La vida sigue igual....

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

  • mac.ginkgo mac.ginkgo 26/03/20 12:26

    Por favor, transformemos esta experiencia desgarradora en una herramienta para el futuro.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6



Lo más...
 
Opinión