x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

La buena información es más valiosa que nunca | Suscríbete a infoLibre por sólo 1 los primeros 15 días

Buscador de la Hemeroteca
Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Olvidaste tu contraseña?
infolibre Periodismo libre e independiente
Secciones
Telepolítica

Covid-19: Después del martillo, a danzar

Publicada el 02/04/2020 a las 06:00

Uno de los trabajos recientes más interesantes que se han publicado sobre el coronavirus ha sido el realizado por el investigador Tomás Pueyo. Se titula “El Martillo y la Danza”. Vale la pena dedicar tiempo a leerlo con calma. El informe presenta una visión abierta y evocadora de los escenarios que nos podemos encontrar en los próximos meses en el mundo.

La idea central del trabajo de Pueyo defiende la aplicación de políticas de choque activas e intensas frente a la propagación del coronavirus, tal como hicieron en China, Corea del Sur o Singapur. De alguna forma, es el modelo que se ha empezado a extender en los países europeos más afectados por la pandemia como Italia o España. El título del trabajo pretende visualizar las dos fases que se requieren para salir adelante tras la crisis sanitaria que padecemos. En primer lugar, el objetivo prioritario es la urgente y contundente aplicación del martillo. Es decir, doblar la curva de crecimiento de los contagios y, consiguientemente, la de víctimas de la enfermedad. Se trata de aplicar una estrategia de supresión y no una de simple mitigación.

El estudio intenta avanzar más allá y plantea el escenario que puede abrirse una vez superada esta primera fase de contención. Después de que, a base de martillazos, consigamos doblar la tendencia creciente de la curva de contagios, acabaremos por llegar a un nuevo territorio que resulta muy difícil de imaginar para muchos de nosotros. Para Pueyo, una vez cubierta con éxito la fase de supresión, que en el caso español diversos especialistas piensan que puede alcanzarse en las próximas seis semanas, entraríamos en la fase de danza. El propio Pueyo la explica de esta manera: “Si se usa el martillo con el coronavirus, en unas semanas estará controlado y las condiciones para hacerle frente serán mucho mejores. A continuación, se requerirá un esfuerzo a largo plazo para mantener el virus contenido hasta tener un tratamiento o una vacuna”. Y añade que hay gente que cree “que tendrá que quedarse encerrada en sus hogares durante meses. No es cierto. De hecho, es posible que nuestras vidas vuelvan a ser casi como antes”.

Para entender el futuro que nos espera es clave asimilar que mientras no exista una vacuna eficaz extendida en todo el mundo tendremos que vivir supervisando muy de cerca los movimientos del virus. La clave, una vez controlado el contagio masivo y descongestionados los sistemas sanitarios hoy colapsados, está en realizar un continuo y detallado seguimiento de la tasa de transmisión de la enfermedad, para que la sanidad pueda asumirla sin desbordarse. El problema es mantener el equilibrio entre la apertura de las medidas de confinamiento y el posible impacto en una reactivación de la tasa de contagio. Por tanto, en ese periodo que se abrirá, la sociedad deberá danzar entre el deseo de volver a recuperar la vida tradicional con una completa actividad económica y verse obligada a tomar medidas de aislamiento social si las tasas de transmisión vuelven a crecer puntualmente.

Resulta indiscutible que todo el mundo fuera de la Asia afectada hace casi dos décadas por el SARS, por tanto escarmentada ante una epidemia, se ha visto sobrepasado por el impacto del COVID-19. Nadie fue capaz de atisbar la que se venía encima. Todos los países hemos reaccionado tarde y con diferentes niveles de intensidad en la reacción. Es también indiscutible que España es el país que, tras el despiste generalizado inicial, ha reaccionado con mayor firmeza y rapidez en el escenario europeo. Deberíamos aprender la lección y asumir que no podemos reaccionar tarde en lo que queda por delante. Es fundamental controlar la iniciativa en la batalla contra el virus.

La anticipación va a ser clave en el futuro. Tenemos que crear una nueva forma de convivir en una sociedad que será inevitablemente diferente. El peso de la tecnología va a ser clave. En las zonas afectadas por la pandemia, los ciudadanos se están acostumbrando a volver a la actividad con nuevas reglas de comportamiento. La gente se ha habituado a conocer su estado de salud día a día y a comunicárselo a los demás vía aplicaciones de móvil creadas a tal fin. La única manera de impedir contagios descontrolados es extender la colaboración social. Paso a paso podremos ir recuperando espacios hoy cerrados de relaciones laborales, de ocio o de relaciones personales.

Necesitamos que la política se dedique a trabajar hoy, martillo en mano, para torcer la curva de contagios y letalidad. A la vez, es trascendental que empecemos a diseñar ese nuevo espacio en el que deberemos danzar durante meses para recuperar lo que hoy echamos de menos. De paso, podemos aprovechar para hacer algunas trascendentales reformas en nuestro modelo de convivencia: potenciar nuestro estado de bienestar, reinventar una economía equilibrada, luchar contra la desigualdad, incorporar la tecnología para cubrir las nuevas necesidades, cuidar nuestro entorno natural, valorar nuestra identidad como país, entender la importancia del esfuerzo colectivo y solidario, etc.

Seguro que todo cambiará cuando esto termine… siempre y cuando no colaboremos en que termine con nosotros.

Más contenidos sobre este tema




39 Comentarios
  • Quintín Quintín 03/04/20 12:38

    Mi respetado señor Contreras, (me considero un lector de todo cuanto escribe y, le digo de todo cuanto cuenta. Invado su terreno porque no se donde meter mi comentario, ya que leído los artículos de todos los buenos comentarista de este, mi periódico, pero no me dan tema para invadirlos con mi comentario, al asunto: este comentario le hice en otro periódico y considero que sea difundido en Infolibre, ya que otro opinante después leerlo me puso a parir. Comentario: Muy señor mío. Los militares no están por costumbre patriotera de tiempos pasados, están porque esto es una emergencia nacional por no decir internacional, no quiero salirme de mi feudo. Los movimientos de hombres con sus materiales para solucionar lo que se les asigne, viene perfectamente consustancial al ejército. El motivo de que un alto mando de la milicia esté en el estrado es para informar a los españoles los pasos a seguir que ordena el Gobierno del que él es parte y la misión que se les confía. En cuanto a los obispos, le digo que por tiempos pasados formaban parte integrante de la España de los vencedores, ellos siempre se encontraban presentes en todos los actos de exaltación patriótica. Dada la desgracia que nos ha caído encima con el virus, no se considera la presencia de la curia en nada ya que nadie les pide exorcismos. Aprovecho este comentario para dar las gracias al personal sanitario y desearles salud y suerte

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • luzin luzin 02/04/20 19:38

    Interesante análisis del Instituto Universitario de Matemática Multidisciplinar de la Universitat Politécnica de Valencia https://covid19.webs.upv.es/INFORMES/Informe_01042020.pdf

    Ojo! si no se hacen bien las cosas las salidas pueden ser desfavorables ... el modelo de Corea del Sur es recomendable.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    3

    1

    • luzin luzin 02/04/20 19:50

      Ah ... y que no se olvide ... España es uno de los campeones mundiales en muertos: el 20% del total mundial ... y por ende en contagiados ... no en todas las partes ha sido lo mismo ...

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      0

      • Arkiloco Arkiloco 02/04/20 20:01

        Lea uste, señor Lusin, lo que dise el que tiene ma abaho y se va a entera de multidiscipliná y de lo que vale una peineta comparado con el largo aliento del Bi Band o Bi Ben ese. Cuando salgamos de encierro no se yo si no habrá que encerra a alguno

        Responder

        Denunciar comentario

        8

        2

  • itnas itnas 02/04/20 19:16

    La primera evidencia de vida data de 4 billones de años y la edad de laTierra es de medio billón de años más. Esto supone que sin saber por qué razón, la tendencia a albergar vida parece potente en este planeta. Además, resulta que la tercera parte de los genes de un hongo están presentes en el humano lo que da idea de que Darwin llevaba razón. Claramente, ante semejante explosión de vida, ésta existe de todas las formas y colores: por ejemplo, existen parásitos, esos seres (el virus es uno) que no pueden vivir sin un huésped. L. Van Valen (1973) sostiene precisamente que los sexos existen en las especies como consecuencia de luchar contra los parásitos (hipótesis de la reina roja: al ser la descendencia diferente, la adaptación del parásito empeora). Consideramos largos periodos de tiempo que tal vez hoy nos cuesta entender; por ejemplo, C. Stringer sostiene que el diseño del hacha de piedra fue invariable durante 1 500 000 años de forma que aunque Heráclito, hace 2 500 años, dijo que lo único que permanece constante es el cambio, a un ciudadano de hoy acostumbrado a que su iPhone cambie cada 12 meses es de suponer que estar confinado en casa unas semanas o que deban pasar 12 o 18 meses para obtener una vacuna le parezcan una eternidad. Que haya vida después de la extinción de la especie humana es un evento más que probable sin más que pensar que el Homo surge hace 2 500 000 años - compárese con los 4 billones de años antes comentados - Es decir, que no parece que alguien nos vaya a echar de menos y que depende de nosotros mismos enmendar el desastroso camino emprendido: ni izquierdas, ni derechas, ni centros, ni arribas o ni abajos, se trata de perpetuarnos como especie.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    1

    7

    • Gusalo Gusalo 03/04/20 00:53

      Sólo una precisión, Itnas: creo que tus “billones” son 'anglosajones'. De lo contrario, la Tierra sería mucho mucho más vieja que el Universo, al que le faltan muchos muchos miles de millones de años para llegar al billón.
      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      1

      • itnas itnas 03/04/20 08:39

        Muy agradecido, en efecto un billón en español es 10^12 mientras en inglés es 10^9 y estaba recordando lecturas en inglés. Disculpas, y saludos cordiales.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        3

    • Arkiloco Arkiloco 02/04/20 19:38

      ¿Qué cosa dise de billone y que comparemo con millone? ¿Sabe lo que te igo?

      Responder

      Denunciar comentario

      10

      4

  • tarrul tarrul 02/04/20 18:16

    Gracias

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • bidebi bidebi 02/04/20 17:48

    https://frenalacurva.net/

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • Atea Atea 02/04/20 17:17

    No tengo y tampoco creo a pies juntillas ninguna de las teorías que hay para explicarnos cuándo acabará esto y qué va a pasar después. Lo único que tengo claro es que o remamos todas las personas de izquierdas contra la presión de la derecha y sus empresas sostenidas, o lo vamos a pasar de regular para abajo. Si no se aprovecha ahora el tirón para afianzar medidas sociales más contundentes no sé cuándo será o si será algún día. Hay que ir marcando goles aunque sean por la escuadra y si hay que arrear en alguna espinilla, se arrea. Desde casa también podemos contribuir participando en esos grupos de whatsaps o en redes quienes las usen, donde siempre están los a posteriori y las lumbreras que nos endosan artículos y tweets cargados de mentiras y mala intención. Solidaridad del contrario no esperemos ni una pizca, y en los balcones más de lo mismo, y lo mismo se aplaude al personal sanitario, al himno nacional que suena a toda pastilla, que se le canta cumpleaños feliz al desgraciado del Amancio. Mucha unidad patria ahora pero ya veremos cuando haya que echar la papeleta en las urnas o haya que salir a manifestarse dónde queda esa unión.
    Cuánta caspa, que diría el amigo Arki.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 5 Respuestas

    6

    6

    • Arkiloco Arkiloco 02/04/20 19:22

      Ya, pero yo trato de una caspa creativa y epífanica. Por cierto, como se lleva esto de los links, te recomiendo un paseo por este. Momentos memorables y con los que te limpias la cabeza.
      elpais.com/cultura/2020-04-02/la-historia-detras-de-17-actuaciones-memorables-de-rock-que-se-pueden-ver-gratis-en-youtube.html

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 4 Respuestas

      3

      3

      • Arkiloco Arkiloco 02/04/20 19:32

        Y aviso. Hay personas que a partir del 6:25 del Free Bird han saltado por las ventanas. Se creyeron lo del Bird

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 3 Respuestas

        3

        3

        • Atea Atea 02/04/20 19:59

          Lo vi hoy, y había pensado que la historia de los Ramone igual daba para ver un ejemplo de una pareja que no se adora pero que funciona.
          Como habrás imaginado no he saltado por la ventana sino que le he dado todo el volumen y enfocando altavoz a la terraza. He apartado el tendedero y con el palo del toldo improvisando una guitarra me he puesto a dar saltos como una posesa a ritmo de los Eisidisi. Los vecinos se han contagiado y el barrio parecía un concierto de los Pixies. No veas el ejercicio que hemos hecho.
          Recuerdo que el maravilloso Morrisey, (lo es solo o con los Smiths) en un concierto en el fib donde habría 80 mil personas, nada más coger el micro dijo "uf debéis oler fatal. Grande.
          And this bird you can not changeeeeeee

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 2 Respuestas

          4

          1

          • Arkiloco Arkiloco 02/04/20 20:57

            Ese emparejamiento existe y seguro que funciona pero, osti, 30 años sin decirte "hello" ni "byby". ¡Que fuerte tú!

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            4

            2

            • Atea Atea 02/04/20 21:46

              Ya ves, no siempre el roce hace el cariño. Una pena.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              1

  • bidebi bidebi 02/04/20 15:39

    Bulos de la extrema derecha con su "virus chino" :

    https://www.youtube.com/watch?v=aMoyPyo1OMU

    https://www.rtve.es/noticias/20200401/bulo-television-italiana-rai-2015-coronavirus-china/2011221.shtml

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • GRINGO GRINGO 02/04/20 13:59

    Si aprovecháramos los días de confinamiento para pensar y repensar lo que somos y lo que nos rodea, sería bueno que de vez en cuando nos obsequiaran con una pandemia, sólo así podremos ir evolucionando, porque rodeados de comodidad y de otros señuelos somos más influenciables, y siempre o casi siempre para peor.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    3

  • Arkiloco Arkiloco 02/04/20 13:41

    Anotaciones en el diario. Yo sueño como todo quisqui pero rara vez recuerdo los sueños. Pero me los puedo inventar. Y como todo quisqui, también tengo sueños de los de Martin Luther King: “I have a dream” y tal. Sueñas despierto. Son sueños inspiradores, movilizadores y necesarios aunque sepamos que hay que tener cuidado con ellos. Sueños que pueden alumbrar caminos difíciles y sueños que pueden acabar en pesadillas, millones de muertos y el fin de muchos sueños. Pero esto que anoto aquí no es un sueño inventado ni de los peligrosos, ni uno de esos que tengo de vez en cuando en los que me siguen con no sé qué intenciones abyectas los músicos de Bremen más un par de ovejas merinas que nunca me miran a los ojos. Y que es lo que me da muy mala espina. Esto no lo he soñado, lo he visto. No me creeríais y no me extraña y no es tan excitante como ver naves de ataque en llamas más allá del hombro de Orión, pero yo he contemplado a hombres que, llenos de desidia y apalancados en la división sexual del trabajo, dejaron en manos de sus mujeres la compra del champú y acabaron con mucha caspa en la cabeza. Se desentendieron de la marca y no profundizaron en ese rumor exasperante sobre sus testas. Lo utilizaron para pasar el tiempo, rascarse la cabeza y derramar esa piel muerta sobre sus mesas de trabajo en una fina lluvia de escamas dérmicas. La caspa también podía servir para pasar el rato, matar el tiempo que te llega asesinado al centro de trabajo o para rescatar la resignación cristiana y aligerar la sequedad que habita en lo alto y el olvido. Bien sobrellevados, los males traen bienes seguros para el hombre. No hay mal que por bien no venga y con la caspa te puedes escapar del aburrimiento cronometrado. Y pasar el rato haciendo con ella montañitas y soñando que estás jugando en la playa con la arena como cuanto eras un niño sin necesidad de cubito, pala o rastrillo. Silencio. Prohibido soplar. Ese hombre está soñando, escapando del trabajo enajenado y enajenante, de algún dolor o malestar cultural impreciso e innombrable.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    3

    6

    • Arkiloco Arkiloco 02/04/20 13:42

      Y mientras contempla el chaparrón de escamitas que se precipita ante sus ojos, siente que los conflictos del vivir se disuelven como lágrimas en la lluvia que diría el albino antes de apagársele la luz. Sin palomas que le den poesía al momento alzando su vuelo, nuestro hombre bosteza y se afana en rascarse más la cabeza. Pero no hay caspa suficiente para cubrir las mesas del vacío y el hastío, ni lluvia casposa que rellene los huecos por donde hurga el dolor en la mañanas más brutales del calendario laboral, las de los lunes. Es inabarcable e inimaginable lo que se ha soñado y se sueña e inagotables los materiales con los que alimentar los sueños, las necesidades de escapar, las urgencias del vivir, el terror de las escamas del Pangolín en un mercado chino. Pero el hombre abandonado puede renacer si atiende a los anuncios que le sirve su televisor durante el confinamiento y sigue los consejos del exportero del Madrid. Hombre que te pica la cabeza, preocúpate por tu champú, no la dejes en manos de la marca blanca y aprovecha el confinamiento para ir a hacer las compras. El HS no hace milagros pero puede que tengas menos caspa. “I had a dream” pero solo recuerdo el de las ovejas que me rehúyen la mirada. Por eso sueño tanto cuando estoy despierto y me acuerdo de aquellos hombres que se rascaban la cabeza. También me los recuerda Luzin que no para de rascarse y tiene mucha caspa. Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Vosotras…os pasáis con el ahorro en la compra del champú.

      Responder

      Denunciar comentario

      3

      7

  • bidebi bidebi 02/04/20 12:05

    https://www.instagram.com/tv/B-VoBjDldGU/?hl=es

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    4

    • GRINGO GRINGO 02/04/20 13:56

      Mucho me temo que ya podemos esperar sentados....

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • M.T M.T 02/04/20 13:50

      Sí señor. Yo también lo comparto, Bidebi.
      Un saludo cordial. Buen día.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

    • itnas itnas 02/04/20 12:20

      Excelente 'bidebi' haber compartido este gran mensaje.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      3



 
Opinión